sábado, 9 de noviembre de 2019

PARA "EL OVETENSE DE LA VOZ DE ASTURIAS"


CLAVES SIN RESOLVER DE LA GUERRA EN OVIEDO

Hace años estuve, soleado mediodía de sábado, en la Librería Cervantes, con el escritor argentino Horacio Vázquez Rial que se planteaba varias incógnitas que traslucía la guerra española. En su nómina a estudiar no estaba, y Horacio quedó muy intrigado, lo sucedido con el director de la Fábrica de Trubia, Coronel Franco Mussió, cuya ejecución sumarísima por los llamados nacionales, acompañado de su hijo, simpatizante de Falange, al término del Frente Norte sorprendió a quienes les conocían, como fue el caso del gran clarinista José María Martínez Cachero.

A Franco Mussió le había acusado de traición el Fiscal de la República que le llevó ante el Tribunal Popular que le absolvió en Gijón. Estuve en México con el que fue Presidente de ese Tribunal republicano, el mierense Juan Pablo García Álvarez, que estaba convencido de que la acusación había sido una mera maniobra comunista y que la ejecución del Coronel por los fascistas vendría a darle razón.

Han pasado más de ochenta años y, sin embargo, no tengo en absoluto claro este enigma. Desde entonces un buen trubieco, Juan Carlos García Miranda, investigó in situ las actitudes de Franco Mussió y del resto de sus oficiales cercanos, igualmente fusilados, y, aunque no tuvo ocasión de publicar sus resultados me consta que comparte mi cuestionamiento de raíz. Además, acaban de aparecer en Cátedra unas interesantísimas memorias del General Latorre, gobernador militar de Asturias, que sin abordar este espinoso asunto de forma directa, intensifica mis personales dudas sobre el papel de la Fábrica de Cañones.

En cualquier caso, hay otros dos asuntos muy importantes, con Franco Mussió por medio. El primero es la relación que tuvieron el 19 de Julio de 1936 los dos coroneles ovetenses entre sí. Parece que, una vez decidido de forma irreversible a sumarse al Alzamiento, Aranda, que mandaba la Comandancia Militar exenta, desde que la que tendría mando sobre Franco Mussió, ordena volar la Fábrica y que el Coronel director se incorpore al sublevado cuartel de Pelayo. Otro asunto capital de la guerra en el Norte es el espejismo del Frente Popular de tomar Oviedo en el segundo aniversario de la Revolución de Octubre de 1934, mientras que el Coronel Franco, buen profesional de la milicia, trata de convencer a los líderes de la izquierda que están cometiendo un gran error pues deberían aplicarse en detener el avance de la llamada columna gallega. El militar sostuvo también que al fin y al cabo “plaza sitiada, plaza tomada” y que en Octubre/36 no se daba la exigencia clásica de una diferencia de uno a cinco entre los sitiadores y los defensores para iniciar el asalto.

Y, en cuanto, a todo lo sucedido en Oviedo los días 17, 18, 19 y 20 de 1936, creo que los enigmas siguen por todas partes todavía.

LA GRETA THUNBERG CANGUESA

El Suroccidente tiene su Greta Thunberg

"No quiero levantarme sin ver el cielo azul ni respirar aire puro", dice Selene Romero, quien ha iniciado una campaña de concienciación

09.11.2019 | 00:02
Selene Romero con el cartel que ha elaborado, en Cangas del Narcea. 
"Dejemos de abusar de la Tierra, es nuestro hogar" es el mensaje que la canguesa Selene Romero González, alumna de sexto curso de Primaria del Colegio Rural Agrupado (CRA) Río Cibea, quiere hacer llegar a sus vecinos. Considera que todo el mundo tiene en sus manos la posibilidad de hacer algo que ayude a mejorar la salud medioambiental del planeta y ella no ha dudado en tomar la iniciativa a pesar de tener solo 11 años, convirtiéndose así en la Greta Thunberg (joven activista medioambiental sueca) de Cangas del Narcea.
Su primer paso ha sido llenar la villa canguesa de carteles en los que aparece escrito su mensaje junto a fotografías tomadas por ella misma en las que muestra basura tirada en el monte y en el río, y las consecuencias de los incendios forestales. "Estuve en montes arrasados por el fuego, en el río Narcea, donde nos encontramos hasta tambores de la lavadora, y creo que viendo las imágenes, y que son de aquí, puede causar impacto y cambiar la conciencia de las personas", explica Selene Romero.
Su objetivo es iniciar "una revolución por un mundo mejor" y cree firmemente en que con actuaciones locales se puede contribuir a la mejora común de todo el planeta, y esa es su apuesta.
"No quiero levantarme por la mañana sin ver el cielo azul ni respirar aire puro, tenemos el mismo derecho que las anteriores generaciones de no ver todo devastado y por eso hay que luchar", asegura.
La naturaleza y su cuidado son temas que le han atraído desde siempre y confiesa que ya desde pequeña "me guardaba los papeles en el bolsillo si no había papelera cerca, nunca los tiraba al suelo".
Pequeños gestos con los que anima a la gente a colaborar para preservar el entorno en el que viven y, de paso, el planeta. Dejar de utilizar plásticos y llevar siempre una bolsa de tela o de papel para hacer la compra, y no utilizar botellas de plástico, sustituyéndolas por termos, son otros de los hábitos que aconseja a la gente que incluya en su día a día para avanzar hacia un mundo más sostenible.
"Los plásticos están destrozando el planeta y si dejamos de comprarlo las empresas dejarán de producirlo. Para llegar a eso hay que seguir concienciando y sensibilizando para que llegue a todo el mundo", analiza.
También hace un llamamiento a los políticos y al Ayuntamiento para que promuevan la recogida de plásticos de silo y de enseres n los pueblos. "En nuestra escuela tiramos un mueble el año pasado al contenedor y sigue ahí. También se necesitan contenedores de reciclaje en los pueblos porque reciclas y luego no tienes dónde tirar esa basura", denuncia, y añade que ella, que vive en Cangas, se ofrece a sus compañeros para recoger residuos como las pilas para depositarlos en el contenedor adecuado.
Su afición por el cuidado de la naturaleza se ve fomentado por las actividades extraescolares que promueve su colegio. Gracias a él ha participado en la recuperación de una escombrera minera con la realización de una plantación, también en campañas de guerra al plástico y en las "patrullas basuraleza" que promueve el grupo de desarrollo rural "Alto Narcea Muniellos".
Tras la pegada de carteles realizada, y que continuará, su siguiente actividad será dar una conferencia en la Casa de Cultura, el martes, a las 18.00 horas. La charla se enmarca en las VIII Jornadas de asociacionismo y participación que organizan la Oficina Joven del Ayuntamiento de Cangas y el Centro de Voluntariado y Participación Social del área II, que comienzan el lunes. Tras la ponencia se proyectará el documental "Antes de que sea tarde", de Leonardo DiCaprio, Fisher Stevens y Scorsese.

