lunes, 29 de mayo de 2006

D´Alema

Un grupo de diputados procuramos reunirnos una vez al mes en el restaurante La Mauresse. Se trata de charlar sobre los múltiples retos de una institución plena de los más diversos procedimientos, debates y trabajos.

En uno de aquellas primeras tardes tuvimos al lado, a nuestros homólogos italianos, entre los que destacaba Massimo D´Alema, antiguo primer ministro y líder del Partido Democrático de la Izquierda.

Al salir del establecimiento, con el movimiento de sillas, tintineó en el suelo un llavín que recogí. Correspondía a un despacho de la sede alsaciana. De inmediato se lo ofrecí a mis compañeros. Todos se pusieron a comprobar pero no parecía que le faltase a nadie por lo que me lo quedé en depósito. A la mañana siguiente, en el hemiciclo, se me acercó Massimo para decirme que la llave era suya: había confundido la cerradura de Bruselas con la de Estrasburgo, lo que es frecuente entre nosotros. Los servicios de seguridad, tras abrirle, procedieron, contra su opinión, a instalar un nuevo dispositivo con lo que la llave que yo intentaba devolver era inservible.

Él, de habitual muy serio, me dijo, no obstante, humorística y fraternalmente: “Guárdala bien. Puede que un día te la pida para superar otros cerrojos inaccesibles, tal y como están las cosas con Berlusconi”.

Hace unos días, cuando su partido le nominó candidato a la Presidencia de la República traté de desearle personalmente suerte y de rememorar su llave inútil. No estaba aquí, en Bruselas; le supuse enfrascado, en Roma, desmadejando las mil y una maniobras del Cavalieril caimán, del resucitado senador eterno de la “manca fineza” y de algún otro indispuesto a dejar el poder perdido. Por fin, tras un tenso ajetreo, Massimo fue designado Vicepresidente del Gobierno y Ministro de Asuntos Exteriores.

Ya le he felicitado. La llave que le custodio no vale para los despachos de la Tour de Estrasburgo, cuyo diseño imita el gorro de Napoleón, ni para los del Palacio romano del Quirinal pero está en la pared del mío, dispuesta a encarar si preciso fuera otras puertas laberínticas, como su dueño ironizaba.

D´Alema no volverá de momento a La Maurese. Tiene más altos retos: su decencia política contribuirá a terminar con el desprestigio y la corrupción que arrastraban los dirigentes de su país últimamente.

lunes, 22 de mayo de 2006

Mejuto

Se hizo famoso por unas imágenes en las que mentaba a su madre mientras el línea le decía “¡penalti y expulsión!”. Es un felguerino de pura cepa, fiel al lenguaje y al corazón desbordante de la cuenca. El corazón precisamente, unido a honradez y talento, le hizo convertirse en el mejor referee, pisando casi la leyenda del italiano Colina. Fallaron los asistentes por lesión. Se nos priva así de un puntal de la cantera, cabal, indiscutible, emblemático, que debía, con el guaje David Villa, también langreano, formar el tándem mundialista asturiano.

Es una injusticia. La normativa debió de ser impugnada. El fútbol carece todavía de un sistema de ejercicio de derechos en consonancia con los intereses en juego. Lo comprobé en mis lejanas calendas de la Consejería de Cultura cuando el gran mierense Gustavo Losa fue candidato a la Presidencia de la Federación Nacional. Desde entonces parece que apenas se han dado pasos frente al pánico ancestral a la jurisdicción de los Tribunales ordinarios y el contrasentido que la temporada española pueda ser fijada en un Juzgado comarcal helvético.

