sábado, 28 de noviembre de 2020

Ciudad compostelana y carolingia


                                              Imagen: La Nueva España


La vinculación de OVIEDO al Camino de Santiago parece evidente pues el Camino empieza en EL SALVADOR con Alfonso II, rey alcalde, como primer peregrino. La documentación probatoria es demasiado evidente pero no puedo dejar de recordar al balesquido Alberto Polledo.

Iniciado EL CAMINO, por incomodidad andarina y supuestas inseguridades, cuajó el impropiamente llamado Camino francés que desde el carolingio RONCESVALLES pasaba por León, pero los mismos galos mapearon enseguida retoque, redundancias traductoras aparte, con el famoso “Quien visita Santiago y no el Salvador, visita al criado y no al Señor”. Hubo leyendas varias tal Bernardo del Carpio, de genes ovetenses y saldañeses y espadón en espiral carolingio/anticarolingio... ¿Por qué no asumir el ingenio de Graciano García llamando “Camino de los poetas” al paso astur, compostelano o carolingio? Los suelos circulares de la rotonda, de la entrada en cuesta y otros pavimentos podrían convertir sus baldosas en estrofas poéticas. Pisadas; besadas piedras dirían Enrique Álvarez Areces y el gran Borges.

Para cumplir estrictamente, los europeos bajaban de León a la Manjoya y luego a la Catedral. Hay peregrinaciones menores costeras pero el protagonismo ovetense es incuestionable.

Sin embargo, finiquitando el siglo pasado, hubo intento de desnaturalizar el Camino y su eje vertebrador de El Salvador.

El ardid tuvo doble hito. Primero fue borrar, o minusvalorar, OVIEDO en Grases/Villaviciosa, reduciendo a vía secundaria la dirección capitalina. Segundo la pretensión que Juan Pablo II, el único Papa que, en ejercicio, visitó Asturias, pasara por Llanera y Covadonga sin la Catedral, cuya Torre ¡vería a cinco kilómetros! Recuerdo un responso por Alfonso II, la presentación de la edición de GEA/Gómez Tabanera de la biografía del Rey Alcalde y la entrega de la réplica de las sandalias de San Pedro, que me ideó el gran Felipe Prieto. Quedaron, creí, las cosas claras en gestos históricos y sendas publicaciones al efecto.

Ahora deberíamos estar atentos a responder nuevos y sofisticados ataques a la Historia y al alma de Oviedo. Por cierto, mucho ojo con el trazado definitivo de la ruta carolingia Aquisgrán/Oporto. ¿No es la relación entre Carlomagno y Alfonso II el origen de la Unión Europea?


sábado, 21 de noviembre de 2020

Los pájaros volvieron al Campo San Francisco

 



“Estornino vuelve” Masip, Aida, SOMOS LUZ

“Y se quedarán los pájaros cantando” Jiménez, Juan Ramón, POEMAS AGRESTES.


Hace años, Santiago Rodríguez Vega, buen alcalde de Avilés, tras el carismático Manuel Ponga, lamentaba desaparición de pájaros en el contaminado Valliniello, de donde él procedía. Allí mismo, Frígilis y Quintanar, personajes de Leopoldo Alas, cazaban madrugones estorninos. La preocupación aérea, que me llevó a un bando incomprendido por Comisiones Obreras, no era frecuente, aunque hoy es requerida por los vecinos sensibles.

No por limpieza atmosférica, sino por lluvia excremental, los pájaros fueron expulsados. Un personaje de García Márquez se despierta de sueño por cagadas aéreas de pájaros. Ignoro quién lleva razón en semejante medida, pero muestro contento contemplando bandas que rachean el San Francisco, luz otoñal, árboles deshojándose y fondo Naranco en ribetes rosáceos. Picasso en Montmartre no tuvo su color rosa circense comparable al fugaz vespertino remansado, antes de la oscurecida, en nuestro Ángel González.

Es posible que, a cubierto y en panorámica media altura, tenga privilegios sobre los paseantes.

En cualquier caso, si se mantuviese reproche, replico con mi envidia a las sensaciones del paseante que no puedo ya ser y exijo compromiso para indeclinable campofrancisquismo de Oviedo.


sábado, 14 de noviembre de 2020

Zanahorias a la baja

 


Como retirado, que no jubilado, paso con frecuencia por el estúpidamente remozado Fontán familiarizándome con las verduras saludables. Crudas o en agua caliente.

Por temporada o producción, las zanahorias del Fontán no están al alza. Coincide que Carlos Suárez, gran científico, menta TRUMP como la bestia de pelo zanahoria. En tiempo europarlamentario me correspondió observar elecciones en Colombia donde un par de colegas lituanos me pidieron visitara a candidato oriundo de su país. El encuentro fue grato y hasta divertido pues la simbología (amuletos, llaveros, cartelería…) desarrollaba esotéricamente la Zanahoria, incluso sus dirigentes eran pelirrojos.

A mi ingenua pregunta arguyeron virtudes de la peculiar legumbre puntiaguda.

