miércoles, 27 de julio de 2016

Intervención en la Casa del Pueblo de Oviedo 27/6/2016

Queridos compañeros/as:

Permitidme que, creo por primera vez, proceda a leer mi intervención pues me interesa especialmente su recogida en acta y su reenvío a quien,o quienes, proceda.

Apoyo la gestión de la Comisión Ejecutiva de la Amso como invariablemente vengo haciéndolo desde su elección.

Son muchos los avatares sucedidos y muy seria y ponderada la praxis de nuestro Secretario General, hoy, para orgullo nuestro, Alcalde de la ciudad.

No todo es perfecto pero se aprecian bonísima voluntad y aciertos.

Hay, no obstante, una queja que quiero presentar y que no corresponde a actuación alguna de nuestra Ejecutiva sino a instrucciones de otros órganos partidarios.

No se ha procedido a la reglamentaria y consuetudinaria consulta sobre las listas electorales en las recientes legislativas, lo que resalto y lamento.

El trámite suele ser de mero impulso pero lo utilicé en convocatorias anteriores para proponer a nuestro compañero Jesús Arango, que no resultó designado, y en 2011 en favor de Jonás Fernández que lo fue luego en 2014 como diputado europeo, escaño en el que hace la buena labor que cabía esperar.

En ese trámite, que nos ha sido negado a los militantes, no sólo caben, en mi personal interpretación, propuestas sino tachas a otras candidaturas simultáneas como hice en ocasiones pretéritas a Pepe Barrionuevo y al entonces Presidente del Partido, desde el afecto, sin, por supuesto, reproche penal alguno.

Esta vez había querido hacerlo con el candidato por La Rioja, César Luena, al que no conozco personalmente, autor de una entrevista lamentable intelectualmente, al que escribí la carta que adjunto, con copia a nuestro Secretario General y a Javier Fernández, primer secretario de la FSA

Quiero dejar constancia expresa dentro de la organización pues me reafirmo en la nefasta actuación de Luena,de la que recibo información supletoria por un destacado miembro de la JSO. No me entra en la cabeza que esta persona tenga encomendadas tan delicadas funciones orgánicas.

Si los acontecimientos políticos se precipitasen de nuevo, también de nuevo me parecería inadmisible que se suprimiera la audiencia a los militantes, en la que me gustaría ya no sólo incidir en la falta de idoneidad de Luena para encabezar lista alguna sino en la del propio Secretario General Federal, Pedro Sanchez Castejón, si su errática gestión, de apenas liderazgo, condujera a nuestro partido y al país a nuevas elecciones.

Si se optase por esas hipotéticas e indeseables elecciones, Pedro debería renunciar desde ahora a ser candidato y también debería impedir meternos al partido y a España en la incertidumbre todo el largo verano.

Procedería de la misma evitar que desde el PSOE se siga forzando que otros busquen pactos perjudiciales para la unidad constitucional española.

La conformación de la mesa del Congreso de los Diputados, recientemente hecha, revela ya de por sí carencias negociadoras importantes de nuestra parte.¿Esos fallos, o carencias, serían imaginables en negociadores de los perfiles de Alfonso Guerra, Alfredo Rubalcaba, Benegas o José Enrique Serrano, gran artífice del diluido pacto con Ciudadanos?

Soy firmante del manifiesto de Santos Juliá, Javier Solana, Josemari Maravall y demás, entre los que están mis antiguos y muy queridos compañeros eurodiputados (Yañez, Cercas,Menéndez del Valle...). Confío plenamente en que, sin entregarse a preocupantes concesiones secesionistas, haya gobierno sin comicios, asumiendo los ya producidos.

Sé perfectamente que una convocatoria electoral nunca sería exclusiva responsabilidad de Pedro Sánchez, y, como dijo públicamente Pepe Bono, al que tampoco quise de secretario general, serían varios a no repetir como diputados ni cabezas de partido pero lo que está en nuestra ineludible responsabilidad es lo que ocurra por acción,u omisión, en las filas de nuestro partido en las que no cabe la actitud de la figura literaria "del perro del hortelano" ni la taurina del "tancredo" sino, muy por el contrario, como decía Amador Fernández, Amadorin, líder histórico de La Invernal/Sotrondio, "la del salmón que va río arriba,valiente, contra corriente".

Buznego en La Nueva España

Los diversos acontecimientos que se vienen sucediendo en los últimos meses han puesto a toda Europa en alerta. Los gobiernos de Francia y Turquía han declarado el estado de emergencia. A estos motivos de inquietud se añade el peligroso cariz que está tomando la carrera por la presidencia en Estados Unidos. Todo ello está provocando tensión y alarma. Las sociedades democráticas perciben amenazas a su seguridad y se sienten más vulnerables. Por momentos parece que las instituciones se desmoronan, desacreditadas ante los ciudadanos, y la cohesión social se resiente. En esta coyuntura, estar sin gobierno, o con un gobierno en funciones, es temerario. En el origen de esta dejación no hay más que una falta clamorosa de responsabilidad por parte de los partidos políticos.
España, antes o después, tendrá gobierno, porque la situación de un país sin gobierno es insostenible más allá de un tiempo, pero la cuestión es que lo tenga ya. Algunas razones para que se forme sin demora son apremiantes. Pero el motivo principal es que se han celebrado dos elecciones con ese fin y los obstáculos que encuentran los partidos no son de ninguna manera insuperables. Si las elecciones de diciembre, que confirmaron el realineamiento de millones de votantes, generaron dudas y alimentaron todo tipo de expectativas en algunos partidos, las de junio fijaron prácticamente en los mismos términos la distribución de las fuerzas electorales. Los españoles se han reafirmado en su elección y ahora son los dirigentes políticos los que, a partir de los resultados y los intereses de todos y los suyos, inexcusablemente deben tomar las decisiones que conduzcan a la formación de un gobierno. Si no lo hacen, lo que procedería es, una de dos, cambiar las reglas para la elección del presidente del Gobierno o sustituir a los políticos que han demostrado repetidamente su inutilidad.
Para su funcionamiento normal, el sistema político español, como toda democracia, necesita un gobierno y una oposición. Un gobierno que tome decisiones y rinda cuentas, y una oposición en permanente actitud de control y que proponga una opción diferente para cada iniciativa del gobierno. Si esta legislatura no se trunca como la anterior, el juego entre el Gobierno y la oposición se verá estimulado por la presencia de los nuevos partidos. Y en el caso de que finalmente el PP forme gobierno, al encontrarse el partido bajo una fuerte sospecha de financiación ilegal y corrupción, la labor de vigilar y exigir de la oposición adquirirá una relevancia especial.
El Congreso tiene una composición multipartidista y ofrece en principio un abanico de posibilidades, pero las exclusiones hechas por los partidos a la hora de repartirse los papeles de gobierno y oposición reducen drásticamente las opciones. La que cuenta sobre el papel con más posibilidades es la de un gobierno del PP. La de un gobierno encabezado por el PSOE requiere el apoyo imprescindible de Podemos y los nacionalistas catalanes. La acción de ese gobierno difícilmente podría tener alguna coherencia, dadas las diferencias políticas y las divergencias estratégicas que hay entre los socios necesarios y, por otro lado, se enfrentaría a un clima de opinión muy beligerante en contra. No existe ninguna posibilidad si, por distintas razones, otros partidos descartan cualquier acuerdo con el PP o con los nacionalistas. Ni el PP en solitario, salvo con la abstención de los socialistas, ni una coalición con el apoyo único del PSOE y Podemos, que sería bloqueada por los diputados del PP y Ciudadanos, obtendrían votos suficientes para investir a su candidato respectivo.
La abstención de Ciudadanos no permite la investidura de Rajoy, ni siquiera su voto favorable, si no está acompañada por la del PSOE. De manera que, a falta de otra fórmula plausible para que España tenga un gobierno y una oposición, a los que necesita por igual, el rechazo de Rajoy no es solución. La solución está en que el PSOE facilite la formación del gobierno al PP y a la vez ejerza como primer partido de la oposición. Pedro Sánchez, a quien los árboles no dejan ver el bosque, sigue negándose en rotundo con argumentos tan leves como que su partido es la alternativa al partido de Rajoy. Comenzó con el propósito de forjar una nueva mayoría en torno al PSOE y ahora excava una trinchera para sus votantes por lo que pueda ocurrir. Los españoles tienen competencia política de sobra para comprender una muestra de lealtad institucional. Pero no haber adoptado esta decisión después de las elecciones de diciembre y hacerlo ahora, tras someter al PSOE a las bromas del líder de Podemos y al ridículo de una investidura fallida, conduce a la dirección del partido al callejón sin salida de la dimisión.