Hace diez años hubo el caso Bosman, que la semana pasada recordó Jacques Delors en una conferencia de mi grupo parlamentario. Se trataba de la archifamosa limitación de fichar a más de tres extranjeros por Club. Extranjero no podía ser bajo ningún concepto un comunitario. Aquel jugador sacrificó en el pleito toda su vida deportiva, no sin el amargo honor de sentar doctrina laboral y europeísta: cuando marcó el gol de la victoria procesal era tarde para vestirse de corto. Ahora, al equipo de Mejuto le dejan indefenso. A un colega belga, en cambio, le han permitido, aquí, en Bruselas, lo que le niegan a nuestro paisano.

En el estadio europeo tenemos que preparar siempre bien la táctica y hacer presión en todo el campo para no perder los partidos. Actuar como hicimos con la angula, cuya pesca quisieron prohibir.

Decía Madariaga que el blasfemo era el que más reafirmaba a Dios. No lo sé. Lo seguro es que Mejuto sí ama a su tierra madre y todos nosotros estamos contra la decisión de la FIFA, cogida, una vez más, en flagrante discriminación.

miércoles, 17 de mayo de 2006

Mi patrimonio

En 1982, cuando fui nombrado Consejero de Cultura y Deporte en el primer gobierno autónomo de Asturias, el Presidente Rafael Fernández me aconsejó que hiciera una declaración notarial de bienes. En 1983, con mi toma de posesión como Alcalde de Oviedo volví a hacerlo. A partir de 1985 la Ley de Bases de Régimen Local estableció un registro de bienes e intereses con el que lógicamente cumplí en los tres mandatos corporativos municipales a los que pertenecí.

Ahora, sin que mi actual condición de europarlamentario imponga obligación alguna en ese sentido, entiendo, no obstante, que la representación de los ciudadanos y la gravedad de sucesos lamentables que afectan a la limpieza de la vida pública, incompatibles con mi modo de entender la política y el servicio a los ciudadanos, imponen moralmente que los electores conozcan si lo quieren el patrimonio de sus elegidos. Va, pues, aquí una breve nota del patrimonio que tenía en el ejercicio fiscal que coincidía con mi presentación a las elecciones al Parlamento Europeo en el año 2.004. Sucesivamente iré ofreciendo en esta página los datos pertinentes.

Bienes inmuebles:

-piso en calle Duque de Sesto de Madrid por valor catastral de 601.012,10 €

- 50% : Vivienda calle Cervantes de Oviedo, 53.019,27 €;
- 50% despacho calle Cervantes, 27.658 €;
- 50% Casa y finca en Concejo de Castropol, 51.086,03 €;
- 50% piso en Marqués de Santa Cruz de Oviedo, 79.183,35 €;
- 50% plazas de garaje en Cervantes (13.008,09 €) y Cabo Noval (11.419,23 €) y trastero por 481,24 €.

Fondo de pensiones: 80.246,54 €.

Capital mobiliario:

-Autopistas del Atlántico: 6.428,80 €.
-Autopistas de Navarra: 6.422,00 €.
-Inversiones Herrero: 14.070,09 €.
-Metrovacesa: 15.999,6 €.
-Herrero Crecimiento: 5.304,51 €.
-Los Pilares (Club de Tenis de Oviedo):205,14 €.

- Deudas deducibles 84.322,04 €.

- Ingresos brutos profesionales privados(2003, año anterior a elección diputado europeo): 163.307,16 €.

Evo Morales


Me conmovió la visita que hizo Evo Morales, presidente de Bolivia,el 15 de mayo al Parlamento Europeo en sesión solemne. Los países de toda América (destacaría el discurso de Ricardo Lagos como el mejor que he presenciado en esta cámara) y la zona del Mediterráneo (ayer mismo presencié el discurso de Mahmud Abbas y tuve oportunidad de almorzar con él como miembro de la delegación para Palestina) se vuelven hacia Europa pidiendo comprensión a su situación, apoyo moral y ayuda financiera. Bolivia es el segundo país más pobre de América Latina, tras Haití, y un 60% de la población boliviana está por debajo de la pobreza. Las necesidades son urgentes. El diálogo no se puede interrumpir. Y sobre todo no podemos volverles la espalda como hicieron los miembros del PP con Evo Morales ausentándose del pleno cuando Evo empezó a hablar.