viernes, 8 de noviembre de 2019

RANITAS EN CHERNOBIL,BOMBÉ, EL BELLAS ARTES y JERÓNIMO GRANDA



“(…) la rana optimista decidió luchar por su vida mientras le quedara aliento (…)” Churchill, W.S. Fábula a la manera de Esopo

Estaba Avelino Martínez en funciones de Alcalde cuando recibió al ministro ruso de carbón. Se llamaba Mijail Schadov y era la primera autoridad, todavía soviética, que se presentó en Chernobil tras el mayor accidente nuclear jamás sucedido. Ahora dos investigadores de la Universidad, Germán Orizaola y Pablo Burracu,  según leo en estas páginas, han  recorrido la desmantelada central ucraniana en busca de vida. ¡Y la mayor densidad de anfibios, en los que están especializados, la encontraron paradójicamente en la radiactividad!: “Las ranas en áreas contaminadas son más oscuras, grises y hasta negras…”.

Desde luego no servirían para los restaurantes “LA RANA VERDE”.

¡Ranas!, ¡ranitas!, estudiadas in situ en coloración diversa.

En Asturias esos animalitos tienen credenciales en la ficción literaria: El beso del sapo de LA REGENTA; en BELARMINO Y APOLONIO sapo es sabio, “desnuda el tetraedro”; y el apelativo de Lena, RANITA, en “Nosotros los Rivero”. Ángeles Caso/La Letra Azul ha rescatado el manuscrito de la censura donde Lena es Marta, pero siempre invariable Ranita. Los batracios dan mucho juego al gran humorista Jerónimo Granda que también, ¡y tan bien!, musicó el poema al sapo de nuestro Casona.

No extrañaría que los biólogos ovetenses obsequiaran a la ciudad con ranas de la experimentación. Por nombradía tienen la Fuente de las Ranas del Bombé, cuya inspiración ornamental era Versalles con la historia de Leto, madre de Apolo:”figuras humanas que se van convirtiendo en batracios”. El Museo de Bellas Artes de Asturias exhibe estos días el regreso de un lienzo barroco de G. Simonelli(LATONA Y LAS RANAS) cedido a un fugaz museo de Puebla/México de esa Leto, Latona en la mitología romana, filo batracia. Julián Besteiro, filósofo y socialista legendario, se hizo fotografiar en los veinte del veinte con ese fondo mitológico francisco, tal publiqué en el BOLETÍN DE LA FUNDACIÓN EMILIO BARBÓN.

A Schadov, preocupado por despreocupar a Avelino Martínez, no se le ocurrió que las predecesoras ranitas de Orizaola/Burracu hubieran bastado quizá más que su heroísmo perestroiko.


miércoles, 6 de noviembre de 2019

ASOCIACIÓN DE AMIGOS DEL MUSEO

"Ser amigo del Museo es ser un mecenas"

Alfonso Martínez, el presidente de la nueva asociación creada para apoyar la pinacoteca regional, anima a los asturianos "a preguntarse qué pueden hacer ellos por el arte"

