lunes, 29 de diciembre de 2014

Finaliza la pesadilla del oro en Tapia

Escribí Alacranes en Tapia en la columna sabatina de La Nueva España y en la página 34 del libro Aquí,Bruselas

jueves, 9 de mayo de 2013

Alacranes en Tapia



"Aunque un sol de alacranes me coma la sien", Federico García Lorca

De niño creía mucho en casualidades y corazonadas a las que, de alguna manera, vuelvo circunstancialmente en medio de la dura realidad socio-económica de mi Brubru, empujado por la evasión mágica de la literatura. Mis peroratas literarias no pueden olvidar, sin embargo, lo más grave que, como califica Antón Costas, resulta del convencimiento de que "Alemania es parte del problema, no la solución", aforismo que hice tuit y al que condicionaría todo absolutamente.

Hace unos días leía en el académico Francisco Rodríguez Adrados ("El río de la literatura: de Sumeria y Homero a Shakespeare y Cervantes") que en el antiguo Egipto había consejos versificados para cazar culebras que salían a los muertos debajo de las piedras tumulares. Un escarabajo llegó incluso a la categoría de deidad.

Quiso la sorprendente casualidad que, a la hora siguiente, escuchara al ingeniero Ignacio Martínez, en el Club de Prensa de La Nueva España, una exhaustiva descalificación del proyecto -que, asegura, ni siquiera se puede llamar así- de Mina de Oro en Salave. Para este técnico, que parece muy ponderado, una muestra de despropósito mayúsculo es ya la Memoria cuando ¡previene del peligro de "culebras y alacranes" que podrían salir en la remoción pedregal!

Las preguntas de A.N.A, Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza, son obvias, dado que no hay alacranes en Tapia, ni en Asturias: ¿Se está traduciendo vulgarmente un estudio de alguna parte del norte de África? ¿Se buscan permisos para pura especulación? ¿Están chantajeando con trabajos que no se van a ofertar en verdad sin estudio económico reglado incorporado?

Espero que la empresa promotora responda con claridad, transparencia y serena seriedad, superando la descarada insuficiencia documental detectada, que, de no corregirse, puede llegar a la competencia medioambiental europea, sin recurrir a alacranes y otros volátiles. Por encima de esa pícara y harto frecuente culturilla de "cortar y pegar", que, por cierto, le ha costado el puesto y el doctorado de Heidelberg a una Vicepresidenta conservadora del Parlamento, algunos preferiríamos entretenernos con el inofensivo y genial "La maldición del escorpión de Jade", de Woody Allen, y aun con el erudito y caudaloso río del profesor R. Adrados, aunque en Tapia, tal Egipto, no deje de preocuparme que haya aficionados a grandes fosas funerarias. La descomunal que quieren abrir en Salave sería, supongo, para enterrar la memoria de todo un pueblo, aunque libren por incomparecencia sus imaginarios y poéticos alacranes. 

Ya se canta desde el negro Guillén: "¿Quién es?...El alacrán y el ciempiés... ¡Cierra la muralla!"

Ante declaraciones de directivo Asturgold sobre Mina Salave


Parece que se ha picado un directivo, comisionista o embaucador de una empresa canadiense, titular de siniestras concesiones auríferas. Su salida de pata de banco,o pataleta, de niñato caprichoso nos ha definitivamente salvado de la mancha terrícola envenenada con la que querían desde el otro lado del charco abrirnos en canal, dejando pronto mayores miseria, paro y suciedad donde,con legitimidad, se pretendía blasonar el paraíso natural tapiego.

Mala suerte tenemos en la región con algunos foráneos que nos maldicen por no dejar que se forren con nuestra ingenuidad."En mi hambre mando yo" se atribuye a un digno jornalero andaluz que emocionaba a Salvador de Madariaga y a J.L.Sampedro

Ha poco,otro capitoste,en el centro norte de la región,se quejaba de algunos costes que quería ahorrar sin esforzarse demasiado, gastos que no eran muy distantes de lo que él personalmente se embolsaba por poner el morro de cemento; y más antes recibí a otro cuyo único objetivo era "cortar cabezas" sin importarle el porvenir del resto de los trabajadores y ¡hasta de su propia empresa en encomiable beneficio!Incluso hay quien sádicamente se niega a admitir a 55,engañados como ha reivindicado un editorial de La Nueva España, aunque se necesiten ante la carga de trabajo próxima.

En los años sesenta, presos de un esquema simplón, no atendimos la advertencia de algún teórico sobre el mundo que se nos avecinaba en manos de tecnócratas suculentamente pagados, dispuestos a la mayor crueldad social y ambiental, ajenos incluso a sus propios dispersos y anónimos accionistas.

Tras los correspondientes insultos, el vecino del Niágara, jamás se atrevería a insinuar la depredación del paisaje de sus cataratas ni tan siquiera de la maravillosa arboleda circundante del Quebec y del Ontario.Pues,eso:en Asturias,tampoco.Gracias,Gobierno Regional,gracias Maqueda...gracias Cuco y demás vecinos y Plataforma Oro No por vuestra capacidad de aguante y clarividencia.

"Ladran porque cabalgamos",Orson Welles creyó tomarlo de Cervantes,pero vale lo diga "Agamenón o su porquero", por cierto en boca de un personaje machadiano, maestro que habría fallecido en Casariego de Tapia.

