viernes, 24 de marzo de 2017

60 Aniversario del Tratado de Roma

60 años del Tratado de Roma en el Club de Lne. No estaba el UK en 1957 Quien tenga la humorada de seguir mis columnas sabatinas apreciará el valor testimonial que doy a la literatura. Bien recuerdo, en consecuencia, que el novelista de moda en la lengua inglesa, Ian Mcwan, tiene un personaje que en la fecha que conmemoramos se queja de que el premier McMillan pretenda entrar en el enloquecido Club que se gestaba en el continente. Tampoco España. No solo por el régimen anti democrático, sino por el proteccionismo del que nuestro país empezó a soltar lastre con la llamada Ley de Estabilización dos años después del Tratado romano. En Roma estará mañana un Autobús del Movimiento europeísta asturiano. Palabras de Enrique Baron en Desayunos de TVE. Palabras de Ramón Jáuregui. ¿Dónde estábamos el 25 de Marzo de 1957?Cualquiera recuerda su momento cuando supo la muerte de Franco,o cuando mataron a Carrero o a Kennedy, pero para muy pocos aquella fecha de 1957 entraba en nuestro sentimentalismo o a intuir la trascendencia que llegaría a tener. La llamada y evidente Crisis europeista: Brexit...populismos...moneda...medio ambiente...competencia versus localismo y proteccionismo...vendaval Trump... ¿toca a su fin?. Movimiento de recuperación del europeísmo. Frente a la corrupción y el despilfarro, surgió una regeneración fundamental. ¿Ahora es el europeismo tras tocar fondo los populistas, los proteccionistas, los localistas? Más Europa, ¿con o sin Uk? Terrorismo, medio ambiente, derechos humanos, armonización fiscal, inmigración y libre circulación de personas. Sigue siendo lo mejor del mundo no por calidad de vida, que tb,sino por libertades y garantía de derechos humanos

martes, 21 de marzo de 2017

Sobre Adolfo Barthe en Cadena Ser

Y un ex alcalde también socialista, Antonio Masip, a las puertas del Corazón de María decía que de Barthe Aza él destacaría su lealtad a las ideas democráticas y al que fue otro gran hombre Adolfo Suárez, su contribución a la democracia, y su papel en el nacimiento de la Fundación Príncipe de Asturias, ahora princesa de Asturias, y en el impulso de los premios, dice Masip que tuvo visión histórica ante lo que los Premios Príncipe de Asturias (ahora Premios Princesa de Asturias) podrían significar para Oviedo y para Asturias.

lunes, 20 de marzo de 2017

Don Inda e Iberoamérica

Don Inda e Iberoamérica Gracias al Rector y al Decano Qué bien presencia de Aristides Royo Asturiano consorte, al que conocí en la Cumbre de Países no alineados, En su séquito, Omar Torrijos y Fernando Ledesma. Su hija....Oviedo/San Mateo Abogado.Morgan/Arboleya.Aurelio Menéndez. Me uno a las intervenciones sobre Renato ozores y Wenceslao Roces, pues les conocí. Las lágrimas ante la Catedral y la visión,desde La Estrella,del Pacífico y de los grandes ojos verdes de Rita Don Inda. Nacido poco más arriba Q.Alcalde, mejorar la placa, que pusimos por su centenario. García Martín, el gran crítico literario que tanto valoraba Angel Gonzalez, sostiene que fue el mejor literato de los políticos republicanos, por encima de Azaña. Don Inda, contactos con México. Hotel Mont Tabor, en donde pasaba su exilio parisino en los veinte y luego en los treinta. La verdadera ayuda altruista y desinteresada fue la de México, el México de Cárdenas y luego de Avila Camacho. Ayudas/espingardas. Negrín le propone como embajador en México. El grito del cura Hidalgo en Barcelona 1938. Azaña le quiere retener. Luego embajador oficioso Los últimos días del Gobierno republicano en Valencia La JARE. Debate abierto sobre la financiación. Antiimperialismo de los mexicanos amigos versus occidentalismo de don Inda, que prepara alianzas en España y participa en la creación de la actual Europa. Pactos interiores Reconstrucción europea.Itinerario. Socialdemocracia Muere poco antes de Múnich, en cuya histórica reunión está Psoe de Prieto.

