viernes, 27 de junio de 2008

Don Quijote, Europeo


La gema de los Quijotes tempranos es, para Francisco Rico, el de Roger Velpius «en Bruselas..., en l’Águila de Oro, año 1607”. “El corrector lo leyó con cien ojos”. Aquí, al ladito mismo del Parlamento Europeo, se mimó, pues, la primera parte del Quijote. Hoy esto no es territorio de las Españas, que diría Víctor Hugo, e, incluso se duda de que sea Flandes y/o Bélgica. De lo que no cabe duda es de la capitalidad europea, salvo para los franceses y su Estrasburgo.

Y en pro de ese espíritu europeo son importantes las señas supranacionales. Salvador de Madariaga, en los tiempos en que tuve el honor de visitarle en Oxford, peroraba sobre “El Quijote, europeo”. El gran polígrafo llama al caballero andante, famoso español- en terminología cervantina-, gran europeo- en razonamiento del propio Madariaga. El europeo moderno se modela sobre “las obras y no sobre la santidad”, “el criterio de su pensamiento es la razón”. Madariaga ve antecedentes de Voltaire, y hasta de Tolstoi y Bakunin.

Raimon Obiols, mi gran amigo, me viene susurrando de siempre la importancia de la autoafirmación del capítulo quinto del Quijote: sé quien soy.

Cuando se cree conocer algo a un personaje que tanto deleite e impulso a la imaginación te ha proporcionado, llegan críticos literarios y te transportan a honduras inimaginables. Es a cuento pues acabo de saborear “Cervantes comenta El Quijote” de Emilio Martínez Mata.

Zweig se replegó sobre Montaigne ante el desastre bélico europeo; salvando las distancias, tengo al Quijote, como libro de cotidiano refugio. Mis amigos Madariaga y Mata me ayudan no poco en estos momentos en los que el no irlandés, la provocación del horario laboral, la hambruna mundial, el intento de la fractura social, los desastres de la guerra y otras negritudes en forma de precios de petróleo quiebran el horizonte del Campo de Criptana y de otros varios campos en los que se debate el ser o no ser de Europa. Esa es la cuestión que contemplo desde la planta once del Parlamento Europeo. Mi mirada sobrepasa el lugar donde debió estar la imprenta de Velpius. Nadie como el Quijote para amar la libertad, la justicia, la paz…Europa, sin ir más lejos.

viernes, 20 de junio de 2008

Reunión con Arcelor-Mittal


El 18 de Junio el diputado Antonio Masip mantuvo en la sede parlamentaria de Estrasburgo un encuentro de varias horas con los directivos de Arcelor-Mittal, muy preocupados por la directiva en tramitación de medio ambiente ("reglas comunes para el mercado interior de la electricidad") que afecta a dicha empresa. Asistieron Juan Estarellas, Jesús Imaz, Amparo del Olmo, Debruxelles, Aurica Pripa y Koen Coppenholle. El Sr. Masip no pertenece a las Comisiones de Industria y Medio ambiente que discuten la directiva pero como diputado asturiano que valora la extraordinaria importancia de la implantación en la región de la empresa les ha ofrecido colaboración total. A principio del mes de Julio quedarán establecidas las posiciones de los grupos políticos pero las pretensiones de Arcelor-Mittal son comprensibles aunque deberán acomodarse a los márgenes permitidos. En cualquier caso ha de valorarse como muy positivo el esfuerzo de ir reduciendo emisiones de Arcelor-Mittal y ha de apoyarse su pretensión de que se valore en la directiva la reutilización de gases de sus propios procesos para el autoabastecimiento energético. Es un incentivo lógico al que la UE no debería ser ajena. La titular de la Comisión de Industria, Francisca Pleguezuelos, apoya expresamente esta postura. El Sr. Masip ha aceptado la invitación de visitar este próximo verano las plantas de Avilés y Gijón de la empresa

