jueves, 31 de octubre de 2013

La gran labor de los secretarios municipales

 La Nueva España 31/ 10/ 2013

Cartas de los lectores


Desde esta lejanía alsaciana no deja de interesarme grandemente el editorial de ese periódico sobre la designación de funcionarios en las tareas administrativas fundamentales de los entes locales.

Como tengo una pequeña experiencia político municipal, creo llegado el momento que suscita un abrupto cese –al menos en su versión hemerográfica, única fuente que tengo– de una secretaria a la que no conozco para rememorar un hecho para mí inolvidable. Fue el interés de algunos alcaldes españoles de remover a los secretarios y otros cuerpos nacionales (interventor y depositario), a lo que me opuse ya en el seno de la Federación de Municipios. Si la memoria no me falla, esos alcaldes consiguieron que por la socorrida y heterodoxa vía de una disposición de acompañamiento a la ley de Presupuestos se introdujera la potestad de sustituir de forma extraña a los secretarios de «ciudades de más de 50.000 habitantes». No tengo a mano tal disposición originaria, que, sin duda, fue posterior a la Ley de Bases de 1985 y que me pareció un grave yerro, como recogieron a mi iniciativa las actas municipales en el Pleno ovetense en que fue tratado, así como en ese periódico, que siempre tuvo tan buenos cronistas locales municipales. En Oviedo contábamos con las tres plazas de cuerpos nacionales magníficamente cubiertas por don Luis Arce, don Pedro Villameriel y don Modesto Dueñas, cuyos nombramientos reforzaban su independencia de criterio y fiscalización, que tanto he agradecido siempre. También tuvimos muy bien ejercidos los puestos de oficial mayor y viceinterventor, ambos por concursos nacionales. A la jubilación de don Luis Arce le sucede provisionalmente el que era de Langreo, don Miguel A. de Diego, y, ya fuera de mi mandato de alcalde, con carácter definitivo el señor Boatas, que había sido titular de Gozón. Me consta, insisto, la alta profesionalidad de todos ellos, que bien tuve ocasión de ver corroborada. En Gijón había también un prestigioso secretario municipal, don Alfredo Villa, y como depositario estaba don Faustino G. Alcalde, compañero mío en el primer Gobierno autónomo, que presidió Rafael Fernández. Los prudentes consejos de Faustino fueron clave para que nos rodáramos en la Administración local los que aquellos años de la Transición accedíamos a los cargos públicos.

Como ha sido mi posición constante no puedo menos de añorar que, con todos los defectos que sin duda tenía el sistema de Administración, la presencia de los cuerpos nacionales cumplía su misión asesora y fiscalizadora, reconociendo que los nuevos tiempos pudieran precisar un punto colateral de gestión que quizá faltase conceptualmente, pero que visto el panorama valoro menos que el lamentable descontrol que el político ha tenido por parte del funcionariado, tras aquella nefasta «disposición de acompañamiento» hasta el abrupto cese al que ese periódico viene ampliamente refiriéndose.


martes, 29 de octubre de 2013

Eurodiputados de PP, PSOE, IU y UPyD hacen frente común por Monroe ante la Comisión

La Nueva España

Los eurodiputados Salvador Garriga (PP), Antonio Masip y María Muñiz (PSOE), Willy Meyer (Izquierda Unida) y Francisco Sosa (UPyD) han hecho frente común ante la Comisión Europea contra el cierre de la fábrica gijonesa de amortiguadores Monroe de Tenneco.

Todos ellos han dirigido una pregunta al organismo europeo recordando que "la planta de Gijón ha conseguido siempre buenos resultados, mejorando en concreto en 2013 las propias previsiones de la empresa y ha hecho gala de una gran flexibilidad, con reducción de salarios de hasta el 8%, pero la producción de dicha planta se va a trasladar fuera de la Unión Europea, directamente a Rusia". Por ello, han interpelado a la Comisión Europea: "¿Cómo entienden esta decisión de una empresa norteamericana que ha disfrutado de ayudas comunitarias para sus plantas europeas de deslocalizar su ejemplar planta de producción de Gijón a Rusia?". Además les preguntan por las medidas que piensan aplicar "para favorecer la industria y el empleo locales en este caso concreto".

Los cierres en Gijón y Bélgica lastran el beneficio de Tenneco, que se reduce un 90%

sábado, 26 de octubre de 2013

Con "L" de Leonarda y de Lampedusa.



Recuerdo, aunque no encuentro entre mi montonera libresca, una magnífica edición de La Gitanilla, que patrocinó Plácido Arango, mecenas mexicano y salense, al que mucho estimo. En esa llamada Novela Ejemplar, Cervantes, nuestro primer escritor, se despacha, en ocasiones, muy despectivamente hacia la raza gitana. Es posición popular y demasiado común a lo largo de siglos, aunque mi buen amigo Juan de Dios Martínez Heredia, que fue diputado en España, en Bruselas y en Estrasburgo, es de los que de forma más clarividente ha puesto las cosas en su sitio neutralizando prejuicios.

