viernes, 20 de octubre de 2017

El Auditorio con Beca y sin Moneo


"Este pequeño mundo(...) unas veces me asfixia y otras me sostiene".Basilio Fernández,"Poesía completa", rescatado por Emiliano Fernández Prado.



Hay asturianos, en esta lacerante hora del siniestro nacionalismo, que ignoran, y lo comprendo por mi personal insignificancia,"¡el olvido que seremos!", que goberné como Alcalde en minoría, y que incluso hube de plegarme en más de una ocasión a la errática posición de PP/CDS, que luego accederían coaligados a la Alcaldía. Mi sometimiento al equilibrio municipal llegó al exceso en el caso del derribo de El Vasco, que pretendieron los cuatro grupos políticos consistoriales hasta convertirse en mi mayor yerro, del que soy sin duda responsable por no afrontarlo como hubiera debido.

Otra de aquellas ocasiones de retroceso fue, v.g., cuando hubo malsano empeño en mantener la dañina entrada al Centro Asturiano por San Miguel de Lillo. De aquella libró al monumento la teatral súbita enfermedad del concejal Ismael Rey que se "desmayó" antes de emitir la aberración del voto de su portavoz, lo que me permitió deshacer el empate utilizando el tradicional llamado "voto de calidad", que nadie cuestionó luego. 

Con la contratación de Rafael Moneo para el Auditorio no hubo esa posibilidad.

Llevábamos años dando vueltas a ese importante equipamiento sociocultural. Pedro de Silva y Jorge Fernández Bustillo, Consejero de Cultura, hijo de mi inolvidable Tito Trapa, me propusieron una salida maravillosa: Rafael Moneo, autor del Museo de Mérida y del Kursaal de San Sebastián.

Ya estaba yo encantado cuando una mañana de domingo, el promotor operístico neoyorkino Aquiles Tuero, me dijo haber saludado a Moneo, entonces Decano de Harvard, paseando por la ciudad. Rayando la emoción le pedí al Sargento Silva, extraordinario profesional de la Policía municipal, localizara al arquitecto. Al poco un agente encontró a tres personas, Rafael y un matrimonio amigo suyo, que hacían fotos en la antigua calle Fernández Ladreda, donde el Matadero, que era emplazamiento inicialmente previsto para el Auditorio; el otro alternativo era la parcela vacía de Sedes, que hoy ocupa Consejerías y Juzgados.

Moneo se me reveló enseguida personalidad sencilla y genial,"el humanista" que veía en él Vicente Verdú. Sin más, me dijo que eran error los emplazamientos previstos y que, por su parte, optaría por el Instituto en la antigua finca Roel, en línea con el frente lejano del Campoamor y próximo de las copas de los árboles franciscos. Le respondí que no teníamos disponibilidad de la parcela y era importante la ocupación enseñante que cumplía desde antes de la guerra, a lo que casi de inmediato propuso el contiguo y ya cerrado depósito de El Fresno, desde donde preveía contemplar la aguja de la Catedral y aún la cercanía del Campo. Volvió otra mañana con una miniatura,"¡que no anteproyecto!" insistía, y, recuerdo, almorzamos, invitados por el Consejero, en el tristemente desaparecido Marchica.

En cuanto trascendieron esos contactos se armó la marimorena. La oposición mayoritaria municipal aseguró que no pasaba por estropear las supuestamente  "históricas"arcadas del Fresno y que vetaría el encargo, lo que hizo, no sin antes, renunciar Moneo, con gesto elegante citando la versión de Gil Blas de Santullano, que habíamos encargado al inolvidable Tolivar Faes.(")

La secuencia que siguió ya se conoce, un tal Beca, para mi desconocido, cuya maqueta, unida a ridículo acompañamiento musical, tuve ocasión de comentar luego con el gran Moneo, que la despreció, lo llevó a efecto con no pocas irregularidades técnicas advertidas.  El Ayuntamiento admitió sorprendentemente el emplazamiento de Moneo y el encargo que, de acuerdo con Rafael, habíamos hecho para la sonoridad al despacho de García de Paredes, sobrino de Falla, lo que faltó luego con la preocupante acústica del Calatrava. El mismísimo José María Aznar, poco después Presidente del Gobierno de España, influiría de forma oblicua, sin recomendación expresa, en alguno de los equipamientos del Auditorio.