06.11.2019 | 01:13
"Ser amigo del Museo es ser un mecenas"
La Asociación de Amigos del Museo de Bellas Artes de Asturias se presentó ayer oficialmente en Oviedo, en la sede de la institución y con su presidente, Alfonso Martínez, interpelando a los asturianos y "animándoles a que se pregunten qué pueden hacer ellos por la cultura y el arte en Asturias". "Ser amigo del Museo significa convertirse en un mecenas", subrayó Martínez durante un acto que se prolongó durante varias horas, al que asistió más de un centenar de personas y que terminó con todas ellas compartiendo una copa y algunos dulces, a los que invitó la nueva asociación, en una de las salas del Museo.
Alfonso Martínez presentó Amigos del Bellas Artes como "una asociación cultural privada sin animo de lucro", que surge para "realizar o proponer actividades" acordadas con la directiva del Museo, educativas, ciclos de conferencias y de carácter adquisitivo, entre otras.
En la raíz de esta iniciativa está el director del Museo, Alfonso Palacio, que, como él mismo explicó, recogió "una sensibilidad que fuimos percibiendo en la calle" y que echaba en falta una asociación de esta clase, que sirviera para "apoyar y visibilizar" la institución. "Ya era hora que el Museo se abriera a la sociedad", añadió Palacio, y de que "la sociedad penetrara en él".

martes, 5 de noviembre de 2019

PRIETO EN LA BIBLIOTECA

HOY 5 DE NOVIEMBRE PARTICIPARÉ EN UN ACTO DE TRIBUNA COMENTANDO UNAS PELÍCULAS DE INDALECIO PRIETO JUNTO A BONIFACIO LORENZO.

SERÁ EN LA BIBLIOTECA DE EL FONTÁN A LAS SIETE

sábado, 2 de noviembre de 2019

VES SIN RESOLVER DE LA GUERRA EN OVIEDO (PARA NUM DE LA VOZ DE ASTURIAS)


Hace años estuve, soleado mediodía de sábado, en la Librería Cervantes, con el escritor argentino Horacio Vázquez Rial que se planteaba varias incógnitas que traslucía la guerra española. En su nómina a estudiar no estaba, y Horacio quedó muy intrigado, lo sucedido con el director de la Fábrica de Trubia, Coronel Franco Mussió, cuya ejecución sumarísima por los llamados nacionales, acompañado de su hijo, simpatizante de Falange, al término del Frente Norte sorprendió a quienes les conocían, como fue el caso del gran clarinista José María Martínez Cachero.

A Franco Mussió le había acusado de traición el Fiscal de la República que le llevó ante el Tribunal Popular que le absolvió en Gijón. Estuve en México con el que fue Presidente de ese Tribunal republicano, el mierense Juan Pablo García Álvarez, que estaba convencido de que la acusación había sido una mera maniobra comunista y que la ejecución del Coronel por los fascistas vendría a darle razón.

Han pasado más de ochenta años y, sin embargo, no tengo en absoluto claro este enigma. Desde entonces un buen trubieco, Juan Carlos García Miranda, investigó in situ las actitudes de Franco Mussió y del resto de sus oficiales cercanos, igualmente fusilados, y, aunque no tuvo ocasión de publicar sus resultados me consta que comparte mi cuestionamiento de raíz. Además, acaban de aparecer en Cátedra unas interesantísimas memorias del General Latorre, gobernador militar de Asturias, que sin abordar este espinoso asunto de forma directa, intensifica mis personales dudas sobre el papel de la Fábrica de Cañones.

En cualquier caso, hay otros dos asuntos muy importantes, con Franco Mussió por medio. El primero es la relación que tuvieron el 19 de Julio de 1936 los dos coroneles ovetenses entre sí. Parece que, una vez decidido de forma irreversible a sumarse al Alzamiento, Aranda, que mandaba la Comandancia Militar exenta, desde que la que tendría mando sobre Franco Mussió, ordena volar la Fábrica y que el Coronel director se incorpore al sublevado cuartel de Pelayo. Otro asunto capital de la guerra en el Norte es el espejismo del Frente Popular de tomar Oviedo en el segundo aniversario de la Revolución de Octubre de 1934, mientras que el Coronel Franco, buen profesional de la milicia, trata de convencer a los líderes de la izquierda que están cometiendo un gran error pues deberían aplicarse en detener el avance de la llamada columna gallega. El militar sostuvo también que al fin y al cabo “plaza sitiada, plaza tomada” y que en Octubre/36 no se daba la exigencia clásica de una diferencia de uno a cinco entre los sitiadores y los defensores para iniciar el asalto.

Y, en cuanto, a todo lo sucedido en Oviedo los días 17, 18, 19 y 20 de 1936, creo que los enigmas siguen por todas partes todavía.

viernes, 1 de noviembre de 2019

JANE FONDA ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO


JANE FONDA ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO

El pasado pasó y es preciso conocerlo en la misma medida en que es necesario no quedar atrapados en sus redes”. JULIÁ, Santos

Aunque no peino canas, pues nunca usé peine, tengo memoria añosa. Viva aún la sobria belleza de Vanessa Redgrave cuando su mera imagen se asociaba a Vietnam. Marianne encarna icónicamente la Revolución francesa. Ahora la supervivencia al Cambio Climático tiene de nuevo nombre de mujer, Greta Thunberg, heroína también del síndrome de ASPERGER, o JANE FONDA, en cuyo amor platónico sigo a recóndita manera.

Ha pasado mucho, desde que, 3/4/1989, hice saber, con el rito consuetudinario de los bandos, la advertencia al Cambio Climático. No sé si hubo premonición, pero tengo interiorizadas, en las fibras del alma, sombras opositoras. Fue el caso del entrañable, humanamente valioso, Miguel Iglesias Ballina, de Comisiones Obreras, azote de mis hipotéticas herejías, cualquier iniciativa de mi humilde impulso, como sufrí estoicamente con mis queridos Amado Mallada y algún gacetillero de futuro errático (R. Sánchez…).