No es banal el sucedido francés de estos días con la abrupta expulsión de una niña de supuesto origen kosovar, Leonarda, nacida en Italia, cuando iniciaba un viaje escolar y que ha suscitado una amplia solidaridad de sus compañeros quinceañeros de todo el país. Leonarda, hija de un pícaro que trampeó toda la documentación de los suyos, no habla siquiera albanés, solo francés, lengua en la que era estudiante apañada. Motivo de reflexión también para mí que la cruel y desmedida deportación no es cosa de la ultraderechista Marine Lepen, eurodiputada, en pleno auge de los sondeos, sino que ha sido ordenada por un ministro que se reclama del socialismo democrático, emigrante, catalano-español de origen.

No podemos mirar para otro lado.

Las muertes de Lampedusa, que esta semana hemos analizado, han herido muchas conciencias. El mierense Padre Ángel García fue de los primeros, con la Cruz Roja y Cáritas, en presentarse allí mismo de forma heroica, como he destacado en sede parlamentaria, pero hace mucho que se podían pronosticar tragedias de ese tipo. Los años que dediqué a mi ponencia de asilo europeo, las discusiones con los diversos gobiernos, los informes de las ONG, la visita a campos de refugiados, me ilustraron suficientemente con que el problema no se resuelve a golpe de directiva edulcorada, que,¡encima!, ni se cumple. Algo decíamos, Pablo Sánchez y yo en nuestro "Europeos Pero Incorrectos".

Este es un problema central de nuestra Europa, de nuestra civilización y del egoísmo generalizado. El Padre Ángel me llamó desde el lugar de los hechos reclamando entrevista con Durao Barroso, que aceptó la visita y fue abucheado, junto al primer ministro italiano Leta, por los ciudadanos de Lampedusa, sometidos ellos mismos a una situación insoportable. Insisto, ninguna novedad sorpresiva para los diputados de la Comisión Libe que perorábamos de lo que sucede y puede suceder aún.

Lampedusa y Leonarda nos han colocado de nuevo frente a nuestras responsabilidades. Incluso mi buen amigo Vincent Peillon, Ministro galo de Educación, que ha poco me firmaba su libro sobre el filósofo humanista Merleau Ponty, ha elevado su voz, lo mismo que la alcaldable parisina Anne Hidalgo, en un equilibrio político difícil, porque esto es muy complejo, sin duda, pero la integración gitana es cosa de sensibilidad, lo mismo que lo que ocurre tan luctuosamente en las fronteras meridionales de Europa, que Italia sola no puede resolver. Y, en esa sensibilidad excelsa, al margen de tópicos, de la que se carece tantas veces en las aledaños políticos y sociales, sin embargo, en las bajuras por fortuna tenemos gentes de la calidad moral de un cura de la Rebollada, que un día me llama desde Lampedusa y otro, enseguida, desde los campos de refugiados, a punto de estallar, de Siria.

Ni Cervantes ni Barroso ni nosotros los diputados hemos comprendido seguramente la hondura total del problema que es muy superior a la movilización indignada del 15-M, al de las plataformas por desahucios y demás.

P.S. Debo arrepentirme de haber tachado de “burro” a quien no le gustó la sublime representación de La Traviata como también, antes, haber dicho que no se podía ser concejal sin leer La Regenta y otras novelas ovetenses. Ambas espontáneas afirmaciones mías pueden ser apreciadas como incoherentes con mi línea de respeto y de búsqueda del progreso sociocultural sin provocaciones estúpidas ni elitistas.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Explicación de voto sobre Lampedusa

La tragedia de Lampedusa ha asolado las conciencias de la Humanidad.

Con mi grupo he pretendido votar algunas de las aportaciones del Grupo Verde tendentes a ampliar la interpretación del acuerdo dublinés, demasiado constreñido, para distribuir mejor las consecuencias de la emigración que llega a nuestras fronteras, pues es claro que Italia sola no puede encarar este grave problema europeo.

Uno de los primeros en llegar a Lampedusa ha sido el sacerdote asturiano Don Ángel García, de la ONG Mensajeros de la Paz cuya voz, lo mismo que la emitida por él mismo desde Siria, debe ser escuchada. Expreso mi admiración a Don Ángel, junto a la Cruz Roja y Caritas, mencionadas en la resolución, y a los ciudadanos italianos y malteses que han intervenido en el rescate del mar.

Pregunta a la Comisión de los eurodiputados socialistas Luis Yáñez, Andrés Perelló y Antonio Masip sobre Gibraltar

La "Directiva Hábitats" tiene por objetivo contribuir al mantenimiento de la biodiversidad de los Estados Miembros. En la mañana de hoy un cotidiano español señala que en las próximas horas se descargarán en las aguas frente a Gibraltar con el fin de alterar esta costa toneladas de piedras procedentes del Norte de África.

¿No considera la Comisión que se trata de una infracción de dicha directiva por tratarse de una zona LIC (Lugar de Interés Comunitario) del Estrecho Oriental? 