De haber seguido con Moneo Oviedo hubiera tenido una obra, arquitectura de excelsa calidad, entre la que estaría un plan de seguridad sin precariedades a la altura de la marca de su autor. ¡Un Moneo en lugar de los posteriores fraudes y decepciones de Beca y Calatrava!

En el concierto inaugural de Ricardo Mutti un ilustre ovetense me saludó lamentando el veto a Moneo, que vaticinaba desastre.

-¿Y que quiere que le diga?, fue mi discreta respuesta gestual que no era equidistante.

(") Editada por Pentalfa es la traducción correcta de Gil Blas de Santillane de Lesage.

viernes, 13 de octubre de 2017

Acerca del premio a la U.E. promovido por el eurodiputado Jonás Fernandez


He tenido el alto honor de representar a los ciudadanos españoles durante una década en el Parlamento Europeo.

Es mucho lo que he aprendido en Bruselas, Luxemburgo y Estrasburgo para valorar todos los aspectos por los que se premia a la Unión Europea y que estaban ya en la iniciativa del joven eurodiputado asturiano Jonás Fernández. 

Ha habido, y no cesan, sin embargo, voces críticas desde dentro y desde fuera de las fronteras europeas. Y es precisamente, y en efecto, muy lacerante ese del trato en frontera a los que quieren acceder huyendo de la hambruna y/o de la persecución política, por más que haya directivas de asilo, a cuyo informe, como ponente, dediqué dos años, y no puedo olvidarme, y protocolos exigentes de trato humanizado.

En cualquier caso, puedo afirmar sin ruborizarme que,habiendo conocido,más de sesenta países no he encontrado en el ancho mundo respeto y progreso democrático como los que adornan la U.E.

El premio Princesa de Asturias, tan justo y oportuno, tiene, no obstante, y por encima de cualquier circunstancia, que servir de acicate para progresar aún más, mucho más, en la convivencia, la Paz y los Derechos Humanos.

A la vez que felicito a Jonás Fernández por la acogida que ha tenido en el Jurado, permítanme que lo haga también con dos personalidades que no son de mi familia política, a las que conozco, y me alegra sean bienvenidas en el Teatro Campoamor de mi ciudad, el italiano Antonio Tajani, que ya tiene una merecida calle en Gijón, y el luxemburgués Jean-Claude Juncker, a los que, por encima de ideologías, admiro sinceramente por sus compromisos europeístas.

Acerca del premio a un equipo de rugby de las antípodas

El rugby de Rugby

Desde siempre el rugby lo asociaba en Oviedo a Rugby, Pepe Armas Díaz, cuando apenas se sabían todos los ritos de pasar el balón hacia atrás, retenerlo a la carrera, doblemente picudo y exótico, patadón para  ensayo penalty sin guardameta, el placaje, la melé...el tercer tiempo y varias otras prácticas.  Hay que citar a Emilio Cilleros, trubieco, jugador internacional del CAU de Madrid, que enseñó a Pepe, y, por ende, a la Escuela que hubo en el Colegio de los Dominicos.

Yo algo sabía de los internados franceses que recorrí de chaval pero con Armas pasé a interesarme por los deportes minoritarios en su variopinta expresión hasta llegar inopinadamente a Consejero de Cultura y Deporte en el primer gobierno autónomo. Cuando me propuso el Presidente Rafael Fernández, que primero me quiso en Urbanismo, omitió decirme lo de Deporte, para lo que, perdido en la burocracia y en esquemáticos saberes del tenis y el Marca, hube de recurrir a Emilio Martínez Mata y Pepe Armas, que me ayudaron grandemente. 

