sábado, 30 de noviembre de 2013

Gutapercha





Soy adicto a la Playa de las Catedrales, a la que hace algún tiempo acompañé a una misión europea, interesada por el proteccionismo de ese paradisíaco espacio.  Por otra parte, hace unos días recibí un magnífico reportaje fotográfico de mi amigo, compañero que fue en el Gobierno asturiano, Jesús Arango.

Quiso la casualidad que, mientras contemplaba las siluetas que insinúan la osamenta catedralicia, vacías de olas, en el chiringuito playero, con el café humeante, el mesero me deslizara un cotidiano local que suelo ojear de vez en cuando.  La primera página daba una foto enigmática: "El periodista de El Progreso José de Cora coló a España en el club Tjipetir Mistery al hallar en la playa sancibrense de Limosa una plancha de gutapercha, un tipo de goma parecida al caucho que se fabricó en la isla de Java desde mediados del siglo XIX hasta principios del XX. (...) el nombre de Tjipetir lo llevó a (...) desentrañar el misterio que rodea la aparición de estas placas.  Hasta ayer mismo, habían aparecido 50 ejemplares en Francia,  Alemania, Holanda e Inglaterra, pero no en España.  De hecho, (...) un oceanógrafo inglés recalcó la importancia del hallazgo".

La palabra y el material no son hogaño frecuentes, en efecto, pero yo ya los he citado en alguno de mis libros, al tomar la descripción del sofá de Ramón Pérez de Ayala, que acompañaba sus pensamientos y escritos en la aldea vacacional. Y antes, supe de otro asiento de grandes orejeras, que contenía los sueños de Anita Ozores, la Regenta de Clarín. Y también, gracias a Google, sé que otros narradores utilizan "gutapercha", tal la Pardo Bazán, Unamuno, Palacio Valdés y, considerándola menos confortable, Galdós.

Y si está en Clarín, Pérez de Ayala, Palacio Valdés, no podía faltar en el cuarto As de "La bien novelada", Dolores Medio, que del mueble pasa a utilizarlo en su función más modernizada de cubrición de cables telegráficos.

La exótica pieza apareció en la misma mariña lucense en que veo, encuadrada, la curiosa noticia.  Jamás hubiera dado importancia a este vocablo que yo mismo he utilizado con la simple-o, gran-trascendencia de que fue ayalino.  Ahora, sin embargo, se me entremezclan las rocas inertes de casual armonía con sillones en que se soñó nuestra mejor literatura, convertidos en arcaicos, escasos, casi inexistentes, piezas de colección.

Ojo: el periódico señala el siglo XIX y primera parte del XX, que la literatura parece corroborar, pero no tanto con ese límite, pues mi buen amigo Pepe Caballero Bonald en una de sus incursiones en la narrativa también utiliza gutapercha.

"Hallazgo”, sin duda, este de la pieza de gutapercha, traída por la marea, pero el
 mayor misterio se me hace cómo y con qué intermediaciones de comercio y fábrica llegaron las otras gutaperchas desde la remota isla de Java a la pluma de Clarín y del resto de la pandilla bien novelada.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Bismarck en el hemiciclo y La Regenta


El viejo parlamentarismo está desterrado de los debates en el hemiciclo. La limitación de las intervenciones a uno, dos o tres minutos evita la retórica hueca y los viejos recursos decimonónicos (a mí apenas tres veces en nueve años me concedieron cuatro minutos y hace poco excepcionales seis para presentar la ponencia de asilo). Si te pasas el Presidente de la sesión corta, inexorable, el micro y la interpretación simultánea. Gay Talese, en “El silencio del héroe”, describe al que durante años fue cronometrador boxístico en el Madison Square Garden, “tan imperturbable como su reloj”. El gong neoyorquino no permitía, en tiempos pre-electrónicos, un segundo de más; en Estrasburgo aparece una luz roja tras diez generosos segundos de supuesta tolerancia permisiva.

En ocasiones, pese al marco ambiental, se cuela algún ingenio de resabiado encanto. Sucedió, por ejemplo, hace tres meses, con la Cámara semivacía en la que yo estaba por mi interés en seguir un asunto de Derechos Humanos en país extracomunitario, tema para el que hay sesión específica la tarde del jueves de la semana mensual de Estrasburgo, mientras la mayoría vuela ya hacia su circunscripción. Presidía el manchego Miguel Ángel Martínez, que lo hace siempre con galanura característica; no en vano sus primeras armas oratorias, siendo joven socialista, fueron, en Toulouse, frente a Indalecio Prieto; ese sí que tribuno legendario de los que ya no hay ni se permiten.