jueves, 19 de junio de 2008

El no de Irlanda



Hace algo más de dos años me fui a Dublín a sumergirme en un curso intensivo de inglés en el ambiente distendido del Trinity College. Quería también comprobar por mí mismo el espectacular desarrollo económico del llamado "tigre celta". Y, en efecto, ese progreso está a la vista. No obstante, ya iban aflorando los complejos de las sociedades opulentas. Los irlandeses, con su simpatía y bonhomía, empezaban a mostrarse cada vez más temerosos de perder su estatus. El no de Irlanda es, una vez más, el voto del miedo de los ricos, aunque recientes, a perder lo que tienen. Es el "no" a lo desconocido y el fracaso de la campaña en favor del sí del Gobierno irlandés. Todas las instituciones y partidos irlandeses apoyaron el sí pero los ciudadanos se inclinaron por el no, detrás de líderes de segundo nivel, por recelo a un poder supranacional desconocido y lejano. La UE es una organización que corre el riesgo de convertirse en ingobernable para acabar siendo, si no se pone remedio, en un mero apéndice de Asia. El Tratado de Lisboa pretendía contribuir a la solución, pero el ciudadano medio europeo, el irlandés y también el británico, el checo, el polaco, puede que otros también, no lo están comprendiendo y se revelan en cuanto tienen oportunidad. Estamos sumidos en la incertidumbre pero no conviene reaccionar con desprecio hacia los irlandeses. Son "un coñazo", como ha dicho Pedro de Silva en estas páginas aunque ¿cómo proponerles una Europa de dos velocidades si ellos se mueven en la zona euro y con sus deberes de convergencia bien hechos? Hay que escuchar al Gobierno de Irlanda, el primero en fracasar, y buscar una nueva solución que desde luego ya no entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2009.

El proceso de ratificaciones continuará. También deberíamos reflexionar sobre algunas actitudes de la Comisión y de los Gobiernos nacionales. ¿O no influyó, por ejemplo, en los sindicatos y trabajadores irlandeses la mera insinuación de la jornada laboral que se pretende imponer? Las elecciones europeas deberían ser la decantación de unos y de otros con sus programas políticos y sociales a escala europea y no nacional como algunos, también españoles, siguen pretendiendo.

lunes, 16 de junio de 2008

En el homenaje a Emilio Barbón



La Fundación Emilio Barbón encargó al eurodiputado Antonio Masip que pronunciara unas palabras en el quinto aniversario de la muerte del líder socialista y ugetista. Intervinieron también Vicente Barbón, Presidente de la Fundación, y Solís, Secretario General de Laviana. Estaban presentes Valentín Ruiz, Viceconsejero, Elisa Llaneza, Directora General de Turismo, Nicolás Redondo, Exsecretario general de la UGT, el Alcalde y concejales de Laviana, Jesús Llaneza, director de la Fundación, familiares y amigos. Fue el sábado 14 de Junio en el cementerio de Pola de Laviana. Previamente, Masip había hablado de ese lustro sin Barbón ante el plenario del Congreso Extraordinario de la FSA, celebrado en el Instituto Bernaldo de Quirós de Mieres.

El discurso lavianés del eurodiputado fue: “Queridos amigos: No parece cierto que hayan pasado cinco años.¡Cómo recordamos a Emilio y a Manolita!¡También al padre de Manolita, Manolo, de Piñeres, y a Caridad, la madre de Manolita!¡También recuerdo a la madre de Emilio!¡Qué familia tan ejemplar de luchadores! Hermoso, Solís, lo que nos has contado de tu padre allerano, del final de Emilio, a cuyo recuerdo sois tan fieles Agrupación, Ayuntamiento, Fundación, familia, amigos…Buena decisión esa, Llaneza, Vicente, de mantener estrictamente el 14 de Junio como homenaje a Emilio, con el premio y esta visita al nicho, sea cuál sea el día de la semana sin precisar convocatoria expresa. Algunos no podremos venir siempre pero nos acordaremos, como hoy nos hemos acordado en el congreso de la FSA, ante el que tuvo, por cierto, una magnífica intervención, el concejal, tan querido, Adrián Barbón. Yo me acuerdo de Emilio todas las mañanas cuando calzo la férula de plástico en la pierna y tengo que ponerme a andar. El recuerdo de Emilio que no solo tenía dificultades para andar y moverse sino también para hablar. Emilio, un héroe de verdad, al que tuvimos la suerte de conocer. Mi hijo, aquí presente, venía conmigo casi todos los domingos a Laviana o al Condado, donde mi mujer y yo manteníamos largas conversaciones con los Barbón hasta que me avaló para entrar en el PSOE. Emilio no solo fue un gran político, será siempre un referente moral para los socialistas. Tengo el honor de ser albacea del poeta Ángel González, otro referente moral de nuestra generación. Con Emilio no había posibilidad de proximidad alguna de la corrupción. Él y Paulino nos dieron siempre ejemplo desde Laviana, desde vidas sin alharacas. Mucho antes, el 1 de Mayo de 1964, en Bilbao, en la primera gran manifestación que hubo en España, conocí a Nicolás Redondo. Después de la primera carga policial, donde vi por vez primera el chorro de agua de color que caía delator sobre los manifestantes. Los estudiantes nos habíamos refugiado en los bares del Arenal y del Arriaga. Allí entraron, Lalo-el padre de Patxi López-y Nico gritando:”¡Estudiantes salid de nuevo a la calle con los obreros!.La manifestación siguió así, no se cuánto. Inolvidable, Nicolás. Vengo, amigos, de Nápoles, muy decepcionado de que, en Europa puedan ocurrir la persecución de los gitanos, la violencia en la calle, -tres compañeras del Partido Socialista europeo recibieron una paliza sin cuento ante la indiferencia de la gente-, junto al Ayuntamiento de la ciudad sin ley. Allí la camorra campea por sus fueros. Hay que levantar esta Europa pero sobre los presupuestos sociales y morales de Emilio y de nuestras figuras ya legendarias. Venimos esta tarde a Laviana a cargar las pilas. Sí, Solís estamos contentos por el éxito electoral pero el momento debe ser idóneo para reflexionar y fortalecer el sentimiento por el que murió Emilio hace cinco años. Un fuerte abrazo.”