Pepe, además, en compañía de varios veteranos (A.Alonso, Campa, Buri, César y Pepón de Villaperi, Muñiz, Paulino...) los armeros César González y Fernando Valle y Avelino Cadavieco, de Latores, y Lolín de Olloniego, se puso a trabajar, contracorriente, mi candidatura a las primarias de la Alcaldía de Oviedo, en cuya lista le llevé en el puesto clave para la mayoría absoluta; quimérico objetivo, error común de nuestra primitiva cultura política o sistema, en el que seguimos empeñados. Acariciamos ese espejismo sin obtenerlo en aquel lejano 1983.

De la misma, Armas me mentalizaba de las virtudes del rugby, en el que también me alentaba Isidro Martínez Oblanca, del Club Pipol's, hoy diputado en el Congreso de España.

El rugby era marginal en Oviedo, y menos en Gijón, pese al generoso esfuerzo de la población de Tudela de Agüeria, la cervecería Prost, la importante incorporación directiva sucesiva de Tomás Lago, Nicolás Arganza, Enrique Casares, Xabito Guerediaga y Jaime Martínez, que lo habían practicado en la Complutense, y aún el refuerzo de su instalación naranquina.

Cuando propuse la incorporación del Deporte a los Premios Principe de Asturias la iniciativa se orientaba, sobre todo ante el reto de Barcelona-92, a las especialidades olímpicas. De ahí que estrenásemos con Sebastian Coe, y teníamos en recámara alternativa al cubano Juantorena. Sin embargo, ya de aquella emblemática edición inaugural, el Rey Juan Carlos se me quejó que no hubiéramos tenido en cuenta a Ángel Nieto, ahora tristemente desaparecido. En la segunda edición se coló Sito Pons, si bien a mí me sigue resultando negativo semejante guiño a la influencia determinante del motor, para los que hubo luego también otros premiados muy populares. Hoy el premio se ha consolidado en toda su diversidad, pacifismo y universalidad.

La Fundación Nobel, contemporánea de Coubertin, no captó la importancia de equiparar el deporte a la literatura, la investigación científica, el arte, la comunicación o las ciencias sociales, lo que ha logrado con nota la Fundación principesca asturiana.

Ha sido muy discutida ahora la oportunidad de un equipo de rugby de nuestras antípodas. En cualquier caso me presta el seguro impulso al rugby fuera de sus límites. Sin duda en esta historia local está Rugby, es decir José Armas, al que estoy reconocido.

Publicado en lne tras el supuesto referéndum catalán


Aunque conocí muy fugazmente al dictador iraquí Sadam Hussein, supongo que a ningún otro entre los lectores de La Nueva España le habrá ocurrido semejante cosa. Sadam era un loco asesino al que cabe reprochar, con independencia de los yerros de Aznar y sus socios de Las Azores, el desencadenamiento de muchos de los males que seguimos sufriendo en el ancho mundo. En un momento dado tuvo la peregrina idea de colocar los llamados "escudos humanos" para los que se apuntó incluso una auto llamada "brigadista internacional" asturiana. A última hora Tariq Alí, su ministro cristiano u otro de su entorno, le advirtió que se trataba de una barbaridad procediendo, en consecuencia, a ordenar la evacuación de Bagdad a los voluntarios extranjeros, incluida la recalcitrante luchadora astur. En Cataluña no hubo, sin embargo, bombas, pero tampoco prudencia.¡Cómo se ha aceptado como si tal cosa la imagen del padre con su hijo al cuello que quería atravesar un cordón policial!

¿Y qué me dicen del Presidente de la Generalitat buscando un Colegio en el que aceptaran su voto? Cómo soy político viejo bien recuerdo un referéndum franquista. Cerrados los Colegios, a la puerta de la cafetería Kotel, en el número uno de la calle Uría, colocaron inopinadamente una pizarra de tiza blanca con resultados provisionales. Como cualquier ciudadano pude constatar que los síes superaban el total del censo ovetense. Fue inmediatamente retirado pero con una explicación esotérica, "¡es que en Oviedo hubo muchos votantes transeúntes!".Esos tics siguieron inoculados muy profundamente en la encarnadura patria hasta el punto que con ocasión del referéndum constitucional había un Gobernador en Asturias, don Fernando Jiménez, que, pese a no estar censado, se empeñó en votar en la llamada todavía Casa Sindical, como tal "transeúnte". Allí se le encaró, pidiéndole que no hiciera el ridículo, Federico Villalobos, a la sazón Delegado provincial de Trabajo. No contento, Jiménez publicó una nota al siguiente día asegurando que había votado por correo. La pasión empecinada por dos veces del President buscando Colegio..., ¿¡qué habrían dicho Tarradellas y su admirable discurso en el Teatro Campoamor!?.