En esa ocasión reciente que evoco, Miguel Ángel amparó, desde la dirección de estrados, en la que es muy escrupuloso con el reglamento, a una diputada, vejada porque en la bancada de la derecha la tildaron de “trotskista”, lo que para los ortodoxos del comunismo sigue siendo un insulto de difícil perdón. Yo ya me reía cuando Miguel Ángel, en un gesto de sus tradicionales reflejos, interrumpió al bávaro Herr Posselt, plúmbeo y sobrepasado en kilos donde los haya, comparando su exabrupto con que alguien le considerara “partidario de Bismarck”. Es un diputado que antes fue colaborador de otro no menos peculiar, "Otto de Habsburgo", nieto de Sisí y Francisco José, que firmaba artículos en ABC, el cotidiano español, como "Otto de Austria-Hungría”. Al oír Bismarck, Posselt saltó de nuevo con afectación inusitada: “¡Jamás encontrará en Baviera un partidario de Bismarck!”.

Mi risa era ya ostensible cuando mi compañero reconducía el abrupto debate utilizando la lengua alemana, una de las varias que bien domina, como deferencia para la distensión.

Curiosa esta aversión al forjador de la unidad del II Reich alemán, escuchada en un hemiciclo de tantos acentos pangermanos. Al término, le conté a Miguel Ángel, cómo el primer personaje que aparece en La Regenta es un monaguillo al que llaman Bismarck. Es apelativo que, casi seguro, tenía carácter peyorativo. Los vetustenses conocerían del periódico El Lábaro el icono encasquetado del Mariscal alemán que algún parecido debería tener con uno de los campaneros de nuestra Catedral.

En cualquier caso, está claro que al nuevo monaguillo o campanero de la Sra. Merkel, hija ella de un pastor eclesiástico, no le va el santón de la germanofilia, que asumiría, no obstante, Don Fermín de Pas/o de Cos, exponente, en la ficción y la realidad respectivamente, de una ortodoxia en la que ni luteranos ni los también herejes iconoclastas alcanzarían.

En fin, alguna vez merece que el debate margine la crisis y se evapore en digresión divertida, aunque hayamos sido solo catorce o quince los diputados oyentes en directo de las alusiones a Trotski y a Bismarck, que tanto escocieron.


lunes, 18 de noviembre de 2013

El Parador de Corias en el Financial Times

Spain’s Parador de Corias: simplicity for the soul
 
By Paul Richardson
 
A new hotel suggests Spain’s venerable heritage-rich chain is responding well to tough times
corridor at the Parador de Corias©Michelle Chaplow
A corridor at the Parador de Corias, the latest opening for the 85-year-old chain

Anyone who has travelled at all in Spain is likely to have come across a Parador de Turismo. For the greater part of a century these state-run establishments have been a guarantee of reliability for the traveller looking not for sol y playa but stone and plazas. The newest parador, in the wilds of south-western Asturias, both reminds us of the brand’s many virtues, and suggests it may be on the verge of a promising new era.

The Parador de Corias, which opened this summer, brings with it several agreeable surprises. First, the setting – a verdant, little-known and sparsely inhabited corner of northern Spain, where Asturias borders on Galicia and León. Second, the building itself, a former monastery whose enormous scale and austere architecture has led to it being known locally as the “El Escorial of Asturias”.

A third surprise is the restored building’s espousal of bare-walled minimalism, neutral colours, light-coloured wood and Scandinavian design – none of which have been typical of the chain hitherto. As I walked into my room I almost murmured, “Bravo.” I for one have always associated the paradors with heavyweight historicist decor, all pelmets and valances and repro Castilian furniture, but there was a simplicity and sobriety here that did my soul good.