viernes, 13 de junio de 2008

Nápoles en el claroscuro




"Nada en Europa puede ni de lejos dar una idea de esto".Stendhal, Nápoles, 12 Febrero 1817.

Dulce, la dulce concejala de Gijón, me abordó hace tiempo, preocupada con lo que ocurre en Nápoles: "En Asturias no va a caber la basura en poco si se evita la imprescindible quema controlada".

Llegué a Nápoles, entre dos luces. La ciudad estaba desierta. Los baches, los charcos no de una lluvia que no hubo, me dan la sensación de que entro en Sudamérica, Bogotá o Caracas...La basura- 60.000 toneladas, dicen- se nota en cada esquina. ¿Puede ser "La peste" de Camus o la ceguera de Saramago? Quizá no, todavía. De repente, los ciudadanos salieron a la calle, unos sin rumbo, otros buscándose en el ruido enloquecido de sus "motorinos". Estaban desmoralizados por el desastre futbolero de su "escuadra" que acababa de caer sin honor ante Holanda. Nadie habla de la persecución y calumnia contra los gitanos ni de la camorra que está detrás de todo lo que ocurre en la Campania, de la que Nápoles es centro urbano.

No se notaba excesivamente el olor pero el calor, que irá a más, provocará pronto situaciones insoportables. Hay peligro de enfermedades infecciosas. La basura se envía ahora a quemar a Hamburgo, donde cobran 2.000 euros la tonelada. He visto, en el puro centro, una sola camioneta de recogida, nada más. La cosa va para largo. Hay un pulso entre las autoridades y la camorra que incluso trataba con sus clientes del Norte de Italia basuras que luego depositaba en sus vertederos napolitanos. Para mayor inri la caravana sanitaria a Alemania puede entrar en crisis pues, siempre pícaros, alguien va dejando residuos radiactivos en los montones de porquería. No hay escrúpulos, eso es evidente.

El periódico se lamenta de que las escuchas judiciales, a las que Berlusconi quiere poner coto, sean proporcionalmente mayores en Nápoles que en el resto de Italia, pero la conclusión no es favorecer la investigación de los delitos sino una mayor privacidad que les haga impunes.

Veltroni, líder del Partido Democrático, coincide con Dulce: "Ha habido una falta total de previsión y decisión. También el ecoizquierdismo, además de la camorra, puso obstáculos". Si algo nos ocurre, dentro de unos años, en estos pagos los que ahora ponen zancadillas serán partidos sin dimensión para exigírseles responsabilidades. Habrá que actuar con antelación. Nápoles no se puede repetir en la piel de Europa.