viernes, 17 de marzo de 2017

Oriente en el Jardín

Tal es mi Oriente. Es el jardín que tengo para que tu memoria no me ahogue. Jorge Luis Borges. Desde mi primer curso en Deusto supe que Iñaki Uriarte, premio Tigre Juan-2011, sería el gran escritor que apenas empieza a reconocerse. Fue la chiripa de leer sus primeros textos inéditos para una revistilla manual de un reducido grupo de amigos. I.U., sin nada que ver con fugaces siglas políticas, visitó varias, quizá muchas, veces Asturias, por amor a una avilesina. No sé si me dijo, o lo leí o soñé, su extrañeza de cómo llamábamos Oriente a la zona llanisca, que no era, sin embargo, la lejanía egipcia o persa con la que fabulaban los griegos antes del macedonio Alejandro. Mi mujer y yo pusimos a nuestro primogénito el nombre de un viajero a más allá "del Ganges y de la Aurora", que era la especulación de Plinio, versión borgeana. A Llanes, de vuelta hacia sus Bilbao/Donosti, los Uriarte lo sobrepasaban e, incluso, dejan atrás, en Occidente. ¡Oh los cubos de la memoria! de un Agustín Ibarrola que conocí en una titánica manifestación bilbaína por los heroicos trabajadores de la histórica Laminación de Bandas, del Basauri natal del artista. Los cubos del antiguo espigón oriental, o escombrera, de la Osa, traídos huecos del Musel para rellenar de hormigón un siglo antes de su repinte en cutis multicolor. Borges llegó a decir, utilizando el problemático concepto tiempo para San Agustín, que sabía lo que era Oriente u Occidente siempre que no se lo preguntara nadie. Borges es, a su vez, el gato de María e Iñaki, que no sé si está al Oriente, pero lo supongo...También Céline, Luis Fernández, Cortázar, Capote, Pound, María Zambrano...frecuentaron compañía gatuna. Oriente era, para el genio porteño la tierra del oro, el amanecer y Las mil y una noches. Amelia Valcárcel desarrolló en un ciclo de Monterrey (México) cómo, en Oriente, Occidente es una anomalía. Parte del Oriente es ya Occidente y nada ni nadie podría definirlo, al menos yo. Y es que pensamos demasiado bajo la influencia y hasta el miedo al Islam que intranquiliza el voto europeo, péndulo del fanatismo terrorista al extremo conservador y machista de unas monarquías absolutistas, calificadas de moderadas, aunque no lo sean para el respeto a la vida, sostenedoras de guerras y represiones inmisericordes. O repúblicas de partido único no menos deshumanizadas, salvo las saharaui y tunecina. Sean cuáles fueran las múltiples distracciones de la entretejida política interior, la clave geopolítica de los próximos años, quizá cincuenta o cien, estará en templar este barullo pendular con la paciencia de un oriental que voló muy alto mientras pudo: Mahatma Ghandi. En el envés, Churchill, un talentudo héroe occidental, nunca lo entendió:"Es alarmante y nauseabundo ver al señor Gandhi, un abogado sedicioso, posando como un faquir…dando zancadas medio desnudo subiendo las escaleras de la casa del virrey". En tanto utopía y paz se aproximan/alejan, confío también en que serene mi frontera Oriente/Occidente resentida en mil maniqueos pedazos de El Muro para acá. No en vano guardo entre mis libros de casa un trozo de cemento pintarrajeado, de aquella metafórica "cortina de hierro", a su paso por las proximidades del berlinés Check point Charlie. Llanes está donde debe, mientras la llamada ventana azul maltesa, de bordes almibarados, recién desparecida en una ola, apenas permanece en mi memoria con un lustro de antigüedad, demasiado corto para bien eternizarse. ¡Las cosas que hemos visto!, aforismo del que Gracia Noriega, sabio cronista de Llanes, corrigió mi inicial atribución a Hamlet por el campanudo Falstaff de ¡Ah, the days that we have seen! No deberíamos olvidar, en cualquier caso, que uno de los mejores espectáculos del mundo se da con el brote de los ciruelos en un Parque/Jardín de Tokio, transición de color que nunca veré in situ, como ya nadie el antiquísimo puente, o arco, natural de El Gozo(Malta). ¿Occidente u Oriente?¿lejos o cerca?,¿en la Tierra o en los rocosos planetas en proceso de descubrimiento del Trappist-1?