lunes, 15 de mayo de 2006

Arboricidas

El gentilicio “carbayón” es más popular, desde hace siglo y medio, que el ortodoxo de “ovetense”. Y es que el arboricidio de una pieza emblemática, en el comienzo de la actual calle Uría, todavía duele en la entraña de la ciudad. La decisión fue de una Corporación decimonónica, dividida, obnubilada por el progreso urbanístico. El Alcalde de entonces tuvo el gesto de votar en contra pero se quedó en minoría. Todo fueron luego versos y lamentaciones hasta la placa que hoy entierra las raíces muertas.

En el XXI el que va para arboricida mayor del Reino es Ruiz Gallardón que, con el soterramiento de la M-30, está realizando una auténtica depredación ambiental. La preocupación por las disposiciones conservacionistas burladas ha llevado al Parlamento Europeo a enviar una inspección. La misma Presidenta de la Comunidad Autónoma, Esperanza Aguirre, ha reconocido que es, en efecto, un asunto de alcance europeo y ha pedido al alcalde madrileño que retrase la tala de determinados árboles hasta después de las elecciones. La Baronesa Thyssen avisa que el hacha de don Alberto es una traición a su Museo y que piensa encadenarse a uno de los magníficos ejemplares que plantó Carlos III.

El Ayuntamiento de la capital ha sido cazado en falta por no presentar los proyectos de impacto en la Comisión Europea. Es la actuación prepotente de quien se cree sobrado de votos.

Los expedientes de los árboles y de la M-30 se verán pronto en Bruselas, aunque quizá demasiado tarde para salvar el Madrid de Carlos III, el Rey Alcalde. Ahora apunta el Alcalde-faraón.

jueves, 11 de mayo de 2006

Conferencia sobre inmigración

CAMPUS DE ORENSE DE LA UNIVERSIDAD DE VIGO 11/06/2006

Gracias, Yago Fariñas, compañero abogado y animador de estas jornadas europeístas.
Gracias, Pepe Armas, del “Aula Joven de la Universidad de Oviedo, por tus palabras y por el gesto de haber venido, con Juan Luis…, desde nuestra ciudad común para intervenir en este acto.

Acto que me resulta especialmente entrañable pues no puedo olvidar que Orense se vincula para mí enseguida al Padre Feijoo, la cabeza más preclara de su tiempo que desde su celda ovetense fue la máxima plasmación española de la Ilustración, de la Cultura y del Progreso. Oviedo y Orense estamos unidos en Feijoo y en estas aulas universitarias debe reivindicarse esa relación que veo muy estrecha entre vosotros, estudiantes de ambas ciudades.
Mis compañeros eurodiputados Antolín Sánchez Presedo y Rosa Miguélez, a los que tanto quiero, os han dado esta tarde una visión de varios aspectos de la política europea que me han servido a mí también por su claridad. Centrémonos ahora en la inmigración.
La inmigración es, sin duda, uno de los grandes retos a los que se enfrenta Europa, sino el mayor.

Los magrebíes que llegaban a Francia y Alemania como trabajadores temporales fueron convirtiéndose en residentes permanentes. Como dice la famosa frase "buscábamos trabajadores y nos encontramos con personas". En España hemos pasado de ser un país emisor a ser un país receptor de emigrantes. No se pueden, por tanto, disociar las políticas de gestión de la inmigración de las políticas de integración.
Hace unos días leía “La invención del Quijote” de Francisco Ayala que les recomiendo vivamente. Es un libro reeditado a caballo de dos centenarios, el cuarto del Quijote y el primero de Paco Ayala, su autor. Además del estudio cervantino, central en el libro, Ayala se extiende en dos breves relatos referidos a la emigración española a Europa de los primeros sesenta, cuando él exilado se encuentra en Alemania con unos jóvenes compatriotas. El contraste de aquella España del exilio con la de la emigración está en uno de los relatos magníficamente reflejada y, como digo, os la recomiendo.

