sábado, 29 de octubre de 2016

Sabatina

TKX sí contesta

Sobre la importancia que tuvieron los radioaficionados



Dos radioaficionados durante un congreso. 
Un magnífico reportaje de la TPA me actualiza la admiración sobre los radioaficionados. Recuerdo la película "TKX no contesta" que dieron en el Aramo, del que un legendario director de este periódico se opuso, hasta lograrlo, que no se llamara San Francisco: "¡Nada de homenajear al Cisco californiano!"
La película era en blanco y negro y se me quedó muy dentro, aunque no reconozco en los meandros de la memoria a Tritignant, gran actor que solo empecé a descubrir tras el muy posterior Claude Lelouch.
Un pesquero francés faenaba en el Mar del Norte, cuando la tripulación enferma grave y paulatinamente. Solo una vacuna, administrada en escasas horas, podía salvarlos. Se creará una cadena de solidaridad de radioaficionados: partiendo del centro de África, pasando por París y la berlinesa Puerta de Brandenburgo, antes del Muro, Rusia... hasta un avión danés que lanza en paracaídas el medicamento para la supervivencia de los pescadores. Era un final emocionante y feliz, con los rudimentos cinéfilos de la época.
Viendo la tele regional ahora, bien recuerdo también a un farmacéutico ovetense que era radioaficionado con historias y anécdotas no menos admirables, a un vecino de Colloto que se colaba en el dial con programación comarcal entusiasta y a la comunidad evangélica, cuyo fallecido pastor, Rubén Fernández, me parecía personalidad admirable. La iglesia de los Dominicos, a su vez, contaba con una emisora, desde la que transmitía el rosario diariamente. En septiembre de 1985 con ocasión del gran terremoto de México, José Manuel Bernardo, el entrañable conserje municipal, cuya longevidad junto a su esposa, María Fernández, ha sido recientemente destacada en LA NUEVA ESPAÑA, conectó por el hoy desaparecido télex con un ingente número de astur-mexicanos, lo mismo que hicieron radio aficionados. Eran momentos de incertidumbre y tragedia en que, en la zona Rosa de la capital federal, se cayeron todas las comunicaciones convencionales. Los grandes éxitos de los móviles y del correo electrónico han relegado las ondas radioaficionadas, pero el reportaje de la TPA me reaviva que esas austeras y bondadosas alternativas merecen atención, respeto e impulso.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

miércoles, 26 de octubre de 2016

Delfines daviidianos

DELFINES CONTRA SUICIDIO COLECTIVO


Una tarde agosteña del año pasado, coincidiendo con la visita de José Luis García Martín, personalidad exquisita, los delfines entraron en la ría del Eo con el correspondiente espectáculo. Ya las perseidas habían precedido en mágicas noches.

Martín, tal le llamaba el poeta Victor Botas, recordó cómo los padres de Antonio Machado, cuyo heterónimo Mairena se pretendía de Casariego, se conocieron contemplando insólitos delfines en el Guadalquivir. Jovellanos ya hablaba de los cetáceos del Arbeyal, motivo de una magnifica obra gráfica de Jaime Herrero.

Los delfines eotos que antes Eloina y yo vimos- arroas les decían los ribereños- en la playa gallega de Carnota, faltaron este pasado verano. No dejé, sin embargo, de documentarme sobre sus extraños comportamientos, incluso sobre el suicidio colectivo de algunas manadas.


"Los varamientos masivos de ejemplares son relativamente comunes en casi todas las latitudes y en todas las épocas del año. Generalmente abarcan a tres especies: el calderón, la falsa orca y el cachalote. Todos tienen una compleja estructura social, en estos casos el error es del líder que normalmente conduce la manada, al acercarse demasiado a la costa persiguiendo presas o escapando puede llevar a un desastre masivo".

En el Eo vimos varias piezas saltarinas que, al parecer, se movían siguiendo las indicaciones ultrasónicas de un líder clarividente. Como no había senda suficiente se fueron disciplinadamente pronto. Desgraciadamente en las proximidades otros varios líderes buscaban conducir la manada al desastre y al absurdo del suicidio colectivo.

Esta vez, en efecto, faltaron, pero el líder evitó la muerte generalizada y la semejante actuación de las sectas noramericanas davidianos adventistas del Séptimo Día, o fundamentalistas orientales de varias raleas, que hubieran impuesto unos cuantos insensatos, sin memoria histórica, que es lo que, al parecer, no puede faltar nunca en los delfines. No tengo la esperanza sino la seguridad de que, marginadas las tendencias suicidas y los ritos reaccionarios, ya preteridos por la Historia, volverán a predominar y a implantarse los partidarios del medio ambiente, la cordialidad y el equilibrio. Les espero para pronto renaciendo, desde la entrada del Paraíso Natural, aún a sabiendas que las aguas jamás estarán templadas. Mientras las perseidas siguen llorando ininterrumpidamente.