domingo, 28 de diciembre de 2014

De Pepe García a Pepe López... Muñiz

22.11.2014 | 01:21
De Pepe García a Pepe López... Muñiz
De Pepe García a Pepe López... Muñiz
Mis soledades me están deparando benéficamente la recuperación de narrativas abandonadas que he de terminar antes de "que llegue la nave" y la visita de amigos que me enriquecen. Entre estos, recibo a Pepe García, exconsejero de Sanidad, que me trae un ejemplar de su "La implantación del Hospital Moderno en España. El Hospital General de Asturias".
Si este libro no es de reciente aparición, su mensaje se ha revitalizado con el frenético impacto social del nuevo Hospital en la antigua Cadellada, cuyo psiquiátrico bien conocían Pepe y el aguerrido grupo de los MIR, a cuya lucha por una sanidad apropiada tanto debemos los asturianos. Lejos de la autoestima contemplativa, el Dr. García hace un canto a dos personalidades que distan de su praxis democrática, el Dr. Carles Soler, director que fue del Hospital General de Asturias, y López Muñiz, Presidente de la desaparecida Diputación Provincial.
López Muñiz es también objeto de un cierto revival mediático, incluso sobre asuntos en los que apenas se le recordaba, la creación de SADEI, centro de estudios económicos que dirigía Ricardo Gómez Muñoz, por cierto militante clandestino del FLP, y la fallida reconversión minera, a la que se han referido, con particulares acentos, José Luis Marrón y Manolo Díaz-Faes.
Que Pepe López Muñiz fue un tipo con agallas siempre lo supe. Lo reconocí antaño, tal una entrevista amplia que para "Asturias Semanal" me hizo J. M. Vaquero en mi práctico estreno para la vida pública. No en vano, tampoco, Rafael Fernández, primer presidente autonómico, le tenía en alta estima con el insólito hecho de que mantuvieron discretos contactos. De todas maneras, la figura de Pepe López Muñiz, con el que gasté mucha confianza desde niño, merecería un estudio en sede universitaria con el distanciamiento que da el paso de los años.
Bien me gustaría saber de paso cómo, bajo un poder tan autocrático, al lado del Hospital se implantó la Residencia y la duplicidad de servicios sin conexión alguna hasta que el consejero Rodríguez Vigil logró ir unificando.
No todo fueron luces. A esa impronta historiográfica hicieron también aportaciones de mérito Sanchis Moll, en su ingreso en la Academia de Medicina, y Miguel Somovilla, redactor tan recordado de este periódico.
Fui testigo cualificado, Hospital aparte, de algunas otras secuelas de decisiones muy ensalzadas, CADASA y el Hotel de La Reconquista, en cuyas sociedades asumí, muy luego, respectivamente, vicepresidencia primera y presidencia. En aquel consorcio supramunicipal nos tocó pechar con los créditos e "intereses de los intereses", que López Muñiz había contraído y que a punto estuvieron de hacer capotar las débiles economías de los ayuntamientos avalistas de Oviedo, Gijón y Avilés, antes incluso de recibir un primer hectómetro del líquido elemento. En Hoasa/Reconquista, por la disposición de Cajastur a ser permanente víctima propiciatoria y la magnífica gestión del gerente, J. M. Álvarez, fue menos traumático redefinir la financiación y conseguir, en mi escaso tiempo societario, incluso algunos beneficios, que ahora me dicen resultarían quiméricos.
Si la inversión hotelera de lujo fue éxito, los sabios ciudadanos que enfoquen críticamente la historia urbanística, no olvidarán el sacrificio de los solares de las entonces nuevas calles de Arquitecto Reguera y Ventura Rodríguez, a un lado y a otro del Hotel, cuyos volúmenes se volcaron en dineros para Hoasa. ¿Cómo hubiera sido Oviedo sin las construcciones de la todavía llamada General Yagüe, salvo la vetusta Jefatura de Policía, y esas Reguera y Ventura convertidas en zona verde y/o deportiva abierta?
López Muñiz tuvo carácter autoritario. Recuerdo la amenaza que le hizo a Ángel Menéndez, diputado republicano, que a la vuelta de su exilio mexicano había logrado reincorporarse a su puesto funcionarial, y muchas otras muestras que bien me constan.
Su acceso a la Presidencia de la Diputación coincidió con el de mi padre para la Alcaldía. Ambos propuestos por Álvarez de Toledo a Marcos Peña, gobernador, del mismo cuerpo de Hacienda, que se había encontrado con el plante falangista de Alonso de Nora, Beltrán Rojo y otros, solidarios con Labadíe Otermín, gobernador cesado.
La sombra de López Muñiz es bien alargada y Marrón, Díaz Faes y, sobre todo, Pepe García la extienden hasta nosotros.
Lo dicho, merecería, insisto, la investigación de un tesinando desapasionado.

Médicos sin Fronteras

La labor de cooperación de una entidad ejemplar

01.11.2014 | 06:01
Médicos sin Fronteras
Médicos sin Fronteras
En una reciente visita al HUCA, nuestro gran e increíble hospital, mi admirado Mauricio Telenti, hijo de Amalio, aquel humanista inigualable, me señaló varios datos de la pandemia internacional del ébola, entre ellos el extraordinario y ejemplar comportamiento de Médicos sin Fronteras. En el encomiable canal 24 horas de TVE, lo más parecido en la piel de toro al espíritu informador de la BBC, acababa de ver yo a una enfermera española, con un amplio escote, de los que Jorge Guillén, entonces a las puertas del Nobel, denominaba "buzón para miradas", dispuesta a viajar al Congo "para ayudar". Alberto Polledo puso en esta páginas el dedo en la llaga por el abandono de los países principalmente afectados.
Médicos sin Fronteras no es solo de "médicos" sino de sanitarios y cooperantes, sencillos y entregados, y ¡hasta qué extraordinario punto!
Un día me crucé en un aeropuerto, ya no recuerdo en qué lugar recóndito del ancho mundo, a un asturiano, David Oterino creo que se llamaba, agotado por un viaje extenuante de, o hacia, el corazón de África; otra mañana un senador belga, Pierre Galand, me llevó en Francfort a conocer a miembros de esa organización sanitaria y aún, en la frontera convulsa de Melilla, "en pleno follón", me topé una pareja, francesa y español, preocupados por lo que está sucediendo; y en el Sahara, en fecha tan remota como 1975, conocí el trabajo de una médico centroeuropea que protegía la buena arribada de material imprescindible para primeros auxilios de quienes escapaban del genocidio. Médicos sin Fronteras se me han aparecido por doquier. Son ubicuos como, a su nivel, el Padre Ángel, de la Rebollada, que un día te llama desde Lampedusa y otro de La Valetta. Lo he resaltado en "Ni más ni menos" un programa de Teleasturias. Otros paisanos universales con los que me topado en lugares convulsos son Javier Bauluz y Alberto Arce.
Ahora me entero que somos cuatrocientos mil españoles sosteniendo leve y modestamente Médicos sin Fronteras, y es quizá un dato sin demasiada trascendencia que, no obstante, tiene la virtud de levantarme la moral y confiar un poco en esta sociedad, tantas veces injusta cuando, con demasiada frecuencia, "mira para otro lado"

sábado, 27 de diciembre de 2014



domingo, 21 de diciembre de 2014

Nota de Prensa sobre el rechazo por el Principado del proyecto minero de Asturgold

EL PRINCIPADO DE ASTURIAS RECHAZA DEFINITIVAMENTE EL PROYECTO MINERO DE ASTURGOLD EN TAPIA DE CASARIEGO

ASTURGOLD RECIBE DIA DESFAVORABLE PARA SU PROYECTO AURIFERO


La Plataforma ORO NO quiere mostrar su alegría y satisfacción por la decisión del Principado de Asturias, a través de la Comisión de Asuntos Medioambientales (CAMA), de emitir una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) desfavorable para el proyecto de Asturgold en Tapia de Casariego.

ORO NO entiende que no cabía otra opción más que rechazar el proyecto de Asturgold por no cumplir la normativa y ser inviable medioambientalmente, como quedó acreditado por informes técnicos y legales, entre ellos, los de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico.

Con esta decisión, se respeta el sentir mayoritario de la población, que veía en este proyecto una amenaza a su entorno, no sólo al medioambiente, sino también a sus medios de vida: turismo, ganadería y pesca y agricultura.

ORO NO espera que esta decisión tenga un efecto disuasorio sobre cualquier otro futuro intento de extraer el oro en un entorno que, dadas sus especiales características no puede asumir una explotación minera de este tipo.

Aunque esta decisión de la CAMA puede significar un punto y final en lo que se refiere al proyecto de Asturgold, aun quedan temas que cerrar, como por ejemplo la caducidad de las concesiones mineras, que ORO NO considera caducadas y sin efecto. ORO NO seguirá trabajando en este y otros temas pendientes para tratar de que no se produzcan más iniciativas de explotación minera en la zona.

Por último, ORO NO quiere mostrar su enorme agradecimiento a todas las personas, organizaciones e instituciones que nos han apoyado en esta lucha contra el proyecto de Asturgold, este éxito es gracias a la labor de mucha gente, cada uno en la medida de sus posibilidades. Todos juntos lo hemos logrado.