Aquí y ahora el problema de la emigración ha cambiado completamente en tan pocos años. Estamos siendo testigos de diferentes oleadas de inmigrantes ilegales en las costas españolas. Las pateras de africanos llegan sin cesar a las costas canarias y andaluzas. En Italia y Malta se producen también desembarcos ilegales masivos. Otros africanos se deciden por entrar por la puerta de atrás: cruzan los Balcanes y entran a pie por los antiguos países del Este. Por esa ruta entran también miles de europeos que todavía no son ciudadanos de la Unión Europea.
Las mafias que trafican con la necesidad dejan en las islas de Malta, en Lampedusa…a muchos seres humanos y les dicen “¡Ya estais en Europa, ahora a correr hacia arriba, hasta el Norte!”. Es un drama impresionante el que se está viviendo.


Dentro de unos días vamos a contemplar con gran expectación el Mundial de Fútbol de Alemania. A la vez que se han construido o rehecho Estadios de Fútbol, acondicionándolos para el gran acontecimiento deportivo, se han levantado centros de prostitución masiva, que son centros de explotación de muchas de esas mujeres del Este.El que fuera hasta hace unos días Comisario de Derechos Humnanos del Consejo de Europa, Álvaro Gil Robles, nos contaba en sede parlamentaria, cómo había sido informado de que en la frontera europea se subastaban mujeres. Debemos reflexionar sobre las contradicciones europeas, sobre las contradicciones de nuestra sociedad.En ninguna parte como en Europa hay un nivel de vida, un nivel de democracia; es el único gran espacio del mundo con abolición en todos los países que la forman de la pena de muerte, pero a la vez pasa lo que está pasando. Y esa superexplotación está unida al fenómeno migratorio.
En Bruselas, también se están viviendo muchos otros aspectos de ese gran drama humanitario. Desde la Comisión, el vicepresidente Franco Frattini, "ministro" europeo de justicia e interior, declaró que "España debe ser ayudada. Ningún país europeo puede afrontar la inmigración por sí solo", en respuesta a la carta de petición de ayuda a la Unión Europea escrita por el ministro Moratinos sobre la situación vivida en Ceuta y Melilla.

Una misión de expertos de su equipo visitó la zona para acelerar el acuerdo de readmisión con Marruecos de las personas que cruzan la frontera.

Igualmente, una delegación de parlamentarios europeos, entre los que me encontraba, visitó Ceuta y Melilla para hacer eco de la crisis que se está viviendo e implicar a la ciudadanía europea que representan. Lo que viví en esa experiencia será para siempre inolvidable.

Es bien sabido que la Unión Europea tiene escasas competencias que ahora se abren en este ámbito: política de visados, negociación con los países de origen, tránsito de los inmigrantes y ayudas puntuales para atender situaciones de urgencia humanitaria.

Unida a esta falta de competencias se encuentra la escasez de recursos financieros. Cuando en el año 1999 se negociaron en Berlín las perspectivas financieras para el período 2000-2006, el gobierno español de entonces, del Partido Popular, tenía otras preocupaciones: fondos estructurales, fondo de cohesión y políticas agrícola y pesquera. La inmigración ilegal, aunque ya apreciable, no preocupaba entonces. Incluso, cuando el gobierno alemán pidió ayudas para atender a la masa de refugiados procedente de Yugoslavia, los restantes Estados, incluida España, se encogieron de hombros y dejaron que Alemania se enfrentara por sí sola con el problema.