domingo, 23 de octubre de 2016

Rectificando a mi mismo en un pequeño detalle histórico del San Francisco

Hoy pública lne un magnífico reportaje de Javier Morán sobre el Campo San Francisco ante la próxima redacción del PGO. He de rectificarme en un asunto puramente anecdótico pero que debo señalar. Le dije al buen periodista que elRey Alfonso XIII, en un rasgo tontuno, evitaba pasar por el Campo "por miedo a resfriarse por su humedad". Cierto pero añadí que salía del Hotel Principado, histórico establecimiento de la calle San Francisco; a bote pronto me rectifico. Es más probable que hubiera salido del Hotel COVADONGA, entonces en la actual Casa del Termómetro, quemado dramáticamente en 1934.

Más fauna, paseo perimetral y cambio de pavimentos, nuevas ideas para el Campo

Los ovetenses consultados piden también que se elimine el edificio del Pavo Real para recuperar la Herradura y que se introduzca mobiliario

23.10.2016 | 05:54
Puede ser un problema perimetral de tráfico, pero también interior. El Ayuntamiento ha colocado el foco sobre el Campo San Francisco, y particularmente sobre el flujo de vehículos que lo circunda y lo aísla del peatón. Sin embargo, destacados ovetenses piden más y plantean que se abra un debate sobre una reforma integral del pulmón verde de Oviedo, ese parque histórico de corte inglés situado en el centro de la ciudad.
Entre otras ideas, los ovetenses consultados hablan de la natural conexión entre la Escandalera, el paseo de los Álamos y el Campo; o de desarrollar un paseo perimetral que dé continuidad a los Álamos por Conde Toreno y Santa Susana; o de modificar los pavimentos con algo de aspecto más natural; o de eliminar el edificio del Pavo Real; o introducir tanto nueva fauna como mobiliario, tipo pérgolas, bancos o pajareras.
El arquitecto Fernando Nanclares evoca precisamente "un concurso de ideas sobre La Escandalera que se convocó, creo recordar, en tiempos del alcalde Antonio Masip". El equipo ganador "plateaba la relación y la continuidad natural entre la Escandalera, los Álamos y el Campo, que forman una unidad muy importante".
Nanclares refuerza esta idea mediante la orientación de los dos paseos más anchos del Campo, las avenidas de Alemania y de Italia, que "de una manera clarísima deberían llegar a fundirse con el espacio de La Escandalera".
Nanclares también reclama eliminar los magnolios del paseo de los Álamos, "un árbol inadecuado que debería ser sustituido por arbolado estacional, que permita variación a lo largo del año, con transparencia en invierno y sombra en verano", según la caída y el nacimiento de la hoja.
Esa transformación de los Álamos sería trasladable también "a la Escandalera, eliminado los mismos magnolios y los jardines perimetrales". La finalidad sería la de dar una mayor "transparencia" de ese espacio con respecto a la ciudad. Todo ello lo defiende el arquitecto "en un contexto de reducción del tráfico".
Otro aspecto que Nanclares critica es "el poco favor que le hace al Campo el edificio del Pavo Real". El arquitecto juzga que "es un elemento para eliminar y recuperar así el espacio de la Herradura que es lo que da monumentalidad al quiosco de la música".
Otra de las "grandes lacras del Campo es la pavimentación, de mala calidad, desastrosa". Nanclares sostiene que "nunca se debió hacer una pavimentación así de dura, ya que hay fórmulas de morteros filtrantes con aspecto arenoso que devolverían al Campo lo que fue, un lugar de aspecto natural que recuerdo de cuando era niño".
Por su parte, Adolfo Casaprima, periodista y autor de documentados libros sobre hechos y lugares de Oviedo, retrotrae el debate a los orígenes del ahora céntrico espacio ovetense. "Dicen que el Campo es ahora una isla rodeada de tráfico, pero mi pregunta es: ¿por qué no puede ser una isla?". Casaprima, autor del libro de referencia "El Campo de los hombres buenos", explica que "se llama 'campo' porque originariamente estaba a las afueras de la ciudad, del Oviedo Redondo, que terminaba en Porlier".
Con ese punto de partida, el periodista plantea que "sería mejor conservar el Campo como una isla protegida", incluso de una manera física frente el tráfico, mediante "arbustos de boj, como los que se retiraron décadas atrás". La cuestión es "no meterlo en la ciudad", sino preservar "un recinto natural". No obstante, Casaprima rechaza "la idea de los años sesenta de rodearlo con una verja, por seguridad, y cerrarlo a las ocho de la tarde".