Han pasado muchos años pero la actitud de Jiménez sigue cabalgando, esta vez a lomos nacionalistas aberrantes.

jueves, 12 de octubre de 2017

En la muerte de Julián Guerra

Por imponderables de la "salute umana" que diría el Dante, florentino por antonomasia, no he asistido a la fusión de los restos de Julián Guerra con su ría, su muelle, su mar...

Julián fue el primer amigo que tuve en Figueras, que nada más llegar me comprometió con el pregón de fiestas que llevaba con el también inolvidable Segundo. Nuestra amistad fue inquebrantable estos años. Junto al Dr.Mediavilla nos excluyeron juntos de "Amigos del Eo", donde nos había incorporado Dionisio Gamallo Fierros, por pretender el tradicional homenaje anual a Fina y Avelino, promotores de la fuerza eota del, o mejor Los, Peñalba. De aquella se nos sumaron personalidades de exquisita calidad: Leopoldo Calvo Sotelo, Pérez de Castro, Rafael del Pino, Luis Angel Rojo, Elena y Carlos Arias Fernández-Campoamor...También me atrajo a la recuperación de la Biblioteca y a la celebración del breve tiempo en que Figueras fue capital de Asturias, incluso de la España antinapoleónica.

Fue también íntimo de Manolo Avello que huella tan profunda dejó en este periódico y en Oviedo de la que era cronista oficial.

Tuvimos, por lo general hermandad política aunque discrepásemos profundamente, v.g., en el conflicto de los estibadores, de cuyo sindicato barcelonés había sido líder incontestable hasta su jubilación para regresar luego a su Figueras. Buen pixoto no olvidó nunca no sólo esa maravillosa entrada del Paraíso Natural sino que sus sentimientos de infancia estaban unidos a la llevanza cotidiana de la comida de los presos de Arnao, en cuyo campo de concentración se conocieron los padres de Javier Fernández, nuestro Presidente.

Se nos ha ido sin que sus quebrantados pulmones pudieran seguir respirando este bendito aire cantábrico.

Mi recuerdo a su mujer, sus hermanos y a Daniel, su único hijo, no menos admirable, el gran especialista en la locura que reina en Cataluña, donde le nacieron.

lunes, 9 de octubre de 2017

CARLOS SIERRA


EL CAMPANARIO DE LOS CARMELOS

En mis intermitentes entradas hospitalarias he tenido ocasión de contemplar una soberbia imagen de Oviedo, alargada en su colina y cuestas adyacentes. Es visión relajante de Noreste a Sur.

No debe, supongo, diferenciarse mucho por ángulo geográfico de la que Carlos Sierra, nuestro genial pintor, habrá trabajado con su proverbial minuciosidad desde el cercano Naranco elevándola al Arte en su fabuloso "Oviedo,1999", 110x160. Fernando, primogénito de mis antiguos amigos Elías y Malusi, feliz propietario del lienzo, me ha permitido verlo y es, en efecto, una auténtica maravilla. Lástima que la reciente antológica del gran pintor no haya tenido por probable indolencia de sus promotores la repercusión que merecía en su ciudad.

El axial Oviedo Norte/Sur no tiene el trazo de las líneas estrictamente igualadas de Estocolmo ni lo pretende en su benéfica y dispar irregularidad pero, además del apego cunero, me ilusiona reconocer en lontananza alturas ocupadas.

La Catedral lleva siglos señoreándolo todo, antes y después del errático boom constructor. Los peregrinos se extasiaban ya desde La Manjoya gozando con la otra cara. Faustino G. Alcalde, en su Presidencia de la Caja de Ahorros, nos ayudó a iluminarla.

