lunes, 29 de agosto de 2016

Oona, Salinger, Chaplin, O Neill...

Oona: de O'Neill a Chaplin y Salinger al fondo

La afición al teatro cultivada en los Dominicos

27.08.2016 | 05:33
Oona: de O'Neill a Chaplin y Salinger al fondo
Oona: de O'Neill a Chaplin y Salinger al fondo
Siempre agradeceré al Colegio de los Dominicos, en plena celebración centenaria, que me familiarizara con el teatro, la confesada pasión de mi padre, en cuyas representaciones colegiales se me esfumó el llamado miedo escénico, terapia impagable luego para el foro, los exámenes orales o pequeños mítines universitarios. En el colmo de la audacia, uno de aquellos curas -apenas les decíamos frailes- montó "La cuerda" de O'Neill para la que eligió a Gerardo, un compañero, en un exitoso casting, que daba a la perfección el tenebroso personaje. Desde entonces siempre me intrigó ese Nobel americano que, a través de su hija Oona había emparentado con Charles Chaplin, cuyo mito no dejaba de crecer en mi imaginación admirativa. Cuando prologué uno de los magníficos tomos sobre el Archivo Municipal de Oviedo, la autora, Palmira Villa, a punto de cumplir cien gloriosos años, me descubrió que, pese a que lo ocultase, una de mis referencias correspondía a la influencia del cómico genio de origen londinense.
Varios años después fatigaba yo el Paseo Charlot de Vevey, cantón de Vaud, donde representé profesionalmente a un capitalista asturfrancés en fallida negociación con una multinacional que allí tiene sede, como ya conté de forma pormenorizada en "Desde mi ventana". La empresa suiza puso a mi disposición coche, cuyo chófer, Sandro, lo había sido de Oona y los demás Chaplin. En nuestras conversaciones, Sandro, personaje a su vez de "Gold Gota", del excéntrico aristócrata J. L.Vilallonga, me aseguraría que "en la familia Chaplin estaban todos chiflados, salvo Carlos Saura y sus hijos".
Ahora, Fréderic Beigbeder, autor de "Oona y Salinger" me acerca a esta Oona, que solo conocía fugazmente a través de una de las obras de O'Neill, de Geraldine, su hija, y del tal Sandro.
No tenía, sin embargo, idea de que antes de casarse con uno de los mayores genios de todos los tiempos, Oona había tenido juvenil relación con Jerome D. Salinger, que pasa, a su vez, por otro talento incontestable de la Literatura, siendo su "El guardián entre el centeno", con título tan enigmático en español, obra de culto generalizado.
Chaplin, O'Neill, Salinger...con Oona de fondo...¡ye mucho!; ¡aunque bien siento que Beigbeder no esté como relator a la altura de sus personajes de ficciorealidad!

viernes, 26 de agosto de 2016

VIAVELEZ


0

Un organismo internacional respalda la protección del puerto de Viavélez

Pescadores y usuarios se oponen a que el muelle sea de interés cultural por las limitaciones que supondría, algo que niegan los impulsores de la declaración