Dulce me avisó antes de que lo viera.

lunes, 9 de junio de 2008

Publicidad de las leyes

Como sabe todo estudiante de segundo año de derecho, la publicidad es esencial para la eficacia de las normas jurídicas. Una ley desconocida no se puede cumplir. Este principio, tan obvio, parece haber sido olvidado por los gobiernos europeos que han prohibido los líquidos en los aviones sin explicar ni por qué ni cómo. Es conocido el caso de la ensaimada mallorquina que, aceptada a bordo en la isla, se rechaza en los aeropuertos alemanes. El asunto, tratado ampliamente en el Parlamento Europeo, y en el que ha jugado un papel relevante el eurodiputado convergente Ignasi Guardans, ha sido ya parcialmente reconocido por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, cuya fiscal ha declarado que es imposible aceptar una norma secreta cuyo contenido no ha salido de las salas donde se reúnen en Consejo los representantes de los gobiernos, aquí, en Bruselas.

En un marco más general, la maravillosa Margot Wallstrom, vicepresidenta de la Comisión, está reformando el acceso y la publicidad de los documentos en la Unión Europea. La política sueca lamenta que en los últimos tiempos la apertura de los documentos de las instituciones europeas no haya llegado tanto a los ciudadanos como lo ha hecho a los lobistas. Seguramente se debe a que no basta con hacerlos accesibles sino que deben ser publicitados y comprensibles en su raíz esencial. Hay que comunicar bien.

Mi colega el laborista Michael Cashman, responsable del informe, declaró que se ha avanzado en el cambio de una cultura de confidencialidad a un acceso a los documentos oficiales más fácil. El camino es largo todavía.

Uno de los ponentes que más se me quedaron en la retina fue el responsable escocés de libertad de información. Tres años después de la introducción de la ley de libertad de información en Escocia, se hacen ya públicos los gastos de los parlamentarios, los contratos públicos y hasta los nombres de los médicos con mayor índice de mortalidad de sus pacientes. En España, después de muchas resistencias, ya empieza a ser transparente el patrimonio de los políticos municipales; en cuanto a la publicidad normativa no suele haber pega, el esfuerzo político tiene que orientarse a esa necesaria comunicación didáctica pues la legislación publicada no deja de ser un monstruo de una enormidad inaccesible y laberíntica en cuya red cualquiera puede perderse.

jueves, 5 de junio de 2008

Obama, again


Cuando hace año y medio aposté por Obama, en el espacio virtual hubo quien lo relacionó con que en la primavera del 2000 me había comprometido a Zapatero, pero igualmente- por fortuna el ciberespacio pasa por la vieja Regenta vetustense- se me recordó, con aires navajeros, que también me confundía (sic) en la AMSO (Asociación Municipal Socialista de Oviedo) apoyando a Carreño y a Paloma. En la red – bendita sea, digo- se reproducen las tertulias de café o de sacristía del siglo XIX. En este tiempo del XXI, he seguido diariamente la campaña del senador por Illinois, su mensaje de paz, la audacia de la esperanza, que me papé en versión original por encima de mis muchas limitaciones lingüísticas… Por fin, es un valor reconocido que desde su negritud mestiza enfoca la Casa Blanca, con una expresa confianza en la “palabra sobre palabra”. ¿Les suena este título?, pues a mí sí y llega a mi áspera alma. ¡Que gane en noviembre sin demasiados cambios en su palabra sobre palabra!

martes, 3 de junio de 2008

Una Corporación cumple su plata










"...sacrificarlo todo a la sola santidad del deber y ser conscientes de que podemos cumplirlo porque nuestra razón lo reconoce como imperativo y nos dice que debe cumplirse, es elevarse por encima del mundo sensible". Kant, "Crítica de la razón práctica".


Hace veinticinco años entraba una nueva Corporación, bienintencionada y mejor avenida. Tuve el altísimo honor de presidirla. Grossi, Luis Riera, Cándido Riesgo, Puri Tomás, Fuego, Polanco, Aurora Puente, Amandi, Bango, que merecen grata memoria, faltan a la conmemoración de argenta. Hubo, pienso, un trato exquisito entre los ediles en la línea que contemplo cotidianamente en el Parlamento Europeo. Encontré también servidores impecables de la función pública que debo personificar en Luis Arce, Secretario General. No puedo olvidar que un inquieto bombero, Corsino Suárez, murió trágicamente en el fallido rescate de un niño.