En tiempos del Mundobasket-86, Semifinales del Campeonato del mundo, hicimos una pegatina que hoy es curiosidad. Falta, desde entonces, en la trama el poste radioeléctrico o telefónico de la parcela de las Consejerías. El calatrava, que Gracia Noriega denostaba desde la cumbre naranquina, es en toda perspectiva pegote incomprensible.

Y reparo en una novedad que merece personal rectificación: El campanario de los Carmelitas, en Santa Susana, no queda tan mal como llegué a temer. Fue cuando iniciamos la movilización de las campanas para tañer en el momento que el actual Rey juraba la Constitución ante las Cortes en su mayoría de edad. Ya se había hecho con Isabel II. Con ocasión del juramento solemne de don Felipe los descalzos tenían su campanario inacabado y el revestimiento rojizo parecía un escorialín interminable. Tuvimos de aquella una pequeña polémica de la que cumple reconocer ahora que su actual funda blanca como la de un colmillo empastado queda bien vista encima de la francisca mancha verde. No estorba nada a la Catedral como hubiéramos lamentado en las trillizas que se pensaron temerariamente para la parcela de El Vasco.

En fin, nunca mejor dicho que metí la pata aunque fuera en una plática de las llamadas, por doble motivo, "de campanario"...El campanario de la intrascendencia y de los carmelos... Lo que sí merece la pena es Oviedo Norte/Sur y ese fenómeno contemporáneo que es Carlos Sierra

sábado, 23 de septiembre de 2017

Sabatina en lne/oviedo

Con vistas al Naranco

De la Escandalera al puente de Arnhem

La visita de Arnaldo Otegi a Barcelona

23.09.2017 | 02:46
De la Escandalera al puente de Arnhem
No hace falta que odies, otros odiarán por ti
Buylla, J. B. "Celda 42"
En los llamados años de plomo etarra, a mi querido tío Rogelio, marino e ingeniero electrónico, formado en Stanford, California, que ocupaba destinos civiles de la Armada y las comunicaciones internacionales, le tocó rotar por la Comandancia Marítima de San Sebastián. Algo sabemos, y no olvidamos, y no sólo por un caso ni por mirar diariamente los bajos del coche, o, aún, la bomba incendiaria de los, entonces mozalbetes, "guerrilleros de Cristo Rey", sobre lo ocurrido en aquellos entonces del terror, cuyo mal sueño superó la sociedad española. Lo que no quita indignación contenida contemplando cómo v.g. Arnaldo Otegi, líder de los restos de la antigua banda, es invitado por CUP, emulando a Agatha Christie, a volver al lugar del crimen de las Ramblas. En menudo lío, a la altura irracional del "Brexit" o la provocación de Pyongyang, nos meten ahora por torpeza y / o mala fe tras la mentira de "¡España nos roba!", que apenas alguien cree. 
Mi tío, nada más llegar al destino donostiarra, en el que habían asesinado a su predecesor, una tarde de chirimiri, vio salir de las dependencias castrenses a un soldado con paraguas que quebraba la uniformidad. 
Ahora he visto el fotograma de un oficial aliado con paraguas en la fallida toma del puente de Arnhem sobre el bajo Rin. La película fidedigna, "Un puente lejano", es de Richard Attenborough, cuyos padres refugiaron a Lucio, mi consuegro, tras el bombardeo de Guernica. 
Además de circunstancias históricas y familiares las situaciones pintorescas dan para memorar. En el mismo reportaje del emblemático puente holandés un paracaidista saltó con mascota, una gallina, que recibiría luego honores fúnebres. 
En México conocí a Antonio, "Antonín", Llaneza Jove, hijo del legendario Manuel Llaneza, pariente del presidente Javier Fernández, que se sorprendió viendo en su mismo bando de los revolucionarios, en la ovetense plaza de la Escandalera, ametralladora en mano, a un desconocido vestido impecablemente de elegante tarabica al abotonado cuello. Era el primer día del enloquecido Octubre del 34, del que públicamente se arrepentiría Indalecio Prieto, y se trataba de un viajante catalán, con carné de la CNT, que, sin saber lo que sucedería, coincidió que iniciaba recorrido profesional por los comercios ovetenses. 
Como tal anécdota intrascendente, olvidada; la inmortalizada por el muy solidario Attenborough, también desconocida hasta su reciente recuperación plástica.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Acerca de la aparición del carné de una médica Gijonesa en Poniente


DEL CARNET RESUCITADO EN PONIENTE AL AÑO DOCENO

Sueños mal dormidos(...)pesando sobre nos
J.B.Buylla,Celda 42.