26.08.2016 | 02:58
Rosa Bernardo, Hermenegildo Tellado y Rosa Rico, miembros de la Asociación de Vecinos "Santo Ángel", en el puerto de Viavélez.
Rosa Bernardo, Hermenegildo Tellado y Rosa Rico, miembros de la Asociación de Vecinos "Santo Ángel", en el puerto de Viavélez.
El comité nacional del ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios) acaba de emitir un informe en el que considera "de justicia que se incoe el expediente para su inscripción como bien de interés cultural -BIC- en la categoría de conjunto histórico al puerto de Viavélez". De este enclave se destaca "el carácter de unidad claramente identificable, el interés técnico, etnográfico, testimonio de actividades industriales desaparecidas y de pesqueras vivas", y por servir de "ejemplo singular de la adaptación del género humano a un medio natural difícil".
El informe ha sido remitido a la Consejería de Cultura, que determinará si finalmente se inicia el expediente para dotar de protección como BIC al puerto franquino. Mientras, defensores y detractores de aplicar este nuevo nivel de protección exponen las razones por las que defienden su postura, en un lugar, aseguran todos, en que es importante mantener la esencia marinera y la actividad pesquera, sustento de muchas familias del entorno.
Es la Asociación de Vecinos "Santo Ángel" la que ha iniciado los trámites para lograr que el puerto sea BIC. Hermenegildo Tellado, su presidente, asevera que la medida traerá beneficios al pueblo, como la protección de la mampostería del puerto, y la promoción de Viavélez y el concejo.
"El informe asegura que cualquier labor a realizar no debe afectar a la industria pesquera, y las restricciones en las viviendas no quedarían alteradas", añade Rosa Bernardo. "Será una riqueza para el puerto, y complementará la actividad de la pesca tradicional", cree Zulima Fernández. De la opinión contraria son un grupo de asociaciones de la localidad, como la del club náutico Avante o los armadores. Pedro Quintana preside la primera: "Declarar BIC el puerto es hacerlo morir funcionalmente. Limitaría el progreso del puerto e impediría cualquier modificación para mejorar". José Manuel García, representante de los armadores, asegura que se hará imposible, por ejemplo, realizar dragados.

BIKINI, 70 AÑOS

Apasionados a castizas hemerotecas conmemorativas han celebrado setenta años del bikini.

Su origen, al parecer, está en la improvisada comparación de una modelo, integrante del taller costurero "Louis Reard", para la exhibición que iba a hacer :"será como el bombazo militar americano en el atalón de Bikini, de las Islas Marshall en el lejano Pacífico".

Claro que, pese a su fuerte detonación, a España tardaría en llegar, con una censura pronto en manos del escrupuloso ministro Arias Salgado, que tapaba centímetros de féminas descastadas en búsqueda del paraíso para millones de almas españolas en riesgo de ennegrecerse con pecaminosas tentaciones; ahora, curiosamente a sensu contrario, los fanáticos terroristas islámicos aspiran también a edénicos cielos, invadidos esta vez de placenteras desnudas mujeres tras asesinar a diestra y siniestra.¡Menuda la que tuvo el estreno de Gilda, de Rita Haywort!¡ Y aún la terapéutica "Helga" en el ovetense Palladium!!

Si hay quien dice que el bikini, o "dos piezas", llegó relativamente pronto a Santander, que no me creo, Benidorm y Marbella, no apareció en la playa de Salinas hasta los sesenta y muy poco antes en San Lorenzo de Gijón, Santa María del Mar y el Oriente llanisco y y no sé si riosellano. Acompañaba tardíamente al nuevo traje de baño las toleradas revistas francesas Elle y París Match y la edulcorada versión denominada "Life,en español".

En el Eo, donde pazo, hay quien recuerda que en nocturnas veladas, antes de los puntos del carnet de conducir, una pandilla de veraneantes madrileños y afines se acercaba rayando amanecer, mientras el whisky "se subía a los tobillos", que poetizaba Ángel González, a un bar de la Garganta, donde la mesonera filtraba el café con su sostén, lo que garantizaba silente furor y rumiantes sueños eróticos. El mismo Ángel González contaba el reinado de Terele Pávez, hija del delator de García Lorca, en la noche madrileña de Boccaccio desprendiéndose en la pista de su sostén, aún a pecho tapado. En mi inefable Salinas prohibieron los "shorts de fiesta" que una familia "demasiado avanzada" se había traído ilusoriamente de Londres.

Todavía recuerdo también que un funcionario municipal de Deportes me puso a la firma la prohibición del bikini en las piscinas del llamado Canódromo, o mejor Parque de Invierno, que nos prestábamos ilusionadamente a inaugurar. Sentí, súbito, la expulsión años antes de Cristina y María José Fontana, primas mías, de la piscina del Náutico del Espartal.