¿No cree la Comisión que este hábitat de interés comunitario de tal riqueza biológica, con el número 1110, por sus bancos de arena cubiertos permanentemente por agua marina poco profunda, arrecifes, estructuras submarinas causadas por emisiones de gases y cuevas marinas sumergidas o semisumergidas, así como por la presencia de especies de interés comunitario como el delfín mular, la tortuga boba o la marsopa común merece la adopción de medidas inmediatas para evitar males irreparables?

Luis Redondo

 
Bien siento la muerte de Luis Redondo, sindicalista de los pies a la cabeza, que fue fundador de la Corriente Sindical de Izquierdas cuando Comisiones, que también prácticamente había fundado, le pareció acomodaticia.

Recuerdo que me lo presentó el abogado Pepe Jiménez de Parga, con el que yo había empezado a colaborar tras la famosa huelga bilbaina de Laminación de Bandas en Frío. En el Gijón de aquel entonces, rememoro a Luis en intervenciones del Natahoyo y La Calzada, siempre sonriente y animoso. Estaba el conflicto de Talleres Moreda y Trefilería SIA y después el más determinante del prestamismo laboral del Dique de Duro Felguera,a cuyos trabajadores defendimos como abogados Felipe González, Cristina Almeida, Herrero Merediz, Fernández-Ardavín, Juan Luis Vigil y yo. La voz de Redondo destacaba siempre con ese convencimiento que solo una voz humana y profunda, podía dintinguirse con marca de sinceridad. Discutímos alguna vez pero me inclino ante el luchador que en la adversidad personal y familiar seguía adelante con integridad moral ejemplar.

martes, 22 de octubre de 2013

Trílogo sobre la política de auditorías

He intervenido en el trílogo entre Consejo, bajo presidencia lituana (que tuvo la decencia de dirigirse a mí en español), Parlamento y Comisión sobre la política de auditorías.Como cuestión de principio he señalado la débil mayoría del informe Karim y que, en esas condiciones, me siento más cerca de las líneas generales expuestas por los gobiernos en la última Coreper para salvar gran parte de la propuesta Barnier, en cuyo espíritu, destrozada por los conservadores, me mantengo en nombre de mi grupo y representación en el pleno.

Intervención en pleno del Parlamento Europeo sobre la situación de Tenneco/Gijón

Quiero llamar la atención  sobre la brutal deslocalización de una empresa americana, que de Gijón, en mi circunscripción, se trasladaría a Rusia.

Ya sé que el Vicepresidente Tajani, sin entrar en decisiones internas a las empresas, brega porque estas cosas no sucedan con la industria europea.

He visitado Tenecco/Monroe y pueden creerme que es ejemplar, de una extraordinaria calidad.

Los trabajadores, y el equipo en general, son magníficos, con gran productividad. No hay razones económicas.

Es una trampa para ingenuos y un primer traslado a Polonia.

No puede ser.

América y Europa preparan un Tratado de gran envergadura, que, antes de nacer, no debe tener deslealtades entre socios como la de Tenecco/Gijón.
Tampoco en Polonia nadie debería ampararlo.

Protejamos la industria europea

Gracias, Sr. Presidente

lunes, 21 de octubre de 2013

En su luna 14, Neptuno emergió en bellas artes




Por todas partes ojos bizcos.
Ángel González

Hay dioses del Olimpo para todo. Neptuno es de los más populares. En Berlín, se alza junto a Alexander Platz, y en Roma, en Piazza Navona. En Madrid, los atléticos sueñan con pompas blanquirrojas de neptunitis. Con cuidadín, pues Julio Camba, para Ortega la más elegante inteligencia española, se fue contemplando al dios náutico desde la 383 del Palace. En el Sella lo invocan en ancestral juramento, y no falta en La Chalana para el descenso grotesco. La obsesión por el efecto purificador del agua es común a mandeos, que con rigor estudia el sabio canónigo don Enrique López, y a los árabes de la Alhambra y otras maravillas. El planeta Neptuno tiene su núcleo formado por diamante, que, de frío, jamás se derretiría.

En Oviedo, ciudad de la simbología azul del planeta, teníamos nuestro Neptuno particular, colocado antaño en la fachada trasera consistorial y que yo ya conocí en espacio prominente del Campo San Francisco pero escasamente topadizo, el estanque recogido en promontorio de seto, discreto sobre el aguaducho, los patos y la inolvidable osera. Eran aguas mansas, a las que, en el despertar de la sexualidad, nos acercábamos, sorteando a los inquisitoriales «vallaurones», que, a inspiración del madrileño Retiro, recibían su ovetense denominación de Julio Vallaure, concejal que los creara. Paz de lugar propicio al amor, que diría nuestro Ángel González, pero indefenso al gamberro de turno que también se cebó en el mármol de maestros, cuyo sufrido desmán iconoclasta impune lamentó Manolo Avello -Manolo Oviedo, decía Carantoña-, que ahora se ha quedado, en efigie, también muy cerca.