A la Dra. Fanjul, hematóloga, cuyo Servicio Regional comandó la inolvidable Amparo Coma Luengo, madre de nuestra vicealcaldesa, le ha devuelto la mar, intacto en apariencia, su carnet.

José Francés, gran asturianista, académico de la antigua de San Fernando, sostuvo, en sus ficciones, que ese mar retornaba vivos a ahogados en veranos anteriores.

La acción marina no puede, sin embargo, con tanto plástico. Se le atraganta incólume en el estómago hasta la espera rumiante. Henry Miller ha escrito "he absorbido el mundo y ahora lo vomito". Las orillas siguen sembradas de recipientes que insensatas manos escupieron. En Defoe, Poe, Conrard y Cía las botellas y bidones vacíos de su primitivo líquido contenían manuscritos de amoríos irredentos, gritos náufragos, sentimientos desconsolados de abordajes corsarios, impotentes guerreros desnortados, versos de lirismo suicida...

Hoy la comunicación, aún la desesperada, utiliza otros medios, salvo el juego sofisticado de  Dreambottles con 1.500 botellas de diseño flotando por la lámina ondulada del mar. De un corto tiempo a esta parte está calando la mentalidad protectora de aguas.

En Asturias hubo un pionero de ritual mixtura oceánica, Agustín Santarúa, genialoide candasín, voluntarista enmendador de la bíblica separación de mares al tercer día del Génesis. No obstante, a la vez que homenajeaba al Comandante Cousteau y su mítico Calypso, se cometía yerro en el impropio Museo de Anclas de la Peñona entre Salinas y El Cuerno. 

A M.J.Fanjul un caco le birló documentación contra la que pugnaba el científico y literato Bertrand Russell, partidario de una Humanidad pacifista sin carnets. Muchos de los tirones de bolsos terminan con abandono de documentos, según código internacional no escrito, para evitar mayores engorros a la víctima. "Los ladrones somos gente honrada", titulaba Jardiel. El de la médica gijonesa optó por Poniente, donde Jovellanos divisaba cetáceos y se baña el Jovino de hoy, su descendiente colateral y espiritual, un tal Pedro de Silva ("el mar es el gran depósito de secretos"). 

Transcurrió una docena de años con el documento en su identificadora integridad. Su dueña, buena galena, jovial efigie, curiosa observadora, es feliz por el itinerario submarino pero los colegas químicos deberían meditar en cómo diluir el gratuito daño de los largos polímeros encadenados. Cabe sí la quema, imposible en el fondo marino, aunque es de Juan Ramón Jiménez el oxímoron mar ardiente. También al Cantábrico le dice, en este periódico, Luis Meana: fuego frío

viernes, 8 de septiembre de 2017

Bajo la montaña


BAJO UNA ROCA GRATA LLAMADA HELSINKI

¿Soñando a estas alturas, pare?
José Montero, Notas Sueltas


Hace años acompañé a Ángel González a visitar a unos amigos que vivían bajo una montañuela, arcaísmo del léxico cultista de Pérez de Ayala. El autor de Áspero Mundo temía que aquella casa anfitriona, entrañable por otra parte, se hundiera por el ángulo inclinado de la colina. Nada que ver con la famosa mansión de Con la muerte en los talones en que Hitchcok prolongó la inmortalidad de Frank Lloyd Wright con diseño imitado. Ángel sabía de la innovación de F.L.W. pero no quería provocar a la Naturaleza.

En Helsinki me impresionó una iglesia luterana bajo enorme roca. Serían cien veces la dimensión de nuestra Covadonga, tan denostada por el alcalde sabadellense, o la Virgen de la Cueva (Piloña).