Para las perspectivas financieras 2007-2013, el gobierno de Rodríguez Zapatero colocó las políticas de inmigración en un lugar prioritario y el resultado de esa negociación ha sido la incorporación de nuevas partidas presupuestarias destinadas a financiar políticas de inmigración. Hay ahora una ficha financiera de casi seis mil millones de euros para cubrir diferentes conceptos, como un Fondo europeo para los refugiados, un Fondo para proteger las fronteras exteriores de la Unión, un Fondo para la integración de nacionales de terceros países y un Fondo para la devolución de inmigrantes a sus países de origen. Existen, además, otros instrumentos que pueden ser utilizados para el control de la inmigración, como el programa FONTEX sobre sistemas de información y una Agencia europea para la gestión de la cooperación operativa en las fronteras exteriores de la Unión.

Las cantidades previstas pueden parecer insuficientes para cubrir las políticas de inmigración en el conjunto de la Unión durante siete años, pero suponen un paso de gigante desde la situación actual. El gobierno español está llevando a cabo un esfuerzo considerable para aumentar los recursos y los instrumentos necesarios para el desarrollo de esta política en el seno de la Unión. Lamentablemente, al no preverse en 1999 fondos para estas políticas para el periodo 2000-2006, la Unión Europea carece hoy de medios eficaces para sostenerlas. La Comisión, aún así, ha colaborado con el gobierno español en el cierre de la frontera marítima del norte de África y ha aportado alguna ayuda para la inmigración desde Mauritania. Pero estos fondos son insuficientes, lo que hace que, al menos durante el año 2006, el gobierno español tenga que cargar con los costes principales de las operaciones de control y acogida de inmigrantes.

El Parlamento Europeo va a aumentar sus poderes en este campo. Las políticas de asilo pasan a ser materia de codecisión, esto es, la posición del Parlamento será tan importante como la de los estados reunidos en el Consejo. Se aprobó recientemente el último informe que era una mera recomendación en este campo pero que estableció una línea garantista en materia de derechos humanos. Se rechazó el principio del "país superseguro" que pretende que se pueda denegar automáticamente la solicitud de asilo según el país del que provenga, pues la legislación internacional, el Convenio de Ginebra, establece que se deben estudiar las solicitudes de forma individualizada. El Parlamento asimismo estableció que los centros de internamiento para inmigrantes deben ser un último recurso.

Más recientemente se ha aprobado también el informe de la diputada alemana Ewa Klamt, del PPE, para establecer las líneas principales (libro verde) de la emigración económica en Europa. Entre otras cosas, se trató la posibilidad de una "tarjeta verde" (un visado de búsqueda de empleo) para intentar evitar que Europa se convierta en una fortaleza y para que el mercado de trabajo contribuya al máximo a establecer cuántos inmigrantes puede acoger nuestro sistema económico y social.

En el nuevo informe sobre una directiva del retorno destacan varios puntos conflictivos entre los diferentes grupos políticos y los países más sensibilizados con los problemas de la gestión de los flujos migratorios:

-Algunos creen que las zonas de tránsito, zonas por donde llega un gran número de nacionales de terceros países, deberían estar incluidas dentro del campo de aplicación de la directiva.

-El retorno para algunos debería ser sólo hacia los países de origen o un país de tránsito que aplique los acuerdos Schengen (como Noruega o Suiza, esto es, países europeos). Otras veces se propone (como en el informe Kudryscka sobre la financiación de los programas destinados a la inmigración en el marco financiero para los años 2007-2013) que se gestione el retorno hasta el lugar de origen, lo que implicaría la gestión europea del desplazamiento hasta lugares recónditos. Otros piensan que sería suficiente con ofrecer los medios para volver a sus domicilios desde la frontera de su propio país.

-El proyecto plantea que el retorno se dividiría en voluntario y forzoso en la directiva. Sería la consecuencia de dos decisiones judiciales distintas: una decisión de retorno y otra de alejamiento, que tendrían un tiempo entre sí suficiente para facilitar los recursos y el posible retorno voluntario.

-Se protegería en todo caso a los menores no acompañados y a las personas gravemente enfermas que no podrían ser expulsados.