Nada comparable, nuestro Neptuno, por ejemplo, como forjador del almario de Vetusta, a la fuente de las ranas o al Angelín. Hace poco escribí para el entrañable boletín de la Fundación Emilio Barbón cómo Julián Besteiro se acercó a esos batracios mitológicos, tomados de la parisina fuente de Leto, y, en alguna otra parte, tomando el libro de Adolfo Casaprima, debí arrepentirme, tras escuchar en plena fronda francisca el magisterio oral de José Ramón Tolivar Faes sobre la defectuosa restauración de ese Angelín de mis tiempos municipales. Si Neptuno estaba en otra categoría del «baúl de los recuerdos», de la pegadiza canción, o mejor del armario lleno de sombras, de Antonio Gamoneda, no dejó de sangrarme su desaparición y el truculento itinerario de su emergencia del que voy erráticamente enterándome. Cuánto echo de menos el ejemplo profesional de Luis Arce Monzón, funcionario extraordinario, al que debo no haber caído en charco alguno, que en mi ciudad los charcos son elementos consustanciales, como tan bien canta el poeta Fernando Beltrán. A la nueva Nobel, Alice Munro, los charcos del Ontario de su origen también la siguen salpicando.

En mi otra mitad semanal, Brubru, Neptuno es simple restaurante, pues la municipalidad no quiere competencias con el Manneken Pis, que solo permitieron la réplica feminista del Jeanneke Pis.

Hace mucho, cuando en Salinas pertenecía a una andarina pandilla juvenil, emuladora de las aventuras de Enid Blyton, encontré un fósil marino en San Cristóbal, desde donde se dominaban el pueblo y la playa embravecida, en la que no te podías bañar hasta que por el Carmen el párroco hubiese bendecido las aguas, como testimonia el poeta Víctor Botas. En la zona de Arnao, entre Santa María y los peñascos de La Ladrona, que Santiago Blanco evoca en su magnífica «El inmenso placer de matar un gendarme», era habitual encontrarse una huella así. La conclusión primera fue que aquel suelo habría sido un día inundado. Ramón, uno de los gemelos de Rojo García-Conde, llegó a asegurar el emplazamiento de un antiguo puerto, que Germán, de los hermanos Cabrera, situaba en Raíces. No obstante, un espabilado que apuntaba modos de geólogo nos advirtió que podía tratarse de una capa formada por elevación y no de antiquísima marea. Oí por primera vez entonces una elíptica referencia a los neptunianos que todo lo explicaban desde el dios de las aguas, contrarios a los plutonianos de astrales explosiones volcánicas.

Todo puede ser de Neptuno menos qué pasó con aquel Neptuno del San Francisco y el porqué de la impunidad, penal y/o administrativa, de los que comerciaron con sus armoniosas carnes de verdín y sucia blancura, barbas luengas de mago Rey Melchor, gesto de tancredo, tridente, testa coronada y valor sentimental incalculable.

Carlos F. Llaneza, que fuera tan buen edil, entiende que igual debería justificarse lo sucedido con las auténticas columnas del Fontán y las bañeras marmóreas de Las Caldas. En cualquier caso, como ya apenas se conoce la leyenda de Neptuno, parece que hubo quien desafió su cólera de la que, aun de la ondulación tras una pequeña piedra, puede surgir tempestad justiciera.

En la ovetense Facultad de Ciencias un encomiable grupo de profesores y alumnos conecta, cada año, con visión de la Luna, a la misma hora que otros colegas de universidades del ancho mundo. Saben que a Neptuno le ha salido la luna número 14, que desorbita, pues cambia de posición, como el Neptuno ovetense.

Quizá me confunda, pues, siguiendo la greguería de Ramón Gómez de la Serna, que me precedió en la panda veraneante de Salinas, las conchas de la playa no son más que las sobras de los arroces que se comió Neptuno.

La Traviata

Debo arrepentirme de haber tachado de “burro” a quien no le gustó la sublime representación de La Traviata como también, antes, haber dicho que no se podía ser concejal sin leer La Regenta y otras novelas ovetenses. Ambas espontáneas afirmaciones mías son incoherentes con mi línea de respeto y de buscar el progreso sociocultural sin provocaciones estúpidas ni elitistas.

sábado, 19 de octubre de 2013

Con "t" de Tenneco, Tajani y trabajo


Muchos asturianos ignoran quizá todavía que en Porceyo (Gijón) hay una empresa ejemplar por su productividad, éxito en la calidad; modélica, en definitiva... Es de capital, ahora, yanqui. Su nombre, Tenneco-Monroe; produce amortiguadores para, principalmente, los mercados en crecimiento de Alemania y Francia.

Inopinadamente, el amigo americano, con el que, por otra parte, la Unión Europea está alcanzando un tratado comercial de envergadura, que debe ser leal por ambas partes, anuncia la clausura de Gijón para abrir, en un lamentable "dumping" social y económico, en Rusia.

Ver para creer, decía el clásico bíblico.