La incomprensión medioambiental, más propia de Trump o del primo de Rajoy, fue actitud primaria como ocurrió estúpidamente en el campo feminista contra, verbigracia, el voto igualitario por el miedo eclesial de los años treinta. Es increíble que una admirable Victoria Kent, de la que me cabe el honor de haber recibido una carta, tenga históricamente el baldón de cuestionar en 1933 el sufragio de su género. Inolvidable también la homofobia comunista que lamentaban Luis Cernuda o Gustavo Durán. A las vacilaciones medioambientales y feministas nada remotas habría que añadir lacerantes yerros sobre unidad territorial, bandera y semántica patriótica. Se derrotó moralmente el estalinismo, pero quedan secuelas y gulags. También cuesta terminar el nacionalismo, siempre egoísta, el populismo y otras demagogias ultraizquierdistas y/o facciosas.

Rafael, nieto del legendario Andrés Saborit, asturiano de corazón, decía la semana pasada, en el Club de Prensa, que Asturias será envidiada climáticamente por las demás regiones.
En cualquier caso, la detención de FONDA en el Capitolio es imagen HONDA.

 Es preciso que desde todas las ciudades del mundo en la medida de sus posibilidades, incluso de las de carácter simbólico, se produzca una respuesta” ¡Ah, no es solo frase de Jane FONDA-2019 sino también textual del Oviedo-1989!

Mis canas siguen sin despeine pero la lucha por el equilibrio del clima es irreversible; muy caro el verso angeliano que extrapolo, antes de que sea tarde, ¡y ya bien tarde es!


sábado, 26 de octubre de 2019

MARQUESINA PARA DESAYUNOS

Una marquesina para cobijar a los que sufren

La escritora Susana Pérez-Alonso abre una campaña para poner un tejadillo en el patio en la residencia de las Siervas de Jesús

26.10.2019 | 01:07
El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, en la inauguración del comedor de las Siervas de Jesús, en 2014. 
Las cerca de noventa personas que hacen cola cada mañana en el patio de la residencia de las Siervas de Jesús para desayunar entran al comedor empapadas en días de lluvia. Nadie lleva paraguas, solo hambre. La congregación les sirve gratuitamente, de 9.00 a 10.00 horas, café con leche o cacao, dulces, yogures y un bocadillo para llevar. Sin embargo, las monjas se sienten impotentes por no poder atecharles mientras esperan a que abran el comedor. El edificio, en el número 23 de Uría, no tiene tejadillo o marquesina ni por fuera ni por dentro. La escritora y presidenta de la Asociación de Usuarios de la Sanidad y Enfermos Crónicos (Asencro), Susana Pérez-Alonso, ha puesto en marcha una campaña para financiar esa instalación y de paso cooperar con el servicio de desayuno en la compra de comida, renovación de vajilla y mantenimiento.
La página de Facebook "La solidaridad no está pasada de moda: Siervas de la calle Uría de Oviedo" recoge las muestras de apoyo de multitud de personas que han grabado un video personalizado. Uno de los últimos en hacerlo ha sido el Alcalde. Alfredo Canteli se suma así a la iniciativa junto a otros como el sacerdote Kike Figaredo, los abogados Ramón Mijares y Antonio Masip; el presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, Carlos Paniceres; el ingeniero Ignacio García-Arango Cienfuegos-Jovellanos, o la artista "Susu", columnista habitual de LA NUEVA ESPAÑA y del resto de diarios de Prensa Ibérica, grupo al que pertenece este periódico.
Asencro organiza el 21 de noviembre una cena benéfica en el Club de Tenis de Oviedo a beneficio de la causa. Los interesados en acudir pueden comprar una invitación por 40 euros en el propio Club de Tenis (calle General Zuvillaga, 3), o, en caso de no poder asistir, pueden ingresar una cantidad de dinero en una cuenta habilitada en la sucursal de la calle Uría del Banco Santander y anunciada en la página creada especialmente para el evento en Facebook.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

viernes, 25 de octubre de 2019

JAIME MARTÍNEZ


DE LA MUERTE DE JAIME MARTÍNEZ A LA DE Don ALFREDO MARTÍNEZ

La muerte de Jaime Martínez sigue ondulando como pocas recientes. Muchos se han referido a su gesto de Ópera y Medicina, con mayúsculas, también del Rugby. Para mí, sin embargo, trae causa muy anterior. Un arquitecto, melómano amigo común, ha evocado cuando, solidario con compañeros de travesura, no quiso abandonar el cuartón de la policía municipal por el mero hecho de ser hijo de su padre. Aunque la hermosa anécdota me supera el recuerdo ya nos conoceríamos de aquella.
Muy poco luego, el encopetado Club de Tenis, espacio parcial de la gran novela LOS AGUJEROS DE GUSANO, de María Luisa Navia Osorio, que daba bola negra a nuevos ricos y prohibía, por influencia de doña Isabel Macua, la piscina, o la mera toma epidérmica de sol, de hombres y mujeres juntos, abrió furaco para que niños, sin pisar los salones, nos aficionáramos al que antes del golf era el deporte gentleman. Jaime fue el mayor de los pioneros jugadores y el primer campeón junior de Asturias; los federados del GRUPO COVADONGA tuvieron otros obstáculos para competir…
Antón, su padre, señor accesible y campechano, me contó que Jaime debía pasar un curso de iniciación a la ingeniería, “aprendí con don Rogelio, tu abuelo, la importancia de las matemáticas, también serán buenas para Jaime si quiere ser médico”.