-Existe una polémica en este informe como en otros (en el informe Kudrycka) sobre los vuelos conjuntos. Los últimos datos de los que dispongo es que el coste de una expulsión es de unos 3.000 € de media. La administración española, una de las más cargadas en la gestión de la inmigración ilegal, intenta lógicamente reducir los costes mediante, por ejemplo, el uso de vuelos chárter organizados en los que se devuelven a un mismo país de origen a varias personas. Para algunos esto puede suponer una expulsión colectiva, que no es el caso en España pues el origen de las expulsiones son decisiones individuales. Algunos piden, asimismo, la presencia de ONGs en dichos vuelos para tener mayor seguridad de que se respetan los derechos de los emigrantes expulsados.

Los diferentes modelos de integración en Europa

La integración de los inmigrantes es considerada subjetiva por Joppke y Morawska (autores de "Towards Assimilation and Citizenship: Immigrants in Liberal Nations-States") pues se basa en la idea subjetiva de la existencia de una sociedad receptora integrada compuesta por ciudadanos que están a su vez integrados y que forman un todo.

Para Guild (autora de "International Migration and Security: Opportunities and Challenges") existe una relación entre integración y pobreza. Generalmente no afecta el posible fracaso de la integración a los inmigrantes que no piden al estado ventajas en forma alguna, tales como subvenciones personales o familiares. Así, el estatus económico es un factor determinante a la hora de establecer quién debe someterse a programas de integración obligatorios.

Los modelos de integración se suelen dividir en tres tipos:

a. El multicultural, basado en el respeto y protección de la diversidad cultural y que tiene como objetivo el garantizar la identidad de la comunidad de inmigrantes. Es el modelo establecido tradicionalmente en Holanda y Suecia.
b. La asimilación, se basa en la igualdad, pero sólo para los que tienen la categoría de ciudadanos y pretende la asimilación del extranjero en los valores tradicionales nacionales dominantes y la supuesta identidad común. Francia es el paradigma de este modelo.
c. El de la separación o la exclusión, que se caracteriza por una legislación migratoria restrictiva. Se pretende el mantenimiento del carácter temporal de los inmigrantes. Ejemplos son en este modelo Alemania o Suiza.

Algunos países no tienen todavía una política de integración a nivel nacional. Para el profesor Carrera, España, que ha estado elaborando un marco de integración de inmigrantes desde las elecciones de 2004, espera tener por primera vez una estrategia de integración para este año 2006. Las Comunidades Autónomas detentan las principales competencias en este campo. Diferentes "planes de integración" han sido desarrollados por Cataluña, Madrid y Andalucía, con numerosa población inmigrante. Desde 2001 han aplicado los planes de integración con el objetivo de promocionar la igualdad de trato, el respeto por el interculturalismo y la no discriminación y la protección de la pluralidad cultural. Estos planes prevén orientación y asesoramiento jurídico, educación, cursos de idiomas, al igual que apoyo por los servicios sociales para los inmigrantes.

Existe, pues, una tendencia hacia la concepción de la integración como una obligación del inmigrante para estar incluido y tener acceso a los diferentes servicios sociales. Alemania, Holanda, Austria, Dinamarca y Bélgica (Flandes) han introducido programas obligatorios de integración. Francia y Bélgica (Walonia) aplican programas de integración voluntarios. Sin embargo, Francia está desarrollando un "contrato de integración", cuyo incumplimiento puede poner en peligro la concesión del status de residente permanente. Para Brubaker la integración actual esconde los antiguos modelos de asimilación, incorporación o aculturación. Para el mismo autor, el caso holandés ejemplifica una vuelta a la asimilación, pues en el proyecto de ley aprobado por el Parlamento Holandés el 22 de marzo de 2005 se establece la realización de exámenes en los lugares de origen para seleccionar a los inmigrantes que mejor se puedan adaptar a las sociedades receptoras.