Otra idea que plantea Casaprima es el trazado de un paseo en Santa Susana. "Sería el equivalente al paseo de los Álamos, que está cumpliendo su 50.º aniversario, pero por arriba". Dicho paseo se obtendría "eliminado la línea de estacionamientos de esa calle y creando un pasillo ancho junto con la acera existente". El paseo resultante se "anexionaría al Campo y podría contar con un pavimento realizado por artistas asturianos contemporáneos". La retirada de una línea de estacionamiento sería también ejecutable "en la calle Conde Toreno, ampliando también esa acera del Campo en forma de paseo".
Casaprima considera asimismo que "se habla de que el Campo es más un lugar de paso que de estancia, pero eso se arreglaría colocando más bancos, por ejemplo en las rotondas interiores". Ese tipo de mobiliario se completaría con otro, tipo "pérgolas o pajareras".
Este último elemento apunta a que "en el campo tendría que haber más animales", defiende Casaprima. "Cada vez hay menos pavos reales y también están los patos del estanque, pero en su día hubo ardillas, pero con problemas como el de que lo perros se echaban a ellas, cosa que hoy sería menos peligrosa porque han de ir con correa". Otra fauna posible serían especies como "las gallinas de Guinea, que pueden verse en el parque Isabel la Católica de Gijón".
Introducir nueva fauna en el Campo San Francisco supondría incorporar "un atractivo más para los pequeños y también para los mayores". Adolfo Casaprima también coloca su punto de mira en que "es necesario encontrar una solución para le edificio del Pavo Real; soy partidario de trasladarlo, por ejemplo al Parque de Invierno o al Campillín". Al igual que lo planteaba Nanclares, el escritor prefiere recuperar el antiguo espacio de la Herradura.
Casaprima también se fija en las esculturas del Campo, por ejemplo en la "de Manolo Avello, que fue cronista de Oviedo". Desde su punto de vista, "el Campo podría incorporar algunas esculturas más, como la de Juan Uría, Constantino Cabal o la cronista actual, Carmen Ruiz-Tilve". el periodista advierte de que "no se trata de llenarlo de esculturas, sino de reservarlo para ovetense muy significados, como es el caso de los cronistas".
Sobre el Campo también opina Antonio Masip, alcalde de Oviedo de 1983 a 1991. "Sobre todo me alegra que el Ayuntamiento piense en algunas reformas para sacar tráfico del entorno, porque ello conjuraría aquel proyecto del demencial parking subterráneo de Uría; sería un éxito de la Corporación, como lo fue en su momento de Roberto Sánchez Ramos, 'Rivi'".
Como preámbulo, Masip menciona además "una carta que le envía Clarín a Pereda y en la que le dice que el de Oviedo es el parque urbano mejor de España". Al mismo tiempo, evoca "una visita a Oviedo del Maragall, cuando era alcalde de Barcelona y al ver el Campo se quedó sorprendido por ver un parque inglés en medio de la ciudad". Después, "nos pidió a Pity Casal, que era concejal, y a mí, dar un paseo nocturno por el Campo y quedó maravillado".
Aún reconociendo que durante sus mandatos prestó más atención "a la creación de los parques de Invierno, Santullano y del Oeste", Masip recuerda que su entonces concejal de Tráfico, Jesús González Aparicio "aguantó estoicamente una presión muy fuerte, pero consiguió Marqués de Santa Cruz fuese de una sola dirección para vehículos privados", lo que significaba una reducción del tráfico. El ex alcalde destaca que el Campo "ha ganado en la noche, gracias a que Oviedo es una ciudad más segura", pero apunta a un grave déficit: "Es una pena que la rosaleda no tenga el esplendor que tuvo en su origen".
Masip pide también que los proyectos del Ayuntamiento para el Campo "sean sometidos a información pública para que pueda opinar todo el mundo". Finalmente, recuerda una anécdota de Alfonso XIII, "que se hospedaba en el Hotel Principado y salió a dar un paseo por el Campo, pero después comentó que al atardecer se resfriaba uno en aquel lugar". El ex alcalde agrega: "¡Bah, una tontería del Rey!"
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