Del trato con J.M. Moutas, Antón (González) Rubín, Arturo, mi pariente, y Manuel Buylla, César Bárzana… me animé a rellenar la incógnita sobre don Alfredo, padre de Antón, exministro republicano moderado, sostenedor de la llamada “accidentalidad de las formas de Estado y Gobierno”, del que apenas se hablaba. Supe pronto que fue de los ovetenses más cabales del XX, tiempo que, sin él y tantos, sería nuestro medio siglo, médico de cabecera y confidente del último Clarín, que era su tío, mencionado por J.A. Cabezas en la biografía del Provinciano Universal.
Alfredo Martínez fue asesinado en Marzo de 1936, en el comienzo del Naranco, La Cuesta. El crimen nunca se aclaró, diluido entre decenas de muertes inocentes que seguirían semanas después. Supe, desde que puse en orden mis hallazgos orales, que fue ejecutado por miembros de las Juventudes Comunistas (UJCE), muy minoritarias, justo antes de su fusión con las Juventudes Socialistas para constituir las JSU. Esa disolución organizativa explica que la inicial presunción del autor quedase sin repercutir hasta atribuirse el atentado a calumniosas circunstancias familiares. Los asesinos, aunque el pusilánime Frente Popular los desamparase, no quedaron aislados, el entierro hubo de madrugar en evitación de provocaciones y sus asistentes recibieron una lluvia de cascotes y ladrillos apilados para una obra en las cercanías del Sanatorio ASTURIAS, próximo a su vez a la calle Fuertes Acevedo/Gran Vía, que salía de la actual Plaza General Ordóñez.

No quiero remover olvidos pero tampoco me callaré pues es obligación moral transmitir, sin estorbo, adquiridos conocimientos históricos y ciudadanos. En esa línea indeclinable participo activamente en el esclarecimiento, lamento o consecuencias, de los alevosos crímenes del concejal Bonifacio Martín, del catedrático Beceña, del rector Alas, primo de Alfredo Martínez, del periodista Muñoz Planas y otros abandonados en cunetas, fusilados en Carbayín, Tineo, Funeres, la tapia del cementerio ovetense o el Bombé…, de Luis Sirval y Casto G.Roza en dependencias policiales, de Aida Lafuente, del Comandante Ros…, víctimas, entre montón, del enloquecido odio fratricida, cuyos nombres no deben desaparecer de la doliente memoria colectiva. ¡Pensar que hay quién abriría a España y los españoles en canal; ninguna connivencia, pues, con la conceptual tipología del encubridor cínico grito callejero barcelonés, som gent de pau! Martínez pidió desde su lecho hospitalario a hijos y colegas el perdón para sus asesinos neutralizando venganzas.

Por cierto, aplaudo la ponencia del profesor Jaime Alberti (Agosto 2014) en Las Jornadas de Historia de Navia, sobre la biografía de Martínez G.Argüelles. La Historia hay que conocerla bien y cicatrizarla, para no repetir y, parodiando al clásico, ni tan siquiera doblarla como farsa.
Don Alfredo debió ser persona de mucha calidad; de sus descendientes, Antón y Jaime, doy fe que eran.

Aprovecho, pues, la triste muerte de Jaime para lo que sé de la de su abuelo, aleccionadora de lo que jamás debe suceder ni por asomo en necrosadas banderías ni sectarismo alguno.


miércoles, 23 de octubre de 2019

RECIBÍ MUCHOS POSICIONAMIENTOS SOBRE MI CONTRARIEDAD CON UVIEU Y POLA SIERO ENTRE ELLOS ESTE EXABRUPTO

"Uviéu suena a exabrupto risible de monologuista feriante o de compañía asturiana de comedias que destrozan la llingua". Antonio Masip, un mierda clasista que decide ponese del llau de V0X na trinchera y bunker ultramontanos. Vamos vencer penriba de "pollaviejas" como él.