Fracking

El "fracking" peinado

Hace ya tiempo, no mucho, Alejandro Vega, diputado regional, entonces Alcalde de Cabranes, un tanto contra corriente, pues algún presidente autonómico norteño había vertido temerarias opiniones favorables, se manifestó contra el llamado "fracking", una técnica de obtención de energía sobre la que hay un gran debate internacional.

El "fracking" extrae gas rompiendo estratos rocosos de pizarra en el subsuelo y usando agua a presión mezclada con arena y sustancias químicas contaminantes. En el Parlamento Europeo constaté enseguida la movilización favorable y agobiante de un lobby que me preocupó, tras el que, por cierto, había cierto entusiasmo de colegas polacos que ahora se retractan. Luego, más recientemente, he asistido a dos magníficas intervenciones de un catedrático y ex alcalde de la cervantina Alcalá de Henares, Manuel Peinado, al que invitaron mis amigos Javier Tapia, María Luisa Carcedo y Hugo Morán.
Como quiera que suelo escribir con el diccionario de Manuel Seco a mi vera, tomo uno de los significados de "Peinado" tal "Rastreo minucioso" que define a la perfección lo que he escuchado a Manolo Peinado, en la ovetense Casa del Pueblo y en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA, y más aún leído en su libro, "El 'fracking', ¡vaya timo!". Me hice también con la obra de Richard Heinberg "'Fracking', el bálsamo milagroso. La falsa promesa del 'fracking' hace peligrar nuestro futuro".
Tampoco me he perdido la gran película "Tierra Prometida", ni he dejado de oír paciente y respetuosamente a otros prudentes amigos, Javier Pulgar y J. A. Saenz de Santamaría, que creen a pies juntillas que en semejantes perforaciones está el ansiado autoabastecimiento energético y que, como geólogos, dan ya por segura, si se cuida, la técnica en cuestión.
El asunto me preocupa mucho. Cualquier responsable de la política española, y aun de la regional, debería paparse bien lo que Peinado previene sobre la burbuja financiera que, como lacra consustancial, acompaña socialmente a esta seudonovedosa práctica, sobre la exclusiva experimentación americana en suelos inhabitados, o muy poco habitados, yermos ya de antiguas explotaciones petrolíferas, y sobre la metáfora de los efectos fugaces del "descorche de una botella de champán": "Pronto, las consecuencias perniciosas en el ecosistema nos arruinarían".
En fin, me gustaría acogerme al pronóstico optimista de Peinado de que, tras peinar el "fracking", apunta a que, desenmascarado, no se implantará en nuestro país. Gracias, en cualquier caso, por advertirlo tan valiente y doctamente.

Montecerrau,El Cristo y Sograndio

El día de Nochebuena participé en un brindis de los vecinos de Montecerrau y El Cristo que reivindican para ya un concurso internacional para los edificios y la urbanización abandonados.El 26,San Esteban,como todos los años en la entrega de premios de billordios de Pinón,esta vez con la presentación del poemario,El espíritu de la Escalera,de David Fueyo, a cuya obra,muy esperanzadora de un próximo escritor consolidado,le dirigí unas palabras.

Con vistas al Naranco

Orlando Pelayo, 25.º aniversario

Llamada a Gijón y Asturias para que la efeméride del pintor no pase desapercibida

20.12.2014 | 05:37
Orlando Pelayo, 25.º aniversario
Orlando Pelayo, 25.º aniversario
En el año que entra se cumplirá, en marzo, el veinticinco aniversario del pintor Orlando Pelayo, uno de los mejores asturianos de todos los tiempos (*).
No me consta, hasta el momento, que haya sido convocada conmemoración alguna. Es, no obstante, fecha que no puede pasar sin más. La reciente desaparición de Lita Pire, su viuda, a la que me he referido en mi blog, hace temer por un olvido institucional que no desearía, máxime recordando cómo le dolió al artista la incomprensión de su Gijón natal con el columpiazo habido ante la donación que, en artículo mortis, quiso efectuar.
En París tuvo su reconocimiento, ya fallecido, con la presencia del presidente Chirac en una exposición antológica.
Orlando fue amigo e ilustrador, en la Argelia de ambos, de Albert Camus, del que, por cierto, no sin ingrata polémica, se ha conmemorado cincuentenario.
Ya muerto Orlando una de mis mayores emociones fue recibir, junto a Eloína, mi mujer, al notario J. A. Caicoya, para entregarnos un cuadro que el pintor nos había legado para recordarle.
En estos tiempos de corrupción lamentable y de aceptación vergonzante de dádivas, el regalo que venía del cielo a quienes le asistimos como amigos en su cese vital me sigue contrastando en una llamada no solo al arte depurado sino a la dignidad de quien ha tenido vida tan dura y ejemplar.
Por favor, Gijón, Museo de Bellas Artes, Asturias, ¡no le olvidéis!
(*)Lluis Xabel Álvarez lo evoca en la reciente colección de Hércules Astur, magnífica, de la que, sin embargo, lamento la ausencia en los lomos de los nombres recopilados y haya, evidente con Orlando, algún yerro a pie de foto.

Trubia en guerra

“Trubia en guerra

El caso del coronel Franco Mussió, una incógnita sin resolver de la Guerra Civil

Conocí al escritor argentino Horacio Vázquez Rial porque era asiduo en los noventa a los encuentros literarios del Campoamor, desgraciadamente perdidos, aunque quedan magníficas publicaciones de aquella mítica Fundación de Cultura, que debo agradecer a Munárriz, Juan Vega, Luengos, Pilar de Castro, Bueres, Barral, Manjarrés y varios más.

Uno de los últimos libros de Horacio fue sobre incógnitas sin resolver de la incivil guerra española. Le advertí entonces, en un acto de la entrañable librería Cervantes, que le faltaba indagar en el caso del coronel Franco Mussió, director de la Fábrica de Trubia, con una vida apasionante, de la que algo escribí en publicaciones de Historia Contemporánea, y de la que me habló mucho el querido profesor José María Martínez Cachero, que le había conocido antes de la guerra.

Un gran tipo, inquieto abogado trubieco, Juan Carlos García Miranda, ha llegado a la conclusión de que pese a haber sido ejecutado por el franquismo a la caída del frente norte, el coronel fue un aliado de los sublevados. Es la tesis contraria a la que escuché en México a una personalidad republicana, el mierense Juan Pablo García Álvarez, presidente del Tribunal Popular de Gijón, que apenas pronunció penas de muerte en su delicado puesto, que ocupó del 15 de octubre de 1936 al 12 de octubre del año siguiente.

Franco Mussió había desobedecido la orden de Aranda de volar la Fábrica y de juntarse luego a él para el golpe de la tarde del 19 de julio de 1936. En junio de 1937 fue juzgado en Gijón, “acusado de colaborar con el enemigo”, que él mismo alegaría a su favor a la ocupación definitiva de Asturias por las tropas franquistas.
Mi amigo argentino había quedado en investigar esto a fondo pues las decisiones de Franco Mussió, de gran calado, pudieron ser decisivas para entender lo sucedido aquí en 1936 y 1937. La muerte no obstante sobrevino a Horacio pronto truncando un proyecto que alguien, espero, recoja.

La Fábrica sigue ahí con su historia a cuestas y confío que, pronto, sin el lacerante estigma del arbitrario despido de…¡sus 55!.