sábado, 22 de octubre de 2016

Esperando al Sr. Bisturí.

Entre el "alien" y el GIST

El descubrimiento de un tumor en mi cuerpo

22.10.2016 | 05:52

Entre el "alien" y el GIST
Un tumor invasor inesperado, como aquel armado elefante blanco del 23-F, se ha localizado dentro de mí; descubierto su escondite por una bendita lotería que llaman medicina preventiva, entre la ciencia/ficción de "alien" y el abrupto GIST, siglas inglesas de "Gastrointestinal Stromal Tumors".
Como mi dominio de la grafía idiomática es limitado, en un primer instante llegué a relacionar mi alien con John Hicks, del que era entusiasta un profesor de microconomía en Deusto al que llamábamos Peseta.
Mis admiradas C.G.O. y A.H.M., intelectuales de primera, me animan a fabular sobre este "alien" que de momento no me dejaba otra sintomatología que un grito silente y monótono de "hay que quitárselo de encima; ¡sí o sí!".
Nuestro, por ovetense icónico, Woody Allen ha dejado dicho que a una determinada edad, plena de patologías diversas y adversas, la palabreja mágica que queremos oír es "benigno".
Como plumilla, que dice Javier Cuervo, desde esa edad que, siguiendo al devocionario padre Astete, se alcanza, aunque sea muy dudoso, la espiral distinción bien/mal o uso de razón, ha más de medio siglo que peroré sobre el Hospital General. Eran tiempos en que López Muñiz, amigo mío, pues lo era mucho de mi familia, trataba de sacar adelante una institución vanguardista de la que recelaban hasta el odio inmisericorde poderosos sectores de la sociedad tardofranquista. En mi empanada mental publiqué elogioso comentario de Réquiem a cinco voces, con autor, Martín-Vigil, también amigo de los míos. Yo era crítico ya de ambos, López Muñiz y J.L.M-Vigil, pero, bien educado y autocensurado, intuyendo comprometerme con el progreso, los uní positivamente en mi viejo artículo de juventud.
El rosáceo novelista, pese a su engañoso éxito de entonces, no pasa la página de su época, de la que provienen otros, algunos más jóvenes, de mucha mayor calidad, pero menos leídos entonces (Ferlosio, Benet, Delibes, Ayesta, Goytisolo, Aldecoa, Torrente, Cunqueiro, Martín Santos, Laforet...). Mientras, López sigue de indirecta actualidad con el magnífico HUCA, heredero colateral de aquel sorprendente ideario de los años cincuenta que, a su vez, poco antes alumbró una coplilla popular:"Oviedo, un monte, la Catedral / una calle larga y ancha / la casa consistorial / un montón de casas viejas / un proyecto de hospital / Isabel Maqua, Ladreda / y pare usted de contar".
Tengo para mí que Pepe López Muñiz sufrió miedo así mismo y no hizo el libro que quería con Pepe García, que fue luego consejero con Rodríguez-Vigil, Trevín y Areces. El tándem López/García, que nunca existió, hubiera sido un hito de aportación historicista conjunta.
Mi "alien" está dispuesto a liberarse pronto de mí, o viceversa, en lucha desigual. En el mundo de la ficción era un simple "octavo pasajero", casi un polizón.
Valen sus incursiones literario cinéfilas en la astronavegacion, la decodificación binaria, los lanzallamas y el arrojo del monstruo al espacio, ¡con un boquete en el abdomen, perforado de adentro hacia afuera!
Algún amigo sostiene, tal el atestado de Tabucci para su Pereira, que la trastada gratuita del "alien" para conmigo es espontánea respuesta somática al follón interno que tenemos los socialistas y que tan sádicamente estamos trasladando a una sociedad ávida de más sosegados y esperanzadores horizontes.
Desde luego, mi horizonte, mejor limpio de obstáculos laberínticos de insoportable lesa inteligencia sectaria y, por supuesto, sin el también perverso y prescindible GIST.
El Nobel Jacques Monod hizo reflexiones últimas de su enfermedad sobre cuya relectura he de volver.
Mi afecto y solidaridad para cuantos padecen semejantes, u otros carcinomas del resto de la letanía "alien", y el agradecimiento profundo al HUCA y sus sanitarios.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

jueves, 20 de octubre de 2016

Por una tercera via

Al ver las imágenes del infausto comité federal socialista del pasado 1 de octubre, a algunos nos vinieron a la cabeza las escenas, tantas veces repetidas, de la convención demócrata de Chicago en 1968. Los sesenta fueron una década difícil para los demócratas. Dos Kennedy, un presidente en ejercicio y otro que iba camino de serlo, fueron asesinados. La ley de derechos civiles hizo que muchos estados sureños, tradicionalmente demócratas, pasasen al lado republicano. Pero fue Vietnam la herida que desangró a los demócratas al dividirlos en dos mitades: en un extremo, representado por el vicepresidente Hubert H. Humphrey, los 'realistas', que defendían una reducción gradual de la presencia militar norteamericana. En el otro, los 'pacifistas', que abogaban por una retirada incondicional. La línea pacifista tuvo varios representantes hasta converger en George McGoverndurante la convención de Chicago. La convención fue un verdadero caos. Fuera, no cesaron los enfrentamientos entre manifestantes y policías, mientras dentro reinaban el cisma y la confusión. Finalmente, Humphrey, la opción 'realista', fue elegido candidato por el voto de los delegados, pese a no haberse presentado a ninguna de las primarias celebradas hasta entonces.

martes, 18 de octubre de 2016

Escrito de Avelino Martinez tras la abrupta asamblea de la Casa del Pueblo.17/10/2016

Al Secretario General de la Agrupación Socialista de Oviedo.
Al Secretario de Organización
Con el ruego de remitir este escrito a los mismos órganos a los que se envía la        "resolución" comentada.