Los trabajadores, con su comité y la representación en su seno de cuatro sindicatos con los que muchas veces me he encontrado en mi ya larga actividad política (Comisiones Obreras, Corriente Sindical de Izquierdas, UGT y USO), han venido hasta Estrasburgo para encontrarse, ante la cualificada presencia del consejero astur Graciano Torre y los eurodiputados María Muñiz, gijonesa de pro, y Frederic Daerden, belga, con el comisario Tajani, que lucha denodadamente contra la deslocalización empresarial. Ideologías aparte, Tajani es para mí un tipo admirable que, por fin, está logrando mentalizar un tanto al resto de sus colegas del Colegio de Comisarios de que no se pueden cruzar de brazos ante el desmantelamiento industrial.

¿Qué habría sido de Europa sin su industria? Pues, lo mismo que sin la cultura o la democracia. Todo está, por lo demás, interrelacionado. No debemos, ni podemos, perder capacidad de trabajo. Encomiable el esfuerzo de los llamados emergentes o BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), pero más importante, la toma de conciencia para defender la industria, el trabajo y la innovación en la piel de la UE. No es vía novedosa, sino, en gran medida, sostener la no desaparición de lo alcanzado. En nuestra tierra asturiana se entiende como en ninguna parte la cultura industrial, y es doctrina de la sapiencia discursiva de nuestro presidente, Javier Fernández.

Me emocionó cómo trató, en escasa media hora, Tajani a los ejemplares sindicalistas de Tenneco. Uno de ellos, cuyo nombre no retuve, le dijo espontánea y campechanamente "hemos recorrido veinte horas de autobús para pedir su mediación, pues sabemos que nos puede comprender". Mi tocayo respondió al envite: "No es mi competencia entrar en las decisiones internas de una empresa, pero lo que les ocurre a ustedes es preocupante y precisa aclaraciones". De inmediato, el director general y el jefe de gabinete, que esperaba en Lisboa, inicio del periplo del Comisario a Brasilia, para la cumbre Brasil-UE, se pusieron a centrar y exigir esa información, abiertos luego a otras posibilidades. En un rasgo de inconmensurable simpatía, Tajani terminó el encuentro como lo había empezado: "Es probablemente este un contacto atípico, pero ya sé que ustedes son Asturias, y lo demás, tierra conquistada. Un saludo, consejero, para el presidente del Principado".

Los de Tenneco profundizaron luego con los diputados Miguel Ángel Martínez, que, como María Muñiz en la tarde anterior, hizo constar desde la Presidencia de la sesión parlamentaria la preocupación que nos embarga a todos por la locura escapista de la firma yanqui; Richard Falbr, López Aguilar, Perelló, Meyer, Eider Gardiazábal, Cortés... hicieron también llegar su afecto y apoyo. Mucho agradezco a Laura Robles, mi compañera de tándem en la primera campaña europea, que haya puesto en contacto a estos trabajadores con mi despacho parlamentario. En muchos aspectos me recuerdan la larga lucha, en Tetracero, de La Calzada (Gijón), del fallecido Navayo Bustelo y demás admirables sindicalistas de entonces, adonde llevé a mi amigo Espeso Cacicedo, que puso en evidencia los balances que presentaron Ensidesa y Nueva Montaña para la clausura inmediata.

Los trabajadores de Tenneco están popularizando su gran "no" al cierre empresarial. Estoy con ellos, que es estar con Asturias, España y Europa.

viernes, 18 de octubre de 2013

Pesadilla en Sierra Leona



Mensaje al Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo 

Querido Ministro

Estoy muy preocupado por la pesadilla en Sierra Leona del asturiano Juan Carlos Gafo. Estoy seguro de que os volcaréis en resolverla.

Un saludo


Del mismo modo estoy intentando contactar telefónicamente con el embajador español en Costa de Marfil, Fernando Morán Calvo-Sotelo, al que conozco personalmente


PS- Tras conversación teléfonica el embajador me indica que viajará a Sierra Leona el próximo lunes y mantendrá diversos encuentros con ministros del país para desbloquear, a la mayor brevedad posible, la situación 

Mensaje del Padre Ángel desde los Campos de Refugiados de Siria

Es una Esperanza escuchar aquí en los campamentos de refugiados de Siria: "Dé las gracias al Papa por evitar la guerra y más muertos. Sabemos que reza y le duele nuestro sufrimiento, el frío y hambre que pasamos. Nosotros también rezamos por él."

No podemos callar ni guardar silencio. Pedimos que todos los Premios Nobel de la Paz y ONG´s se unan a la voz del Papa ya que los Gobernantes siguen mudos y sordos ante tanto sufrimiento. Ahora mismo una explosión mata a 50 personas, algunos niños. Pedimos, también, que los medios de comunicación, verdaderos mensajeros, sigan sensibilizando a la sociedad  de este tremendo problema. Gracias a Ana Rosa, Marilo, Pepa Fernández y tantos otros informativos editoriales de prensa, radio, televisiones que son un hilo de Esperanza para que este sufrimiento termine

Dios te bendiga

Padre Ángel

"Si a alguien no le gusta una gran ópera como "La Traviata" es que es muy burro"



"Veo mejores funciones en Oviedo que en Bruselas, y me dicen que la temporada del año pasado del Campoamor fue mejor que la del Real"



La Nueva España 17/ 10/ 2013

Javier NEIRA

"La función fue fenomenal; la soprano Ailyn Pérez, que no conocía, estuvo excelente". Así vio la primera representación de "La Traviata", de Verdi, Antonio Masip, eurodiputado -ex alcalde de Oviedo, ex consejero de Cultura...- y, para el caso, aficionado a la ópera desde hace más de medio siglo.