Hace unos días se celebró el veinte aniversario de "Un viejo que leía novelas de amor", de Luís Sepúlveda que ya alcanza 21 millones de ejemplares vendidos, apenas superada por El Quijote y “Cien años de soledad” en las letras hispanas. Con este motivo, el autor ha dicho que se presentó al Premio municipal "Tigre Juan" porque "simplemente supo que, en Oviedo, el Jurado trabajaba con honestidad". Me produjo viva emoción escucharlo y reafirmar que esa fue una constante en todos los actos políticos y administrativos.

Se suele recordar a los políticos por realizaciones que, sin embargo, son incomparables con periodos mayores de tiempo o presupuestos y endeudamientos más amplios. El presupuesto de 1983 era de tres mil millones de pesetas, unas catorce veces menos que hoy. Juan de Lillo pone hincapié en que junto a logros se han de contabilizar iniciativas que se consolidan luego. Yo, que tomaba posesión de un puesto que había ejercido, en circunstancias tan distintas, mi padre, llegaba a las consistoriales con dos obsesiones que habían acaparado los desvelos de mi progenitor: agua y estrechez de calles que ejemplificaba en Ciudad Naranco. Fue, pues, una satisfacción que, gracias por supuesto también a Corporaciones anteriores, se terminasen las restricciones acuíferas domésticas, se renovase la red y se enfocase el saneamiento y, conforme con el segundo eco de mi alma, proyectáramos, v.g. el Paseo de la Florida, un vial de cincuenta metros de anchura, por encima de la tensión especulativa y la pauperización de pequeños propietarios.

Otro miedo atávico fue la deuda. Aquel primer día corporativo apenas dormí al enterarme de una deuda exigible de 800 millones en Cadasa, pesadilla de la que me liberé luego con los sueños tranquilos de las buenas finanzas.

Cita elogiosa merecen los alcaldes de barrio que contribuyeron a la igualdad entre ciudadanos, a ese espíritu de Oviedo, acuñado entonces por sus fiestas, su limpieza- ¡qué día el que se pudo recoger la basura todos los días en todo el casco urbano!-, sus nuevos servicios sociales, sus zonas verdes (Purificación Tomás, Parque del Oeste, de Invierno, San Julián, la Monxina, Pumarín, San Pedro...), y ¡la peatonalización que tantos obstáculos tuvo!:el primero, el de la circunvalación que vino enseguida. Los nuevos equipamientos fueron muchos (Ventanielles, Tudela Veguín, Trubia, La Corredoria...).Me sentí especialmente vinculado a la Biblioteca de El Fontán, al Campoamor, al prerrománico-patrimonio de la humanidad, a la poesía, a todo lo clariniano, a la Catedral, con su Museo Diocesano, a la música -jazz y ópera- y al atletismo, baloncesto, ciclismo y el no boxeo. La ciudad tuvo una fuerte transformación. De un cuartel surgía un campus universitario; del vertedero municipal, un campo de fútbol; de la caja de un ferrocarril, la pista finlandesa; del canódromo, el estadio de atletismo y unas piscinas; de un depósito inservible, el proyecto de auditorio; de un antiguo sanatorio; un centro de profesores y Casa de Cultura; de la fachada en ruina del Deán Payarinos, el Conservatorio; de la Caja de Recluta y aledaños, el cuartel de la guardia civil; de fincas señoriales, acceso y ocio para los vecinos; de una guardería, una biblioteca infantil en pleno San Francisco; de un viejo laboratorio lácteo, un centro juvenil; de un golpe de audacia del primer teniente de alcalde, resurgió "el cañu de El Fontán"; de cientos de inquilinatos, propietarios, cuidadosos con sus barrios remozados. No obstante, con la buena intención de un cinturón verde, también hubo el baldón colateral del derribo de El Vasco.
Agradezco a mis compañeros y dirigentes del partido socialista el aliento de aquellas calendas, en las que me perdonaron tantos sobresaltos por la búsqueda adelantada de palabras nuevas, "antes de que sea tarde" que dejó sentado nuestro poeta. No puedo olvidar tampoco a los que yendo en aquella lista vencedora de los comicios, no ocuparon plaza de concejal y sus vidas no sobreviven esta plata virtual: Picucho Vigil, Ramón Quesada, San Martín, Pín de la Corredoria, Emma Iglesias, Paredes, Jesús Fernández Muñiz, Pepín Martínez, Sara Suárez y Ángel González. La dama del alba se llevó a tantos buenos amigos entre los que estaban dos colaboradores del mismo gabinete de la Alcaldía, Artemio y Collera.