Some of the Paradores de Turismo, especially the new-build ones such as Córdoba and Vielha, are dull and uninspiring. But the best of the grand historic properties in jaw-dropping locations are truly startling. Granada’s parador, for example, grants you the privilege of kipping down within the grounds of the Alhambra. The one in Úbeda occupies a palace on the town’s lovely Renaissance main square. Over the years I must have stayed at 20 or 30. At the mighty Hostal de los Reyes Católicos on Obradoiro Square in Santiago de Compostela, a 15th-century former hospital and one of the world’s most venerable hotels, I found it hard to sleep for the murmur of history all around me.
. . .
Map of Corias, Spain
Their story kicks off in 1928, when the Marquis of Vega-Inclán created the first Parador de Turismo in a former royal hunting lodge in the Gredos mountains. New properties followed in the 1930s but the chain’s era of greatest expansion came in the 1960s under the aegis of Franco’s tourist minister Manuel Fraga, who conceived the Paradores de Turismo as a mid- to high-end equivalent of the lowbrow coastal resorts.

During that decade, their number grew from 40 to 83 and there are now 94, accounting for more than 9,000 hotel beds. Of Spain’s 17 autonomous communities only the Balearic Islands are without one – though this will change with the eventual opening of the long-awaited, long-gestated Parador de Ibiza.

Apart from their popularity with foreign visitors – who make up about 75 per cent of clientele – they also play a role in the civic life of their home cities. The parador is where families go for coffee on a Sunday afternoon. It is where celebrities are accommodated, posh weddings held and visiting dignitaries accorded the pomp they expect.
Clogs©Michelle Chaplow

Clogs outside a bedroom

Latterly, however, the chain has weathered some rough seas. In 2011, the worst year in its history, Paradores de Turismo made a loss of €113m (compared with a €45m profit in 2004, the most successful year in recent memory). By last year, when the occupancy rate had slumped as low as 52 per cent, it was clear that painful changes would have to be made.
Twenty-seven establishments are now undergoing temporary closures of between 40 days and four months, while one (Puerto Lumbreras, in Murcia) has shut its doors definitively. Among other cuts, 350 jobs have been shed. Yet things are looking up, according to Angeles Alarcó, who joined as president and chief executive in March 2012. Falling demand from the domestic market was reversed in May this year, while this summer international arrivals grew about 2 per cent year-on-year.
Cloister at Parador de Corias©Michelle Chaplow

A cloister

As Alarcó admits, in recent years the company has tended to pursue a policy of “popularización” – essentially, lowering prices and standards – to the detriment of its own image. Her mission, she tells me, is to “sort out the properties we already have”. “We want to add value to the brand by spending our limited budget on refurbishing interiors, and improving important details like towels and bed linen, china, glassware and amenities. We are also updating our restaurant menus, because the paradors bring in as much money from gastronomy as they do from accommodation.”
Large-scale investment may have come to a pause but Paradores de Turismo is a tanker that takes a while to slow down. Among the projects that were already under way before the economic storm hit, only Corias has come through unscathed. Others still in the dry dock are Morella (Castellón), where work on the old Convent de Sant Francesc has ground to a halt, and Ibiza, where the reconstruction of a fortress at the top of Dalt Vila has been bedevilled for years by bureaucratic wrangling, most recently over archaeological remains discovered on the site. Alarcó says the problem is not within her remit, as Paradores de Turismo merely operates the hotels while the buildings are mostly owned by the state heritage body Patrimonio Nacional. “The project in Ibiza is stopped and we don’t know when it will get going again,” she says. “When work starts there won’t be much more to do, so it could open within a year.”
. . .
Parador de Corias restaurant©Michelle Chaplow

The restaurant

Given the sombre financial panorama, the idea of a new parador in a remote location with a restoration bill of €29m might seem unlikely. But such is the case of Corias. The new place is ambitious, not to say courageous. Its situation is perhaps the least accessible of any parador, if accessibility is measured in distance from the regional capital (85km to Oviedo) and kilometres of winding country road to the nearest motorway (94.7). Neither of which has prevented it enjoying immediate popularity. There may be a novelty factor: hotel director Carlos Martínez tells me about obsessives who have already stayed in the 93 other paradors and need this one to “collect the set”.
The truth is that Corias is a good example of what made paradors such a great idea in the first place. A building of splendour and importance has been rescued for the nation. And in a region whose economic base, coal-mining, is dying on its feet, a project like this can only be welcome.
Parador de Corias bar©Michelle Chaplow

The bar

As Alarcó suggests, when a parador opens, the effect on the local economy is palpable. “Having a parador puts its host town on the tourist map,” she says. “Whenever a parador has closed, however long ago, the mayor of the town is usually still begging to have it open again.” I met business owners in the small town of Cangas del Narcea, 2km down the road from Corias, who were already noting an influx of visitors. The tourist office said the number of callers had grown fivefold since the previous summer.