Naturalmente nunca dejé trámite a semejante reaccionario decreto, pero su mero borrador es prueba de cómo se abrió paso el bikini todavía en los ochenta (¡cuarenta años habían pasado desde 1946!) en la todavía clariniana Vetusta.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Gracia Noriega y Martinez Mata sobre el centenario de Shakespeare y Cervantes

La cercanía entre Shakespeare y Cervantes

La erudición de los asturianos que estudiaron a los dos mejores escritores de todos los tiempos

24.08.2016 | 03:47
La cercanía entre Shakespeare y Cervantes
La cercanía entre Shakespeare y Cervantes
"La gran Literatura) puede recrearse cada día"
(F. Rodríguez-Adrados)
El Quijote es lectura río.
El río caudaloso de una literatura imparable, casi laberíntica desde los orígenes de la escritura, especie de unidad en la diversidad, como razona Rodríguez-Adrados, nuestro venerable académico, a una de cuyos parientes me encontré en autobús municipal de TUA a Ventanielles. Borges sostenía que Joyce hacía que nos perdiéramos, y él mismo se perdía, en ese laberinto.
Mucho se está perorando sobre el cuarto centenario cervantino. Nuestro Emilio Martínez Mata es baluarte de la divulgación. Encomiable lo hecho en su cátedra de la Facultad de Humanidades / El Milán, en Tribuna Ciudadana y en la Casa Natal Jovellanos.
Magnifico el libro de Gracia Noriega, colaborador de LA NUEVA ESPAÑA, "Las burbujas de la tierra. En torno a William Shakespeare", ya ensalzado aquí mismo por Velarde Fuertes.
Además de la extraña coincidencia en la cercanía de sus muertes, los especialistas consideran que el de Stratford-Upon-Avon tuvo tiempo para leer la primera parte de El Quijote de la que adoptó el personaje de Cardenio para una de sus obras apenas mal conservada.
Eso de la coincidencia en la hora postrera que tanto se celebra anualmente por San Jorge, el llamado Día del Libro, es simple proximidad pues, entonces con calendarios diferentes, no fue en absoluto para ambos el sacralizado 23 de abril.
Es lástima que el misterio en cuanto a identidad o plagio en el tal Cardenio no se haya estudiado de forma definitiva. Para ese escrito (Double falsehood) Shakespeare contó con la coautoría de John Fletcher, que sabía español. Gracia resalta cómo la edición Folio, considerada la recopilación ortodoxa de Shakespeare, excluye a Cardenio, precisamente por la participación colaboradora de Fletcher. De seguir ese criterio, por ejemplo, Albert Camus perdería la autoría de su ópera prima, curiosamente sobre Oviedo, "Révolte dans les Asturies", que con buen criterio Gallimard / La Pléiade publica encabezando las completas del Nobel franco argelino. En cualquier caso, Francisco Rico invocando la verdad de Rubén Darío, junto al mar latino, dice "Yo no soy cervantista".
En "Cuentos y cuervos" publico uno de los relatos de los que quedé más satisfecho, "El sidecar de Shakespeare", donde me refiero a una abrupta visita a Stratford-Upon-Avon. Ya me gustaría volver a uno de los montajes teatrales en este año del cuarto centenario de los dos mejores escritores de todos los tiempos, tan bien estudiados por la ejemplar erudición, Paco Rico aparte, de Emilio e Ignacio.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

viernes, 19 de agosto de 2016

En la Feria Internacional de Muestras de Asturias

¡Adelante Feria de Muestras!

¡Cuánto me ha alegrado el regreso ovetense a la Feria de Muestras,de la que nunca el Ayuntamiento de Oviedo debió irse!