Contra los procedimientos y normas de conducta que nos hemos dado los socialistas, en la Asamblea que pretendía discutir la situación política de nuestro partido se ha introducido, de manera espuria y ventajista, una resolución que vulnera el derecho de los militantes e impide un debate sosegado sobre el importante asunto al que se nos convocaba. Dicha resolución buscaba una votación, no prevista, y además se adelantaba a lo que previamente debía debatirse. Se dio primacía y ventaja a una intervención escrita que, sin límite de tiempo, se oponía y cerraba otras posibles alternativas.
Pero además,en ese escrito se plantean cuestiones como la realización de un Congreso y la elección de nuestros candidatos en primarias,algo ya aceptado en nuestro partido y que no era, evidentemente, urgente. Es más,así lo había acordado nuestro Comité Federal en su última reunión. Apelar a las resoluciones del Comité Federal, órgano máximo entre Congresos, para contravenirlo cuando conviene a determinadas opiniones no parece un ejercicio de coherencia ni de respeto democrático.
 La petición de una votación vinculante sobre una determina posición en la investidura para Presidente de gobierno no tenía amparo estatutario alguno. Pero además, como en la convocatoria no había anunciada votación, nada se podía votar que tuviera la trascendía política de lo solicitado. Hubo intervenciones claras en este sentido pero el presidente en lugar de retirar la propuesta para el momento procesal oportuno permitió un debate sesgado en lugar de uno sosegado. Y por si esto fuera poco sin terminar el mismo, algo realmente inaudito, se somete a votación la propuesta "urgente" cuando una buena parte de los asistentes iniciales de la Asamblea  ya la habían abandonado, sin que  se comprobase si se daban las condiciones estatutarias de "quorum" para realizar la misma. (No es una cuestión menor que en una Agrupación de más de 800 militantes hayan participado poco más de 100)  
 Hubo pues un debate desigual y, como se ha dicho antes, sesgado. A quienes plantearon otras alternativas  se les postergó y no se permitió finalizar las intervenciones razonadas que querían trasladar a sus compañeros, para proponer alternativas al redundante no es no.
Queríamos, además, animar a los compañeros y compañeras de la dirección federal del partido para que hagan todo lo posible por evitar unas nuevas elecciones que, sin duda, propiciarían una victoria más amplia de la derecha. No pareció estar en el ánimo de quienes gestionaron esta Asamblea dar oportunidades a esta alternativa. Asidos al "fíat justitia (No a Rajoy), perezca el mundo" pueden quedarse tranquilos unos días, aunque los ciudadanos, si se llevasen a cabo sus consecuencias quedarían jodidos muchos años.
No se ha apelado al corazón, porque el corazón tiene también razones, se ha apelado otras vísceras y así no nos irá bien. Ni a nosotros ni a los trabajadores que han soportado, casi en exclusiva, el peso de la crisis. No sigamos desangrándonos más ante la risa complaciente de los populares y la sonrisa cínica de los populistas. Los socialistas tenemos un magnífico programa, y aún en tiempos difíciles habrá oportunidades para ir haciéndolo realidad. Acabar con la retrógradas leyes laborales, educativas o la ley mordaza, mejorar los servicios sanitarios, educativos y de atención a los más desfavorecidos, luchar de manera efectiva contra la corrupción….son tareas que no se pueden demorar.Ese es nuestro reto ahora, la recuperación del voto vendrá por añadidura.

lunes, 17 de octubre de 2016

Ante el debate abierto de la gobernabilidad


Borrador para reunión de la Amso del 17/Octubre




Queridos compañeros:

Gracias a nuestros dirigentes por convocar y pulsar la opinión de los militantes.

La mía es bien conocida por lo que ya dije aquí, en la Asamblea anterior del mes de Julio, y mi columna habitual de prensa del pasado sábado.

Tenemos que recuperar el mal paso del laberinto en que nos metimos mayoritariamente, siguiendo al tándem sin apenas ideas de fuste, sin liderazgo social, de Sánchez/Luena. No todos nuestros males tienen ese único origen, ¡por supuesto!

Nuestro partido en la reciente, demasiado reciente, democracia, tuvo que tomar decisiones que supusieron tensiones e incomprensiones, a veces más internas que sociales:

-La opción por la monarquía parlamentaria/ constituyente, tras haber defendido nuestro ideario republicano.

-La supresión del marxismo en nuestros Estatutos y programas.

- La abstención ante Adolfo Suárez, antiguo Secretario General del Movimiento.

- La confirmación de la entrada en la OTAN.

- El reconocimiento del Estado de Israel

-La oposición a la primera huelga general.

-La reestructuración industrial.

-La reforma de las pensiones.

Y un largo etcétera.

¿Es más o menos importante abstenerse hogaño en una cuarta votación ante el PP/Rajoy? ¿No está suficientemente clara nuestra oposición a la derecha política y nuestra voluntad de seguirla, controlando sus desmanes con un grupo político de 85 diputados y no con menos como algunos pretenden numantinamente dentro de nosotros mismos?.¿Tenemos capacidad política para explicar la complejidad poliédrica de la contradicción, nada simplista, nada maniquea?