jueves, 16 de marzo de 2017

Oviedo CLUB PRENSA ASTURIANA Enrique Álvarez: "Hay que proteger las canteras históricas de la ruta jacobea" Masip considera que el geólogo, autor de "De piedra", "encarna la fascinación pétrea por el Camino Francés" 16-03-2017 00:47 rating12345 0 votos De izquierda a derecha, Antonio Masip, Enrique Álvarez Areces, Felipe Díaz-Miranda y Santiago del Barrio, ayer, durante la presentación de "De piedra". LUISMA MURIAS M. J. I. "Es necesario proteger las canteras históricas de la ruta jacobea y abordar el estudio conjunto de los yacimientos y de los talleres en los que se realizaron las obras". Enrique Álvarez Areces, ovetense, autor del libro "De piedra" y geólogo del Instituto Geológico y Minero de España, presentó ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA la obra, fruto de su tesis doctoral, en la que recorre los edificios religiosos y civiles del Camino de Santiago e investiga la procedencia de los materiales empleados en su construcción. Álvarez Areces considera que "el valor de una cantera histórica no es sólo científico, también es simbólico, económico y social; los materiales pétreos nos dan información histórica sobre antiguas vías de comunicación". Así lo pone de relieve en el volumen, editado por el Instituto Geológico y Minero de España (IGME). Antonio Masip, que fue eurodiputado y alcalde de Oviedo y que conoce al autor desde niño, por la gran amistad mantenida con sus padres, aseguró que Enrique Álvarez "encarna la fascinación pétrea por el ortodoxo Camino Francés". A la vez le sugirió "limpiar ese gran pecado algún día y plantearte el Camino Primitivo, en el que estoy seguro que encontrarás tantos alicientes como en el otro". Santiago del Barrio, director adjunto del departamento de Infraestructura del Instituto Geológico y Minero de España, destacó el empleo generalizado de la piedra en el patrimonio artístico y monumental español. El arquitecto Felipe Díaz-Miranda Macías señaló las amplias posibilidades de un material que a medida que pasaron los siglos fue sustituido por otros, "que sirvió para vertebrar el Camino y de paso configurar ciudades como León o Pamplona".

miércoles, 15 de marzo de 2017

Presentación de De Piedra de Enrique Álvarez Areces

Sobrecogido por la fascinación del hombre por la piedra. Mi gran privilegio de cuna es el de las leyendas que escuché de niño. ¡La piedra filosofal! La he oído y leído en diversas versiones. Anoche he encarado un sueño que no he logrado interpretar salvo el verso enigmático de una poeta a la que mucho quiero: Somos luz y poca sombra, poca, muy poca sombra. Y me doy de bruces con el libro de Enrique, Quique, hoy eminente geólogo, que de pequeño se burlaba con indudable gracejo de mis discursos imitándolos. Mi parti pris era contrario, al menos a alguna de las tesis fundamentales del libro como es el trazado mismo del Camino. Durante años, con el auxilio inestimable de Juan, padre de Enrique, fui Alcalde, heredero en el puesto, salvando los siglos y los títulos, del gran creador del Camino primitivo de Santiago, Alfonso II. Precisamente la parte del Camino que no aborda el libro de Enrique, con tantas raíces leonesas en sus venas, mezcladas con su indubitado ser, y solar, ovetense, Es estimable el razonamiento de Enrique sobre los puertos y los ríos que resultaban problemáticos al peregrino costero. Claro que sí. Este verano Eloina y yo estábamos con unos amigos en nuestra casa al borde del Eo, cuando un grupo de jóvenes británicos irrumpieron en nuestra finca preguntando cómo acceder al gran Puente de los santos. Se lo explicamos pero bien a sabiendas de que sus predecesores en la andanza de la Vía Láctea hubieran ido río arriba, por lo menos, hasta Abres, o Santirso de Abres Sí. Enrique encara la fascinación pétrea por el ortodoxo camino francés... Algún día, querido Enrique, debes limpiar ese gran pecado y plantearte el camino primitivo, en el que estoy seguro encontrarás tantos alicientes como los que magníficamente abordas. Alberto Polledo tiene páginas de honda significación. Algunos de esos alicientes que analiza Enrique me llegan sobremanera, como ese para mí desconocido, pese a que está en los primeros tratadistas de la construcción monumental, de que las piedras, los grandes bloques extraídos de las canteras, reposan, sueñan a su manera inane, en el embozo de su quietud, meses antes de soportar las maravillas arquitectónicas, sus torres, campanarios, columnas y bóvedas. Decía que he tenido un sueño está noche... Borges apreciaba siempre una bendita diplopia. En efecto eran esta noche dos los espectros virtuales/reales. Quise volver a soñar para descifrar las claves del sueño pero desde que viví mi década prodigiosa en Bruselas, de donde vino uno de los arquitectos de la Catedral, me quedé brutalmente sin siesta consuetudinaria en la que recuperar los espectros borrados, o rezagados, de la madrugada. Durante muchos años, bien recuerdo que Juan Y Emilia discutieron conmigo infinitas veces sobre esa espiral aristotélica/ platónica, de luces y sombras. Emilia sostenía con ahínco, como dije en mi Con Vistas al Naranco, que al Quijote todo le ocurría en los caminos. ¡Qué feliz sería con esta confirmación filial de hogaño! Los espectros, mis espectros de anoche, tenían esos nombres que he pronunciado de Juan y Emilia, que me compelían a su mágica presencia. Aquí y ahora. Sin embargo, es más, mucho más, pues si la clariniana, o aún cervantina, siesta, en efecto, me ha sido negada, no la interpretación de mi sueño infantil con la fantasía legendaria de las piedras. Mis espectros eran dobles como exigía Borges, o Bioy, para un buen sueño reparador. También de carácter doble, la piedra filosofal, en su mejor conversión áurea, que eternizaron Juan y Emilia en sus hijos, nuestros queridos Quique y Juanín. Este libro solo es el fruto de un tesoro que me ha permitido soñar para decirle al autor cuánto le queremos. Y que como mi poeta de cabecera, es luz y poca, muy poca, sombra, aunque a las sombras espectrales también les queremos en el envés de nuestra mejor y leal memoria.

sábado, 11 de marzo de 2017

Tomar café en el Peñalba de la ciudad asediado

Estos días hay una exposición aragonesa sobre George Orwell, autor de "1984", "Animal farm" y "Homenaje a Cataluña 1937", oportunidad para que, muerto ha tiempo el escritor, su único hijo se tomase el café al que un republicano había invitado a su padre en Huesca. Eso del café en terraza de ciudad asediada fue común en la guerra incivil. En "Madridgrado", Fernando Castillo acaba de recordar que el general Mola había reservado mesa en la Gran Vía para cuando entrase en la capital. Federico García Lorca murió asesinado bajo la clave radiofónica de Queipo de Llano a unos esbirros granadinos: "Al poeta café, mucho café". Y en Asturias hubo mito de la bravata: "¡tomaremos café en Peñalba!". Incluso una novela que Ricardo Vázquez Prada me dedicó llevaba ese título. Zugazagoitia sostuvo que tomar Oviedo era pique de amor propio. Paco Umbral, tan buen escritor, contaba anécdotas imposibles del salmantino Novelty, hoy inseparable de la efigie de Torrente Ballester. El Peñalba estuvo en J. M. Jove, de la nómina de la bien novelada, como el Astoria en el Oviedo de Juan Benet. Con aquel Peñalba, que motivó magníficos artículos nostálgicos de Luis Arrones y Javier Neira, se produjo la paradoja de que el único mando militar republicano que era cliente habitual del delicioso cafetón, José Franco Mussió, coronel de la Fábrica de Cañones de Trubia, no era necesario el asalto: "plaza sitiada, plaza tomada", se dice desde el antiguo Egipto. Ese controvertido coronel, buen profesional, sostenía que el ataque de octubre del 36 resultaba grave error, pues debían emplearse en Cabruñana y Grado impidiendo la marcha de Ceano/Ollo/Pita/Tejeiro/Martín Alonso. El jefe artillero, cuyo errático comportamiento bélico es una de las claves de la guerra, que han estudiado Juan Carlos G. Miranda y Marcelino Laurelo, consideraba absurda la consigna cafeteril que desembocaría en fracaso pronosticado sin que los líderes del Frente Popular, empeñados en celebrar la Revolución del 34, le hiciesen caso alguno. El pensador galleguista Castelao criticaba a los izquierdistas astures por confundir torpemente gallegos con facciosos. En las columnas gallegas estuvo el gran poeta Celso Emilio Ferreiro, tan leal a solidaria amistad con la familia de José Benito Buylla, que acaba de homenajear la editorial Saltadera. El hijo de Orwell se tomó el café oscense de su padre ochenta años después, el de Franco Mussió, que había simpatizado con Falange antes de la guerra, fue ejecutado, tras su padre, en el Gijón de noviembre 1937. Le dieron café sin tomarlo en su Peñalba.

martes, 7 de marzo de 2017

55 EN NUESTRO ADN

LOS 55 EN EL ADN DE OVIEDO Hace días asistí en la librería Santa Teresa, que para mí conserva, en su radical renovación, un punto de la nostalgia de su vetusto espacio causahabiente, a la presentación del libro "Descubriendo los secretos de la Vega". Entre el material fotográfico que se proyectó, Sonia Santacoloma, la autora, nos introdujo una magnífica fotografía de los años veinte que, en juego futurido, podría evocar el reciente traslado de la Vega a Trubia, que conllevó 55 despidos tecnológicos sin posibilidad hasta ahora de recuperarse estúpida y arbitrariamente en las nuevas contrataciones. Valorando esa exposición oral, la imagen, en efecto magnífica, me trajo el recuerdo del origen temático del arte cinematográfico con la famosa "salida de la fábrica" de los hermanos Lumière. Hoy me entero de que dos científicos americanos de la Universidad de Columbia, conservan en una molécula de ADN la llegada del tren al apeadero de La Ciotat, otra de las películas legendarias y pioneras de los Lumière. La Vega está, aunque se olvide y se haya saqueado, en el ADN de Oviedo. Los 55 gravitan en esa molécula como integrantes del ser de esta ciudad/concejo tal lo vio Clarin en la descripción de su Vetusta. Lo sucedido con los 55 es, parodiando al clásico francés, "peor que un crimen, UN ERROR"