"Al principio se apreciaba cierta apatía en el público y algunos decían que el barítono no era buen actor, pero, a mi juicio, daba el papel de Germont fenomenalmente. Cantó "Di Provenza" sentado cuando, yo al menos, siempre la vi cantar de pie. Me gustó muchísimo. El juego de luces en la segunda parte, en el campo, no funcionó. El contraste con los salones de París fue dudoso. Tampoco me convenció la coreografía. Pero, claro, en una ópera tan conocida siempre estás recordando otras representaciones".

Ciertamente, los recuerdos siempre están ahí. Antonio Masip evoca su "Traviata" iniciática. "Fue la primera vez que fui al patio de butacas. Fue un 21 de septiembre, fiesta de San Mateo. En 1958. Yo tenía 11 años. En la fila dos, los números 2 y 4, con mi hermano. Eran las butacas de nuestros padres que ese día tenían invitados a varios alcaldes de Asturias y estaban en el palco".

La representación "la dirigió Franco Patanè, habitual en la ópera de Oviedo. Lo que más me impresionó fue la partitura, metida en una caja azul, que ni abrió. Dirigió todo de memoria". Vamos, que "el empleado de la casa Ricordi, la editora de la partitura, la recogió al final tal cual, sin que se hubiese abierto. Delante de mí estaba el crítico musical Antonio Fernández-Cid. Hacían sólo medio ensayo. Qué distinto todo de ahora".

Masip recuerda que vio una vez a "Ángel Muñiz Toca dirigir también sin partitura a la OSA, antecedente de la OSPA actual. Tenía carisma. Calvo, con cuatro pelos. Fue en un concierto que dio en el patio del Colegio de los Dominicos, donde yo estudiaba. La partitura era sólo unas hojas sueltas, no como la que tenía delante y no usó Patanè".

El eurodiputado, entonces niño, repitió patio de butacas "al año siguiente para ver "Don Pasquale". También asistí a una "Marina". El resto las seguía desde general, desde las entradas de ciego. Oía, pero no veía".

De aquella "Traviata" seminal le viene a la memoria también la actuación del tenor Giuseppe Campora y de la soprano Rosanna Carteri. "Los estoy viendo. Mi hermano y yo llegamos de los primeros a los camerinos. La mujer de Campora nos dijo, al vernos, que no tenían fotos. Pero cuando entró mi padre que era el alcalde sí aparecieron fotos y firmadas. Mis tíos Fontana, que tenían palco en el Liceo, eran muy amigos de la soprano Gianna D'Angelo. Se alojaba en su casa de Barcelona. Y también en Oviedo. Y al verlos notamos que Carteri tenía un poco de celos por esa amistad privilegiada. A mí me impresionó más Giuseppe Campora que Rosanna Carteri, aunque no sabría decir por qué. Yo estudiaba solfeo, pero no me gustaba. Por eso tenía cierto rechazo a la música. Sin embargo, aquella "Traviata" me fascinó".

Con el tiempo asistió a representaciones de la ópera de Verdi en otros teatros y circunstancias. "En 1990, en Nueva York, en el Met, de Zeffirelli. La función del domingo no tenía nada que envidiara la de Zeffirelli. Volvimos en 1991. El dólar estaba barato. Era más barato ir al Metropolitan de Nueva York que al Liceo de Barcelona. Seguían poniéndola, con Kraus que llenaba la escena. Logramos las entradas a través de Aquiles Tuero".

No hace mucho vio otra "Traviata" en el teatro de la Filarmónica de Oviedo, "una producción presentada con dignidad, pero el teatro no se llenó. Y es que la clave son los abonados y la continuidad que da una temporada. Son los mecanismos para mantener la fidelidad del público. Y hace poco vi otra "Traviata" en el teatro Jovellanos de Gijón, que estuvo muy bien. Con el tenor Moisés Molín, que es pariente de mi mujer. Muy buen cantante, casi desconocido en Asturias".

La forma de presentar la ópera de Verdi varía con el tiempo. "Hace cincuenta años el preludio se tocaba a telón bajado. Ahora, lo acabamos de ver, no se hace así y ayuda a entrar en la obra inmediatamente con la presencia de Violetta. En el último acto también se tocaba el preludio a telón bajado y ahora no. La verdad es que si a alguien no le gusta una gran ópera como "La Traviata" es que es muy burro. Entonces desde la fila dos no veían las manos del apuntador, de Anglada, un tipo enorme que venía desde el Liceo. Ponía el libreto en el suelo del escenario y gesticulaba. Sí se veían sus manos desde los pisos altos. Como apenas había ensayos tenía que dar las entradas paralelamente al director de la orquesta".