Remine

Sobre el documental de la última gran marcha minera


"Remine"
 Estuve por primera vez en los magníficos cines de Caudalia para el estreno de "Remine", documental de largo metraje, de Marcos M. Merino, sobre la marcha minera, también llamada "negra" o "del carbón".
Me prestaba, ya que había dialogado ampliamente con el director y coguionista, primero en mi casa, en los albores de la película, y luego en la parada de la propia marcha en Villalpando. También me hice eco en el hemiciclo del Parlamento Europeo.
Y, aunque sea con semanas de retraso, por las limitaciones de mi espacio sabatino, he de afirmar que el film es excelente, con arte y talento. Espero obtenga alguno de los premios Goya para los que justamente está varias veces nominado.
Con "Remine", sin acertar a saber por qué no la dan en las pantallas de, en palabras ayalinas, "mi amada Vetusta", todos los asturianos debemos reflexionar sobre un problema minero abierto todavía; en absoluto cerrado. Es admirable que, desde la misma región, se haya podido montar, sin mentalidad maniquea, una amplia mirada a la última, y aún reciente, gran movilización minera, su profundidad y su emotiva entrada en la, en apariencia, sorda Madrid, llena, no obstante, de emotivos brazos solidarios.
Lo dije, y lo pienso: nada que envidiar a un Ken Loach u otros británicos comprometidos desde el cine con su propia desolada realidad social y el lacerante entorno carbonífero.
Precisamente Marcos me dio noticia de una grabación que la BBC guardaba en sus archivos y que me había hecho el 11 de marzo de 1976 en Cenera, acompañando entonces a dos amigos mineros, admirables luchadores, Javier Carnicero y Pablo Ramírez.
¡Qué tiempos!... ¡aquellos... y estos!
Desde Villalpando, escribí aquí mismo en la correspondiente sabatina: "Tenía que venir. Mi puesto representativo solo tiene sentido al servicio de los asturianos y más a favor de quienes sufren tanta injusta incomprensión, cuando lo cierto es que nos están defendiendo a todos los ciudadanos, incluso a los de fuera de comarcas mineras, pues no es concebible España, ni Europa, sin industrias activas", lo que me sigue moviendo para insistir en Alcoa, en los 55, o si se quiere 54, de Trubia, a cuya cita mensual no sé faltar, y en tantas otras heridas abiertas.
"Remine" es un documento necesario, que me ha conmovido por sí mismo y por todo lo que remueve dentro de mí; de hogaño y de antaño.
Felicitaciones a Marcos M. Merino y a su equipo.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Cercas, "El impostor"

Uno de los mejores críticos literarios de este país comentaba en una tertulia recién no sé qué de "El Impostor", "una novela de la que todos hablan y no han leído".
Pues yo sí la he leído, y las anteriores del mismo autor, pero es que, apasionado ahora del circunloquio parabólico de Javier Cercas, mucho antes he conocido casualmente al protagonista novelístico, aquí mismo, en Oviedo, justo cuando el personaje se decidió a la audacia de marcar los heroicos perfiles de sí mismo.
Fue el 2 de febrero de 1978. El anuncio de la presencia de la legendaria ministra de Sanidad, anarquista, Federica Montseny me resultó de una curiosidad irresistible. Mis amigos J. A. Bergel y Corsino Suárez me llevaron al mitin de la plaza de toros, en una mañana dominical de aguacero, y luego a un contacto en la calle Bernardo del Carpio, número 12. No éramos muchos en el coso de Buenavista, debido sin duda al mal tiempo, pero por la tarde conté exactamente doce sentados en sillas de tijera, expectantes ante una personalidad histórica y enigmática, más algunos varios que entraban y salían, ajenos a mi extrema y concentrada curiosidad. Lo que no me imaginaba es que simultáneamente estaba conociendo, casi a mi lado, a otro personaje de fábula que acompañaba a la famosa luchadora ácrata: Enrique, o Enric, Marco, o Marcos, en aquellas calendas secretario general de la CNT de Cataluña, y luego de España, y hoy personaje central de "El Impostor", que llegó a presidir Amical Mauthausen haciéndose pasar falsamente por deportado en el campo de exterminio nazi de Flossenbürg.
El tal Impostor, antes de serlo y de saber yo lo que cuenta Cercas, me resultó la cara más parecida jamás vista a los hermanos Dupont, de "Tintin et Milou", que absurdamente han introducido en España como "Fernández y Hernández"o viceversa. Le faltaba hongo en la testa, pero además de su caricaturesca imagen le recuerdo defendiendo de forma inconexa a los detenidos por un luctuoso y siniestro atentado contra una sala de fiestas barcelonesa, La Scala, que entonces era noticia y sobre el que precisamente vuelve Cercas en su libro.
"El Impostor" desmenuza la impostura y los perfiles de un personaje cuya eficaz mentira llegó a defender mi admirado Claudio Magris, también conocido de Vetusta.
El autor trae al relato a su criatura a dialogar y protestar como nos hizo alguna vez Unamuno, sólo que el Impostor no es de ficción, es de verdad, y su polémica con el creador es auténtica, salvo cuando Cercas advierte de sus suposiciones. Cercas cita mucho "Sangre fría", de Truman Capote, y creo que nunca al Gary Gilmore de Norman Mailer, que a mí me interesó más y que varios escritores me negaron en público ("Los encuentros del Campoamor") cualquier relación con la novela como género. El impostor de "El Impostor" es un Alonso Quijano prendado y asumiendo ser, y queriendo ser, el Quijote. Son pues clarificadoras las referencias al Quijote, supuestamente escrito y traducido en su primera parte por el morisco Cide Hamete Benengeli, del que Borges nos advertía sobre lo mucho que nos intranquilizaba "la obra dentro de la obra" que sucede también en Hamlet, otra cumbre de la literatura universal.
"El Impostor"es magnífico como novela, digan lo que digan tantos puristas de los supuestos linderos del término, también como investigación y, sobre todo, como reflexión filosófica y moral en el borde y el pánico de la verdad de la mentira. No otra cosa es la novela misma.
Y me queda como rescoldo lamentar que no haya un Cercas, por cierto visitante próximo de la langreana "Cauce", que nos aproxime a lo que pasa por estos pagos con personajes sonámbulos en busca de autor, que diría un Nobel italiano, flotando en el ambiente, acusados de delación miserabilista, siniestra fortuna económica, influencia y ascensos pícaros, políticos y sindicales, en la frontera, como Enric Marco, de la falsedad cruel y la grandeza imaginativa y teatrera a la caricatura y la conmiseración.
En fin, conocí al Impostor para mayor cierre del "happening" en una calle dedicada a Bernardo, otro impostor, que existió y no existió en la realidad y la estampa, muy bien glosado en sus supuestas batallas heroicas por los juglares... medievales... anteriores a Cervantes y a Cercas.