domingo, 24 de julio de 2016

Sobran políticos y faltan estadistas. Cartas lectores ElPaís

Estoy harta de la política a corto plazo, del compromiso de campaña que es eufemismo para ganar la siguiente elección sin tener en perspectiva el futuro de un país. De actuar con vistas al plató y no a la ciudadanía. De ser capaz de dañar a generaciones por conseguir un ligero margen de voto. Hablo de Cameron y su referéndum. Un referéndum disfrazado de democracia que era tacticismo para rascar el voto a UKIP. Hablo de Rajoy y su inmovilismo. De la corrupción sistematizada, aplaudida y endémica de España y del Partido Popular. Del grito de odio de la extrema derecha en Francia, Alemania, Polonia. De la xenofobia de Trump. De utilizar la matanza de Orlando para agravar una brecha social y promover el odio. De unas segundas elecciones que han dejado al país en un vacío de gobernabilidad durante un juego de escaños. Paradójico resulta que el que intentó formar Gobierno fue al que castigaron las urnas. Por eso, la mayoría prefiere no jugársela a perder el voto y jugar con el futuro del país. La vicepresidencia, el CNI y algún ministerio. La Gürtel, la Púnica, AENA. Sobran políticos y faltan estadistas.— Carlota Núñez Strutt. Madrid.

viernes, 22 de julio de 2016

DE PIEDRA de Enrique Álvarez Areces y EL CAMINO PRIMITIVO


Cuánto me ha prestado "De Piedra" de Enrique Álvarez Areces, hijo de mis íntimos, Juan y Emilia.El subtitulo es resumen perfecto: "Cómo el estudio de los materiales pétreos de construcción  ofrece una nueva visión del legado cultural del Camino de Santiago". Y entre los animadores académicos de Enrique, me constan la llorada Rosa Esbert, que ha dejado amplia escuela, y el arquitecto Pérez González, Peridis, del que no pierdo su tira cotidiana.

Está editado por el Instituto Geológico y Minero, IGME, y Catarata, sello de dos de mis últimos libros.

El texto aparece a la vez que el Simposio sobre el primitivo Camino que se desarrolló en la Universidad, patrocinado por la Fundación Municipal de Cultura.

No olvido mi silente cabreo por un relieve del Museo Pompidou que saltaba Oviedo en el trazado compostelano iniciado en La tour Saint-Jacques. Roland Dumas, que fue Ministro de Miterrand, consiguió llevar a León la primera cumbre hispano gala por el llamado "camino francès". Recuerdo de aquella cómo el embajador comentaba de un concejal que, en pleno "caso Morano",con dimisión del Alcalde, habría dicho:"La Cumbre no es en León sino en Lyon". Ha pasado mucho y, gracias a los Amigos del Camino, que preside J.L. Galán, a caminantes escritores tal Alberto Polledo y al Ayuntamiento, Oviedo recupera su sitio preferente.

Los ponentes (Rucquoi, Suárez Otero, Fernández Conde, que ha dirigido con mano maestra,Henriet,Carrero,Iván Muñiz,Andrade,Portela, Raquel Alonso, codirectora) nos han sugerido mucho, como también Don Agustín Hevia y el trubieco Huerta. Espero pronto una publicación recopilatoria de lo oído.

No puedo menos que evocar a Juan Álvarez en la Residencia Sanitaria que, como él mismo, estaba en sus últimos días. Juan  se empeñaba en hacerme divisar desde allí La Florida, donde, gracias a su venturosa eficacia, se levanta una de las mejores urbanizaciones, con las que mi amigo soñó desde su primer día de meritísimo concejal. Le costó llevarla a efecto en torno al gran boulevard, que él mismo trazó como elemento necesario.

El Camino primitivo, del que la Florida forma parte, tiene distintivo elocuente de Raquel Suárez. Las aceras ya estaban señalizadas con veneras broncíneas (San Juan, La Luna, Covadonga, Melquíades Álvarez, Independencia, Argañosa...) hasta Pontón de Riello,Paniceres, Les Campes, Llampaxuga, La Pipera, Lloriana, La Bolguina, Escampleru y Gallegos, para entrar en Las Regueras, de hogaño tan dinámica Alcaldesa.

No es, ni debe ser, una Guía Michelin, como denuncia con rigor Fernández Conde, pero ya es hora que esta ciudad se valore así misma en un Camino que, sin Oviedo, jamás hubiese sido. Bien lo difunde La Nueva España. Lo dijimos especialmente ante la visita controvertida de Juan Pablo II; hubo ya entonces quien quiso marginar, ¡en el Vaticano!, la presencia papal catedralicia.Recordamos la chanson del siglo XI de "Quien va a Santiago y no al Salvador visita al criado y deja al Señor", que también nos valió, perdón a los historiadores por el utilitarismo, para que la autovía A-8 no evitase estúpidamente Oviedo.Ahí montamos batalla en los  responsos del Rey Casto y la reedición por el inolvidable Tabanera del Alfonso II de Constantino Cabal.