PRÓLOGO A LA EDICIÓN FRANCESA DE LOS DIARIOS DE IÑAKI URIARTE

Le roman d’Iñaki Uriarte
Je confesse que je ne lis pas les écrivains espagnols du moment. Ce n’est pas en raison d’un préjugé défavorable, mais d’un manque de curiosité. En revanche, je reviens parfois vers Baroja, Unamuno, et souvent vers le philosophe Ortega y Gasset auquel j’ai consacré jadis une étude universitaire. Je m’efforce de les lire dans le texte. Le plaisir en est accru.
Je ne me rappelle plus comment j’ai découvert les Diarios d’Iñaki Uriarte. Un dieu bienveillant a dû orienter mon flair. Je l’en remercie encore.
En lisant ce solitaire de Bilbao, j’eus le sentiment de découvrir un nouveau membre du club transhistorique des stylistes du détachement. D’ailleurs, une fois lus, après en avoir corné moult pages, les trois tomes de son Journal ont rejoint dans ma bibliothèque le rayon où Cioran voisine avec la marquise du Deffand, Chamfort avec Roland Jaccard, La Rochefoucauld avec Joubert, Nicolás Gómez Dávila avec Albert Caraco, Saint-Évremond avec Swift, Vauvenargues avec Lichtenberg, Baltasar Gracián avec Pascal, Madame de Sablé avec La Bruyère. Sur cette étagère, je ne prends pas la peine de classer les auteurs par ordre alphabétique ou chronologique. Je les en retire trop souvent pour que je me soucie d’un ordre. Je doute qu’ils en aient à se plaindre. Je les imagine, au contraire, satisfaits de coexister dans cette pagaille. Montaigne est certainement ravi d’y accueillir ce Basque « imprémédité et fortuit », son fidèle lecteur.
Je ne voudrais pas présenter Iñaki Uriarte sous le seul jour du moraliste. Certes il en est un par le regard aigu qu’il pose sur les gens, ses proches, ses amis, ses contemporains, par les mots justes et savoureux qu’il trouve pour en rapporter les propos et en décrire les faits et gestes. Le talent d’Uriarte est de transformer le récit d’une anecdote en une observation anthropologique. Sous sa plume, le minuscule devient universel tout en conservant son aspect risible : « “Et c’est payé avec mes impôts !“, répète souvent Machin. Les gens n’imaginent pas tout ce qui se paie avec les impôts de Machin. Il faudrait lui ériger une statue ou donner son nom à un square. » Uriarte est aussi philosophe quand il se croque soi-même : « Je me suis installé au bar de la plage pour boire un Coca et lire le journal. Je bâille. Bon signe. J’ai toujours pensé que le bâillement était le symptôme d’une sérénité spirituelle […] ».
Uriarte n’est donc pas un moraliste déguisé en diariste, mais un diariste qui respecte le genre littéraire du Journal, au demeurant souple, lequel doit mêler l’intime à la réflexion générale. « Veillons à ne pas tomber dans le Journal !, écrivait Unamuno. L’homme qui en vient
à tenir son journal — comme Amiel — devient l’homme de son Journal, ne vit que pour lui. Il ne se contente plus d’y consigner ce qu’il pense chaque jour, il pense dans le but d’y consigner quelque chose. » N’en déplaise à Unamuno, Uriarte est un diariste non pas en ce qu’il tient son journal mais en ce que son journal le tient. Quand il lui arrive de ne rien écrire pendant une longue période, il en éprouve une sorte de culpabilité. Il lui semble qu’il fait attendre un ami et songe qu’il ne faut pas abuser de sa patience.
Pour me livrer moi-même à l’écriture égotiste, je puis confirmer le lieu commun selon quoi un Journal sert à son auteur de confident. On lui fait part de ses déceptions, de ses rages, de ses moqueries. Barbey d’Aurevilly, appelait ses carnets « mes crachoirs ». Ce qui m’a frappé en lisant les Diarios d’Uriarte, c’est le ton flegmatique avec lequel il exprime ses agacements. « Écrire de mauvaise humeur, corriger de bonne humeur, note-t-il. Je ne devrais garder que ce que je tolère les jours de bonne humeur, et éliminer ou élaguer les gémissements des mauvais jours qui, pour plus de la moitié, sont à l’origine de mes séances d’écriture. Les journaux intimes ont une incorrigible tendance à la mélancolie qu’il faudrait tenter de dissimuler. » Un bon précepte que je ne respecte pas. L’autodérision est la courtoisie du neurasthénique.
Pendant longtemps Uriarte a été critique littéraire. À le lire, il n’éprouva jamais la tentation du roman. On pourrait penser qu’hormis son propre moi nul autre personnage ne l’inspire. Sans doute est-ce le cas. Mais pourquoi serait-ce un signe de mégalomanie ? Bien des romanciers n’ont-ils pas gonflé leur ego à travers leurs héros ? J’y vois au contraire une preuve d’humilité. En privilégiant le Journal, Uriarte écrit sans prétention, mais avec le souci de l’exactitude du trait, le roman d’un témoin de son époque, de son monde, de son entourage. Le lecteur entend sa voix, partage son amitié pour le chat Borges, devine ses ricanements étouffés quand il conte une absurdité, s’amuse avec lui des ridicules des milieux littéraires, jubile de la justesse de ses considérations sur les grands auteurs, aime le suivre sur la plage de Benidorm, comprend sa colère quand il sort de chez son coiffeur incompétent. Il y a aussi, parfois, du Woody Allen en Uriarte. D’ailleurs, il est né à New York.
L’Espagne, se réjouissait de compter Uriarte dans le petit nombre de ses écrivains profonds et légers, lucides et élégants. À présent, la France, grâce à l’excellente traduction des Diarios due à Carlos Pardo, vient de le naturaliser.
Frédéric Schiffter

viernes, 18 de octubre de 2019

EN LA MUERTE DE JACQUES CHIRAC


ALGO ASTUR SOBRE CHIRAC TRAS SU ENTIERRO DEL PANTEÓN DE FRANCESES ILUSTRES

Se ha dado especial relevancia a la muerte, y sus correspondientes honores, de Jacques Chirac, que fue Presidente de Francia. Recuerdo cómo desde el cierre de LNE me llamaron hace años para confirmar si Chirac había nacido en Ablaña, el terruño de Ramón González Peña, espacio también inspirador de “Cuando el mundo era Ablaña” de José Sánchez, librito encantador aunque no alcance la calidad del Paniceiros de Xuan Bello.