sábado, 6 de diciembre de 2014

En defensa de la fábrica asturiana de aluminio

La Nueva España ha puesto el dedo en la llaga dando en primera a cinco columnas y simultáneamente en última a cuatro la gran movilización astur contra el cierre de Alcoa ("amarga el turrón").
Ya de antiguo vengo oyendo de los problemas de Alcoa, en San Balandrán / San Juan de Nieva. En el Parlamento europeo, tras una información de Jesús Gutiérrez, de la FSA, y de Vitorón (SOMA), María Muñiz y yo, con el apoyo de Antolín S. Presedo, que tenía en Galicia problemas parecidos; Emilio Menéndez del Valle, tan asturiano de espíritu; Iratxe, hoy portavoz, y Ricardo Cortés, que espero vuelva pronto a su escaño, nos pronunciamos con el voto contra algunos acuerdos, supuestamente liberalizadores, que perjudicaron la tarifa eléctrica de casos tan sangrantes como el de la planta de San Balandrán / San Juan de Nieva.
Ahora resulta que detrás no solo están los costes excesivos, que también, sino el ánimo de desmantelar el aluminio de Europa en favor de una deslocalización en Arabia Saudí y ese área.
Esto no puede ser. Mucho me recuerda la lucha de los trabajadores de Tenneco y así lo ha visto Jonás Fernández, y su equipo, que se plantea abrir brecha de comprensión en las instituciones bruselenses. Ya no está allí el gran asidero que fue Antonio Tajani al frente de Industria pero su camino abierto contra las deslocalizaciones no ha de ser olvidado y a no olvidar tampoco que este político italiano, tan amigo de Asturias, no solo por el caso emblemático de Tenneco, sino también por su aliento y presencia con los malhadados túneles de Pajares, es vicepresidente del Parlamento europeo y algo nos ha de ayudar: Alcoa somos todos los asturianos.
Aciertan los titulares de LA NUEVA ESPAÑA. Por mi parte añadiría que en estas Navidades no olvidaremos tampoco los 54 injustos despidos de Trubia, que ya no son 55 por la triste muerte de Grana, uno de ellos, digo de nosotros.
¡Adelante, Alcoa asturiana !

lunes, 17 de noviembre de 2014

Llantina por un país corrupto

Conocí a Blas de Otero en la tertulia sabatina del cafetón bilbaíno de La Concordia. Sus obras completas, editadas ha poco, no me devuelven ni de lejos el fuerte impacto que por entonces me causó su personalidad y su "Que trata de España". Nos dolía España a aquella mezclilla de intelectuales radicales y estudiantes salidos de las primeras demostraciones de verdaderas masas contra el régimen aún muy fuerte en esas calendas.
Luego siguieron años de lucha siempre subiendo peldaños de esperanza en un país que dejaba el manto del dolor, y el horror, y parecía otra cosa, dispuesto a ser más estable y mejor que los soñados en los que nos buscábamos. La corrupción nos ha devuelto a la podredumbre moral, a percatarnos de que el progreso y las libertades tenían gusanos, dispuestos a generar una gran pandemia. Confieso que he llorado constatando los hechos que están en boca de todos. Me sigue "doliendo España" como aquel tiempo de mi primer compromiso. Llegados aquí, me niego a consumirme en la llantina de este profundo sentimiento de país desnortado por una corrupción mucho más generalizada de lo jamás imaginado.
La corrupción es ya, desde ha mucho, puro y atragantoso hartazgo. La llantina sólo vale para lavar penas. Los partidos deben tirar por la borda, a "la fosa séptica", como calificaba un ilustre comentarista, el lastre preciso, que es mucho, pues de esta crisis moral no deben quedar motas conniventes. Evelio G. Palacio reclamaba, en estas páginas, evitar "la amnesia de país".
No es tampoco ninguna broma el peligro de "Estado fallido", del que habla Juan Luis Vigil. Italia, Rumania o Bulgaria estuvieron en un tris de serlo y lo caracterizan varios al sur del río Senegal. Y, en efecto, a reparar de inmediato el control de legalidad y la independencia total de los secretarios municipales, sobre cuya reforma legal por un lamentable "acompañamiento a una Ley de Presupuestos" me opuse desde la Alcaldía de Oviedo, asesorado por el ejemplar funcionario que fue D. Luis Arce Monzón.
Sin duda que los males de España no se acaban en este solo por inmenso que sea, pero sería muy beneficioso que, al menos, esa lacra fuese bien delimitada, vomitada fuera y recuperados los enriquecimientos ilegales a costa de los ciudadanos. Todo lo demás, el empleo y/o la conformación de la propia España... son fundamentales pero sin limpieza pública estaríamos inermes de raíz y habría poco que hacer. ¿O no tenemos pruebas suficientes de cómo ha anidado la corrupción en el separatismo más influyente o en el manejo de dineros, no sólo de la burbuja inmobiliaria o los servicios públicos contratados, sino de administración de la propia ausencia de empleo?
Blas era muy hermético, incluso depresivo; eso es lo que no nos debe ya ocurrir con "las cosas que hemos visto" que habría dicho otro poeta si cabe aún más excelso, un tal Don William Shakespeare.

sábado, 25 de octubre de 2014

El derecho de secesión en Europa

El profesor 
Pese a la actualidad del tema y la calidad editorial tardé en hacerme El 
El iusinternacionalista Medina Ortega ha publicado un libro "rigoroso", como decía el famoso sabio de su segundo apellido, de plena actualidad: "El derecho de secesión en la Unión Europea". Fundación Alfonso Martín Escudero. Editorial Marcial Pons.ejemplar, pero "nunca es tarde si la dicha es buena".
Manolo fue compañero mío en el Parlamento Europeo, durante mi primer mandato y él ya llevaba en Bruselas/Estrasburgo desde la incorporación española. Lo tengo por auténtico maestro que me enseñó la trastienda para moverme entre bambalinas y también el rigor exigible a las más nimias intervenciones cuando se pide la palabra en una Comisión tan significativa y trascendente como la Juri, o Jurídica, a la que ambos pertenecíamos. Por un curioso efecto reglamentarista el titular era yo y él ocupaba plaza de suplente, cuando en la práctica solo era para mi un aprendizaje atento a sus muchos saberes de fondo y procedimentales. Por entonces, tuvo para conmigo la generosidad de presentar uno de mis libros en Las Palmas.
Su libro de ahora es completamente necesario en la literatura comunitaria pues aborda de lleno una preocupación que tanto afecta no sólo a la UE y a España sino también a otras regiones europeas con tentaciones secesionistas, tal sea la momentáneamente abortada de Escocia, la Padamia italiana, parte de Hungría, Flandes... Cuestiones todas en las que Manolo aprecia "un alto grado de voluntarismo y amateurismo" cuando "no se toman en cuenta los requisitos estrictos de orden constitucional que impone la pertenencia a un Estado de Derecho y la necesidad de conformarse a las disposiciones de la Unión".