Juan, mi amigo del alma, eminentemente religioso, sería feliz con este revival del primitivo camino y el libro de su segundo hijo. Afán de muchos, entre los que recuerdo, además de Galán y Polledo, a don Celestino Castañón, antiguo párroco de San Lázaro, y al que fue Concejal en mi oposición, Rodrigo Grossi, que falleció en el Camino que tanto amaba; bien aprecio la presencia del matrimonio Crespo/Campillo, Jesús Canal, Ana M.Núñez, María Isabel F. Suárez, Carlos Posada...

Mientras yo entregaba al Papa "la réplica de las sandalias de San Pedro", del relicario ovetense, iniciativa de Felipe Prieto y J.L. Cabal, con las que paseó por Covadonga, Rodrigo tuvo la audacia de introducir un libro sobre el Camino asturiano.

Al material pétreo hay que conocerlo y curarlo, Enrique dixit; al Camino,más aún siendo el primitivo.



www.antoniomasip.net


Manifiesto y sus primeras firmas a las que me adhiero


MANIFIESTO A LOS DIPUTADOS ELECTOS, a 20 de julio de 2016

Comparecemos a título de ciudadanos participantes, convencidos de que en política nunca cae el telón, de que en parte alguna nadie esperará a la resolución de nuestras incertidumbres, de que es momento de buscar acuerdos y soluciones en vez de proseguir obsesionados por identificar culpables sobre los que centrifugar responsabilidades indeclinables,

Alejados de la funesta manía de dar consejos no solicitados, nos atrevemos a indicar algunas cuestiones de primera necesidad que deberían atenderse de inmediato en la nueva legislatura

Urgidos por la necesidad de poner fin al paréntesis de interinidad que supone un gobierno en funciones desde las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015, consideramos que durante estos siete meses los procedimientos constitucionales han probado su capacidad para adaptarse al nuevo sistema de partidos resultante, pero que su prórroga induciría fragilidades que dificultarían dar respuestas adecuadas a las necesidades sociales y a los apremiantes emplazamientos políticos, económicos e internacionales marcados en el calendario.

Persuadidos de que no es razonable convocar de nuevo a las urnas para depositar en los electores tareas que corresponde asumir de modo intransferible a los diputados y senadores que han sido elegidos sin estar ligados por mandato imperativo alguno, pensamos que en la legislatura, ahora inaugurada, todas  las fuerzas políticas en las que se encuadran deben hacer honor a la  confianza que los votantes les han entregado en proporción a los escaños ganados, sin que quepan excusas ni paliativos para anteponer ventajas estratégicas o intereses partidistas.

Conscientes del momento, estimamos que lo prioritario es investir un Gobierno que cuente con el respaldo parlamentario suficiente para impulsar la estabilidad económica en el marco de nuestros compromisos europeos; para adoptar medidas sociales correctoras de las crecientes desigualdades; y para emprender una reforma constitucional que aborde, entre otras cuestiones, la mejora de la articulación territorial.

Decididos a favor de que el nuevo Gobierno exprese también un compromiso renovado para reforzar la Unión Europea, que se averigua indispensable vistas las carencias de la Unión Económica y Monetaria y los desafíos acuciantes que plantea la crisis de los refugiados, las amenazas del terrorismo, los conflictos abiertos en sus fronteras oriental y meridional y el Brexit a negociar, propugnamos que nuestro país confirme su vocación europeísta y su lealtad con la UE en todas esas áreas.

Sabemos que la atención a las cosas que importan, podría extenderse también a  otros ámbitos pero ahora conviene que las fuerzas políticas se concentren con preferencia en orientaciones básicas como las ya mencionadas, sin distraerse con otras.

De ahí que hagamos un llamamiento a los electos para que eviten el absurdo de que los electores tengan que confiar la solución del problema a unas nuevas elecciones.

Sepan, pues, todos los líderes y todos los partidos, que han competido ya por dos veces en las urnas, que están obligados a realizar todos los esfuerzos y todos los sacrificios que fueren necesarios, incluso los más personales, para poner fin a esta improrrogable situación del sin gobierno
 1. Santos Juliá (Historiador)
2. Javier Solana
3. Fernando Savater (Escritor)
4. Guillermo de la Dehesa (Presidente honorario del Center for Economic Policy Research de Londres)
5. Joaquín Almunia (Ex vicepresidente de la Comisión Europea)
6. Eduardo Serra (Presidente de la Fundación Transforma España)
7. Carmen Iglesias (Académica. Real Academia de la Historia. Real Academia de la Lengua Española)
8. José María Maravall (Catedrático de Universidad)
9. Carlos Sebastián (Catedrático de Universidad)
10. Manuel Aragón (Catedrático y ex magistrado del Tribunal Constitucional)
11. Miguel Ángel Aguilar (Periodista)
12. Mercedes Cabrera (Catedrática de Universidad)
13. Andrés Trapiello (Escritor)
14. José Antonio Zarzalejos (Periodista)
15. Nicolás Sartorius (Abogado y escritor)
16. Gabriel Elorriaga (Ex diputado del Partido Popular)
17. Felix Yndurain (Catedrático de Física)
18. Manuel Gutiérrez Aragón (Director de cine)
19. Tomás de la Quadra Salcedo (Catedrático de Universidad)
20. Pablo Pérez Tremps (Catedrático y ex magistrado del Tribunal Constitucional)
21. Álvaro Delgado-Gal (Escritor)
22. Delia Blanco (Ex diputada del PSOE)
23. Victor Lapuente (Politólogo)
24. Esther Bendahan Cohen (Escritora)
25. Félix de Azúa (Escritor)
26. Josefina Gómez Mendoza (Catedrática de Geografía)
27. Cayetana Álvarez de Toledo (Historiadora)
28. José María Ridao (Escritor)
29. Ricardo Alonso (Catedrático de Derecho Administrativo)
30. Irene Lozano (Escritora)
31. Juan Rojo Alaminos (Catedrático de Física)
32. Fernando Vallespín (Catedrático de Universidad)
33. César Molinas (Escritor)
34. Francesc de Carreras (Catedrático de Universidad)
35. Antonio Hernando Grande (Catedrático de Física)
36. Victoria Carvajal (Periodista)
37. Mercedes Monmany (Crítica literaria)
38. Miguel Satrústegui  (Profesor de Universidad)
39. Rodrigo Tena (Fundación Hay Derecho)
40. César Antonio Molina (Escritor)
41. Luis Arroyo Zapatero (Catedrático de Universidad)
42. Reyes Mate (Filósofo)
43. Juan Carlos Pereira (Catedrático de Universidad)
44. Manuel Torres Aguilar (Director of the UNESCO Chair in Conflict Resolution)
45. Fernando López Mora( Profesor Titular de Historia Contemporánea)
46. Benjamín Prado  (Poeta y escritor)
47. Luis Sanz-Méndez (CSIC)