Bien recuerdo la entrañable acogida que, mediados los ochenta, nos dispensaron Luis Adaro, Claudio Junquera y, sobre todo, Pedro García Rendueles, con un stand que nos diseñó el irrepetible Chus Quirós en homenaje a la inventiva de Leonardo Da Vinci. Contamos entonces con diversos colaboradores en todo el tejido social entre los que debo mentar, pues a la gastronomía se vuelve, al gran Fernando Martín, que levantó Trascorrales (inolvidable para mí el Presidente alemán, Walter Schell, cuando me inquirió en macarrónico español:¿me puede llevar usted a Entre los carrros?) Me ha parecido ahora un auténtico acierto la presencia de los confiteros, de tanta nombradía, con ese provocador "Oviedo endulza Gijón" y la referencia en grandes letras a dos ilustres ovetenses Magín Berenguer y Helmut Schlunk; éste también lo fue, pese a sus manifiestos orígenes teutones.

Por mi parte, no podía faltar a dos celebraciones simultáneas que la Cámara de Comercio ha bien ensalzado: el magnífico libro en dos tomos sobre los acontecimientos fotográficos de Tenneco ("La Monroe no se cierra"), de un gran esfuerzo editor municipal, y el Día de Europa. En ambos actos la presencia omnisciente de Javier Ballina, tan buen colaborador de Jonás Fernández, ausente el eurodiputado por estancia en Harvard, quizá la institución docente más prestigiosa del ancho mundo.

De auténtico éxito e innovación se puede calificar "JONÁSporEuropa.SyD", pabellón que muestran magníficamente Laura Mateo y Pablo González.

La Cámara demuestra una vez más su vocación europeísta y así lo reconocieron invitados de postín:Diego Canga, íntimo colaborador de Antonio Tajani, con calle más que merecida en Gijón, que muy probablemente, llegado Enero, será Presidente del Parlamento Europeo; M.Perez, de "Europa,Aquí", una insólita oficina avilesina, todo un puntazo de las Alcaldesas Varela y Monteserín; MC Arias del Instituto Pando, ya para siempre con el cuño de Flipando con Pando; Vanessa Tresguerres, de Accem Asturias, de tanto mérito en esta hora del refugio solidario y el desvalimiento; Teófilo Rodríguez, del Consejo Asturiano del Movimiento Europeo;Chris Miller, de la dinámica Youropia e Ignacio Martín, de Europedirect/Gijón.

Fueron instantes sublimes, premiando a jóvenes creativos y poniendo dedos en la llaga de nuestras carencias comunitarias. A la vez, Canga nos hizo reflexionar sobre la lacerante situación de atonía política nacional, por la incapacidad de aprender de los pactos tan frecuentes desde la ya antigua, por fortuna, guerra mundial, y aún más cerca, ocasión tuve de perorar con las diputadas Emma Ramos y Cristina Coto y Sandra Velarde, directora regional,sobre los 55 de Trubia y de lo que General Dynamics debería aprender de lo sucedido históricamente en Tenneco.



Enviado desde mi iPad

sábado, 13 de agosto de 2016

Corbatas/completo


Tendría yo dieciséis años, cuando Pepe Tartiere, Conde de Santa Barbara de Lugones, propietario a la sazón de La Voz de Asturias en el que hacía mis primeras armas de plumilla, en términos de Javier Cuervo, me hizo llamar a su Palacete, desaparecido luego con él, de la calle Uría. Me crucé con Evaristo Arce que se despedía para trabajar en La Nueva España. Las maderas de la gran escalera que conducía al piso alto rechinaban al compás de mi tribulación, seguro como estaba de que me caería una reprimenda familiar, pues se trataba de un pariente de mi padre.

Resultó,sin embargo,todo lo contrario:

-Uno de los hijos de Juan Sitges se ha quejado de un artículo tuyo contra el uso de la corbata en el Náutico de Salinas...


Enseguida el tono daba cuenta de que amparaba mi osada transgresión:

-...se equivoca. Te vamos a apoyar pues estas polémicas benefician al periodismo

Y así fue, a diferencia del pataleo descarado de La Voz de Avilés y de varios ingenieretes de Ensidesa, dispuestos a defender cualquier síntoma de acomplejada diferenciación social.