Como ha sido asumido por la soberanía popular, expresada en Cortes, y, reiteradamente, por la propia Comisión de la UE: "la secesión de una parte de un Estado miembro supone la pérdida de la entidad separatista de los derechos inherentes a la pertenencia al territorio de la Unión y, entre ellos, la pérdida por sus habitantes de la condición de ciudadanos de la Unión Europea". Es una conclusión que no por obvia anima a leer al exdiputado porque su razonamiento es brillante, enriquecedor y definitivo.

sábado, 18 de octubre de 2014

Trubia está ahí

A principios de los sesenta, los jóvenes recién contratados por el Banco Herrero solían preferir como iniciación la Oficina de Trubia. Aquel director, sin tener carácter expansivo ni pedagógico especial era un probo empleado capaz de transmitir su sapiencia de forma práctica. La primera lección era que junto al tintero para la obligada rúbrica se colocase visiblemente la posibilidad de mojar el dedo y estampar la huella: “No esperes que te lo pidan. Los analfabetos son muchos más de los que imaginas y tienen su sensibilidad. Jamás, de otra manera, podrías recoger los recibos de tantas pensiones”.
Esa era Trubia.
Su progreso cierto pero inarmónico. Hogaño las cosas son, sin duda, muy distintas. La Fábrica sigue con su enorme superficie y ahora, dicen, con carga de trabajo, como no podía ser menos en un mundo belicoso,asegurada hasta,al menos, 2026, pero las contradicciones palmarias y bien apreciables, al ladito mismo de la gran ciudad. La más lacerante es ese burdo engaño a 55 despedidos, que conllevó el vergonzoso cierre de la Vega ovetense y de los que se quiere olvidar el Ministerio de Defensa y su subcontratada, la americana General Dynamics.
Acompaño a estos amigos en su concentración periódica y me sigue sin entrar en la cabeza que la Corporación Municipal y la empresa hayan abierto las instalaciones armeras para danzar sobre sus ruinas.
Si me acerco una vez al mes a saludar a estos amigos, víctimas de la sinrazón, no es por mera solidaridad, que también, sino porque no concibo nuestra ciudad y nuestro Concejo amputados de su historia industrial.

sábado, 27 de septiembre de 2014

La solidaria emoción del Roxín Jr.

"Juntos de la mano, se les ve por el jardín//no puede haber nadie en este mundo tan feliz"

Estuve en el segundo concierto de Víctor Manuel. Apoteósico. Hube antes de adquirir una silla de ruedas, pues la antigua que me facilitó la Seguridad Social me la robaron, como el carro del Escobar. Mucho me prestó el ambientazo y, además de la presencia en escena de los invitados foráneos, valoré muy alto que nuestro artista, mierense por antonomasia, hubiera subido a Hevia con su gaita, que suena a cielo, y a Chus Pedro, cuyo programa de la TPA es de lo más animado. Curioso del cambio de época que una de las canciones que escuché a Víctor Manuel, en el avilesino Suárez Puerta, hace años con los mecheros encendidos en medio de la penumbra, resultó que ahora las luces rítmicas participativas provenían de multitud de teléfonos móviles.
Al término, pese a los minutos de espera, siguiendo los sabios consejos de Protección Civil, había cola muy copiosa para tomar taxi, agravada por el yerro municipal de imponer al transporte público un intrincado recorrido. Como evito colarme, mis hermanos, mi mujer y yo nos decidimos a pechar con la subida cuesta de la Ería, bordeando el Tartiere. Fue bastante duro para los míos que empujaban mi silla y para mí que ayudaba algo con mi pierna derecha sana. Como somos sesentones, nos deteníamos cada poco a neutralizar el resuello, hasta que inopinadamente un muchacho que subía, abrazado a su novia, se puso a empujarme hacia arriba con una fuerza benéfica providencial. Durante el trayecto, en el que no hablábamos mucho para cansar menos, me dijo que su padre también usaba silla, averiadas ambas piernas, y que él era músico, amigo del "batería"que había actuado con Víctor. Al llegar a Alejandro Casona, mi hermano le dio las gracias y se dispuso a relevarle, pero no hubo manera, dijo que él seguía empujando. Ya en Fuertes Acevedo para nuestro grupo era fácil continuar cuesta abajo y, aunque el solidario joven nos quería seguir ayudando, le convencí de que nos dejara y recuperara a su novia ya muy atrás. En ese momento y para darle la mano, agradecido, me quité mi sombrero "Panamá", que siguiendo una práctica de mi abuelo me protege también del relente nocturno; resulta que sólo entonces el chaval me reconoció y me abrazó entre sollozos y besos pues, dijo, su padre, "Ángel, El Roxín, del servicio de aguas municipal", le había hablado mucho de mí. Tuve a mi vez una emoción indescriptible, como mi mujer y hermanos, que motivó luego la reflexión de cuánta gente generosa y de buena fe me he topado en la vida, en la que coexisten con canallas, especuladores y gentes que ponen zancadillas, y hasta guerras, por doquier.No sé nada más de este Roxín Jr. pero estoy seguro de que su ejemplar buen corazón debería latir predominantemente en este mundo injusto de hogaño.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Querido compañero/querida compañera

El proceso de primarias es todavía muy imperfecto pues se aprecian fallos que es preciso mejorar para próximas convocatorias.

De forma especial y concreta el número de avales exigible  es excesivo y también que sólo se pueda avalar a uno de los precandidatos lo que hace más importante una llamada a la conciencia cívica para que se sostenga a aquel que se considere tiene posibilidades de un mejor resultado entre los ciudadanos de Oviedo, no solo de los militantes, únicos convocados todavía en estas primarias, llamadas "cerradas".

También deberían regularse mejor los supuestos, como el nuestro, en que participe el mismo Secretario General de la Agrupación, custodio de datos y garante del procedimiento desde hace tiempo en que tenía ya pensado presentarse.

No obstante, es un reto importante respetar a todos y aprovechar una consulta interna para consolidar la opción auténtica de las municipales 2015. Ese es mi caso, pues concurro con la única voluntad de trascender viejas luchas internas de la Agrupación, cuyo efecto dañino bien conozco, y ofrecer a nuestros conciudadanos una alternativa a la actual Corporación Municipal, anquilosada en demasiados años de inercia, corrupción, despilfarro y prácticas escasamente aceptables en democracia.

Como ya sabes busco 169 avales para concurrir.

Me puedes escribir a info@antoniomasip.net

O llamar a mi teléfono móvil 654953672 en el que te atenderé personalmente.

  El jueves 25 a las seis de la tarde celebraremos un pequeño acto en la Casa del Pueblo (Jovellanos, 19) en el que si lo deseas me puedes pedir cualquier aclaración o aportación. Tendremos algún otro encuentro todavía sin cerrar. Te pido que lo medites bien.

Solo debes avalarme si, como yo, piensas que soy el precandidato que puede tener más aceptación popular y posibilidades para  conseguir que el alcalde de Oviedo vuelva ser un socialista. Todo ello, claro está, apoyado en un equipo intergeneracional de probada integridad, capacidad y compromiso con la ciudad.

Tuvimos siempre buenos candidatos pero, por lo que fuera, no se hicieron comprender suficientemente y no generaron la voluntad de ganar las municipales.

Esta movilización interna dará muestras de si nuestra organización está lista para el reto. Puede suceder, lo que espero no ocurra, que aquella abulia de la que tachaban nuestros novelistas nos afecte o, incluso, se lleguen a despropósitos que nos conduzcan a derrotas mayores que las sufridas antes. Hay que evitar, pues, el derrotismo y el suicidio político.

El equipo que se forme entorno a mi candidatura, sí va a ganar Oviedo 2015.

Será un grupo que, conocedor  de los problemas que sufren los vecinos pondrá todo su empeño y capacidad en resolverlos. Ofreceremos confianza. Ese es mi firme compromiso. Solo debes avalarme si como yo piensas que puedo ganar las elecciones de 2015 y soy el precandidato de los que lo intentan que más posibilidades y aceptación popular tiene para ser Alcalde el año que viene, con el apoyo naturalmente de un equipo de probada integración en la ciudad.