lunes, 18 de julio de 2016

Todorov en La Vanguardia

El filósoto Tzvetan Todorov, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2011, nació en Bulgaria en 1939. Huyó de la dictadura comunista y se convirtió en un historiador conocedor de las dos Europas, con Francia como país de adopción. Por eso lamenta el sentimiento xenófobo y nacionalista que desprende el Brexit.
Profesor de la École Pratique des Hautes Etudes de París y de la Universidad de Yale, entre otros centros académicos de prestigio, Todorov ha combinado la crítica artística y literaria con el análisis social y político. Director desde 1987 del Centro de Investigaciones sobre las Artes y el Lenguaje del CNRS (Centro Nacional de Investigaciones Científicas), ha publicado libros de cabecera del pensamiento moderno, entre los que destacan Elogio del individuo (2006), La experiencia totalitaria (2010), y Los enemigos íntimos de la democracia (2012, todos en Galaxia Gutenberg en castellano). Azote del neoliberalismo, advierte de los nuevos peligros que se ciernen sobre el continente.
¿Qué ha fallado para que se haya llegado al Brexit?
Para mí el Brexit no es un fallo de Europa pero sí un fuerte indicativo de que algo está yendo mal en Gran Bretaña. Creo que la UE puede manejarse sin Gran Bretaña porque siempre fue un miembro muy reacio de la Unión, que intentaba impedir una mayor integración de los estados miembros, así que los estados europeos pueden sacar provecho de la situación y promover una mayor unión en el seno de la UE. Sin embargo, la decisión del pueblo británico es terrible en el sentido de que la democracia más antigua prefiere una opción populista para reforzar el orgullo emocional de ser independiente que una opción de cálculo realista. Eso es problemático y es un reclamo para muchos países europeos como Francia, Holanda o los escandinavos, pues allí ese programa populista puede ganar el voto popular gracias a sentimientos xenófóbos y nacionalistas, algo que entra en contradicción con los valores europeos que ahora son mayoritarios.
¿Xenofobia y nacionalismo se van a extender por Europa?
Están muy presentes en Europa, algo menos en los países mediterráneos. En cada país tiene una forma porque depende de su historia. Pero en general hay un debilitamiento del apego democrático, sobre todo por culpa del fin de los grandes debates ideológicos. Los consensos de la izquierda y la derecha sobre las grandes medidas económicas han provocado una reacción y parte de la opinión pública se ha acercado a opciones que priorizan la identidad y los valores nacionales, que dan una respuesta que es poco de futuro pero que puntualmente da respuesta a la ansiedad de los tiempos actuales. Creo que es una reacción en cierta manera contra la globalización.
Por lo general, hay un debilitamiento del apego democrático por culpa, sobre todo, del fin de los grandes debates ideológicos
¿Falta identidad o entendimiento entre los pueblos europeos?
No creo que haya una falta de entendimiento entre la gente. Lo que sí observo, sobre todo entre la gente joven, acostumbrada a moverse con libertad por Europa, es que no tienen problemas con la identidad. Creo que hay más un problema de representación, y eso hace que grandes sectores de población se sientan asustados con la proliferación de identidades, ya sean étnicas o religiosas, y decida volver hacia atrás. La vuela atrás, al antiguo estado de los cosas, les parece satisfactorio.
¿Europa necesita cambios más profundos para revertir la situación?
El reconocimiento de los extranjeros es algo muy básico de Europa. Europa siempre ha sido una yuxtaposición de diferentes grupos étnicos. En Gran Bretaña el miedo viene de la invasión desde la UE misma, en especial de los países del este y de Centroeuropa, de países como Polonia, Eslovaquia, Rumanía. Creo que la Unión Europea necesita una mayor integración para superar algunas de sus debilidades, ya sean económicas o políticas. Por eso ahora puede ser una oportunidad para promover esa integración si la clase política de los países que se quedan lo sienten así, cosa que es más una esperanza que una certeza de que ocurra.
Lo más decepcionante es que los británicos, que tienen la democracia más antigua, se hayan sentido atraídos por el reclamo de la identidad
¿Estamos ante un problema generado por una contrato poco claro entre los europeos y sus instituciones?
Es cierto que las instituciones europeas siguen siendo distantes y frías, y eso es parte del problema porque el parlamento europeo, que es una de las instituciones de mayor naturaleza democrática, no tiene un poder claramente perceptible, no sabemos exactamente qué hacen nuestros diputados europeos. La evolución de las instituciones es importante, pero hay que tener en cuenta que no se puede cambiar todo a la vez y por eso tenemos que seguir trabajando con las instituciones actuales.
¿Qué pasos debería dar Europa ahora?
Lo importante es apuntalar esos valores importantes como la solidaridad, como prestar ayuda mutua en las crisis financieras. Esa es una forma de evitar decepciones como la del Brexit, pero repito que lo más decepcionante es que la democracia más antigua puede sentirse atraída por este reclamo de la identidad.