En medio del aguacero (Caía agua a Dios dar, Cunqueiro solía repetir) una amabilísima finesa me obsequió chubasquero. Conociendo el virtuoso cuidado arquitectónico, la mole jamás aplastará la singular capilla.  

No dejó de sorprenderme en el país que se sale por arriba de la famosa medidora PISA. Alguien lo contó en el seminario Gerardo Turiel de Mijares Abogados; aunque poco creo en semejantes perfecciones.

Ángel, tipo encantador donde los haya, fue pesimista, clarividente quizá, pero crónico,("Te llaman porvenir//porque no vienes nunca";"Todo lo que me unía con la vida// deja de ser unión, se hace distancia";"la enloquecida fuerza del desaliento"), y no dejaba de citar a Gil de Biedma, ("De todas las historias de la Historia//sin duda la más triste es la de España,//porque termina mal(...)".

Finlandia está en ola del progreso. Evidencia eficacia asumida cívicamente. Era pueblo pobre, con mucha tensión fronteriza aunque resultón. Sinceramente ¿más de lo que hicimos en España en convivencia, antiterrorismo, antitortura y anti pena capital, europeísmo, libertad, sanidad...? 

Por cierto, Helsinki tiene Museo de la Ciudad, que defiende aquí denodadamente Ignacio Quintana.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Bien recuerdo el día que Ana Gomes, eurodiputada socialista, me tomó, agradecida, la palabra "austericidio"



En un año, Portugal ha pasado de patito feo a cisne blanco; de gobernar con extremistas de izquierdas a ejemplo de la UE y del FMI. El Gobierno socialista se dispara en las encuestas y su ministro de Economía, Manuel Caldeira Cabral (São Sebastião da Pedreira, Lisboa, 1968) no solo anuncia el mayor crecimiento del siglo sino que asegura esto es solo el comienzo. Los portugueses lo corroboran con una grado de confianza nunca antes visto. El optimismo ha llegado a Portugal.
Pregunta. ¿Qué está pasando en Portugal?
Acabamos con la austeridad , adoptamos una política moderada y responsable; aseguramos que no habrá más recortes

Respuesta. Hace un año asistí al Foro Económico de Davos. Todas las preguntas eran sobre cuándo tendríamos otro rescate; este año, Christine Lagarde [directora gerente del FMI] me pasaba su micrófono para que explicara el éxito de Portugal. Este trimestre el PIB del país ha subido un 2,9%, el mayor de los últimos 17 años; el semestre se cierra con un 2,8%, todo hace prever que Portugal acabará el año con el mayor crecimiento del siglo. Desde 2010, la economía portuguesa no presentaba tres trimestres seguidos con crecimientos superiores a la media de la Zona euro.
P. ¿Cuál ha sido la receta para pasar de ser el problema de Europa a ser la solución?
La inversión automovilística que se fue al Este, regresa.

R. Liberamos a la economía del corsé de la austeridad. Acabamos con la austeridad y adoptamos una política moderada y responsable; devolvimos rendimientos a trabajadores y pensionistas y aseguramos a los ciudadanos que no tendrían más recortes sociales. Así se recuperó la confianza de los portugueses y de los inversores.
P. El reproche de la oposición es que los inversores siguen desconfiando.

R. El trimestre se ha cerrado con un aumento de la inversión del 10%, lo que garantiza la sostenibilidad del crecimiento. Hace 12 años teníamos un déficit externo elevado, y hoy hay superávit en la balanza de bienes y servicios gracias a que las exportaciones crecen al 9%, al mayor ritmo de la década, más que en países como Holanda o Alemania, que son referencias de competitividad. Los resultados son interesantes, pero más la forma en que crecemos.
P. Portugal vive una explosión turística, ¿Ha sido este el motor de la recuperación?

R. Los motores son la inversión y las exportaciones, que están muy diversificadas. Aunque se hable mucho del turismo, aumentan mucho la industria agroalimentaria, el calzado, el textil y el automóvil.