Si es así y firmas, interpretaré tu confianza como un compromiso contigo y con la victoria electoral, no frente a otros compañeros sino en favor del progreso del Concejo, sus barrios y pueblos. Te vamos, pues, a necesitar mucho en ese gran empeño, nada acomodaticio, de convencer a los ciudadanos ovetenses, de trabajar a su lado, escucharles y manifestarse claramente contra el derrotismo y/o voluntarismo de algunos.

El equipo que se forme en torno a mi candidatura, que va a ganar Oviedo-2015, serán  un grupo y unos apoyos conscientes de los problemas que sufren los vecinos.

Saludos y ¡adelante! que, como decía el poeta, "¡ya es hora!"

sábado, 20 de septiembre de 2014

Schadenfreude o la evaluación constante

Antonio Masip

 Universidad de Deusto nos sometía a frecuentes exámenes orales. El profesor titular de la asignatura hacía un primer llamamiento para quienes consideraban estar preparados y un segundo, días después, para los que optaban por administrar sus tiempos con mayor margen. Quien hogaño es un reconocido escritor vasco, Iñaki Uriarte, compañero en aquellas aulas, me llamó entonces la atención sobre un significativo problema moral: el contento reprimido, incluso mal disimulado, de muchos cuando constataban el suspenso de cualquiera, aún de un supuesto amigo próximo. Schadenfreude, dice el mismo Uriarte, Premio Tigre Juan, que dicen en alemán.

Claudio Magris cuenta también una cosa parecida sobre el sadismo académico.

Era perversidad circunscrita a las orillas del Nervión y del Danubio, o propia, incluso, de la naturaleza humana?¿importaba algo que detrás de un suspenso pudiera venir el inevitable de uno mismo? Esa miserable actitud la volví a vivir en foro abogacil, en las mismas salas de togas tras algún pleito, y, cómo no, en la vida política en la que sigo con redoblado espíritu abierto y juvenil. Al margen de tancredos de esas y otras lacras éticas, (¿hay quien prefiere la derrota al triunfo de un compañero supuestamente insumiso?) la mejora de la calidad de la democracia exige evaluaciones constantes y no solo el consabido proceso electoral cada cuatro años, que son cinco en sistemas como el Parlamento Europeo. Las primarias y su impoluta limpieza son una necesidad como también que de forma parcial el electo a cualquier nivel rinda cuentas constantemente de su gestión mientras se enriquece y estimula con opiniones discrepantes, o solo distintas, a lo que él mismo en principio consideraba. El desprestigio político no es de la corrupción en exclusiva, que sin duda es tacha fundamental, sino a no desdeñar el mal del hermetismo proverbial del círculo político, casta o como se quiera libérrimamente denominar.

La sociedad tiene cierto grado de podredumbre moral muy preocupante pero puede, y debe, encarar su superación. No es solo el triunfo de unas ideas sobre otras sino la trascendencia de que entre transversalmente a todos los actores una frescura moral regeneradora imprescindible que, por lo demás, está en el sustrato históricocultural judeocristiano aunque haya cobardes, o simplemente cobardicas, dispuestos a alegrarse del suspenso ajeno.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Escrito que he dirigido ayer a cada uno de los miembros de la Ejecutiva

Asunto: A los compañeros/compañeras de la Ejecutiva.

Si importante es superar el derrotismo entre los ciudadanos y los militantes, mucho más para mí que la Ejecutiva de la AMSO y cada uno de sus integrantes, compañeras y compañeros, tenga conciencia histórica del momento que vive el país y el Partido, en especial de ese mensaje de nuestro secretario federal, ya autoproclamado candidato a las primarias para julio de 2015, de que "las elecciones municipales hay que ganarlas". Si quiero ser candidato es porque estoy convencido de que, frente a tanto corrosivo derrotismo, en Oviedo podemos, y debemos, ganar y, a la vez, contribuir de forma totalmente determinante al triunfo en las regionales del mismo día, que nos serán del todo imposibles sin un fuerte sustento de votos ovetenses.

Estoy seguro de que la Ejecutiva de la AMSO estará a la altura del reto, con la implicación de todos y cada uno de los miembros de la Ejecutiva y de la militancia, pues los ciudadanos progresistas de Oviedo no entenderían otro compromiso y no perdonarían perder esta oportunidad para ofrecer a nuestros vecinos un Ayuntamiento progresista, transparente, eficaz en la gestión y totalmente democrático, al servicio de los ovetenses y, en especial, de los más desfavorecidos.

Un abrazo Antonio

sábado, 13 de septiembre de 2014

Marino, director de ferrocarril.

El ferrocarril Vasco-Asturiano es historia en Oviedo, ceñida exclusivamente al siglo XX en que nació y murió; fallecimiento precipitado por un acuerdo cuatripartito (PSOE, PP, IU, CDS), en el seno de la Comisión de Seguimiento del Urbanismo, que ejecuté como Alcalde y del que siempre me quedará la mala conciencia del derribo de una Estación, vetusta y magnífica, que hubiera merecido la pena restaurar, aún dedicada a otros usos. Entre las legítimas protestas que hubo recuerdo la de Fernando Chueca Goitia, que había intervenido algo en la política nacional moderada de la transición y que tenía fama de buen conservacionista.

Como quiera que aquella incorporación crítica madrileña me sorprendió un tanto, me decidí a preguntarle directamente recibiendo una respuesta, con su voz gangosa característica, que, aunque no debiera, me tranquilizó absurdamente: "Firmé pero puedo asegurarle que en mis notas de varias estancias en Oviedo no figuraba como edificio de valor a conservar ni nada que me hubiera llamado especialmente la atención". Pese a esa y otras opiniones, mil veces me he arrepentido pues El Vasco tenía, en efecto, sabor especial, con una cantina casi poemática, un paso entre andenes de cristales y maderas inolvidables y unos anuncios azulejados de diseño histórico que es lo único que se guarda.

El bueno de Claudio Magris, al que tuve la suerte de conocer en Oviedo, traído por el dinámico Graciano García, sostiene en "El Danubio "que " la destrucción es también una arquitectura que obedece a reglas y cálculos". Estaba de suyo que la desaparición del Vasco era propicia para burlar la buena fe de aquella Corporación municipal que presidí.

Se produjeron manifestaciones vecinales y culturales frente a las que cometí el clásico error,muy propio de la política menor,de "hacer oídos sordos".También llegué a temer que los herederos de aquel suelo, expropiado entre 1900 y 1904 expresamente para línea férrea, pudieran pedir la reversión, lo que no se produjo.Cosa parecida estuvo a punto de ocurrrir con el antiguo campo de fútbol de Buenavista, inaugurado en 1932,que veintitantas familias,entre ellas la mía materna, cedieron al Ayuntamiento en los años cincuenta,y al que se dio el vergonzante giro de usos que capitaneó la locura Calatrava.

Conocí algo la parte societaria, o mercantil, del tal Vascoasturiano pues Antonio Hidalgo, mi abuelo, con el que vivía, fue miembro de su Consejo de Administración, que presidía un primo por afinidad de mi padre, Pepe Tartiere, segundo Conde de Santa Bárbara de Lugones. Tratándose de una empresa ferroviaria resultaba paradójico que la dirección se encomendase a un caballero ingeniero de nombre Marino, pero aún más que éste padeciese miedo cerval a montar en tren.