Eran tiempos de claque. "Mompou, un actor de cine, iba de esmoquin y pasaba en los descansos de un piso a otro. Sabía cuándo había que aplaudir y arrastraba al público. Era la época de Diego Monjo. Dirigía la escena, se ponía una peluca y cantaba. Algunos ensayos se hacían en los camerinos. La temporada se centraba en la ópera italiana, ¡lógico!, ¡por supuesto que sí! Veo mejores funciones de ópera en Oviedo que en Bruselas. Y Monchu Bances me ha dicho que la temporada del año pasado de Oviedo fue mejor que la del Real de Madrid".

miércoles, 16 de octubre de 2013

Noche en blanco

Estuve en la llamada primera noche blanca de Oviedo, mi ciudad.

Eloina, mi mujer, y yo habíamos comparecido, por pura casualidad, en el origen del experimento en Roma y modestamente había propugnado, en mis escritos, tan diversos, porque se adoptara en nuestro país. Que la hicieran, pasando los años, en mi propia ciudad resultó de una emoción especial y más aún con la dignidad, brillantez y adaptabilidad (¿dónde sino en Oviedo podían cantar las Pelayas, que tanto admiraban en la distancia los monjes de Solesme, que visité tiempo ha?, ¿dónde el bálsamo de un Carbayón virtual sobre la herida abierta hace tanto ya?) pero si en el fútbol tenemos clasificación impropia, en la calle la gente de la noche blanca superaba claramente la  novedad romana. Incluso podría quizá con aquella otra, tan distinta, blanca por corta y definición, de San Petersburgo y las ciudades bálticas, que con el solsticio de verano conmovían al gran Dostoyesky.

Tuve la venturosa y añadida circunstancia de patear el Oviedo antiguo, pese a mi pata chula, con un chino, una ucraniana, una americana de Utah y una chica de Tomelloso, compañeros de mi hija, que si estaban ya entregados al genio de Oviedo lo hicieron probablemente un poco más, como les dije delante del actual Alcalde, con el que nos topamos en medio de la apoteosis.

En el caserón de la Universidad hubimos de cambiar de aula para escuchar las geniales intervenciones de Fernando Beltrán, Javier Cuervo, Pablo Moro y Jaime Herrero. Al poeta no le había pasado nunca eso del traslado por lleno absoluto, con lo que bien recordé, cuando al principio de la transición democrática, lo hubo de hacer Tribuna con Rafael Alberti.

La noche blanca fue un éxito indudable, de participación y el fracaso personal mío de anunciar en twiter por adelantado que asistiría a un montón de lugares en los que no pude ni entrar como las citadas Pelayas o el Museo o la Fábrica de Gas o el Arqueológico. Tampoco a la galería de El Postigo a cuyo imaginativo pase de sombreros sí entraron mis jóvenes acompañantes.

Muy bien, ojalá tomemos buena reflexión de este éxito participativo, que siempre intuimos del espíritu mateín, de la Balesquida (que hay quienes quieren cargarse), del oviedismo...de la luz cultural de la noche.

domingo, 6 de octubre de 2013

Monroe

El Comité de Empresa de Tenecco/Gijón/Monroe viaja hasta Estrasburgo a visitar al Vicepresidente y Comisario de Industria, Antonio Tajani, al que sigo muy de cerca desde hace siete años cuando era simple diputado italiano y tuvo el gesto, que mucho valoré, de auxiliarme en el aeropuerto de Brubru, poco después de mi ictus.

Tajani es un amigo de Asturias de los de verdad que lo ha demostrado escuchándonos hasta la saciedad con el Musel, las cuitas de la Autovía del Cantábrico, la Zalía, el túnel ferroviario de Pajares,en el que tuvo la generosidad de asistir,en Campomanes, a lo que debía ser el hito final de la obra y cuyas tercas goteras tanto nos duelen.Era entonces Comisario de Transportes,hoy es Vicepresidente de la Comisión Europea y titular de Industria.

Tenecco/Monroe no tiene problemas económicos en Porceyo/Gijón, como bien ha analizado el Consejero del gobierno de Asturias, Graciano Torre, sino que la decisión de desubicar la instalación se debe a motivaciones de otra índole.

El gesto de interesarse y escuchar a los trabajadores afectados por esa cruel incertidumbre es muy loable,y bien me sé que corresponde a la convicción profunda de Antonio Tajani de que Europa no puede seguir sufriendo la deslocalizaciôn de unos magnates que juegan con nuestros ciudadanos y especulan con la potencialidad de sus mercados en la llamada globalización.

sábado, 5 de octubre de 2013

¿Existió el padre del "hombre que nunca existió"?


Se acaban de cumplir setenta años de un audaz engaño a los nazis por los servicios secretos británicos del MI-5, que sigue teniendo referencias en los medios internacionales.

El cine se sumó con una cinta magnífica que bien recuerdo, "El hombre que nunca existió", de Ronald Neame. La operación ("Mincemeat") consistía en hacer flotar cerca de Punta Umbría, el cuerpo muerto de un supuesto oficial con planes de desembarco en Cerdeña y Grecia, en lugar del objetivo real de Sicilia. El guión, no obstante, introducía pinceladas de ficción, algunas de las cuales me repican aún la memoria. Así, la inteligencia naval recibía el cadáver en un hospital de Londres, lo que fue cierto, cuyas vetustas dependencias conocí, pasando los años, pues Eloína, mi mujer, practicó en su servicio de rayos, pero en el diálogo se oye allí la voz impostada del padre del "hombre inexistente", que no acepta el agradecimiento para una operación de Estado ,"pues soy escocés". 