Hubo muchas dudas pero puede que históricamente hayamos acertado contra el absurdo del marxismo como método e ideología para el siglo XXI, contra el no ingreso en todas las organizaciones occidentales y europeas, incluidas las de defensa, el cambio de rumbo de las pensiones y contra la huelga general tras la que apenas se recuerda la política de búsqueda de soluciones para el paro juvenil.

Acertamos o no, pero no me cabe la menor duda de lo mucho que al cuadro político le puede servir conocer bien y utilizar como una herramienta, unida a otras, el marxismo, el llamado materialismo histórico y dialéctico, reafirmarnos en nuestra utopía republicana como lo más razonable aunque como tal no sea para pronto, nos formemos en la procelosa defensa global, y no olvidemos aquellas posturas que salvaron las pensiones, que deben actualizarse para que la derecha no termine con la llamada hucha de las pensiones, la protección de los parados y la búsqueda de empleo juvenil y de la docencia y la investigación.

En todo ese tiempo, y esas decisiones, no todos estuvimos juntos, pero la clave está en nuestra seriedad, en nuestra unidad, en nuestra fría serenidad, en el enriquecimiento mutuo de la pluralidad de ideas, que nos diferenció siempre del pensamiento totalitario, apéndice perverso que salió otrora de nuestras propias filas societarias.

La gestora está llena de buenos propósitos frente al punto de inflexión del último absurdo, por llamarlo de alguna manera, debate a gritos y desencuentros del Comité Federal.

No nos quedemos más aislados de la sociedad de lo que ya estamos.

No confundamos la falta de supuesta dignidad con la falta de ideas para hacer oposición, ¡sin marginarnos de la sociedad española y aún de Europa!!.

Es todo difícil.

Claro que sí pero no nos vamos a entregar ante los cantos de sirena.

Indalecio Prieto ya decía que la política es un arte de realidades, no un fumadero de opio, ha recordado algún dirigente vasco.

Tenemos una historia heroica. ¿No os acordáis cuando Pablo Iglesias- y el ovetense Indalecio Prieto- no se entregó a la emergente tercera internacional?,¿y cuando Felipe dio un paso en favor de todas las organizaciones occidentales?

Pero digo que también debemos admitir y aprender de los que estuvieron en otras posiciones. Respetables los que ven para cerca la tercera República, o los que pusieron el dedo en la llaga contra el distanciamiento sindical o juvenil, o investigador. La postura del partido debe ser firme pero respetuosa con otras disidencias y matices, pues, como ha señalado Javier Fernández, se trata de una mera cuestión táctica no estratégica ni ideológica.

Todos son necesarios en la recuperación de nuestro diezmado partido frente al mundo de la corrupción, de la galopante amenaza fascista y del ultra liberalismo salvaje.

Una última y leve cuestión incidental.

Estoy con la ortodoxia interpretativa de la disciplina partidista de que todo el grupo parlamentario debe obedecer lo que marque el Comité Federal sin falsos recursos a supuestos dramas de conciencia, pero si se decidiera que nuestra abstención, o ausencia, se redujera a los escaños estrictos en la segunda votación, yo pediría que no fueran tales sino que, ordenada y disciplinariamente se produjera la mitad de votos para la abstención y la otra mitad para el no, desdramatizando posturas.

Sin vencedores ni vencidos, y desvalorizando tan compleja situación.(Tenemos un número par, pues uno de los diputados no tiene disciplina al pertenecer a una coalición regional).

Antiguo aficionado ajedrecista, es, en definitiva, el ofrecimiento de tablas con el ritual correspondiente, tras una larga disputa, sin salida, que se hace precisamente ofreciendo empate cuando toque mover, bajando el reloj, a la dirección política provisional.

La gran partida sigue en nuevo tablero, en el punto cero y nuevas fichas. ¡¡Ojalá que blancas!!





viernes, 14 de octubre de 2016

ACERCA DE...


SUMMUM IUS, SUMMA INJURIA


"Ha sido bueno que Sánchez dimitiera.Su "no" era estático y eso va contra los fundamentos de la acción política"
Elías Díaz

Los que provenimos del Derecho y del Foro solemos ser aficionados a las máximas latinas, como esta de Cicerón, summum ius, summa injuria, que se suele traducir "suma justicia, suma injusticia".

Mis compañeros de partido, y aún de andadura progresista, que, con total buena fe y algo rezagados, siguen convencidos de que el PSOE no debería abstenerse ante Rajoy en una segunda, y ya cuarta, votación están sin duda amparados por el estricto purismo pero caen en una simplificación táctica preocupante por supuesta dignidad y ridículo vértigo que llega a la aberración de otras elecciones y su ulterior resultado.