The deep-set windows of my vaulted room, a suite in all but name, looked out into lush woodlands and the fast-flowing river Narcea. The Monastery of St John the Baptist, founded by a pair of Asturian counts in 1022, is an imposing edifice, its four-square shape giving it the aspect of a fortress in rough white marble. The building is a lofty expression of Asturian art – especially in the monastery church, restored to its original combination of whitewash and stone lit up with gold leaf and polychrome, where a chapel contains the 12th-century Cristo de la Cantonada, a long-haired and gold-crowned Christ of exceptional beauty.
Given the scale of the building and the tight budgets, the less-is-more approach to interiors seems a cunning plan. In the library, Portuguese artist Rui Macedo has created an artwork around empty frames and bookshelves devoid of books, making a virtue out of necessity.
Parador de Corias chapel©Michelle Chaplow
A chapel in the hotel

As if to compensate for the general sobriety, there are clever touches I have not seen in other paradors: local references in the mine-themed bar and clogs outside each room; lamps with real candles in the cloister. There is an underground spa of impressive dimensions, and a restaurant offering Asturian dishes with a twist. The hotel even has its own archaeological site: in what was intended to be the car park, builders stumbled on a 10th-century basilica, the remains of which can now be reached by lift.

Beyond the parador, tourist attractions are few and far between. Cangas del Narcea has a winemaking tradition unique in this northerly province, and its new Museum of Wine is an attractive place to while away an hour before lunch at a local asador.

But where the Parador de Corias scores most highly is the access it affords to astounding landscapes – none more so than the deep green universe of Muniellos, where the largest extension of virgin oak forest in Europe is so rigorously protected that only 22 visitors per day are admitted. The Natural Park of Fuentes del Narcea, which covers much of the local area, is home to rare fauna including the Iberian wolf and brown bear.

Part of the paradors’ new message, says Alarcó, is that the cultural and natural context of a given property, with opportunities for everything from birdwatching to winetasting, is a vital aspect of the parador experience. When money is scarce, it makes sense to look for added value in what lies closest to hand.

sábado, 16 de noviembre de 2013

Mi pequeño Snowden


En el despacho que, durante años, abrimos en la gijonesa Avenida del Llano, Marcelino Arbesú y yo habíamos defendido a un grupo de trabajadores que montaban algo relacionado con la telefonía. Días después de aquella sentencia, o auto, que no recuerdo bien, nuestros clientes se presentaron con otro miembro del todavía clandestino CC.OO, que era un experto o analista, para explicarnos cómo habían detectado que nuestro teléfono fijo -no había otros aún- estaba pinchado sin autorización judicial por, supuestamente, la siniestra Brigada Político Social. Del que teníamos en Oviedo no supieron darnos cuenta cierta, pero como quiera había síntomas harto evidentes, me presenté al buen juez Jaime Barrio, de guardia semanal, que se tomó muy en serio mi denuncia, en la que la fiscalía apenas intervino luego, y hubo de archivarse.

Mi pequeño Snowden, dicho con el cariñoso diminutivo de estos pagos, pétit o little, era, como el tan perseguido Edward, que aún no había nacido, reservado, prudente, afable...Sabía que la traición podía costarle caro pero era muy fuerte su compromiso con la Libertad, creo recordar cercano a un partido minoritario de raíz marxista y aún leninista, PCTA, que lideraba un carismático José Manuel Álvarez, Pravia, que había pasado largo tiempo en la prisión de Carabanchel y del que no sé nada ahora.

Episodios de ese tenor y valor he conocido luego decenas. Y ya no fue solo que la sociedad intuyera, o supiera, lo que sucedía, sino que, a la simultánea, desesperaba la tolerancia y permisividad de no pocos con el fascio.

Ahora, con la crisis Snowden, hubo un instante que los gobiernos occidentales parecían ponerse de acuerdo para callar al filtrador impidiéndole viajar en lugar de reflexionar sobre el mal que se ponía en evidencia. El que se fuera sabiendo el control sobre la Presidenta brasileña, la empresa de petróleos y un largo etcétera, en el que figura la obsesión por el Papa Francisco y el secretismo del Cónclave, hasta llegar al móvil de mi denostada Merkel, ha hecho saltar la general alarma. Genial por surrealista me ha parecido la cita del General Alexandre sobre el policía Reynaud de la película Casablanca que se enteraba cínicamente de que se jugaba en el Bar de Rick o Bogart.