R. La inversión automovilística que se fue de Portugal y de España hace unas décadas hacia los países del Este, está volviendo. Se fueron en busca de mano de obra barata y han vuelto por nuestra mano de obra cualificada. La industria automovilística en la península ibérica vuelve a ser muy competitiva por la cercanía de sus empresas de montaje y de componentes. La industria busca productos más diversificados, customizados al gusto del cliente, y eso no se puede hacer con una producción lejana y dispersa. Volkswagen, Renault, PSA, la Bosch, Continental han aumentado sus inversiones en Portugal en los dos últimos años.
P. Su primer ministro, Antonio Costa, anunció al comienzo de su mandato que Portugal no iba a competir con bajos salarios, que no era el camino. ¿Cuál es?

R. Siempre va a haber países con salarios inferiores. El camino es el de valorizar nuestros productos y eso pasa por el diseño, por la creación de marcas y la integración en las cadenas de valor. El aumento de nuestra competitividad no se ha hecho a costa de recortes salariales; hemos subido salarios, estamos creando empleo y crecen las exportaciones. Hay muchos productos que salen de fábricas portugueses a 5 euros y son vendidos a 50; la solución no es rebajar el precio de la producción a 4,5 euros, sino conseguir entrar en esa cadena de valor de 45 euros.
P. Pese a todo, el turismo está siendo un gran escaparate para el país

R. Ha habido un descubrimiento de Portugal en mercados inéditos. El turista de playa español e inglés ya lo teníamos, la novedad es el crecimiento del procedente de Francia, Alemania, China, India o Estados Unidos, que crece un 40%. Es un turismo diversificado en destinos, personas y estaciones. Las regiones que más crecen son el Norte y las islas Azores, con subidas del 20%. El turismo familiar ha dado paso al de jóvenes y jubilados, y dos tercios del crecimiento son en temporada baja. Y crecemos en calidad, los turistas aumentarán este año un 11% pero la facturación un 20%. Hay en construcción 200 hoteles, la mayoría de cuatro y cinco estrellas.
P. En esta nueva cara del país, ¿qué papel ha jugado conseguir la Web Summit tecnológica?

R. Atraer a 60.000 personas, y este noviembre se doblarán, y a centenares de inversores ha traído inmediatas consecuencias. Los organizadores trasladaron su oficina de Dublín a Lisboa, con más de 100 empleados, llegaron inversores a start up portuguesas y firmas extranjeras movieron aquí parte de su actividad, es el caso de Second Home, una de las más famosas incubadoras de Londres, que ha abierto en Lisboa su primera filial; de Siemens, que trae el primer centro de ciberseguridad fuera de Alemania o de Mercedes Benz, que instala su único centro de investigación para sus coches sin conductor. En los años 60, la inversión extranjera era para contratar mano de obra barata en calzado y textil; en los años 90 se concentró en el sector del automóvil; ahora es una inversión que, por primera vez, transfiere áreas de ingeniería, investigación y tecnología, lo que que está llevando a una alteración estructural de la economía portuguesa.
P. ¿Cómo han resurgido los dos sectores tradicionales del país, calzado y textil, que se daban por muertos con la globalización?

R.
 Europa decidió desproteger a los sectores tradicionales del sur de Europa, y proteger la agricultura de los países del Norte, fuertemente subvencionada. Con la globalización, dejamos de competir por precio. Fabricábamos una gama media de calidad y todo eso se fue a China. Hoy el calzado portugués es el segundo más caro del mundo, solo por detrás del italiano. Calzado y textil se han reinventado apostando en formación y diseño, no en recortes salariales. También ha contribuido un fenómeno que creó Inditex, la producción de respuesta rápida al cliente. La deslocalización de la producción a lugares distantes en busca de bajos precios tiene la desventaja de no dar respuestas flexibles; por ahorrar unos céntimos en el producto perdían millones por fallos en la distribución o por los rápidos cambios de la moda. Las producciones cortas y próximas de Inditexrecuperaron la industria textil. Casi un tercio de la producción procedía del norte de Portugal y Galicia; a Inditex le han seguido otras grandes multinacionales. El consumidor quiere hoy diseñar su propio producto, su propio mueble, su propio coche y para ello se necesita una producción cercana, flexible, rápida y sofisticada. Eso lo tiene Portugal y lo tiene España, nunca lo va a tener China. Es el camino a seguir.