Lo viene denunciando, ya desde principio de año Javier Fernández, pues con la eternidad anquilosada del no, además de despreciar al electorado, se lograría quizá algún día el efecto perverso de convertir a Rajoy/PP, hogaño sometido al Parlamento, en poseedor de un respaldo escapista mayor y a nuestro pueblo harto y herido de nuestra pelmaza actitud de "perro del hortelano", que tanto popularizó Lope de Vega.

La política es arte difícil a la que han llegado demasiados tocados por la corrupción o la simplista tontuna, pero el representante que legítima y voluntariamente ha querido serlo de sus ciudadanos no puede eludir responsabilidad y decisión. Es su abnegada grandeza.

Nada está exento de riesgos, como le pasaba al Quijote de continuo en su andanza. Es, en  cualquier caso, la democracia representativa que hemos conseguido tras no pequeño calvario. La demagogia y la ignorancia hacen daño y nos lo harán más de no cortarse de raíz. Un buen compañero, rayando la clarividencia, que me acompañó en el Ayuntamiento, minero, originario de la cuenca langreana, solía decirme:"Palante, que patrás va ello solo".

Otro aforismo latino procede plantearse, quid prodest?, ¿a quién beneficia? que todo político progresista sincero debe íntimamente preguntarse ante la mínima, y esta no lo es, decisión o disyuntiva. Para mí la respuesta está clara y se daría extraño rebote si los que buscan la oposición exquisita del no es siempre no, incluso a la cuarta, o la sexta y la octava si fuese menester, se autodescalifican como políticos maduros, "padres de la patria", representantes legítimos de los electores convirtiéndose, por su empecinamiento, perversamente, por camino torticero, en servidores de la derecha, quizá de la extrema incluso. Se negarían a los mejores instrumentos para transformar y paliar la injusta sociedad. La única torpe indignidad, de haberla,  es no haberse percatado ya a primeros de año del panorama.

Confío en que mi partido no haga el juego al absurdo negativismo y/o la estupidez de empujarnos al precipicio.

www.antoniomasip.net


Enviado desde mi iPad

sábado, 8 de octubre de 2016

Avelino Martinez





AVELINO MARTÍNEZ, entre el deber kantiano y la lealtad institucional

A Javier, deseándole lo mejor en su doble función

Se acaba de jubilar como catedrático de filosofía Avelino Martínez. No todos los lectores le conocen quizá, dada su austera sobriedad, pero es para mí un gran tipo, piedra esencial en la reciedumbre del gobierno local ovetense durante los años de honradez e imaginación, que decía el bueno de Paco Carantoña.

He dicho muchas veces lo mucho que ayudó históricamente a Oviedo un funcionario de la sabia categoría, inflexibilidad y rectitud de don Luis Arce Monzón. También el concurso de Avelino. Me lo introdujo otro compañero que sigo venerando, Cándido Riesgo.

Catedráticos de Instituto fueron/son Pedro Caravia, Gerardo Diego, Antonio Machado, Sara Suarez Solís, Julio Vaquero, Carmen Castañón, Luis Landero...Rogelio Masip...

En los primeros momentos municipales, llegué a pensar que el Ayuntamiento, como respetablemente hacía Luis Riera, Alcalde anterior, y, en tiempos tan diferentes, lo había practicado mi padre, podría llevarse sin dedicación exclusiva. Pronto circunstancias diversas me hicieron rectificar y aún después le pedí a Martinez, que abandonara temporalmente su cátedra para transformar la Casa Consistorial y apaciguar las ya tormentosas relaciones con la agrupación socialista ovetense.

El equipo, en minoría, se completaba con estrictos profesionales y expertos pues me adelanté, de alguna manera, a la reivindicación de mi colega de lides europeas, Alejandro Cercas, de que no debe darse puesto político a quien no haya cotizado antes a la seguridad social y al no menos importante pensamiento de Felipe González de que no hay política como profesión sino como vocación: se entra y se sale. Eso sí, no basta sapiencia sino es imprescindible la honradez. Y es que nuestros males y desprestigios patrios han venido a pares de la nefasta espiral entre la corrupción y la tontuna.

La lucha democrática y la posterior transición fueron para mi generación auténtico deber ético, sobre lo que tanto filosofó un tal Emmanuel Kant. Cuando en mis últimos meses de Alcalde mi autoridad estaba en entredicho y mis ideas se agotaban, cayendo en errores como el derribo de El Vasco, tomé unas citas de Séneca que me facilitó Avelino y escribí a Luis Martínez Noval una carta para que me sustituyeran. Con esos mismos párrafos del filósofo cordobés terminé mi discurso ante los militantes en la Casa del Pueblo, que está íntegramente publicado.