Carburante para eurofobos


Carburante para eurófobos
Carburante para eurófobos

El "Brexit" ha asestado un golpe bajo a la Unión Europea. El Reino Unido es la segunda economía del continente después de Alemania, ocupa plaza y con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU y tiene un formidable aparato militar y diplomático, con gran reputación en todo el mundo.
Unas semanas después, a Durao Barroso, quien fuera presidente de la Comisión Europea durante 10 años, no se le ha ocurrido nada mejor que aceptar una -suponemos que sabrosa- oferta de Goldman Sachs (GS) para alistarse en sus filas como presidente no ejecutivo de su oficina en la City.
La reacción de los franceses ha sido sañuda ante lo que consideran un "segundo golpe a la Unión", que cebará aún más el discurso anti-europeo en una opinión pública, donde ya ha espigado la imagen de una relación incestuosa entre el poder político y las finanzas privadas. Esta promiscuidad, provocada por lo que nuestros vecinos llaman graciosamente "pantouflage" (puerta giratoria), contribuye a que Bruselas se haga detestar entre los que no quieren una Europa promiscua entre lo público y lo privado.
Al "petit José Manuel", en su juventud apasionado líder estudiantil del partido maoísta portugués, la celebérrima banca de inversiones le ha reclutado, a sus 60 años, muy probablemente por su formidable libreta de direcciones, lo que ya le ha valido en algunos círculos la etiqueta poco amable de "representante indecente de la vieja Europa". Desde el Tratado de Roma, ningún ocupante del Berlaymont ha sido denostado por los medios, pero bajo el reinado de "el camaleón", la Comisión tomó un giro tecnocrático, alejándose de los añorados tiempos en que la presidía Jacques Delors, un hombre íntegro y no sumiso a los Estados.
Durao, que era el personaje que interesaba a Londres -los ingleses habían vetado la primera opción franco alemana de Guy Verhofstadt para la presidencia de la Comisión Europea-, se dedicó a obedecer las órdenes de quienes querían un Ejecutivo comunitario tecnocrático y ultra liberal. Conviene no olvidar que los jefes de Estado y Gobierno que le nombraron, lo hicieron para evitar que alguien de envergadura les pudiese hacer sombra. Y ahí están los frutos de esa decisión: los años más sombríos de la Unión, pues los responsables, como ocurre siempre en estos casos, en el pecado llevan la penitencia.
Crece el consenso sobre la posición que la Comisión debería tomar sobre esta contratación: reprobar el nombramiento y modificar sus reglas para el futuro. Y es un clamor que el "pantouflage" debería prohibirse cuando el susodicho haya tenido una función regulatoria en el ámbito de la UE
El artículo 245 del Tratado sobre el funcionamiento de la UE impone a los funcionarios el "compromiso solemne de respetar, durante el ejercicio de sus funciones, y después del cese de éstas, las obligaciones que se derivan del cargo y especialmente el deber de honestidad y delicadeza, en cuanto a la aceptación, tras el cese, de ciertas funciones o ventajas".
Existe un código de conducta y un comité de ética para velar por el cumplimiento de este artículo pero uno y otro acaban de probar su inutilidad. Quizá la delicadeza habría bastado para evitar el nombramiento de que hablamos.
Y una pregunta de propina: ¿Se puede saber la cuantía de los emolumentos que ha recibido de la Comisión desde que dejó la presidencia del ejecutivo comunitario? Pero no sirve de nada indignarse, porque si acepta el puesto, la Comisión se ahorrará la pensión que le corresponda (el presidente está considerado "hors cadre" y goza de un régimen especial; como valor indicativo, el sueldo neto mensual de un comisario podría rondar los veinte mil euros). Dicho eso, hay que cambiar las cosas y evitar instalarse en la pasividad. Nada impide movilizarse.
Y siempre nos damos de bruces con la paradoja: el hombre que presidió la Comisión más severa con aquellos países que presentaban mayores dificultades financieras culminará su vida profesional en un banco que, según parece, habría asesorado sobre sus cuentas públicas a Grecia, epicentro de la crisis en la zona euro que llegó a amenazar la propia existencia de una moneda común.
Entretanto, Francia le ha pedido "solemnemente" a Barroso que, por razones morales, políticas y deontológicas, renuncie a trabajar para GS y a Bruselas que cambie las reglas aplicables a los comisarios.
Inútil decir que todo esto aviva la desconfianza hacia la Comisión Europea y la UE en su conjunto y proporciona carburante a quienes insisten en torpedear la Europa política, federal y democrática, indispensable telón de fondo sobre el que entendemos que España debe proyectar la solución de sus retos de futuro.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Muerte de J.R.Recalde

Era uno de nuestros líderes en el FLP.
En la clandestinidad recuerdo que pasé una noche en su casa.

La librería,Lagun, en el casco antiguo de San Sebastián era una institución democrática arraigada, que llevaba, María Teresa Castells, su mujer.

Devorábamos  sus libros que alternábamos con André Gorz, Althusser, Simone de Beauvoir, Lefebre, Marcuse...como la referencia española del pre 68.

Marco, mi hijo, publicó una carta en El País sobre uno de los ataques recibidos por la librería por la extrema derecha o la extrema aberzale, ambas fascistoides.

La villanía etarra que quiso hacerlo desaparecer me impresionó mucho.La huella de la bala asesina la tenía visible en la mandíbula.

La UGT de Asturias le dio un premio y yo le presenté en la ovetense Casa del Pueblo en mi tiempo de Secretario General de la AMSO

Joaquín Estefanía ha escrito un obituario en El País que reproduzco

José Ramón Recalde, maestro socrático de la generación que ahora entra en la edad de jubilación, ha fallecido este domingo en San Sebastián a los 85 años, 16 después de que un miembro de ETA intentase quitarle la vida de un disparo a bocajarro a las puertas de su casa en Igeldo (Gipuzkoa). Ese episodio es el punto de partida de una autobiografía que tituló Fe de vida en la que busca los fundamentos morales de "lo que he hecho y lo que podía haber hecho y no hice".
Fue la suya una vida marcada por la teoría y la práctica de la política. Fundador y principal dirigente en el País Vasco del Frente de Liberación Popular, el Felipe, un grupo de origen cristiano en el que hicieron su aprendizaje muchos futuros políticos de la Transición que desembocarían en la socialdemocracia tras un rodeo por el izquierdismo post-68. Ese rodeo fue motivo de reflexión para Recalde: ¿qué explicación tiene que muchos de los que se enfrentaron a la dictadura lo hicieran desde ideologías no democráticas? Reconocerlo no significa aceptar el reproche de los que, como escribía en 2004, "solo pasivamente estaban por la democracia" y ahora amonestan por ese pasado radical a quienes hicieron lo que pudieron contra el franquismo. Una posible explicación es que la desproporción entre los logros de la actividad conspiratoria antifranquista y los riesgos que implicaba era tan enorme que solo en nombre de un futuro glorioso, la Revolución, la Independencia, un Mundo Nuevo, era psicológicamente posible asumir los riesgos de la militancia clandestina.
Catedrático de la Universidad de Deusto en San Sebastián, autor de varios libros sobre teoría y pensamiento político, el más conocido de los cuales es La construcción de las naciones (1983), Recalde participó también muy activamente en la política institucional, en gobiernos de coalición de PNV y PSE, primero como Director de Derechos Humanos y luego como consejero de Educación, de Justicia y Portavoz. También fue miembro del Consejo de Estado durante el segundo mandato de Zapatero.

"UN DEFENSOR DE LA LIBERTAD Y LA DEMOCRACIA"

Tras la muerte de Recalde, fallecido en un centro hospitalario en el que se encontraba ingresado tras haber sufrido una embolia pulmonar, multitud de representantes públicos han expresado públicamente sus condolencias y han reconocido la labor del exconsejero. El lehendakari, Iñigo Urkullu, lo ha calificado de persona "ejemplar". El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha insistido en que "no lo olvidaremos". Y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, lo ha descrito como "un socialista ejemplar y un defensor de la libertad y la democracia"-
Abogado de sindicalistas y movimientos sociales, como el antinuclear, impulsor de la primera ikastola de la postguerra en Donosti, ha sido sobre todo una permanente referencia intelectual y moral para las generaciones siguientes a la suya, en particular sus exalumnos, precisamente porque siempre resistió la tentación de halagar a los jóvenes o de adaptarse a lo que en cada momento aparecía como políticamente correcto.
En toda su trayectoria le ha acompañado su mujer, María Teresa Castells, la propietaria de la librería Lagun, objeto de ataques de la extrema derecha en las postrimerías del franquismo y de las mutas de acoso abertzales hasta no hace mucho. Una carta publicada en la prensa donostiarra hace algunos años daba el dato de que los pocos comercios de la Parte Vieja que cerraron en protesta por el Juicio de Burgos en 1970 fueron los mismos, entre ellos Lagun, que se negaron a acatar años después la orden de cierre dada por los piquetes que habían convocado jornada de lucha en memoria de un activista fallecido al estallarle la bomba que preparaba.
Ramón y María Teresa, como sus hijos Andrés, Blanca, Esteban y Elena, han sido sobre todo personas muy queridas, entre otros motivos por su afabilidad y su bondad. También por su buen ánimo frente a la adversidad. Como cuando Recalde explicó por qué en su caso había fallado la teoría sartriana de que el torturador es incapaz de resistir la mirada del torturado. "El problema", decía, "fue que el policía que me interrogaba no había leído a Sartre".
,en el casco