Ha tardado mucho,sin embargo, a caer, y no del todo, la corbata como prenda obligada. Jarabo, el famoso asesino, quiso que el verdugo le diera de esa guisa "garrote vil". Ahora hasta un ministro recomendaba no llevarla en primavera a los despachos para ahorrar energía. Mucho antes desaparecieron los tacones, que desde Luis XIV usaban los nobles pretenciosos, que volvieron efímeramente con Sarkozy, Aznar y Elton John. El sombrero, que me resulta efectivo anticatarral, que decía por su gorra marinera el bueno de Luis Martínez Noval, invernó bajo mínimos, llegando a cerrarse "La Imperial", tienda especializada de la calle Fruela. El smoking de la ópera, del Club de Tenis y hasta de rancias "puestas de largo" en tiempos evocados por el melómano Abeledo, han casi desaparecido y no digamos la gala de "los entierros de primera", que imponían la chistera hasta el Oviedo de 1929, y que incluso un poco más allá llevó al socialista Julián Besteiro, a representar de ese porte a la República en la coronación londinense de Jorge VI...El General Patton obligaba a sus oficiales en el Norte de África a vestir corbata en primera línea de fuego, mientras el impresentable pro nazi Pierre Laval guardaba una cierta sobriedad, sin lazos, en el Vichy del engalanado Mariscal Pétain. Por cierto, el accidente mortal lisboeta de Sanjurjo el 20/7/36 se debió al peso de trajes y condecoraciones con que pensaba entrar en Madrid como Jefe del Nuevo Estado.

No sé si la presentación de credenciales sigue con carrozas, como la ridícula despedida de Enrique Tierno, Alcalde de Madrid, ¡todavía en 1987!El actual Papa, a su vez, rompedor donde los haya, terminó, entre otras, con la tradición de zapatos encarnados.

Los entrenadores se trajean, impolutos, en la NBA y en el fútbol americano y luego en la Liga española en la que dejaron el chandal con el que no ha mucho democratizaban el banquillo.Y ya no existe la práctica abogacil, que bien conocí, de guardar sala no sólo con toga sino de pantalón y corbata negros.

Mi compañero Miguel Ángel Martínez presidía las sesiones alsacianas sin corbata ni pajarita; "tarabica" decían por aquí, que usan Fernando Morán, el premier belga Dí Ruppo, Juan Luis Vigil, los embajadores Carlos Robles y Chencho Arias y el bueno de Paco Sosa.

La corbata ha podido caer, o mantenerse, pero los problemas siguen atragantados.

Con o sin corbata...que nunca debió ser cuestión ni disyuntiva.

Ciertos abonados al Náutico de Salinas, que José Francés mencionaba ya en su magnífica "Madre Asturias", no podrían imaginar semejante desmadre; aquellos Sitges de no tan antaño, aún menos.


Enviado desde mi iPad

¿Esperando a Godot?




Sin salida/Huis-clos/A puerta cerrada/No exit
J.P.Sartre

Bien se sabe que la auto calificada "tragicomedia en dos actos" de Samuel Beckett fue escrita originalmente en francés, la segunda lengua del autor, que siempre negó la fácil equiparación inglesa entre "God" y "Godot". Beckett dejó entrever, por el contrario, que la exasperante espera provenía del argot parisino que podría significar "bota".

Nuestro país, para el que deberíamos mantener, dejando ambigüedades semánticas, el digno y escueto nombre de España, está en una pelmaza, por falta de grandeza, espera becketiana, pero sin el genio irlandés que mereció el Nobel.

La tragicomedia no debería concluir en ulterior tercer acto, que Beckett en su enloquecido absurdo ya ni quiso escribir.

Hay que bien actuar con la actual carpintería escénica; más en la segunda subida del telón. 

Los actores han de jugar el papel encomendado y si hay quien olvida el texto, los exigentes espectadores, la calidad del coliseo que escucha respetuoso, por muchas tediosas reiteraciones que tenga el argumento "dèja vu", ha de suplirse, pues hay cantera y, confío, timoneles.