Fue la primera ocasión en que escuché las profundas desavenencias políticas entre Escocia e Inglaterra. Era un mero recurso narrativo ya que nunca se supo la familia de un vagabundo de Hyde Park, muerto de una pulmonía y jamás reclamado, lo que venía perfecto al ardid. Hay quien sostiene que se trataba de un galés que había ingerido un raticida.

Fue enterrado en Huelva con nombre falso y las lacónicas palabras de su padre cinematográfico se me reavivan cuando en el Parlamento oigo a varios colegas escoceses dispuestos a despegarse de Londres, de la City y aun de la libra esterlina. "Estén tranquilos- asegura, con reflejo en acta, un liberal-. Nos uniremos al euro sin pasar por la City londinense". No terminará siendo pero es innegable el marco de una tensa, en ocasiones silenciosa, convulsión social. En parecido sentido independentista intervino una diputada galesa, también del eurogrupo liberal (Alde). Y no poco llamativa es la munición que da esta agenda a los secesionistas catalanes por más que las diferencias resulten, por otra parte, abismales. En cualquier caso, el ejercicio del derecho de autodeterminación solo se reconoce en la práctica internacional cuando concurren circunstancias (dominación colonial, ocupación militar, agresiones graves contra minorías nacionales) que, salvo para mentes delirantes del mundo ultranacionalista, no se dan en Cataluña ni en parte alguna de la llamada piel de toro. 

Cuidado con tomar Barcelona como un El Cairo, sin sujeción a normas, y a Cataluña como una inapreciable República de Montenegro sin apenas transacciones económicas y comerciales y una errática circulación del euro, a que conducen el discurso de un tal Artur Mas, de indudables acentos cairotas y montenegrinos.

No existió nunca aquel hombre, ahogado en la costa onubense, que quizá tanta influencia tuvo en el resultado bélico, pero su padre, sometido a la doble ficción, literaria y del propio montaje de la inteligencia británica, pudo ser real. Es lo que Vargas Llosa, Stephen Vicenzcey, Gonzalo Moure y varios más, consideran superior el recurso de la licencia literaria para hacer más real la realidad.

miércoles, 2 de octubre de 2013

Enmiendas al informe legislativo para facilitar la circulación de ciertos documentos públicos

El eurodiputado Antonio Masip ha presentado unas enmiendas al informe legislativo para facilitar la circulación de ciertos documentos públicos a propuesta del notariado español y alemán. Los documentos públicos en el estado actual de los avances tecnológicos y de la cooperación administrativa entre autoridades tienen suficientes garantías formales para asegurar su autenticidad, es decir, que es muy limitado el riesgo de que sean falsificados además de permitir las comprobaciones oportunas en caso de duda.

En el informe del Ponente de la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo del Sr. Rapkay se amplía desmesuradamente la propuesta, rebasándose con mucho el propósito inicial de la Comisión.

Efectivamente, se pretende no solo la supresión de formalidades externas, hoy día prescindibles, sino prescindir de la propia esencia formal del documento público, proponiendo la circulación de meras “copias no certificadas”, es decir, lo que en definitiva no son más que fotocopias. Además se amplía el campo de aplicación del Reglamento, que pasa de referirse a determinados hechos que afectan a la esfera personal de los ciudadanos, como son el nombre, la defunción, el matrimonio, la unión registrada ... que pueden ser además reflejados sin problemas en formularios multilingües, a cubrir prácticamente cualquier campo, personal o patrimonial (propiedad inmobiliaria, propiedad intelectual, herencia administración de las sucesiones, estatus y representación de personas jurídicas).

Las enmiendas de Antonio Masip intentan subsanar la inseguridad jurídica que tal propuesta crea, pues la admisión de meras copias sin certificar y de traducciones no juradas de documentos públicos es con toda certeza una fuente de falsificaciones y de confusión no deseable pues se pasa de la mera supresión de requisitos formales externos al documento público a la posibilidad de admisión de cualquier documento público, ya contenga un simple hecho natural, ya una compleja convención.

Amanecer Dorado


Intervine en el grupo SyD para solicitar que a la vez que conocíamos la situación electoral y post electoral de Alemania y Austria e Italia, que hoy tiene moción de confianza, que los compañeros griegos nos informen de lo que está ocurriendo con la valiente suspensión del partido hitleriano Amanecer Dorado.

La portavoz griega valoró esta oportunidad y se mostró partidaria de que ese grupo,que incluso un antiguo líder de extrema derecha,que contó con cuatrocientos mil votos,calificó de banda de criminales, no pueda concurrir a las elecciones europeas. Dos ministros griegos visitarán esta tarde Bruselas para informar e esta suspensión,detención preventiva y demás medidas adoptadas .