Mi compañero Claude Moraes, al que le he deseado la mejor suerte, estuvo, al frente de una delegación parlamentaria para recabar datos en Washington de cómo salir de este enojoso asunto. Porque también, en el colmo, los americanos manifestaron que no estaban afectados sus auténticos socios anglos blancos de Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido y Canadá. Audaz ha sido un diputado verde alemán que ha concertado, pendiente de garantías procesales, con Snowden su presencia este mismo mes en sede parlamentaria berlinesa.

No sé qué habrá sido del generoso pequeño Snowden gijonés que conocí, bien creía
ingenuamente que en Libertad no proliferarían casos semejantes.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

De Málaga a Madrid junto a Chucho Valdés




Entre Málaga y Madrid viajé ayer tras Chucho Valdés, en la cabina business de Iberia.

Ya lo había visto en el check-in donde era apreciable que se le reconocía por pasajeros y personal del aeropuerto.

Es grandón,vestido con muchos colores y una gorra elegante y azul que lleva al revés;montura de gafas ahumadas un tanto sicodélica. No habló palabra con su mujer durante el trayecto pero cuando nos disponíamos a aterrizar,se quitó la gorra e hizo cinco veces la cristiana señal de la cruz.No habíamos tampoco hablado pero se despidió de mí,volviéndose hacia atrás, con un gesto de inclinación de cabeza, consciente de que lo había reconocido, mientras se perdía en el finger.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Javier Fernández en estado puro


 



La Nueva España 11/ 11/ 2013

Hace un par de años escribí, aquí mismo, "Javier sin rodeos", sobre lo mucho que tardé en conocer y valorar a Javier Fernández. Sabía ya que Javier, en cualquier momento, sería estimado en toda España. Eso se produjo en la conferencia política de este fin de semana, con un discurso que fue, para mí, el mejor que escuché, donde demostró que sobresalía por encima de todos los liderazgos regionales y aun de los nacionales históricos. Sus palabras fueron el genuino eco de la sinceridad y la cohesión que estábamos deseosos de oír, y los asistentes así lo expresaron con acogida calurosa. Fue el mensaje del liderazgo y del compromiso que Felipe González desarrolla en su último libro, para mí el más logrado intelectualmente. Javier me recordó un instante el gran discurso que pronunció Obama, cuatro años antes de ser presidente, presentando al candidato Kerry. Premonitorio también, pues Javier puede ser nuestra mejor opción nacional, si supera, por qué no decirlo, algunas timideces y rigideces muy suyas.

Y tal como me planteaba, si los asistentes a la conferencia le vimos como el mejor, los que así pensamos hemos de plantearnos también seriamente que los medios a la mañana siguiente no lo resaltaban con ese énfasis y optaban por eclipses menos trascendentes u otros detalles de clara mediocridad, con cierta imposibilidad para ver el bosque ante tanto árbol próximo y mediático.
Javier, en estado puro, sin rodeos, es nuestra mejor baza de cohesión y futuro.

¿Me paso por localista? Como lo publico sinceramente y siempre me he mantenido a calculada distancia, con perspectiva se podrá juzgar mi diagnostico y/o mi pronóstico.

sábado, 9 de noviembre de 2013

Río Mándeo



."..el campo de Zaatari  tiene en su entrada un decálogo de prioridades, cuyo primer punto es el agua y el segundo, también el agua..." D. López Garrido


Tras una visita a los campos sirios de refugiados, mi colaborador bruselense, Pablo Sánchez, con el que he escrito al alimón "Europeos Pero Incorrectos", me contó que se había topado con una comunidad o secta que seguía a San Juan Bautista, al margen de la Iglesia católica. Luego algo parecido le oí al buen diputado portugués Rui Tavares, a su vuelta de Irak y otros países mesopotámicos.

Esas comunicaciones estaban espectrales, heladas en mi magín, cuando leo en este periódico que Don Enrique López Fernández, canónigo de nuestro Cabildo catedral ovetense, vinculado además a mis muy queridos términos de Cibuyo y Sograndio, es especialista en el estudio de los mándeos, precisamente esos declarados seguidores de El Bautista. En efecto, su magnífico libro, "Escritos mándeos", de la Editorial B.A.C.,me ha ilustrado grandemente sobre esta sorprendente comunidad de cuya existencia antes nada sabía. En ochocientas densas páginas, el sabio canónigo nos ofrece un panorama muy interesante de esa secta, que resiste en unas treinta mil personas pasado el tiempo, las migraciones y la modernidad.