TRUMP no sabe perder, quebrantando así las dos primeras reglas que comparten el Tenis y la Democracia consolidada: primera, saber perder; segunda, saber ganar… Trump, tal dicho popular castellano, no quiere irse ni con agua caliente; tampoco su zanahoria, inflada al secador peluquero.

El cocimiento más intragable que puro.


miércoles, 11 de noviembre de 2020

Artabe, aquella larga y elegante zancada



    Javier Artabe con su amigo J.A. López (portero del At. Bilbao) Imagen: El Diario Vasco


El fallecimiento de Javier Artabe toca profundamente el almario de mi adolescencia y nuestra posterior amistad.

Jugaba de interior con el número 10 a su espalda en una posición que todavía no se llamaba “en punta” hasta que Puskas y algún otro empezaron a señorear nuevo espacio en el rectángulo. Se ha mentado mucho su hambre de gol, pero yo le recuerdo más con su larga y elegante zancada, embadurnado el pantalón blanco en encharcado barro del que Iguarán o Paquito, y a veces Toni, Manolón Álvarez, Marigil, Alarcón, Laurín… habían conseguido sacar la pelota, generando un peligro que dio dianas gloriosas. El mérito del ascenso no lo quitó la compra del partido al Rayo pues fue temporada meritoria en conjunto. Los diversos entrenadores (Balmanyá, Pasarín, Toba, Picabea, Barinaga, Argila…) antes de videos y pizarras, encontraron sitio ideal a nuestro más carismático atleta, como usa los bandos de Tierno Galván. Para nosotros era simple delantero, ¡pero qué delantero! Delantero y ¡la diligencia completa! que cantarían Dickens, Clarín, Galdós, Ford…A su lado, nos sobraban torpezas en Massey, genio pronto lesionado, Aloy, empeño de Balmanyá, o Jorge Lino Romero, que tuvo, no obstante, acosadoras jugadas de fábula.

Javier era vasco y ejercía con dignidad, como lo hicieron Lángara, Irureta e Iguarán en momentos en que hubo popular enemistad a todo lo euskaldún. Su establecimiento, en calle característica, y su anclaje familiar, fundieron su personalidad definitivamente a Oviedo.

Llevaba el 10, que lo fue en Deporte y Vida.


viernes, 14 de agosto de 2020

EXPOSICIÓN 25 AÑOS DE GRANDE COVIÁN EN PLAZA DEL PESCADO


PACHU GRANDE EN LA ESTÉTICA DE MÉJICA

Se clausura estos días una exposición, poco publicitada, que por nada del mundo hubiera querido perderme,” FRANCISCO GRANDE COVIÁN, LA ESTÉTICA DE LO SALUDABLE. A través de la mirada de Juan Méjica” con la que de alguna manera se conmemoran 25 años del fallecimiento del ilustre colungués.

Gasté buena amistad con el sabio investigador que fue alumno de mi abuelo Rogelio, catedrático de Matemáticas y director del Instituto masculino. La exposición no refiere apenas la vinculación ovetense de Pachu, que vivió de adolescente en la calle Toreno, teniendo de vecino a otro ilustre carbayón, Sabino Fernández Campo, del que he de volver a escribir con la movida regia y que, por cierto, no se dice en sus numerosas biografías, era hijo de un concejal.

En mi OVIEDO AL FONDO dejé publicado:

el 22 de junio de 1983, apenas transcurrido un mes de mi primer mandato de Alcalde, llegaron de improviso hasta mi despacho Gloria y Paco Grande Covián, dos de las personas más encantadoras y universales que conozco. Venían con Leloir y la esposa de Juan Oró.
-Estamos enseñándoles Oviedo. Pasábamos por debajo del arco del Ayuntamiento y se nos ocurrió saludar al Alcalde y presentarle a este “premio Nóbel” argentino. Seguro que le gustará.
En efecto, su visita fue gratísima y llena del estímulo que los Grande Covián dan siempre a su alrededor

Un año antes, el gran matrimonio GRANDE había pasado unos días en casa de mi madre en Salinas, donde observé desayunaban todas las mañanas con aspirina infantil. 

De esa estancia recuerdo que dimos un paseo por el bellísimo casco viejo de Avilés, acompañados por el inolvidable Manuel Ponga, y asistimos a un acto de la activa Fundación Municipal de Cultura, que animaba el muy valioso Antonio Ripoll.
También en el magín que URRUSTI quiso entregar, en el irrepetible MARCHICA, de la calle Dr. Casal, genio médico que tanto interesaba a GRANDE, su pieza SAN MATEO. Paco no pudo llegar aquella tarde setembrina pero estuvo Severo Ochoa en su lugar.

viernes, 7 de agosto de 2020

ALCOA

 

¿HAY ALUMINIO EN EUROPA?

Un gran poeta que conocí añoraba su “arboleda perdida”; la mía, francisca, sigue ahí, pese a la amenaza de restaurante, frente a mí, pero la que tuve, nostalgia e intermitencia estival, entre Salinas y San Juan, se destruyó en hormigón, el primer tramo que lamenta Santiago Blanco en EL INMENSO PLACER DE MATAR A UN GENDARME y el segundo en quema por partículas de aluminio de la antigua ENASA, según me dijeron, pues solo constaté  resultado sobre lecho de duna, a la que la fuerza del recuerdo me impide ahora volver de vieyu.