En cualquier caso, la obra tiene un célebre final:

"Vladimir(primer vagabundo): Qué! ¿Nos vamos?
Estragon(segundo vagabundo)Sí, vámonos.
No se mueven".


Los vagabundos sin inmutarse, quedan en monótona e insolente quietud, rayando entre provocadora estupidez e inerme impotencia.

¿A qué clase de bota se refería el autor?¿capaz de algún puntapié? ¿La Literatura y el absurdo, o quizá el Teatro del absurdo, preceden, o futurizan, una vez más a la realidad?


Enviado desde mi iPad

miércoles, 3 de agosto de 2016

Galano

La Nueva España ha nominado al pintor Miguel Galano con su simbólico "asturiano del mes".

Es ciertamente un buen recordatorio interior de un genio que nos habita. El libro, que acabo de recibir, de J.M.Bonet, de Hércules Astur Ediciones lo constata y proyecta.

En mi tiempo de Consejero de Cultura de muy escasas competencias me fui a Tapia a la búsqueda de un chaval cuyos primeros cuadros me habían emocionado.

No estaba en su casa donde me recibió, sorprendido, el padre al que luego volví a ver en un magnífico retrato de su hijo. Ese cuadro familiar del que ignoro donde se encuentra me llegó muy hondo como, ahora, los de "Manolín,el gitano" y Antonio Gamoneda, que se salen de los linderos del libro. Magníficos todos trabajos de Galano del que tengo la suerte de una imagen, gran roca negra en la neblina, tapiega creo, que veo a cada rato, como tengo la suerte de hacerlo con sendas obras de Vaquero Palacios, Paulino Vicente, tía Lelé Hidalgo, Telesforo Cuevas, Carlos Sierra, Luis Vigil,Celso Granda, Orlando Pelayo, Luis-Louis, escribía Carantoña- Fernandez... en los que mojo cotidiana mirada, mezclada en mi íntima paleta con el Naranco y los árboles franciscos del otro lado de la ventana.

Mi visita a Tapia de entonces fue tan fugaz como otra a Gijón, también la única que le hice, a Aurelio Suárez,otro genio astur, en su estudio, pero la reavivo pensando en el éxito artístico que disfruta aquel rapacín y que bien reconoce La Nueva España.



Enviado desde mi iPad

lunes, 1 de agosto de 2016

Encuesta sobre Tolerancia,pag.17 de El Ciervo julio/agosto 2016

TOLERANCIA

Me he quedado un instante pensando que la tolerancia, y más si cabe tras mi paso por las instituciones europeas, es la característica de mi vida política.

Esforzarse en comprender y respetar con sinceridad al discrepante, al menos intentarlo, es fundamental para la democracia.

No basta pero es imprescindible.

Tengo cierta admiración por Indalecio Prieto del que es fama su aforismo, "soy socialista a fuer de liberal". Como es un ovetense histórico cuya huella he estudiado, también llego a la conclusión de que el concepto era insuficiente en la España convulsa de la primera mitad del siglo XX. Don Inda se remedó grandemente con su arrepentimiento por apoyar la dramática Revolución del 34 y con su participación activa en los debates que originaron la Europa unida, que será tolerante o no será.

Y hay evidentes riesgos de convivencia y desvalorización de la utopía desarrollista y de derechos humanos.

La intolerancia es mal que puede extenderse tal gangrena. La directiva de asilo político, de la que fui ponente parlamentario tras lo que se llamó "Informe Masip Hidalgo" está en camino de regreso por los vergonzosos acuerdos con Turquía.

Una profesora californiana me escribe estos días sobre la necesidad de que todos los políticos viajen y ejerzan un tiempo fuera para superar ensimismamientos. Estoy de acuerdo, pero no basta pues hay mucha intransigencia en nacionalismos y fundamentalismos rampantes por el mundo. Se precisa fomentar buena voluntad en todas las aristas del espectro político y moral.