Los mándeos para sí mismos son gnósticos, o que saben conocimientos ocultos con efectos de salvación, y han filosofado, en muchos textos complejos, sobre materias religiosas, si bien está muy en cuestión su carácter de sucesores de San Juan, autoafirmación quizá más oportunista que auténtica.

Observando el ejemplar del libro sobre mi mesa de trabajo de Brubru, Antolín Sánchez Presedo, me advierte que uno de los ríos de Betanzos, donde fue Alcalde, se llama Mandeo. Es río que está en "La Saga Fuga de JB". Su autor, Torrente Ballester, me dijo, al firmarme su dedicatoria, que era la obra de la que se sentía más satisfecho. Esa conversación fue mientras buscábamos la casa de Don Gonzalo y su familia de los años 27/28 en las inmediaciones de la ovetense San Julián de los Prados, en el Santullano de Gil Blas.

Don Gonzalo atribuye a los ríos brigantinos facultad rupturista con la observación presocrática y científica de Heráclito acerca de la imposibilidad de bañarse dos veces con el mismo agua, que también Ángel González, nuestro poeta, excepcionaba universalmente para los muy pobres.

Hay muchas hipótesis sobre el origen del topónimo fluvial mandeo, ninguna referida a la secta mándea, salvo la supuesta creencia antigua de que por las inmediaciones habría viajado la Sagrada Familia. Y, ya saben, el Nuevo Testamento, atribuye a Juan, parentesco, como hijo de Zacarías e Isabel, prima de la Virgen María, con Jesús de Nazaret, que se habría bañado bautismalmente en el Jordán, que no en el Mandeo.

Los mándeos tienen el matrimonio como obligatorio y son tolerantes con la poligamia.

Con independencia de posiciones, dignas del amplio y admirable estudio de Don Enrique, los mándeos de hoy sufren penurias terribles en los campos de refugiados como de forma espeluznante ha descrito Diego López Garrido tras una reciente visita de las Naciones Unidas.

La leyenda del Mandeo que conocieron Torrente y Sánchez Presedo consideraba que el río no devolvía cadáveres, tragados por las lampreas; a los mándeos mesopotámicos hogaño los extermina el genocidio de uno de los lugares más álgidos en la confluencia del odio y la miseria jamás conocidos.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Encuentro con militantes, simpatizantes y colectivos ayer en la AMSO


Carta al presidente de Renault


Carta al presidente de Renault

 Francia


Sr.Presidente:

Por el periódico El País en su edición de ayer domingo me entero de que el torturador, que reclama una juez argentina, González Pacheco, conocido con el alias de Billy El Niño, fue jefe de seguridad de esa empresa, imagino que en su filial española. Es un dato que me interesa confirmar y que difundiré a mis electores,además de obtener las conclusiones personales que proceda.

Mucho le agradecería me informase de lo que le pido así como si Renault conocía la trayectoria criminal de ese sujeto cuyas torturas son en mi país lo que se llama secreto a voces.

jueves, 7 de noviembre de 2013

“La dirección de Tenneco incumple la normativa europea”



ENTREVISTA EN ASTURIAS DIARIO

Antonio Masip no piensa en la jubilación. Tras recibir al comité de empresa de Tenneco e implicar al comisario Antonio Tajani en la defensa de la fábrica gijonesa, el eurodiputado piensa ya en las elecciones al Parlamento Europeo que se celebrarán en mayo. El veterano político socialista se ve con renovadas fuerzas para mantener su escaño, si el PSOE vuelve a confiar en él.

.-¿Qué puede hacer la UE por los trabajadores de Tenneco?
 
Defender y garantizar sus derechos. Puede que no logre frenar el cierre, pero sí hacer pagar a la empresa por incumplir la normativa comunitaria. 
 
.-Por ahora, el comisario de Industria, Antonio Tajani, está muy implicado.
 
El pilar de Europa es su industria, y se está diluyendo. Tajani está harto de las deslocalizaciones, y por eso se ha implicado en este caso, que puede ser un ejemplo para otras multinacionales.
 