El desmentido, incluida fecha del natalicio, llegaría, a través de Manuel Díaz Ron, amigo común, cuando la primera de La NUEVA España estaba en la calle. De Manolo fue más luego la iniciativa, apoyada desde la Fundación PRÍNCIPE DE ASTURIAS, de que S.M. el Rey y Chirac mantuvieran un discreto contacto con motivo de unos PREMIOS PRÍNCIPE. A tal efecto ofrecí a Chirac la casa de mi madre en Salinas, que ya había sido objeto de una descubierta (término policial) por la guardia civil, con motivo de unas vacaciones de Javier Solana y familia. Se trataba de limar asperezas contra la entrada de España en la Unión Europea que negaba, por su repercusión agrícola, el líder francés. Fernando Morán, ministro de Asuntos Exteriores, me escribió considerando inconveniente semejante contacto que disgustaría al gobierno francés de entonces. El propio Chirac, a través del embajador en Madrid, me comunicó, en definitiva, la inasistencia. Más adelante, Chirac me recibiría en su despacho junto a Manolo pero ya apenas hablamos del fallido viaje.

En la cruzada europeísta de Díaz tampoco puedo olvidar la llamada que, a mi presencia, le hizo a Chirac advirtiéndole que abandonaría su equipo si recomendaba el “no”, como adelantaban los medios, al llamado Tratado de Maastricht, Mastrique españolizaba Lope de Vega.

La neutralidad no se dio pues Couve de Murville, al frente de la minoría gaullista, o, mejor, chiraquiana, hizo pinza con el Partido Comunista contra la esplendorosa entrada española, a cuya votación, en la Asamblea Nacional, asistí por invitación de Manolo y del inolvidable embajador Joan Reventós. Hubo otra iniciativa frustrada para que nomináramos PLAZA DE LA VILLA DE PARÍS a un espacio urbano ovetense, que, en nuestro escrupuloso ánimo de no producir sustituciones en el callejero, sería con toda probabilidad delante de la ESCUELA de MINAS, a cuyo bautizo debían asistir Chirac y el ministro Pascua, campeones en la colaboración, errática con Giscard, contra el terrorismo etarra.

Algo hemos perorado en encuentros del MOVIMIENTO EUROPEO, CASME, pero me presta recogerlo como acotación de historicismo local menor cuando Jacques Chirac se entierra, tras un primer descanso junto a su hija minusválida, en el Panteón de ilustres franceses.

martes, 15 de octubre de 2019

EN MIERES INVITADO POR LA FUNDACIÓN ANDREU NIN .LNE/CUENCAS

Erice: "Ningún movimiento revolucionario triunfa frente a un Estado fuerte y sólido

El profesor de Historia participó con Alberto Rosón, Verónica Rodríguez, Sergio Gutiérrez y Antonio Masip en un debate sobre Octubre del 34

14.10.2019 | 00:57
Por la izquierda, Alberto Rosón, Francisco Erice, Verónica Rodríguez, Sergio Gutiérrez y Antonio Masip, durante el debate celebrado en Mieres.
"Una de las enseñanzas del 34 es que ningún movimiento revolucionario triunfa frente a un Estado fuerte y sólido", manifestó el profesor Francisco Erice, en el debate organizado por la Fundación Andreu Nin de Asturias con el título "Enseñanzas de Octubre del 34 para el conflicto social hoy". El acto, que contó con la colaboración del Ayuntamiento de Mieres y el Club LA NUEVA ESPAÑA DE LAS CUENCAS, se integra en el conjunto de actividades de las Jornadas conmemorativas del 85 aniversario de la Revolución de Octubre de 1934".
El concejal de Memoria Democrática del Ayuntamiento de Mieres, Sergio Gutiérrez, destacó la existencia de ciertas similitudes en la situación política europea actual y la de los años 30. "Es alarmante el avance de la ultraderecha en países como Polonia y Hungría", dijo el edil, para el que el proceso revolucionario del 34 tiene justificación. "La República estaba siendo amenazada por la ultraderecha", señaló. "En este modelo de desmantelamiento industrial ya no existe la gran concentración de trabajadores y vamos hacia el empleo individual, precario e inestable", añadió Gutiérrez, que ve en la pérdida de derechos una causa común de reivindicación. "En el 34 había un mayor sentimiento colectivo; hoy ha triunfado el individualismo y las organizaciones sociales han de adaptarse a esta nueva situación", concluyó el concejal.
En representación de la Fundación Anselmo Lorenzo intervino Alberto Rosón, que lamentó la falta de interés por "hacer memoria". "Antes había conciencia de grupo; hoy es una competencia por el puesto de trabajo", resaltó Rosón. "El modelo del 34, de grandes ejércitos de trabajadores unidos por la fraternidad y la solidaridad, hoy no se da en absoluto", añadió el activista, para el que el Octubre del 34 asturiano no fue un golpe de estado contra la República, sino "un proceso revolucionario puro y duro". "La clase obrera, que sólo halló represión, acabó levantándose contra un sistema de explotación. Fue una revolución social para cambiar el mundo y la forma de vivir", manifestó Rosón, que finalizó su intervención haciendo un reconocimiento a "nuestros padres y abuelos, que lucharon para dejarnos un mundo mejor".
A continuación, Francisco Erice, miembro de la Fundación de Estudios Marxistas, coincidiendo con Rosón en la visión revolucionaria de Octubre del 34, considera un error "la estética de la derrota". "Los revolucionarios perdieron porque eran más débiles; hay que asumirlo y estudiar cómo hacer para, la próxima vez, ganar", dijo el profesor, que ve difícil plantear enseñanzas en contextos históricos tan distintos. "Necesitamos unidad entre los que desean la igualdad y la hermandad, y una organización que proyecte el anhelo de cambio social", concluyó.
Acto seguido tomó la palabra el veterano militante socialista Antonio Masip, que comenzó su alocución de modo contundente: "Octubre del 34 fue un auténtico error cometido por los socialistas", afirmó, apoyándose en las opiniones de destacados dirigentes, desde Indalecio Prieto y Barreiro a Peces Barba. "Fue un yerro de la izquierda y de mi partido", remachó el ex alcalde ovetense. "Pero tampoco es justo que a los revolucionarios se les achaquen hechos tan graves como los incendios del Campoamor y la Universidad: el primero fue responsabilidad de Camilo Alonso Vega y el segundo, de la aviación republicana", sostuvo el exeurodiputado.
Por último, en representación de la Fundación Andreu Nin de Asturias, Verónica Rodríguez llamó la atención sobre las actuales lineas de actuación de la izquierda. "Parece que la revolución ya no forma parte de sus estrategias", señaló. "Hoy se mantiene una violencia estructural contra las capas más desprotegidas, una violencia más sutil ejercida desde unas instituciones burguesas que no consienten grandes cambios", prosiguió Rodríguez, que ve en el feminismo y la ecología nuevos campos de lucha revolucionaria. "La clase obrera actual ha sido desestructurada, a pesar de que sus problemas sean parecidos a los de los años 30", añadió. "Hay que sacar lecciones de la debilidad y los errores del 34, y recuperar el horizonte revolucionario que hoy no está en la mente de las organizaciones de izquierda", finalizó.