El aluminio debió ser así injustamente depredador y soy, humano, Fernando Díaz Platja dixit, de naturaleza vengativa que no quita reconocer la dieta de progreso que nos hemos dado. Ocurre, sin embargo, que el aluminio cotiza a la baja en la londinense bolsa de metales y que está, desde ha mucho, en lacerante crisis laboral en Galicia y Asturias, mejor escribir Suroeste de Europa. Los trabajadores se mueven y bien se aprecia, aunque mucho me intranquilizan sus perspectivas de futuro. Hay quien con la mejor buena fe me menta la sacrosanta globalización, sin convencerme en absoluto. Admito a efectos dialécticos que hay una desmedida oferta mundial, los datos son indiscutibles, pero, en mi caso, será porque no terminé carrera de economista o porque, antes de la pandemia, que trato de evitar, inoculé el virus europeísta, creo a pies juntillas que si Europa necesita aluminio debería satisfacerse en preferencia con el propio. En absoluto sería negarse a que desembarquen envíos foráneos, siempre a partir del excedente del autoconsumo;  también sé que en Noruega los salarios alumínicos son más altos y que la cantinela de los costes electrointensivos, frente al dumping allende de las fronteras de la UE, ya se barajaba en mi tiempo bruselense y no deberían ser anticompetitivos a estas alturas de la película. Sería, en cualquier caso, bueno dilucidar el hipotético fraude ya en vía criminal y los demás posibles delitos e irregularidades conexos.

Sé, en definitiva que hay aluminio, tradición, incluso historia de luces y brumas, por lo que ha de contar entre los proyectos imprescindibles de la reconstrucción económica europea, evitando la deslocalización de un mineral de tanto valor añadido del que dependen cientos de familias. Sin embargo, algo debe fallar, ¿será que en Oviedo/Santiago, Madrid, Brubru…se ha dejado escapar el empresariado de calidad que veía, o eso parecía, el nicho con las correcciones actualizadas de la un tanto obsoleta mano invisible?

miércoles, 5 de agosto de 2020

PAU SOLANILLA Y LA REPÚBLICA DE LA REPUTACIÓN

LA REPÚBLICA DE LA REPUTACIÓN

“Buenos gestores hay muchos, pero líderes inspiradores más bien pocos”

 

Conocí a Pau Solamilla en los pasillos bruselenses, siguiendo, o mejor cerrando, el paso carismático de otro catalán de primera, Raimon Obiols, lo que no es poco en esta época de tontuna e insolidaridades nacionaliegas. Ahora me topo en el escaparate de mi librería de cabecera con su libro LA REPÚBLICA DE LA REPUTACIÓN, que ayuda a despejar el complejo momento que nos toca vivir, “no apto para cardiacos”, como decían los futboleros en los partidos decisivos.

La REPUTACIÓN… Palabra mayor en la que estamos inmersos a contrapié en todos los niveles, con luz comunitaria por suerte al final del túnel, que no es de Sábato ni de Solanilla, sino del mayor reto de cohesión económica desde el esplendoroso acceso español de 1986.

Hubo un tiempo en que la tal reputación venía en puro automatismo, con el poder que caía de lo más alto o, muy luego, subía en la espuma plebiscitaria o popular, sin discusiones dispersoras; ahora la cosa es más compleja y se precisan expertos del talante aportador de Pau. Mucho me prestan también las opiniones de técnicos próximos de la calidad de Pedro Cervilla y Pablo López Álvarez sobre la senda comunitaria a seguir.

La reputación patria, plagada, ¡perdón!, de políticos de segunda fila, bastante resentida con los incontrolados rebrotes virales y los devaneos del antiguo ostentador de la más alta magistratura nacional, no es tema menor para estabilidad y futuro, por lo que la contribución de Pau Solanilla es muy bienvenida.


martes, 28 de julio de 2020

El asturiano Jonás Fernández, en el top 5 de los eurodiputados más influyentes

28.07.2020 | 01:10

El asturiano Jonás Fernández figura en el top 5 de los eurodiputados más influyentes en políticas económicas, según el ranking hecho público esta semana.

Jonás Fernández aparece concretamente en el tercer puesto, por detrás tan solo de la italiana Irene Tinagli y del alemán Sven Giegold y por delante del belga Johan Van Overtveldt y del francés Younous Omarjee.

El eurodiputado ovetense, economista, afronta su segunda legislatura consecutiva en Bruselas. Pese a ir en un puesto de la lista del PSOE que no estaba considerado de salida, revalidó su acta en Bruselas, donde además de mantener una presencia activa en los debates parlamentarios también ha asumido una amplia labor didáctica para tratar de acercar las instituciones a la sociedad asturiana y a sus electores, dada su profunda vocación europeísta. Antes de presentar su candidatura al Europarlamento trabajó con el exministro Carlos Solchaga.