El modelo británico, modificado por ley de Nacionalidad, Inmigración y Asilo de 2002 que entró en vigor en noviembre de 2005, también recoge el requisito para la nacionalización de tener "un conocimiento suficiente sobre la vida en el Reino Unido".

viernes, 5 de mayo de 2006

Simios

En una escena de “La ciudad frente a mí”, Paul Newman asesora sobre la repercusión fiscal de una donación a la Sociedad Protectora de Animales. En la España de los cincuenta resultaba chocante. En cambio, ahora y aquí, en Bruselas, la mayoría de mis colegas apoya causas de ese tipo. Por eso debería ser visto como normal que una representante en Cortes, que ha probado su firme compromiso medioambiental en su paso por Sanidad, la Junta General del Principado e Infraestructuras, haya sentido curiosidad por una exposición sobre libertad de los simios. Y es que la supervivencia de los primates y otras especies corresponde al equilibrio de los bosques, a la superación del efecto invernadero y, en general, a una naturaleza con la que el ser humano debería reconciliarse. Sin embargo, en España, todavía resulta risible atacar a quien escucha aunque, en ocasiones, deban oírse opiniones excesivas que el tiempo y el contraste terminan orientando.

Además, la tendencia a ridiculizar el respeto por los animales se ensaña especialmente con las mujeres. Muchas perversidades son parejas a determinado enfoque machista. Los mozalbetes que en fiestas de algún pueblo hispano lanzan cabras desde el campanario tienen comportamiento incívico que nos deja bien malparados como país. Se alegaba que los ingleses practicaban la “caza del zorro” de ahí el valor del Gobierno británico para prohibirla.

Jane Goodall, que ha captado el lenguaje de los orangutanes, y el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) han sido premiados con el Príncipe de Asturias. En la región hemos conocido a los admirables García-Dory, Jarero, Noval, Junco, ANA, FAPAS, Fundación OSO... En Oviedo hubo concejales de los que recuerdo sus desvelos por la protección de fauna y flora: Antonio Simón, Ignacio S. Posada, Carlos F. Llaneza… A la vez, lamento que un edil que llamaba despectivamente “amazona” a la diputada ahora zaherida- y entonces herida en un grave accidente montando a caballo-, se convirtió, como otros varios, en mozo de cuadra hípica al servicio de adulaciones inimaginables.

Y es que en este asunto del amor –y del desamor- a los animales hay de todo.

Bruselas está, parece, con el futuro.

Intervención de Antonio Masip en la cumbre europea de Ministros del Interior en Viena

Sr. Frattini, Vicepresidente de la Comisión Europea, Sr. De Vrjies.

Gracias, Sr. Presidente

Gracias, amigo Costa, Vicepresidente del Gobierno de Portugal. En el Parlamento Europeo se sigue recordando con verdadero afecto al Presidente de esta sesión, que ha sido compañero y Vicepresidente nuestro en esta misma legislatura en el PE.

Gracias Sra. Ministra del Interior de Austria por su convocatoria, aquí en el Palacio de Hofburg, que está siendo un verdadero éxito por el espíritu de cooperación de los Ministros y Secretarios de Estado de la Unión Europea y también de nuestros amigos y aliados de otros países europeos vecinos y los de la otra orilla del mar común Mediterráneo; amistad imprescindible entre todos en la que tanto insiste el Presidente de la Eurocámara, José Borrell; todos cada vez más amigos y aliados en nuestros objetivos de libertad y seguridad como hemos comprobado en las intervenciones de ayer y de esta mañana. Ahí está la ambiciosa “Alianza de Civilizaciones”, patrocinada también por la Secretaría General de las Naciones Unidas.

El Parlamento Europeo, con la unanimidad expresada de forma inmediata en Bruselas por todos los líderes de los grupos políticos está viendo con verdadera esperanza y prudencia el proceso de paz iniciado en España con el alto al fuego de la única organización terrorista de relativa envergadura que queda en el interior de Europa. También el Comité de las Regiones se ha unido explícitamente a ese sentimiento.