Álvaro y José con Nico Redondo



Enviado desde mi iPad

Inicio del mensaje reenviado:
De: Avelino Lopez <avelinolop61@gmail.com>
Fecha: 18 de julio de 2016 09:19:29 GMT+2
Para: masipdiputado@yahoo.es
Asunto: fotos de la dinastía Masip con Nicolás Redondo en exposición sobre Indalencio Prieto

viernes, 15 de julio de 2016

EL CARBÓN, NUESTRO CARBÓN


EL CARBÓN, NUESTRO CARBÓN

Hace días me topé con Alperi, líder de la minería. Fue en la Expo dedicada a Indalecio Prieto, tan vinculado a los trabajadores asturianos de la primera mitad del XX. Testigos del saludo, los inolvidables sindicalistas Nicolás Redondo y Avelino Pérez, el bueno de Alonso Puerta y la recién reelegida Adriana Lastra.

La minería atraviesa crisis profunda que espero no sea letal. Espero porque afecta a las cuencas asturleonesas y al pulso de la región toda.

Hace años, como abogado libre, visitaba yo todos los meses la City londinense, donde estaba una sección ramal de Uría/Menéndez. En una de esas ocasiones me acerqué a Sheffield, con cuyo Ayuntamiento solía bromear llamando "cuñados" a sus ciudadanos y ediles pues ellos y los ovetenses éramos "hermanos" de la alemana Bochum. Esa relación, tan importante para la juventud más dinámica y favorable al multilinguismo, debería rescatarse, quizá sobre nuevas bases.

Bien recuerdo a un antiguo Alcalde, "Lord Mayer", que muy afectado decía "alcanzamos el 51,5% de paro y la City sigue creciendo mientras olvida nuestro dolor". Eran los tiempos de Full Monty y/o Ken Loach y, en efecto, Londres vivía aparentemente ajena captando dinero, limpio o sucio, de los emergentes.

Ahora nosotros estamos en disyuntiva difícil. El Estado central olvida compromisos, los nuevos partidos tachan el carbón y su todavía humana repercusión y, en una cierta patología generalizada, hace mella la especie que estamos ante un combustible caro y sucio, pleno de moscardones pícaros y derrochones. Inesperadamente algunos con fortísimas raíces han traicionado convicciones que ayudaban a neutralizar el falso debate. El pintor Vaquero Palacios sostenía que el negro era el color de Asturias; para Piñole, "¡tinta china!".

Nada me ha extrañado: ya asistí al momento que el número 2 de IU de España en Bruselas dejaba solo a Willy Meyer, para romper contra el carbón y luego pasar, en desbocada cabriola, a convertirse en portavoz de Junst pel sí con particular grito de ¡Viva Cartagena, la insolidaridad y la corrupción pujolista!

Pero el carbón sigue siendo imprescindible, motor todavía de economías comarcales, en clases activas y pasivas. Se necesitan nuevas alternativas sin matar lo que queda de nuestro histórico desarrollo, ni propiciar aún más su declive.

Las cuencas son exigencia inevitable.

Hay que retejer un complejo de relaciones fuera del país, buscando intereses comunes y, dentro, un gobierno serio y cumplidor.

Todo sin desesperar ni bajar la guardia que no hay sitio ni para broma, traspié o picaresca tan castiza de introducir mineral foráneo, obtenido casi en esclavismo. Mis antiguas colegas Ludivina, Laura, María Muñiz, Inés Ayala e Irache García mucho trabajaron en pro de nuestro carbón.

Alperi y los suyos me parecen bien compenetrados, pese a golpes recibidos, con su ardua tarea. Hace falta también que a su alrededor sepamos sostener la minería y aún más la cuenca.

Cuando algunos desdeñan temerariamente la transición española, cómo hacerles comprender sucedidos anteriores, tal el 62 y su altísima influencia en nuestra Libertad. Del fondo de esta tierra ha de mantenerse el grito del poeta, musicado por el gran Victor Manuel:

Prepara tu salto último//lívida muerte cobarde//prepara tu último salto//que Asturias está aguardándote





viernes, 8 de julio de 2016

Flores para un dolmen


Quien le mandaba flores por primavera
Cecilia(Evangelina Sobredo),Un ramito de violetas

A nacer, no a morir, desde esta tumba.
Alejandro Duque, Dolmen.


"La necrópolis de Monte Areo, entre Carreño y Gijón, es la mayor del norte de España y se distribuye a lo largo de siete kilómetros en medio de la naturaleza". Es subtítulo de un delicioso reportaje de Ana Paz Paredes sobre el dolmen estudiado por el reputado historiador Miguel Ángel de Blas, al que me cupo el honor de publicar hace ya tanto el primer libro de la Consejería de Cultura, recién iniciada la autonomía. Era el tiempo de mi entusiasmo por los yacimientos del Nalón-medio, por los trabajos del equipo de Javier Fortea, al que pertenecían Miguel Ángel, Asensio, Carrocera y el fraile dominico Tresguerres, y de los heterodoxos autodidactas de Quintanal y Polifemo.

La última de este periódico el pasado 17/6 daba además cuatro magníficas fotos en color del dolmen de Los Llanos, obtenidas por la misma Paredes. Hay una que revela anónimo sentimiento, poético en emoción y expresión, que hubiera intrigado a Cecilia, la inolvidable cantautora. Es ramillete de plantas diversas que crecen entre las piedras prehistóricas.

Se trata, pues, de mausoleo erigido hace miles de años que ha merecido hogaño significativo homenaje popular espontáneo.Los artistas de las vidrieras catedralicias colocaban las mejores en lo más alto, donde difícilmente las miradas apreciaban sus filigranas.

Por las inmediaciones correteaba, mediado el XIX, en verano, un rapaz, que llegaría a ser el mejor novelista español, Leopoldo Alas. Agustín Coletes dedicó a esa juvenil presencia en Guimarán un entrañable libro,Un rincón de hojas y hierbas, a cuya presentación candasina asistí hace años. Clarín no reseñó ni el dolmen ni las florecillas que ahora nos muestra la reportera, éstas, sin duda de semillas antiguas,seguramente de brote reciente. Son calas, clavelinas, rosas y gladiolos...es decir, una variedad bien escogida para la ocasión, que tanto gustaban en su colorido diverso al juanramoniano Platero.

Marino Busto, que fue cronista oficial de Carreño, insistía siempre en que Alas, al que, según se sabe, "le nacieron en Zamora" hubiera querido nacer en Guimarán. La de Marino era una mera especulación entusiasta y localista comprensible pero además de las virtudes paisajistas que adornan el paradisiaco lugar, hubo ese enterramiento notable, cuya memoria, rescatada y difundida por De Blas y Ana Paredes, se sigue conservando con el gesto ensalzador y respetuoso de un admirable aficionado/a a la mejor botánica.