Las cosas tuvieron luego sesgos imprevistos pero el que fue mi gran colaborador me viene a la memoria cuando Avelino se despide de las aulas porque su filosofía no me faltó como exquisito bagaje cultural y moral. Sin duda somos muy distintos pero de complementariedad probada y bien aprecio sus virtudes, como aprecié su salida indemne, como le es propio, de otras aventuras posteriores en las que se había, o le habían, metido.

No sé cuál habrá sido su ultima clase, solo que para mí es un maestro, leal no a las personas simplemente sino a las instituciones democráticas. Seneca sigue válido para Avelino y para mí: "Aunque otros ocupen los primeros puestos y a ti la suerte te haya colocado en la reserva, milita desde allí con tu voz, tus arengas, tu ejemplo, tu espíritu: encuentra la batalla qué aportar a su partido el que, a pesar de todo, se mantiene en pie y ayuda con sus gritos. Haz algo así: si la suerte te aparta de los primeros puestos políticos, mantente en pie, a pesar de todo, y ayuda con tu silencio. Nunca es inútil la obra de un buen ciudadano: se le escucha y se le ve, con su rostro, sus gestos, su obstinación callada".


sábado, 1 de octubre de 2016

Diversidad de lenguas

Don de lenguas

Sobre la necesidad de fomentar el estudio de los idiomas

01.10.2016 | 04:59

Don de lenguas
Don de lenguas
Admiróse un portugués / de ver que en su tierna infancia / todos los niños en Francia supiesen hablar francés. / "Arte diabólica es",dijo, torciendo el mostacho,/ que para hablar en gabacho / un fidalgo en Portugal / llega a viejo, y lo habla mal;/y aquí lo parla un muchacho".
El profesor de Historia Sagrada que nos contó en el parvulario la provocación a Yavé con la torre de Babel me convenció del supuesto origen expiatorio de la diversidad de lenguas. La fábula bíblica era mucho más impactante que la muy posterior errática explicación científica del multilingüismo. Mi abuela paterna contaba con alguna variante personal el epigrama de Nicolás Moratín del anciano portugués que se admiraba de "que todos los niños franceses supieran hablar gabacho". Por mi cuenta aprendí de niño ese francés sin apenas darme cuenta, como el personaje de Molière que no sabía que hablaba en prosa. Luego el inglés ya fue, sigue siendo, arduo, pero siempre he tenido por el don de lenguas "un respeto imponente" hasta afear la gracieta de mi admirado Indalecio Prieto que se mofaba de su correligionario Álvarez del Vayo: "¡Habla seis idiomas, pero no piensa en ninguno!". También se reían de Madariaga, que me confesó en su Oxford que solo dominaba bien francés e inglés y que para el alemán e italiano se valía de Mimí, Doña Emilia, que luego sería su mujer.
En el Parlamento Europeo me asombré de la capacidad de Barbara Durkof, Enrique Barón, Manolo Medina e Íñigo Méndez de Vigo que dominaban un montón de lenguas. Nadie conocí, sin embargo, ni entre los intérpretes oficiales, como Julio Masip Acevedo, hermano de mi padre, que conocía quince lenguas, entre ellas las cinco peninsulares, tal se cuenta de Tomás Meabe, el joven nacionalista vasco que se pasó al socialismo en el primer tercio del siglo pasado. Los dos mil diccionarios de la colección de mi tío se conservan en la biblioteca de la Universidad.
Hoy el predominio absoluto es del inglés. Vanos fueron los intentos, en el origen del europeísmo, de proponer el latín, o incluso el esperanto. Los padres de Europa ya hablaban en inglés antes de que Gran Bretaña, ahora en regreso, se adhiriera. El francés se mantiene solo como lengua predominante en el Tribunal de Luxemburgo, incluso en las discusiones deliberantes a puerta cerrada de los jueces.
En un hermoso contacto, de predominio juvenil, en las instalaciones de "Villa Magdalena", con los eurodiputados Ramón Jáuregui y Jonás Fernández, el primero animaba a las asociaciones europeístas astures a profundizar en la lengua de Shakespeare, lo mismo que, poco antes, a los dinámicos estudiantes del instituto de Pando ("Flipando con Pando","Pando with Europe"), premiados en Euroescola.
De las cosas positivas por incorruptas de la Corporación municipal anterior, en colaboración con LA NUEVA ESPAÑA y la Universidad, la ocasión que nos dieron de conocer al gran lingüista Noam Chomsky, por cierto baluarte de Bernie Sanders en las pasadas primarias norteamericanas.
La torre de Babel es una pintura de Pieter Brueghel el Viejo, que me sobrecogió en el Museo de Historia del Arte de Viena, el Kunsthistorisches, en uno de los escasos contactos en que representé al Parlamento, según di cuenta antaño en estas sabatinas.
En fin, la torre de Babel es una historieta preciosa, y un lienzo mejor, pero la realidad lingüística es la que es, sin provocación alguna.
Ojalá haya pronto gobierno y definitivo pacto educacional en favor de las lenguas, única forma de superar el mito de Babel.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook