lunes, 29 de diciembre de 2014

Finaliza la pesadilla del oro en Tapia

Escribí Alacranes en Tapia en la columna sabatina de La Nueva España y en la página 34 del libro Aquí,Bruselas

jueves, 9 de mayo de 2013

Alacranes en Tapia



"Aunque un sol de alacranes me coma la sien", Federico García Lorca

De niño creía mucho en casualidades y corazonadas a las que, de alguna manera, vuelvo circunstancialmente en medio de la dura realidad socio-económica de mi Brubru, empujado por la evasión mágica de la literatura. Mis peroratas literarias no pueden olvidar, sin embargo, lo más grave que, como califica Antón Costas, resulta del convencimiento de que "Alemania es parte del problema, no la solución", aforismo que hice tuit y al que condicionaría todo absolutamente.

Hace unos días leía en el académico Francisco Rodríguez Adrados ("El río de la literatura: de Sumeria y Homero a Shakespeare y Cervantes") que en el antiguo Egipto había consejos versificados para cazar culebras que salían a los muertos debajo de las piedras tumulares. Un escarabajo llegó incluso a la categoría de deidad.

Quiso la sorprendente casualidad que, a la hora siguiente, escuchara al ingeniero Ignacio Martínez, en el Club de Prensa de La Nueva España, una exhaustiva descalificación del proyecto -que, asegura, ni siquiera se puede llamar así- de Mina de Oro en Salave. Para este técnico, que parece muy ponderado, una muestra de despropósito mayúsculo es ya la Memoria cuando ¡previene del peligro de "culebras y alacranes" que podrían salir en la remoción pedregal!

Las preguntas de A.N.A, Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza, son obvias, dado que no hay alacranes en Tapia, ni en Asturias: ¿Se está traduciendo vulgarmente un estudio de alguna parte del norte de África? ¿Se buscan permisos para pura especulación? ¿Están chantajeando con trabajos que no se van a ofertar en verdad sin estudio económico reglado incorporado?

Espero que la empresa promotora responda con claridad, transparencia y serena seriedad, superando la descarada insuficiencia documental detectada, que, de no corregirse, puede llegar a la competencia medioambiental europea, sin recurrir a alacranes y otros volátiles. Por encima de esa pícara y harto frecuente culturilla de "cortar y pegar", que, por cierto, le ha costado el puesto y el doctorado de Heidelberg a una Vicepresidenta conservadora del Parlamento, algunos preferiríamos entretenernos con el inofensivo y genial "La maldición del escorpión de Jade", de Woody Allen, y aun con el erudito y caudaloso río del profesor R. Adrados, aunque en Tapia, tal Egipto, no deje de preocuparme que haya aficionados a grandes fosas funerarias. La descomunal que quieren abrir en Salave sería, supongo, para enterrar la memoria de todo un pueblo, aunque libren por incomparecencia sus imaginarios y poéticos alacranes. 

Ya se canta desde el negro Guillén: "¿Quién es?...El alacrán y el ciempiés... ¡Cierra la muralla!"

Ante declaraciones de directivo Asturgold sobre Mina Salave


Parece que se ha picado un directivo, comisionista o embaucador de una empresa canadiense, titular de siniestras concesiones auríferas. Su salida de pata de banco,o pataleta, de niñato caprichoso nos ha definitivamente salvado de la mancha terrícola envenenada con la que querían desde el otro lado del charco abrirnos en canal, dejando pronto mayores miseria, paro y suciedad donde,con legitimidad, se pretendía blasonar el paraíso natural tapiego.

Mala suerte tenemos en la región con algunos foráneos que nos maldicen por no dejar que se forren con nuestra ingenuidad."En mi hambre mando yo" se atribuye a un digno jornalero andaluz que emocionaba a Salvador de Madariaga y a J.L.Sampedro

Ha poco,otro capitoste,en el centro norte de la región,se quejaba de algunos costes que quería ahorrar sin esforzarse demasiado, gastos que no eran muy distantes de lo que él personalmente se embolsaba por poner el morro de cemento; y más antes recibí a otro cuyo único objetivo era "cortar cabezas" sin importarle el porvenir del resto de los trabajadores y ¡hasta de su propia empresa en encomiable beneficio!Incluso hay quien sádicamente se niega a admitir a 55,engañados como ha reivindicado un editorial de La Nueva España, aunque se necesiten ante la carga de trabajo próxima.

En los años sesenta, presos de un esquema simplón, no atendimos la advertencia de algún teórico sobre el mundo que se nos avecinaba en manos de tecnócratas suculentamente pagados, dispuestos a la mayor crueldad social y ambiental, ajenos incluso a sus propios dispersos y anónimos accionistas.

Tras los correspondientes insultos, el vecino del Niágara, jamás se atrevería a insinuar la depredación del paisaje de sus cataratas ni tan siquiera de la maravillosa arboleda circundante del Quebec y del Ontario.Pues,eso:en Asturias,tampoco.Gracias,Gobierno Regional,gracias Maqueda...gracias Cuco y demás vecinos y Plataforma Oro No por vuestra capacidad de aguante y clarividencia.

"Ladran porque cabalgamos",Orson Welles creyó tomarlo de Cervantes,pero vale lo diga "Agamenón o su porquero", por cierto en boca de un personaje machadiano, maestro que habría fallecido en Casariego de Tapia.

domingo, 28 de diciembre de 2014

De Pepe García a Pepe López... Muñiz

22.11.2014 | 01:21
De Pepe García a Pepe López... Muñiz
De Pepe García a Pepe López... Muñiz
Mis soledades me están deparando benéficamente la recuperación de narrativas abandonadas que he de terminar antes de "que llegue la nave" y la visita de amigos que me enriquecen. Entre estos, recibo a Pepe García, exconsejero de Sanidad, que me trae un ejemplar de su "La implantación del Hospital Moderno en España. El Hospital General de Asturias".
Si este libro no es de reciente aparición, su mensaje se ha revitalizado con el frenético impacto social del nuevo Hospital en la antigua Cadellada, cuyo psiquiátrico bien conocían Pepe y el aguerrido grupo de los MIR, a cuya lucha por una sanidad apropiada tanto debemos los asturianos. Lejos de la autoestima contemplativa, el Dr. García hace un canto a dos personalidades que distan de su praxis democrática, el Dr. Carles Soler, director que fue del Hospital General de Asturias, y López Muñiz, Presidente de la desaparecida Diputación Provincial.
López Muñiz es también objeto de un cierto revival mediático, incluso sobre asuntos en los que apenas se le recordaba, la creación de SADEI, centro de estudios económicos que dirigía Ricardo Gómez Muñoz, por cierto militante clandestino del FLP, y la fallida reconversión minera, a la que se han referido, con particulares acentos, José Luis Marrón y Manolo Díaz-Faes.
Que Pepe López Muñiz fue un tipo con agallas siempre lo supe. Lo reconocí antaño, tal una entrevista amplia que para "Asturias Semanal" me hizo J. M. Vaquero en mi práctico estreno para la vida pública. No en vano, tampoco, Rafael Fernández, primer presidente autonómico, le tenía en alta estima con el insólito hecho de que mantuvieron discretos contactos. De todas maneras, la figura de Pepe López Muñiz, con el que gasté mucha confianza desde niño, merecería un estudio en sede universitaria con el distanciamiento que da el paso de los años.
Bien me gustaría saber de paso cómo, bajo un poder tan autocrático, al lado del Hospital se implantó la Residencia y la duplicidad de servicios sin conexión alguna hasta que el consejero Rodríguez Vigil logró ir unificando.
No todo fueron luces. A esa impronta historiográfica hicieron también aportaciones de mérito Sanchis Moll, en su ingreso en la Academia de Medicina, y Miguel Somovilla, redactor tan recordado de este periódico.
Fui testigo cualificado, Hospital aparte, de algunas otras secuelas de decisiones muy ensalzadas, CADASA y el Hotel de La Reconquista, en cuyas sociedades asumí, muy luego, respectivamente, vicepresidencia primera y presidencia. En aquel consorcio supramunicipal nos tocó pechar con los créditos e "intereses de los intereses", que López Muñiz había contraído y que a punto estuvieron de hacer capotar las débiles economías de los ayuntamientos avalistas de Oviedo, Gijón y Avilés, antes incluso de recibir un primer hectómetro del líquido elemento. En Hoasa/Reconquista, por la disposición de Cajastur a ser permanente víctima propiciatoria y la magnífica gestión del gerente, J. M. Álvarez, fue menos traumático redefinir la financiación y conseguir, en mi escaso tiempo societario, incluso algunos beneficios, que ahora me dicen resultarían quiméricos.
Si la inversión hotelera de lujo fue éxito, los sabios ciudadanos que enfoquen críticamente la historia urbanística, no olvidarán el sacrificio de los solares de las entonces nuevas calles de Arquitecto Reguera y Ventura Rodríguez, a un lado y a otro del Hotel, cuyos volúmenes se volcaron en dineros para Hoasa. ¿Cómo hubiera sido Oviedo sin las construcciones de la todavía llamada General Yagüe, salvo la vetusta Jefatura de Policía, y esas Reguera y Ventura convertidas en zona verde y/o deportiva abierta?
López Muñiz tuvo carácter autoritario. Recuerdo la amenaza que le hizo a Ángel Menéndez, diputado republicano, que a la vuelta de su exilio mexicano había logrado reincorporarse a su puesto funcionarial, y muchas otras muestras que bien me constan.
Su acceso a la Presidencia de la Diputación coincidió con el de mi padre para la Alcaldía. Ambos propuestos por Álvarez de Toledo a Marcos Peña, gobernador, del mismo cuerpo de Hacienda, que se había encontrado con el plante falangista de Alonso de Nora, Beltrán Rojo y otros, solidarios con Labadíe Otermín, gobernador cesado.
La sombra de López Muñiz es bien alargada y Marrón, Díaz Faes y, sobre todo, Pepe García la extienden hasta nosotros.
Lo dicho, merecería, insisto, la investigación de un tesinando desapasionado.

Médicos sin Fronteras

La labor de cooperación de una entidad ejemplar

01.11.2014 | 06:01
Médicos sin Fronteras
Médicos sin Fronteras
En una reciente visita al HUCA, nuestro gran e increíble hospital, mi admirado Mauricio Telenti, hijo de Amalio, aquel humanista inigualable, me señaló varios datos de la pandemia internacional del ébola, entre ellos el extraordinario y ejemplar comportamiento de Médicos sin Fronteras. En el encomiable canal 24 horas de TVE, lo más parecido en la piel de toro al espíritu informador de la BBC, acababa de ver yo a una enfermera española, con un amplio escote, de los que Jorge Guillén, entonces a las puertas del Nobel, denominaba "buzón para miradas", dispuesta a viajar al Congo "para ayudar". Alberto Polledo puso en esta páginas el dedo en la llaga por el abandono de los países principalmente afectados.
Médicos sin Fronteras no es solo de "médicos" sino de sanitarios y cooperantes, sencillos y entregados, y ¡hasta qué extraordinario punto!
Un día me crucé en un aeropuerto, ya no recuerdo en qué lugar recóndito del ancho mundo, a un asturiano, David Oterino creo que se llamaba, agotado por un viaje extenuante de, o hacia, el corazón de África; otra mañana un senador belga, Pierre Galand, me llevó en Francfort a conocer a miembros de esa organización sanitaria y aún, en la frontera convulsa de Melilla, "en pleno follón", me topé una pareja, francesa y español, preocupados por lo que está sucediendo; y en el Sahara, en fecha tan remota como 1975, conocí el trabajo de una médico centroeuropea que protegía la buena arribada de material imprescindible para primeros auxilios de quienes escapaban del genocidio. Médicos sin Fronteras se me han aparecido por doquier. Son ubicuos como, a su nivel, el Padre Ángel, de la Rebollada, que un día te llama desde Lampedusa y otro de La Valetta. Lo he resaltado en "Ni más ni menos" un programa de Teleasturias. Otros paisanos universales con los que me topado en lugares convulsos son Javier Bauluz y Alberto Arce.
Ahora me entero que somos cuatrocientos mil españoles sosteniendo leve y modestamente Médicos sin Fronteras, y es quizá un dato sin demasiada trascendencia que, no obstante, tiene la virtud de levantarme la moral y confiar un poco en esta sociedad, tantas veces injusta cuando, con demasiada frecuencia, "mira para otro lado"

sábado, 27 de diciembre de 2014



domingo, 21 de diciembre de 2014

Nota de Prensa sobre el rechazo por el Principado del proyecto minero de Asturgold

EL PRINCIPADO DE ASTURIAS RECHAZA DEFINITIVAMENTE EL PROYECTO MINERO DE ASTURGOLD EN TAPIA DE CASARIEGO

ASTURGOLD RECIBE DIA DESFAVORABLE PARA SU PROYECTO AURIFERO


La Plataforma ORO NO quiere mostrar su alegría y satisfacción por la decisión del Principado de Asturias, a través de la Comisión de Asuntos Medioambientales (CAMA), de emitir una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) desfavorable para el proyecto de Asturgold en Tapia de Casariego.

ORO NO entiende que no cabía otra opción más que rechazar el proyecto de Asturgold por no cumplir la normativa y ser inviable medioambientalmente, como quedó acreditado por informes técnicos y legales, entre ellos, los de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico.

Con esta decisión, se respeta el sentir mayoritario de la población, que veía en este proyecto una amenaza a su entorno, no sólo al medioambiente, sino también a sus medios de vida: turismo, ganadería y pesca y agricultura.

ORO NO espera que esta decisión tenga un efecto disuasorio sobre cualquier otro futuro intento de extraer el oro en un entorno que, dadas sus especiales características no puede asumir una explotación minera de este tipo.

Aunque esta decisión de la CAMA puede significar un punto y final en lo que se refiere al proyecto de Asturgold, aun quedan temas que cerrar, como por ejemplo la caducidad de las concesiones mineras, que ORO NO considera caducadas y sin efecto. ORO NO seguirá trabajando en este y otros temas pendientes para tratar de que no se produzcan más iniciativas de explotación minera en la zona.

Por último, ORO NO quiere mostrar su enorme agradecimiento a todas las personas, organizaciones e instituciones que nos han apoyado en esta lucha contra el proyecto de Asturgold, este éxito es gracias a la labor de mucha gente, cada uno en la medida de sus posibilidades. Todos juntos lo hemos logrado.

Fracking

El "fracking" peinado

Hace ya tiempo, no mucho, Alejandro Vega, diputado regional, entonces Alcalde de Cabranes, un tanto contra corriente, pues algún presidente autonómico norteño había vertido temerarias opiniones favorables, se manifestó contra el llamado "fracking", una técnica de obtención de energía sobre la que hay un gran debate internacional.

El "fracking" extrae gas rompiendo estratos rocosos de pizarra en el subsuelo y usando agua a presión mezclada con arena y sustancias químicas contaminantes. En el Parlamento Europeo constaté enseguida la movilización favorable y agobiante de un lobby que me preocupó, tras el que, por cierto, había cierto entusiasmo de colegas polacos que ahora se retractan. Luego, más recientemente, he asistido a dos magníficas intervenciones de un catedrático y ex alcalde de la cervantina Alcalá de Henares, Manuel Peinado, al que invitaron mis amigos Javier Tapia, María Luisa Carcedo y Hugo Morán.
Como quiera que suelo escribir con el diccionario de Manuel Seco a mi vera, tomo uno de los significados de "Peinado" tal "Rastreo minucioso" que define a la perfección lo que he escuchado a Manolo Peinado, en la ovetense Casa del Pueblo y en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA, y más aún leído en su libro, "El 'fracking', ¡vaya timo!". Me hice también con la obra de Richard Heinberg "'Fracking', el bálsamo milagroso. La falsa promesa del 'fracking' hace peligrar nuestro futuro".
Tampoco me he perdido la gran película "Tierra Prometida", ni he dejado de oír paciente y respetuosamente a otros prudentes amigos, Javier Pulgar y J. A. Saenz de Santamaría, que creen a pies juntillas que en semejantes perforaciones está el ansiado autoabastecimiento energético y que, como geólogos, dan ya por segura, si se cuida, la técnica en cuestión.
El asunto me preocupa mucho. Cualquier responsable de la política española, y aun de la regional, debería paparse bien lo que Peinado previene sobre la burbuja financiera que, como lacra consustancial, acompaña socialmente a esta seudonovedosa práctica, sobre la exclusiva experimentación americana en suelos inhabitados, o muy poco habitados, yermos ya de antiguas explotaciones petrolíferas, y sobre la metáfora de los efectos fugaces del "descorche de una botella de champán": "Pronto, las consecuencias perniciosas en el ecosistema nos arruinarían".
En fin, me gustaría acogerme al pronóstico optimista de Peinado de que, tras peinar el "fracking", apunta a que, desenmascarado, no se implantará en nuestro país. Gracias, en cualquier caso, por advertirlo tan valiente y doctamente.

Montecerrau,El Cristo y Sograndio

El día de Nochebuena participé en un brindis de los vecinos de Montecerrau y El Cristo que reivindican para ya un concurso internacional para los edificios y la urbanización abandonados.El 26,San Esteban,como todos los años en la entrega de premios de billordios de Pinón,esta vez con la presentación del poemario,El espíritu de la Escalera,de David Fueyo, a cuya obra,muy esperanzadora de un próximo escritor consolidado,le dirigí unas palabras.

Con vistas al Naranco

Orlando Pelayo, 25.º aniversario

Llamada a Gijón y Asturias para que la efeméride del pintor no pase desapercibida

20.12.2014 | 05:37
Orlando Pelayo, 25.º aniversario
Orlando Pelayo, 25.º aniversario
En el año que entra se cumplirá, en marzo, el veinticinco aniversario del pintor Orlando Pelayo, uno de los mejores asturianos de todos los tiempos (*).
No me consta, hasta el momento, que haya sido convocada conmemoración alguna. Es, no obstante, fecha que no puede pasar sin más. La reciente desaparición de Lita Pire, su viuda, a la que me he referido en mi blog, hace temer por un olvido institucional que no desearía, máxime recordando cómo le dolió al artista la incomprensión de su Gijón natal con el columpiazo habido ante la donación que, en artículo mortis, quiso efectuar.
En París tuvo su reconocimiento, ya fallecido, con la presencia del presidente Chirac en una exposición antológica.
Orlando fue amigo e ilustrador, en la Argelia de ambos, de Albert Camus, del que, por cierto, no sin ingrata polémica, se ha conmemorado cincuentenario.
Ya muerto Orlando una de mis mayores emociones fue recibir, junto a Eloína, mi mujer, al notario J. A. Caicoya, para entregarnos un cuadro que el pintor nos había legado para recordarle.
En estos tiempos de corrupción lamentable y de aceptación vergonzante de dádivas, el regalo que venía del cielo a quienes le asistimos como amigos en su cese vital me sigue contrastando en una llamada no solo al arte depurado sino a la dignidad de quien ha tenido vida tan dura y ejemplar.
Por favor, Gijón, Museo de Bellas Artes, Asturias, ¡no le olvidéis!
(*)Lluis Xabel Álvarez lo evoca en la reciente colección de Hércules Astur, magnífica, de la que, sin embargo, lamento la ausencia en los lomos de los nombres recopilados y haya, evidente con Orlando, algún yerro a pie de foto.

Trubia en guerra

“Trubia en guerra

El caso del coronel Franco Mussió, una incógnita sin resolver de la Guerra Civil

Conocí al escritor argentino Horacio Vázquez Rial porque era asiduo en los noventa a los encuentros literarios del Campoamor, desgraciadamente perdidos, aunque quedan magníficas publicaciones de aquella mítica Fundación de Cultura, que debo agradecer a Munárriz, Juan Vega, Luengos, Pilar de Castro, Bueres, Barral, Manjarrés y varios más.

Uno de los últimos libros de Horacio fue sobre incógnitas sin resolver de la incivil guerra española. Le advertí entonces, en un acto de la entrañable librería Cervantes, que le faltaba indagar en el caso del coronel Franco Mussió, director de la Fábrica de Trubia, con una vida apasionante, de la que algo escribí en publicaciones de Historia Contemporánea, y de la que me habló mucho el querido profesor José María Martínez Cachero, que le había conocido antes de la guerra.

Un gran tipo, inquieto abogado trubieco, Juan Carlos García Miranda, ha llegado a la conclusión de que pese a haber sido ejecutado por el franquismo a la caída del frente norte, el coronel fue un aliado de los sublevados. Es la tesis contraria a la que escuché en México a una personalidad republicana, el mierense Juan Pablo García Álvarez, presidente del Tribunal Popular de Gijón, que apenas pronunció penas de muerte en su delicado puesto, que ocupó del 15 de octubre de 1936 al 12 de octubre del año siguiente.

Franco Mussió había desobedecido la orden de Aranda de volar la Fábrica y de juntarse luego a él para el golpe de la tarde del 19 de julio de 1936. En junio de 1937 fue juzgado en Gijón, “acusado de colaborar con el enemigo”, que él mismo alegaría a su favor a la ocupación definitiva de Asturias por las tropas franquistas.
Mi amigo argentino había quedado en investigar esto a fondo pues las decisiones de Franco Mussió, de gran calado, pudieron ser decisivas para entender lo sucedido aquí en 1936 y 1937. La muerte no obstante sobrevino a Horacio pronto truncando un proyecto que alguien, espero, recoja.

La Fábrica sigue ahí con su historia a cuestas y confío que, pronto, sin el lacerante estigma del arbitrario despido de…¡sus 55!.

Remine

Sobre el documental de la última gran marcha minera


"Remine"
 Estuve por primera vez en los magníficos cines de Caudalia para el estreno de "Remine", documental de largo metraje, de Marcos M. Merino, sobre la marcha minera, también llamada "negra" o "del carbón".
Me prestaba, ya que había dialogado ampliamente con el director y coguionista, primero en mi casa, en los albores de la película, y luego en la parada de la propia marcha en Villalpando. También me hice eco en el hemiciclo del Parlamento Europeo.
Y, aunque sea con semanas de retraso, por las limitaciones de mi espacio sabatino, he de afirmar que el film es excelente, con arte y talento. Espero obtenga alguno de los premios Goya para los que justamente está varias veces nominado.
Con "Remine", sin acertar a saber por qué no la dan en las pantallas de, en palabras ayalinas, "mi amada Vetusta", todos los asturianos debemos reflexionar sobre un problema minero abierto todavía; en absoluto cerrado. Es admirable que, desde la misma región, se haya podido montar, sin mentalidad maniquea, una amplia mirada a la última, y aún reciente, gran movilización minera, su profundidad y su emotiva entrada en la, en apariencia, sorda Madrid, llena, no obstante, de emotivos brazos solidarios.
Lo dije, y lo pienso: nada que envidiar a un Ken Loach u otros británicos comprometidos desde el cine con su propia desolada realidad social y el lacerante entorno carbonífero.
Precisamente Marcos me dio noticia de una grabación que la BBC guardaba en sus archivos y que me había hecho el 11 de marzo de 1976 en Cenera, acompañando entonces a dos amigos mineros, admirables luchadores, Javier Carnicero y Pablo Ramírez.
¡Qué tiempos!... ¡aquellos... y estos!
Desde Villalpando, escribí aquí mismo en la correspondiente sabatina: "Tenía que venir. Mi puesto representativo solo tiene sentido al servicio de los asturianos y más a favor de quienes sufren tanta injusta incomprensión, cuando lo cierto es que nos están defendiendo a todos los ciudadanos, incluso a los de fuera de comarcas mineras, pues no es concebible España, ni Europa, sin industrias activas", lo que me sigue moviendo para insistir en Alcoa, en los 55, o si se quiere 54, de Trubia, a cuya cita mensual no sé faltar, y en tantas otras heridas abiertas.
"Remine" es un documento necesario, que me ha conmovido por sí mismo y por todo lo que remueve dentro de mí; de hogaño y de antaño.
Felicitaciones a Marcos M. Merino y a su equipo.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Cercas, "El impostor"

Uno de los mejores críticos literarios de este país comentaba en una tertulia recién no sé qué de "El Impostor", "una novela de la que todos hablan y no han leído".
Pues yo sí la he leído, y las anteriores del mismo autor, pero es que, apasionado ahora del circunloquio parabólico de Javier Cercas, mucho antes he conocido casualmente al protagonista novelístico, aquí mismo, en Oviedo, justo cuando el personaje se decidió a la audacia de marcar los heroicos perfiles de sí mismo.
Fue el 2 de febrero de 1978. El anuncio de la presencia de la legendaria ministra de Sanidad, anarquista, Federica Montseny me resultó de una curiosidad irresistible. Mis amigos J. A. Bergel y Corsino Suárez me llevaron al mitin de la plaza de toros, en una mañana dominical de aguacero, y luego a un contacto en la calle Bernardo del Carpio, número 12. No éramos muchos en el coso de Buenavista, debido sin duda al mal tiempo, pero por la tarde conté exactamente doce sentados en sillas de tijera, expectantes ante una personalidad histórica y enigmática, más algunos varios que entraban y salían, ajenos a mi extrema y concentrada curiosidad. Lo que no me imaginaba es que simultáneamente estaba conociendo, casi a mi lado, a otro personaje de fábula que acompañaba a la famosa luchadora ácrata: Enrique, o Enric, Marco, o Marcos, en aquellas calendas secretario general de la CNT de Cataluña, y luego de España, y hoy personaje central de "El Impostor", que llegó a presidir Amical Mauthausen haciéndose pasar falsamente por deportado en el campo de exterminio nazi de Flossenbürg.
El tal Impostor, antes de serlo y de saber yo lo que cuenta Cercas, me resultó la cara más parecida jamás vista a los hermanos Dupont, de "Tintin et Milou", que absurdamente han introducido en España como "Fernández y Hernández"o viceversa. Le faltaba hongo en la testa, pero además de su caricaturesca imagen le recuerdo defendiendo de forma inconexa a los detenidos por un luctuoso y siniestro atentado contra una sala de fiestas barcelonesa, La Scala, que entonces era noticia y sobre el que precisamente vuelve Cercas en su libro.
"El Impostor" desmenuza la impostura y los perfiles de un personaje cuya eficaz mentira llegó a defender mi admirado Claudio Magris, también conocido de Vetusta.
El autor trae al relato a su criatura a dialogar y protestar como nos hizo alguna vez Unamuno, sólo que el Impostor no es de ficción, es de verdad, y su polémica con el creador es auténtica, salvo cuando Cercas advierte de sus suposiciones. Cercas cita mucho "Sangre fría", de Truman Capote, y creo que nunca al Gary Gilmore de Norman Mailer, que a mí me interesó más y que varios escritores me negaron en público ("Los encuentros del Campoamor") cualquier relación con la novela como género. El impostor de "El Impostor" es un Alonso Quijano prendado y asumiendo ser, y queriendo ser, el Quijote. Son pues clarificadoras las referencias al Quijote, supuestamente escrito y traducido en su primera parte por el morisco Cide Hamete Benengeli, del que Borges nos advertía sobre lo mucho que nos intranquilizaba "la obra dentro de la obra" que sucede también en Hamlet, otra cumbre de la literatura universal.
"El Impostor"es magnífico como novela, digan lo que digan tantos puristas de los supuestos linderos del término, también como investigación y, sobre todo, como reflexión filosófica y moral en el borde y el pánico de la verdad de la mentira. No otra cosa es la novela misma.
Y me queda como rescoldo lamentar que no haya un Cercas, por cierto visitante próximo de la langreana "Cauce", que nos aproxime a lo que pasa por estos pagos con personajes sonámbulos en busca de autor, que diría un Nobel italiano, flotando en el ambiente, acusados de delación miserabilista, siniestra fortuna económica, influencia y ascensos pícaros, políticos y sindicales, en la frontera, como Enric Marco, de la falsedad cruel y la grandeza imaginativa y teatrera a la caricatura y la conmiseración.
En fin, conocí al Impostor para mayor cierre del "happening" en una calle dedicada a Bernardo, otro impostor, que existió y no existió en la realidad y la estampa, muy bien glosado en sus supuestas batallas heroicas por los juglares... medievales... anteriores a Cervantes y a Cercas.

sábado, 6 de diciembre de 2014

En defensa de la fábrica asturiana de aluminio

La Nueva España ha puesto el dedo en la llaga dando en primera a cinco columnas y simultáneamente en última a cuatro la gran movilización astur contra el cierre de Alcoa ("amarga el turrón").
Ya de antiguo vengo oyendo de los problemas de Alcoa, en San Balandrán / San Juan de Nieva. En el Parlamento europeo, tras una información de Jesús Gutiérrez, de la FSA, y de Vitorón (SOMA), María Muñiz y yo, con el apoyo de Antolín S. Presedo, que tenía en Galicia problemas parecidos; Emilio Menéndez del Valle, tan asturiano de espíritu; Iratxe, hoy portavoz, y Ricardo Cortés, que espero vuelva pronto a su escaño, nos pronunciamos con el voto contra algunos acuerdos, supuestamente liberalizadores, que perjudicaron la tarifa eléctrica de casos tan sangrantes como el de la planta de San Balandrán / San Juan de Nieva.
Ahora resulta que detrás no solo están los costes excesivos, que también, sino el ánimo de desmantelar el aluminio de Europa en favor de una deslocalización en Arabia Saudí y ese área.
Esto no puede ser. Mucho me recuerda la lucha de los trabajadores de Tenneco y así lo ha visto Jonás Fernández, y su equipo, que se plantea abrir brecha de comprensión en las instituciones bruselenses. Ya no está allí el gran asidero que fue Antonio Tajani al frente de Industria pero su camino abierto contra las deslocalizaciones no ha de ser olvidado y a no olvidar tampoco que este político italiano, tan amigo de Asturias, no solo por el caso emblemático de Tenneco, sino también por su aliento y presencia con los malhadados túneles de Pajares, es vicepresidente del Parlamento europeo y algo nos ha de ayudar: Alcoa somos todos los asturianos.
Aciertan los titulares de LA NUEVA ESPAÑA. Por mi parte añadiría que en estas Navidades no olvidaremos tampoco los 54 injustos despidos de Trubia, que ya no son 55 por la triste muerte de Grana, uno de ellos, digo de nosotros.
¡Adelante, Alcoa asturiana !