A un lado discurría la pequeña calzada romana que unía “Lucus Asturum”, con las “Aras Sextianas” de la Campa Torres/Noega, levantadas en honor del emperador César Augusto.Julio Concepción concluye sobre la toponimia del Monte Areo,: "no habría que descartar(...) lugar sagrado"....

¿Y si el jardinero/a fuera a su vez sobrenatural?

jueves, 7 de julio de 2016

Alusión a mi informe y libro en la prensa británica tras brexit

Quitter Prime Minister David Cameron's gamble will cost generations of Britons dearly. But Brexit seems to be profitable after all for the Big Four accountancy firms, already tipped to be hired by the government to assist in future trade negotiations.
Yesterday Financial Times reported that the Big Four firms are ready to step up to the plate and support the under-skilled (for such an unprecedented task) UK civil service.
So win-win situation for the Big Four accountants who will not only help business in the private sector navigate the Brexit storm but also the government who will pay their fees out of the deep pockets of the British taxpayer (by the way a lot of them are EU citizens).

Amid the Sterling free fall and the current constitutional crisis threatening the unity of the Kingdom itself (wait until Northern Ireland reunites with its Southern neighbours and Scotland achieves independence) Winston Churchill is surely turning in his grave, contemplating the spectacle of his own party.
This entire macabre circus has been performed to serve the personal ambitions of selfish politicians, which no doubt will come down in history as clowns who played with destiny an unnecessary round of Russian roulette.
Yet the taxpayers and future generations of Britons will have to bite such a bullet.
Media reports have described how the Referendum seemed to be more of a Machiavellian plot to serve the political careers of the Goves, the Johnsons, the Camerons and the like, than an exercise of democracy.
No wonder House of Cards is a British invention, however this new episode resembles more the irresponsibility and lack of vision of student union politics, as Sir Edward Garnier MP puts it.
The Remain campaign failed to counteract the lies and dishonesty of the Leave camp. Brexiters have even dared to re-write Churchill's views on his goal of a United States of Europe.
The Big Four will benefit from fishing in troubled waters but would they go for an even bigger catch? Now that the UK seems to be exiting the EU, would they also try to bring down the audit reform, which they very much despised?
An EU official told me last year that the Big Four deployed an army of lobbyists in Brussels to water down the reform, whose campaign was nastier and fiercer than the one to reform the banking system after the crisis.

If the readers are in doubt of how dirty that lobby became, they can ask former MEP Antonio Masip Hidalgo, who received a personal threat from a lobbyist of a Big Four firm. Alternatively, an account of this episode can be read in his book Europeos pero incorrectos (Europeans yet not courteous).

So in a scenario where the Big Four are also consultants of the Brexit negotiations, destiny will put them in a privileged position to advocate in favour of ridding the UK of audit rotation and caps on the ancillary services they can provide to audit clients.

For the time being the UK Financial Reporting Council (FRC) says that "our regulatory framework is unchanged and we will continue to apply it."
It should also be acknowledged that the accounting regulator was already acting on the findings of the then UK Competition Commission investigation of the statutory audit services markets.
In a September 2013 interview, FRC CEO Stephen Haddrill, told this magazine his views on tendering and rotation.
"Our goal is that the company is able to get the best possible auditor for its business," he said. "If you keep the same auditor for 100 years, how do you know if you've got the best one? So retendering is important."
Regarding the provision of non-audit services, Haddrill said then: "The sale of non-audit services to audit clients is damaging to the public perception of the independence of the auditor. I think it's impossible to justify it to the public at large."
Fast forward three years, and one of the questions to add to the pile of Brexit existential angst is whether or not the EU audit reform will survive in the UK.
As the Private Eye's cover illustrates this week (Leave Special: Country Leaves Senses) everything is possible. Pandora's Box has been opened.
Back in 2013, when the FRC had opened an office in Brussels, we asked Haddrill if the FRC was an exception in a traditionally Eurosceptic country.
For historians' interest, we reproduce his words: "Even the most Eurosceptic British governments have wanted to be influential at the heart of Europe."



Enrique Álvarez Areces pública su primer libro

De piedra
Cómo el estudio de los materiales pétreos de construcción ofrece una nueva visión del legado cultural del Camino de Santiago
Cayo Plinio Segundo reflexionaba sobre “las inquietudes que tenían los regidores de las ciudades en embellecerlas con estatuas y templos, por el beneficio que reportaba la afluencia de personas”, en una clara referencia al poder mediático y de atracción que las grandes obras arquitectónicas tenían y aún tienen en la sociedad. La producción de estos conjuntos edificados exigía de multitud de personas coordinadas para su construcción y por supuesto del material con que fueron concebidos: la piedra. El Camino de Santiago nos ofrece la oportunidad, a través del análisis de su patrimonio histórico construido, de entender cómo actuó el tiempo sobre la superficie de las piedras y alcanzar una visión sobre las relaciones entre los conjuntos edificados y su entorno. Actualmente son numerosas las descripciones de los elementos arquitectónicos en los edificios históricos, pero ¿qué conocimiento tenemos de los materiales pétreos que les han dado su materialidad?, ¿sabemos su procedencia?, ¿qué ocurría en aquellos lugares donde se extrajo el material? Estas son las canteras históricas, olvidadas durante mucho tiempo, que deberán ocupar un espacio en el estudio del patrimonio histórico construido, entendiendo como indivisible el estudio edificio-cantera.

Enrique Álvarez Areces es doctor y licenciado en Geología y máster en Recursos Geológicos y Geotecnia por la Universidad de Oviedo. Es especialista en el estudio de las canteras históricas, la piedra natural y sus relaciones con el patrimonio arquitectónico construido.


Precio del libro: 15 €
ISBN: 978-84-9138-014-6; año 2016; 127 p.