viernes, 11 de octubre de 2019

HOMENAJE A JAVIER FORTEA EN SU DÉCIMO ANIVERSARIO


LA VENUS DE LAS CABRAS

Adhiriéndome a la propuesta de Miguel Ángel de Blas, en RIDEA, sobre J.M.González, ”Piedrinas”.

Estuve en el homenaje que el Museo Arqueológico rindió al gran historiador Javier Fortea en el décimo aniversario de su triste desaparición. Javier era tipo fabuloso y el acto museístico abierto me remozó a él, a los amigos que me introdujo (De Blas, Asensio, Carrocera, Tresguerres, Jordá…) y aún al magdaleniense medio cantábrico, a los Yacimientos de Las Caldas y, en definitiva, al popularizado como Nalón Medio...

En nuestro primer viaje de niños a París, Jaime, mi hermano, y yo visitamos los monumentos emblemáticos pero nos saltamos el Louvre, lo que mereció eficaz e inolvidable reprimenda paterna. Durante el año que siguió estuve planeando el desquite en las principales joyas a contemplar. Cuando luego me encontré de bruces con la Venus de Milo, la falta de brazos, su oblicuo quietismo pétreo, un no qué enigmático… superó en mí lo imaginable en láminas enciclopédicas. En el homenaje a Javier, Ignacio Barandiarán, sabio vasco, cuyo apellido me trajo recuerdos universitarios, se detuvo en el diseño de un par de cabras estilizadas sobre objeto mobiliario, a las que fugazmente llamó, y luego reiteraría, ¡Venus de las Cabras! La denominación me impactó tanto como los enigmas objeto de investigación. Y aunque Venus equivalga a la griega Afrodita, también posterior a las cabras dibujadas, el nombre es toma de partido, pienso, cuando menos por la Belleza.

Suele ser tópico ensalzar personas que nunca debieran morir. Gerardo Diego, al que tuve el honor de conocer, sostenía con sentido del humor dentro de su solemne hieratismo que podía ser el primer superviviente de la Humanidad. En cualquier caso, los que investigan a predecesores de la protohistoria deberían tener un plus vital para acercarnos a las intrincadas costumbres paleolíticas, incluido el trazo de esas convencionales venusianas caprinas, bien antes que Venus, deidad olímpica, tuviera representativa vocación mitológica ni, aún menos, astronómica o, incluso, escultórica, erótica y anatómica.

Lalo, Eduardo Lastra, que, tras cuarenta años de impecable gestión en Taramundi, deja la Alcaldía, ha hecho una interesantísima aportación de observación empírica constatando el parto siempre diurno de sus cabras, con una excepción confirmadora de la regla. Ignoro si las del Nalón-Medio parían también con luz por pánico ancestral a depredadores, lo que supongo extrapolando la original teoría de Lalo y familia.

Estuve con Fortea en las montañas y valles de Cangas/Ibias/Degaña y en las tierras bajas de Las Caldas, Termas Altas en los relatos de Clarín, que no conoció los valiosos yacimientos, pero nuestra conversación, aunque amplia, fue limitada, sin duda por mis carencias científicas.
Fortea sabía mucho y dejó su impronta si bien me hubiera gustado aprender más de su humanísimo magisterio.

Felicito, por encima de todo, la organización de su décimo aniversario.