En aquellas calendas el viaje más normal a Madrid, desde La Regenta hasta hace poco, era porferrocarril. Nohabía todavía el popular Alsa de "parando en Villalpando" y los coches afrontaban en la carretera repechos curvados y empinados, no siempre de buen asfalto, sin quitamiedos y con motores que habían de animarse de trabajosas manivelas y de botellas de agua que saciaban una sed infinita, frecuentes reventones de neumáticos, además de otras dificultadades para sus ocupantes, entre las que solían afecciones de mareo por las subidas,o bajadas, a la Manzaneda, el Padrún y el Pajares y aún Los Leones. Pues bien, Don Marino afrontaba con resignada paciencia ese incómodo viaje con tal de evitar el ferrocarril llamado del Norte, del que no se fiaba, ni si quiera del suyo, de vía estrecha, que siempre imaginaba pleno de accidentes, choques de frente, pasos y guarda agujas y barreras mal vigilados y riesgosos, maquinistas daltónicos o distraídos y descarrilamientos de todo tipo. Semurió en el cargo, dejándome la duda de si la navegación naval, de la que sus progenitores tomaron su nombre, o aérea, de la que apenas podíamos imaginar línea regular, le supusieran parecida aversión.

En cualquier caso no deja de resultar curioso que Oviedo tuviera un director de ferrocarril con pánico al tren. A reseñar que Don Marino no vivió para ver el gran fraude del llamado "Cinturón verde" de la línea que dirigió y que, en lugar del pretendido recurso mediambientalista que soñé, propiciaría luego ya sin mí una sociedad pública con un trasiego de maletines y negra corrupción, "Losa del Norte" incluida.

martes, 9 de septiembre de 2014

Gamallo en su centenario


Se ha cumplido el centenario de un personaje maravilloso y/o mágico, en cualquier caso muy superior al escritor que fue, Dionisio Gamallo Fierros. Susobrino Toni, la Academia gallega y la comunidad ribadense le han recordado con este motivo en importantes aportaciones, entre ellas una interesante exposición. Nacho Gracia y J.M. Ponte Mitelbrun lo hicieron también en las páginas de La Nueva España y "La Comarca del Eo" le ha dedicado un extraordinario monográfico.

El personaje trascendía, insisto, a sus eruditas escrituras por las que el futuro seguirá conociéndole. En Oviedo tenía Dionisio una parte muy significativa de su corazón. Gustaba de pasear por el San Francisco introduciendo su mano en la oquedad de árboles secos en los que su madre, ovetense, "pudo haber jugado de niña", como recojo en mi libro "Con Vistas al Naranco", editado por Marta Magadán.

Era proverbial la amistad de Dionisio con los Alarcos, Emilio y Josefina, que ensalzaban sus saberes y ocurrencias en la tertulia, o "sanedrin", de Alvabusto y en otros foros. Bien recuerdo sus polémicas, en el Simposium del centenario de La Regenta; de un lado, con Carmen Bobes, pretextando el presuntuoso colorete facial del Magistral De Pas y, de otro, con mi no menos admirado Tolívar Faes, por la procedencia del epistolario de Clarín, que Gamallo sigue blandiendo, afortunadamente, aún de forma póstuma.

Daniel Cortezón, su amigo y confidente, depositario circunstancial de la entrañable carpeta que siempre le acompañaba, nos ha legado una bonísima biografía. Como tuve entre mis próximos a Lauro Olmo y Pilar Enciso, me resultó emocionante cómo llegó personalmente a solidarizarse cuando el vergonzoso e histórico desahucio que sufrió ese matrimonio de escritores y sus hijos en el madrileño barrio de Pozas.

El encuentro con su topadiza figura nocturna, en el Breogán o el Cantón, era un aliciente de todos los veranos, como, sigue siendo quedarme un minuto ante su bien caracterizada estatua del parque de Ribadeo. Inolvidable igualmente la visita habitual que hacíamos, Cándido Riesgo y yo, en su compañía, al piso alto de la farmacia de Diaz, su primo, con los retratos del abuelo de ambos, el pintor Dionisio Fierros.

Ya se ha contado por muchos sus sarcásticas tarjetas volterianas de "Varón de Porcillán". Frente a tanto título provocador, como no eludí manifestar en vida de Leopoldo Calvo Sotelo y su absurdo topónimo de Ría de Ribadeo, el de Gamallo era real ("Puedo probar que soy varón, nacido en Porcillán, puerto de Ribadeo") y partidario entusiasta de la cordialidad ribereña con su asociación de "Amigos del Eo", a la que me incorporó y que, José Luis Mediavilla, Julián Guerra y yo, los tres de Figueras, fuimos excluidos a su muerte.

Sabiendo algo de su ideario político radical, no me extrañó, sin embargo, que Manuel Fraga y otros conspicuos derechistas le manifestasen su admiración sincera. Al fin y al cabo, sería bueno reconocer en su centenario que Dionisio, en la comarca Asturgalaica de la Ría, es de todos.

Antonio Masip

Talarén descubre una placa en honor de Juan Mon, fotógrafo del XIX afincado en Madrid

El naviego fue el primer retratista asturiano que desarrolló su carrera - en la capital española.
Antonio Masip, Celestina Mastache, Lidia Serra, Ignacio G. Palacios, Juan Méjica y Santiago Hernández, con la placa en recuerdo de Juan Mon. A la derecha, detalle de la placa.
REPRODUCCIÓN DE G.G.

G. GARCÍA Juan Álvarez Mon y Álvarez-Acebedo, más conocido como Juan Mon, fue uno de los fotógrafos más importantes del siglo XIX, y desde este domingo tiene una placa en su recuerdo en la casa que lo vio nacer, en Talarén (Navia). El Ayuntamiento quiso reconocer así la figura de un pionero de la fotografía, que se desplazó a Madrid donde concluyó el Bachillerato y estudió Bellas artes, antes de instalar su estudio en la Puerta del Sol.

Al acto acudieron el exalcalde de Oviedo y estudioso de la vida de Juan Mon, Antonio Masip Hidalgo; Celestina Mastache, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Navia; Juan Méjica, diseñador de la placa; y los sobrinos del fotógrafo Lidia Serra y Santiago Hernández, que agradecieron el recuerdo del pueblo naviego a su antepasado.

Juan Mon se convirtió en el primer fotógrafo asturiano que desarrolló su carrera profesional en la capital de España. Allí instaló su estudio, por el que pasaron militares, damas y niños. Su trabajo fue reconocido con galardones como la Cruz de la Real y la orden de Carlos III (lo que le concedía la categoría de ilustrísimo), la medalla de primera clase en la Exposición Fabril y Manufacturera de 1884 y en la de Escritores y Artistas.

Su labor no quedó en la capital, puesto que siempre recordó sus orígenes. Así también se convierte en el Vicepresidente del Centro Asturiano de Madrid, y siempre que tuvo oportunidad regresó a descansar en verano a Navia y Talarén. Así lo recogen las crónicas de la época, en que se dan cuenta "los grandes banquetes ofrecidos por el rico propietario Don Juan Mon, reputado fotógrafo establecido en Madrid, al que fueron invitados los veraneantes de la corte, de Sevilla y de otros puntos", relata el "Diario Oficial de Avisos de Madrid", en septiembre de 1890.