Mensaje de Felipe González en El Pais



En Crónica de una muerte anunciada,García Márquez empieza contándonos el final, el homicidio de Santiago Nasar. Conocido el desenlace, lo común sería que perdiera interés el relato. El genio de Gabo nos lleva a perseguir con el máximo interés la trama que conduce a este final anunciado.
Tras las elecciones del 26 de junio, todos los responsables políticos parecen coincidir en el final: no puede haber unas terceras elecciones. Esto nos llevaría a la conclusión de que tiene que haber investidura y, como consecuencia, nuevo Gobierno.
Como ya hemos perdido ocho meses en esta extraña situación de interinidad, también parece lógico pensar que cuanto antes se llegue al final, mejor será para todos o, al menos, menos costoso. Por eso, esta reflexión comienza con un punto de interrogación que pretende llevar a una respuesta positiva y rápida.
El mínimo esperable sería llegar a la investidura de un nuevo presidente de Gobierno y, tal vez, sería deseable que de esta investidura saliera un Gobierno capaz de tomar decisiones inaplazables como unos Presupuestos condicionados por los compromisos con Bruselas.
El hecho de que se supere la investidura no significa que el Gobierno que se forme esté en condiciones de responder a las necesidades básicas que tiene España a nivel interno y en su relación con Europa.
No es imaginable que se repita lo que vivimos tras el 20 de diciembre, menos ahora que el PP ha obtenido 14 diputados más que la vez anterior y la alternativa se hace poco menos que imposible.
Rajoy deberá explicar si mantiene su promesa de no seguir con los recortes y bajar los impuestos
Rajoy, al que suponemos candidato del grupo popular a la investidura, pese a las palabras de la noche electoral sobre el discurso más difícil de su vida, tiene la obligación ineludible de ponerse a trabajar en serio. O sea, tiene que salir definitiva e irreversiblemente del “modo reposo” porque la táctica de esperar y ver, posterior al 20 de diciembre, se agotó y los resultados no deben confundirlo.
Es él el que tiene que proponer a las fuerzas políticas las bases fundamentales de su programa de gobierno. Es él el que tiene que intentar un acuerdo con los más próximos o menos incompatibles, incluyendo las cesiones que todo pacto comporta.
Seguro que ya sabe las exigencias de Bruselas y no puede decidir sin compartir este tema con los interlocutores para la investidura. Ahora es heredero de sí mismo y deberá explicar si mantiene su promesa de no seguir con los recortes y bajar los impuestos.
Es bastante absurdo el debate sobre cómo se van a pronunciar el Partido Socialista o Ciudadanos o los demás si no se sabe sobre qué hay que hacer este pronunciamiento.
No se trata ahora de preguntarse por el resultado electoral, sino de aceptarlo democráticamente y asumir el lugar en el que cada uno ha quedado. Pero si Rajoy se siente avalado para repetir la jugada, el resultado —y su responsabilidad— pueden situarnos en una crisis más peligrosa que la actual.
El Gobierno tendrá que estar mucho mas atento a sus obligaciones de control permanente del Parlamento
Como la intención de esta reflexión no es buscar explicaciones de por qué y cómo han votado los ciudadanos, sino respetar esa decisión y sacar las consecuencias lógicas para los intereses de España, es necesario reiterar las responsabilidades que incumben al presidente del PP para conseguir que se produzca pronto una investidura y, si está en condiciones de hacerlo, un Gobierno capaz de tomar decisiones.
La cuestión territorial; la dignificación del trabajo; el sistema de pensiones; el modelo educativo; la regeneración democrática; la política europea, incluidas las respuestas al Brexit, a los errores del austericidio o los refugiados, deberían ser puestas sobre la mesa por el candidato.
Sin duda, esta nueva etapa nos llevará a un papel mucho mas relevante de la representación del Parlamento y esto significará que sea cual sea el resultado de las negociaciones para investidura y Gobierno este tendrá que estar mucho mas atento a sus obligaciones de control permanente del Parlamento y a la necesidad de un diálogo constante para los procesos legislativos.
Es positivo que se ofrezca diálogo a todos los grupos, aunque se tenga clara consciencia de que algunos de ellos son incompatibles en temas medulares para la gobernanza. Pero del diálogo hay que pasar al pacto, lo que exige renuncias y esfuerzos de aproximación a los grupos que se crean más compatibles para pasar la investidura y para hacer un Gobierno.
Y si esa exploración es exitosa, llevaría a una investidura apoyada por 169 diputados o 170, si se tratara de PP, Ciudadanos y CC en cualquiera de las formulaciones posibles.
Más de la mitad del periodo democrático ha sido gobernada por Gobiernos minoritarios, con apoyos parlamentarios externos o con acuerdos de geometría variable.
Naturalmente, es difícil la decisión para un grupo político como Ciudadanos, pero no como se dice, por su resultado electoral, sino por su propia concepción de temas tan importantes como la regeneración democrática o el sistema electoral, por no citar más que un par de ejemplos. La paradoja es que sus diputados actuales son más decisivos que los del 20 de diciembre. Pero es el PP el que tiene que moverse sin pretender contratos de adhesión.
Otra cosa es la consideración que se hace respecto del Partido Socialista. Es paradójico que cada día lo insulten desde las filas del PP y, al mismo tiempo, traten de cargarle la responsabilidad máxima sobre la posibilidad de formar Gobierno.
Los ciudadanos podrán entender que, a estas alturas de mi vida, se haya reafirmado en mi pensamiento la prioridad de los intereses generales de España y sus ciudadanos sobre cualquier otra. Y es precisamente esto lo que me lleva a pensar que el Partido Socialista ni puede ni debe entrar en coalición con el PP. Debe ocupar su sitio en una oposición responsable. Lo cual significa al mismo tiempo exigente y dialogante. Siempre lo ha hecho en asuntos de Estado, incluso asumiendo el protagonismo de pactos concretos como la lucha contra el terrorismo. Pero también tiene que ocuparse de reconstruir su propio proyecto como alternativa al PP con vocación de mayoría.
En esta situación, la solución de que haya una investidura para España, teniendo en cuenta que no hay mayoría alternativa coherente para hacerlo, pasa por un Gobierno del PP o encabezado por el PP.
O sea, en mi opinión, el Partido Socialista tiene que aceptar el diálogo que le ofrece el candidato del PP, aun dejando claro que no tiene intención de formar parte de una coalición con el mismo. Como ya dije hace unos meses, reitero mi opinión negativa a lo que llaman gran coalición al mismo tiempo que afirmo la responsabilidad de las fuerzas políticas: si no pueden formar Gobierno, tampoco pueden obstaculizar que este Gobierno se forme.
El resultado del 26-J coloca al Partido Socialista ante esa responsabilidad. Excluyendo la coalición y el apoyo al Partido Popular en la investidura, en caso de necesidad, no debe ser un obstáculo para que haya un Gobierno minoritario.
Conviene advertir que el Partido Socialista solo puede fijar posición sobre propuestas concretas. Si pretende que las fije sobre el programa electoral del PP, ya deben conocer su oposición.
El título de esta reflexión me lleva a una conclusión complementaria. Al margen de que tengamos que corregir esta situación de espera excesiva para la constitución de las Cortes, los resultados son tan inamovibles como reconocidos por todos, y esto permite que se trabaje seriamente sin tener que esperar a la constitución del Parlamento. Deberíamos decir que ya llevamos 10 días de retraso y preguntarnos cuál es la razón de que Rajoy haya tardado tanto en ponerse en marcha y esté avanzando tan lentamente. Después de la constitución del Parlamento, las consultas deberían llevar a una propuesta de candidato por parte del jefe del Estado para que se cerrara este confuso capítulo de la democracia española cuanto antes. Por eso, la pregunta me lleva a una respuesta afirmativa y a mi juicio necesaria, puede y debe haber investidura antes que acabe el mes de julio, o en los primeros días de agosto.
Felipe González fue presidente del Gobierno de España de 1982 a 1996.