Los parlamentarios de todos los países tenemos que unirnos a todos ustedes, garantes activos de nuestra seguridad, de nuestras libertades, y debemos hacerlo sin mácula de partidismo, con verdadera unidad cívica y política.

Si sostuvimos siempre que el reto de la lucha contra el terrorismo exigía una estrategia global que elimine el caldo de cultivo de esta plaga, ahora que se vislumbran pasos que pueden ser definitivos en esa lucha que ha sido para muchos heroica, hemos de estar juntos ante todos los avatares que surjan todavía. La experiencia de unidad y colaboración, de confianza en definitiva en nosotros mismos y en nuestros valores democráticos, nos ha de servir para fortalecer también la lucha contra otros terrorismos y amenazas que están en la mente de todos.

Una admirable diputada europea, víctima del cruel terrorismo tuvo recientemente unas declaraciones ejemplares con las que yo, que estaba a su lado en aquel instante, quedé emocionado: “Las víctimas no queremos que otros sufran lo que hemos sufrido. Las víctimas no seremos nunca un obstáculo para la paz sino un aliciente para conseguirla”

Saludamos, pues, desde el Parlamento, los esfuerzos que contra el terrorismo hacen ustedes. Traslademos a nuestros ciudadanos, a nuestros representados, que ese reto continúa en este complejo proceso de paz interior. De este proceso también hemos de sacar conclusiones que como la Declaración de Viena han de difundirse. Esas conclusiones son también nuestras. Todos debemos ser fieles al espíritu de esta magnífica mañana vienesa.

martes, 2 de mayo de 2006

La CIA

En el tardofranquismo, muchos que no estábamos con el Partido Comunista fuimos por éste tachados de "agentes de la CIA". Era una calumnia sistemática de la que no puedo olvidarme cuando ahora resulta que soy miembro de la llamada "Comisión temporal del supuesto uso de países europeos por la CIA para el transporte y detención ilegal de prisioneros".

El ponente de la Comisión, Claudio Fava, acaba de hacer público su informe de "mitad de mandato" dando cuenta de lo actuado y apuntando algunas responsabilidades. Los resultados, aunque se intuían, están siendo terribles: los secuestros de, al menos, cuatro ciudadanos europeos y la maniobra para trasladar desde Bosnia a Guantánamo a otros seis, están probados y son espeluznantes.

El expediente afecta a cientos de vuelos contratados por la CIA con compañías privadas que se acogían a acuerdos internacionales de transporte para evitar inspecciones en sus escalas europeas. España sale bien parada. No hay ningún secuestrado hasta el momento que haya pasado por suelo español e incluso la guardia civil es, a juicio de Fava, la única policía europea que exigió documentación complementaria a algunas tripulaciones. No obstante, las investigaciones realizadas por el Diario de Mallorca, que pertenece como La Nueva España a "Prensa Ibérica", merecen una profunda reflexión sobre una reglamentación aérea que permite una interpretación torticera de la misma y que acaba suponiendo una violación insoportable de los derechos humanos. El periodista Matías Vallés que ha comparecido, aquí en Bruselas, ha merecido por sus artículos el prestigioso Premio Ortega y Gasset.

El informe está sujeto a enmiendas y correcciones hasta el dictamen que concluya los trabajos a final de año. Con independencia de las responsabilidades concretas que ya se deducen para Italia, Alemania, Suecia y Bosnia, sería imprescindible poner punto final a estas prácticas siniestras de tortura y secuestro; también a la persecución religiosa que se aprecia en ciertos casos. Debemos presionar, además, para que, de una vez por todas, la comunidad internacional exija a los Estados Unidos el fin de la cárcel de Guantánamo y la libertad de tantos prisioneros que no están acusados de nada ante tribunal legítimo alguno.