.-La empresa niega que quiera llevar la planta a Rusia.
 
Ahora plantea abrir en Polonia, pero es solo un paso previo, un engaño para ingenuos. El cierre no tiene motivos económicos, sino organizativos, como ha reconocido la dirección. Quieren llevarse el conocimiento desarrollado en Gijón a un país donde les resulte más barato producir. Eso es un expolio.
 
.-¿Qué normativa ha incumplido Tenneco?
 
Los trabajadores tienen derecho a designar a un perito externo, que debe pagar la empresa, para hacer un informe sobre el cierre. Tenneco se niega, lo que vulnera las leyes de la UE.
 
.-Usted ha afirmado que el caso podría dificultar el acuerdo de libre comercio entre EEUU y la UE.
 
No podemos permanecer impasibles ante el engaño de una empresa norteamericana. Los trabajadores, apoyados por todos los políticos, deben defender el caso en Bruselas, y también en Estados Unidos. 
 
.-No solo es un problema de España. Tenneco tiene otra planta en Bélgica.
 
Un eurodiputado belga, me comunicó esta semana que el cierre de esa fábrica se había solucionado. No habrá deslocalización. Supone una esperanza para la planta gijonesa.
 
.-Desde la anulación del ‘tax lease’, sólo llegan malas noticias procedentes de la Unión Europea.
 
La devolución de las ayudas obedece a un error en la normativa española que facilitó los incentivos, pero las consecuencias se han suavizado. Los astilleros de Navia y Figueras no tendrán que devolver ayudas. 
 
.-Ese ‘error’, costará al sector naval 126 millones de euros.
 
El gobierno español pasa de puntillas por los planes industriales. Y esa falta de compromiso tiene, a veces, estas consecuencias. 
 
.-¿Cree que España tendrá que acabar devolviendo la recaudación del ‘céntimo sanitario’?
 
En todo caso debería hacerlo el Estado, no las comunidades. Pero no creo que se llegue a ese extremo.
 
.-En su opinión, ¿España tiene argumentos para defender ese impuesto?
 
No hay sentencia firme, y por tanto, están abiertas varias posibilidades. El abogado general del Tribunal de Justicia es solo un magistrado más, que emite dictámenes según su criterio, aunque en la mayoría de los casos, es el que prevalece.
 
.-¿Las comunidades podrán seguir cobrando el ‘céntimo’?
 
La normativa fue modificada a principios de año, para que encaje con las leyes europeas. Si se hubiese hecho antes, nos habríamos ahorrado estos problemas. 
 
.-Estas decisiones, contrarias a los intereses españoles, ¿perjudican a la imagen de la UE?
 
Los ciudadanos no siempre entienden las decisiones que toman los tribunales. Lo mismo ocurre en España con el Tribunal Supremo.
 
.-O con la ‘doctrina Parot’.
 
A pesar del lacerante dolor que supuso esa decisión para las víctimas, y de ser una bofetada a todos los demócratas, la base de la sentencia es obvia. No se pueden aplicar penas con carácter retroactivo. Eso se aprende el primer día de Derecho. 
 
.-¿El Estado tenía otra salida, aparte de cumplir la sentencia?
 
La ley debería haberse cambiado hace muchos años, para que un asesinato no fuese castigado con la misma pena que 27 muertes. Y tampoco considero que la salida de los etarras tenga que ser automática, como ha ocurrido con Inés del Río. 
 
.-Por cierto, la UE parece incapaz de poner fin a tragedias como la de Lampedusa.
 
Se veía venir. Es una pequeña isla situada frente a Libia, y en sus aguas, todas las semanas hay naufragios. Hay más refugiados que vecinos, y la situación es insostenible. 
 
.-¿Por qué no se actúa?
 
Se ha decidido aplazar el debate sobre el control de las fronteras exteriores de la UE hasta después de las elecciones europeas de 2014. Yo estoy en contra.
 
.-Pero, ¿qué se puede hacer?
 
Berlusconi aprobó una ley que sanciona a quien ayude a un emigrante ilegal en alta mar, saltándose la normativa internacional. Y aún sigue en vigor. El primer paso, debe ser eliminarla. 
 
.-Los emigrantes no dejarán de llegar, con leyes o sin ellas.
 
Los países del norte de Europa deberían ser más solidarios con los del sur. Tras la revolución de Libia, los refugiados subsaharianos, fueron acogidos por distintos países, entre ellos Estados Unidos o Canadá. 
 
.-No todos llegan por el Mediterráneo. ¿Qué opina de la expulsión de la niña Leonarda, de Francia?
 
Es un disparate. Para empezar, la niña nació en Italia. Su padre, mal asesorado, dijo que era de Kósovo, pensando que como refugiada, tendría más derechos. 
 
.-Por tanto, era ciudadana comunitaria.
 
El Estado francés cometió una barbaridad, y tiene que dar marcha atrás. No podemos edulcorar el drama de la emigración y de los refugiados, pero esta deportación nunca debería haberse realizado.
 
.-Gibraltar tampoco hace caso de las normativas comunitarias.
 
Hay que tomar medidas inmediatas para impedir que arrojen toneladas de rocas en una zona ambiental protegida, con el propósito de ampliar su territorio.  Si Gibraltar infringe la ley, debe ser sancionado. 
 
.-Por cierto, ¿teme haber sido espiado por EEUU?
 
La independencia de los diputados es sagrada, solo nos debemos a nuestros votantes. Poner en riesgo la intimidad de cualquier político, es un delito muy grave.
 
.-La UE, a pesar de algunas declaraciones, no ha tomado ninguna medida.
 
Es un error. La Unión Europea no se puede quedar solo en las palabras. Debe exigir respuestas y condenar los intentos de espionaje. 
 
.-El 25 de mayo, los españoles votarán en las elecciones europeas. ¿Volverá a ser candidato?
 
Ganas no me faltan. Siempre he sido un político comprometido, en el Ayuntamiento de Oviedo, en el Principado, o colaborando con ONGs. Pero no depende de mi.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Centenario de Camus


El próximo jueves se cumplen cien años del nacimiento, en Argel, de Albert Camus. Fernando Lastra ha tenido el acierto de recordar las efemérides en uno de sus discursos recientes en la Junta General del Principado.

Camus es probablemente el intelectual europeo más característico del siglo XX. Su primera obra, "La révolte dans les Asturies", está inspirada en los acontecimientos de Octubre de 1934 que mucho impresionaron al mundo.

La cita de Fernando fue para "La chute" (La caída) que mi generación estudiantil tuvo oportunidad de conocer en los primeros sesenta en ediciones argentinas de mucho mérito distribuidor. Camus ha atravesado desde entonces todo mi pensamiento de diversas épocas, incluso en mis peroratas más localistas. No en vano le dediqué el primer capítulo de mi "Oviedo al fondo", bajo la influencia de su biógrafo y estudioso, Roger Quillot, alcalde de la ciudad hermana de Clermont Ferrand, hasta "Con vistas al Naranco", en el que doy un poemilla a su muerte: "Árboles, nieve / Camus se muere / ¡Hombre rebelde! / Sísifo vuelve / Ceje y teje / Aún muévese, / ¡Albert, siempre!

Fue para mí un auténtico valladar con sus cristalinas aguas humanistas y libertarias contra el rígido comunismo, o marxismo ortodoxo, que predominaba con frecuencia en la oposición antifranquista.

Muy joven, antes de entrar en la aventura bancaria familiar, Ignacio Herrero Álvarez era un lector apasionado de Camus en versión original. Ahora, que se encuentra muy malito, bien siento haber cumplido siempre con la costumbre, infrecuente en nuestros pagos, de devolver libros prestados, pues tenía suya una edición de "Les noces" con anotaciones personales en tinta negra. Esas interesantes acotaciones contribuirían a conocer mejor a quien ha sido, entre bambalinas, personaje de cierto errático protagonismo de un tiempo económico asturiano apenas bien analizado. Incluso recuerdo una conversación con posiciones diametralmente opuestas entre Ignacio, siempre ultraliberal, y Manuel Díaz Ron, simplemente liberal, que buscaba reglas más estrictas para el control de un mercado desbocado.

Por cierto, Manolo era correligionario del actual Comisario Michel Barnier, que intenta convertirse en candidato a liderar el centroderecha en las próximas europeas. Barnier, en alguno de nuestros contactos, me recordaba su relación con Díaz Ron como ya me hicieran antes Chirac y Sarkozy, de los que el ex vicealcalde parisino terminó distanciado.

Camus está siendo conmemorado en su centenario por doquier, aquí en la francofonía.

No está nada mal que también haya sido citado en el Palacio de la Junta General.