martes, 31 de diciembre de 2019

CARTA DE COFIÑO EN LNE SOBRE GESTO ENCOMIABLE DE DÑA ANA COTO

Me ha llegado muy dentro el gesto de la investigadora Dña.Ana Coto con el presupuesto regional.Cofiño ha escrito una carta en LNE que me permito reproducir.El gesto me recuerda a la exconcejal Ablanedo con su logro de una calle para el ovetense LUIS ALVAREZ SANTULLANO.Es muy importante que los ciudadanos electos superen el sectarismo en que tantas veces caen los partidos.El régimen franquista, pese a su apoyo en FET y de las JONS,hizo de los partidos una diana central de su ideología facciosa, con una interpretación excesiva del art. 6 de la CONSTITUCIÓN de 1978 estamos viviendo una absurda posición que llega al bloqueo de meses sin gobierno.


Juan ofiño
VICEPRESIDENTE DEL GOBIERNO DEL PRINCIPADO

Carta abierta a Ana Coto

He dudado en las últimas horas acerca de la oportunidad de expresar mi parecer público ante la actitud adoptada por la hasta ahora diputada de Cs, doña Ana Coto, en relación con su decisión de permitir que Asturias disponga de presupuestos para el ejercicio 2020; al fin he entendido que una decisión tan trascendente debe subrayarse en un doble sentido: como un ejercicio de responsabilidad política, al tiempo que de coherencia personal, virtudes ambas que escasean y que rara vez se ofrecen en unidad de acto.
Créame, doña Ana, y quienes lean este escrito, que no me guía en el elogio, el natural agradecimiento –que también– de un Gobierno que en virtud de este acto dispondrá de  presupuesto, instrumento ejecutivo por excelencia. Tampoco la familiaridad con doña Ana, con la que no he tenido ocasión de compartir en exceso trabajo y afanes, más allá de la frecuentación parlamentaria.
En materia de responsabilidad se adscribe Ud. a la línea de pensamiento de Max Weber, quien sugería que un político, en su desempeño, debe comportarse preferentemente aplicando la ética de la responsabilidad frente a la ética de la convicción; esto es, estoy seguro que usted hubiese preferido un presupuesto diferente al que finalmente ha ayudado a aprobar con su decisión (convicción), pero ha preferido decantarse por un incómodo ejercicio de pragmatismo –responsabilidad– en beneficio de Asturias.
La he escuchado justificar su decisión (no era necesario, a mi juicio) por coherencia personal, en relación con la palabra dada. El respeto a la palabra dada, me parece a mí,  es lo que diferencia a una persona valiosa, de aquella otra que no lo es tanto. Soy de extracción rural, y de un tiempo en el que un negocio en el mercado de ganados se sellaba con un apretón de manos, y en el que faltaba a su palabra se convertía en un ser despreciable y aborrecido. Soy de un tiempo, al fin, en el que se sacralizada la palabra dada. Hoy, por desgracia, resulta un bien escaso, y casi una rareza en política. No sé, doña Ana, si el destino nos hará cruzar nuestros caminos en el futuro, pero si eso sucede,  no olvidaré que es usted una persona valiosa y de fiar que hace honor a la palabra dada

sábado, 28 de diciembre de 2019

AIDA FUENTES PRESENTA LIBRO

Aida Fuentes: "Mi libro no es una autobiografía, lo escribí muy libre"

La histórica militante socialista y feminista lavianesa presentó su obra "Lo que la memoria me dicta"

15.12.2019 | 01:06
Aida Fuentes dedica un libro a una asistente al acto.
El salón de actos del Cidan de Pola de Laviana se quedó pequeño para acoger a los numerosos familiares, vecinos y amigos que quisieron acompañar a Aida Fuentes Concheso, histórica militante socialista y feminista, en la presentación de su libro "Lo que la memoria me dicta". El acto fue organizado por el área de Cultura de Laviana en colaboración con el club LA NUEVA ESPAÑA de las Cuencas.
La concejala Inés García abrió la presentación destacando "la valía, la personalidad y el compromiso social de Aida, que nos regala en este libro una colección de ternura y emoción a partes iguales". El presentador del acto, José Alfonso García Castellanos, definió el libro como "una autobiografía novelada, plagada de recuerdos, la mayoría vívidos y vividos y otros tan solo soñados, pues nunca llegaron a existir". "Aida nos obsequia con una fotografía en movimiento de su vida, pero también de Laviana y del mundo, y comparte con nosotros su vida, que además es y ha sido toda una aventura", manifestó.
Una emocionada Aida Fuentes Concheso tomó la palabra para agradecer "el calor y el cariño que me habéis brindado, no puedo evitar sentirme muy querida". La autora explicó como se gestó su libro, que según sus palabras, "nació gracias al impuso de José Alfonso García, mi profesor en un taller de escritura organizado por el Ayuntamiento de Laviana". Fuentes dejó claro que "no se trata de una autobiografía como tal, porque escribí tan libre que me daba cierta pereza y otro tanto de respeto, tener que contrastar fechas y datos para no apartarme del rigor". "Me dejé guiar por la memoria", dijo, al tiempo que puso sobre la mesa su convencimiento de que "los recuerdos son más claros cuando vuelven a la niñez y la juventud, o por lo menos así ha ocurrido en mi caso, y esos son los que he recogido de modo más exhaustivo, pues a pesar de las dificultades, recuerdo ambos periodos de un modo luminoso y feliz".
La autora explicó que "he querido dibujar infinitas pinceladas de Laviana tal y como la conocí y la viví, y creo que servirá para ayudar a recordar nuestro pueblo y sus gentes a quienes vivieron la época de la que hablo y para descubrir y conocer aquella realidad, a los que han nacido más tarde".
Del mismo modo, expuso que aunque se trata de una obra coral, "está dedicado a mi madre y a mi abuela, dos mujeres excepcionales y heroínas de nuestro tiempo, como tantas otras, cuyo papel en la historia merece ser visibilizado". Para Fuentes, durante muchos años, su paraíso y sus raíces estuvieron en la Calle de Atrás de su Pola de Laviana natal. "Éramos una gran familia que se mantuvo unida a pesar del paso de los años y aún hoy lo estamos, a pesar de que ya falta mucha gente hay muchos huecos vacíos en esa fotografía fija", referenció para finalizar.

GENERAL LATORRE


GENERAL LATORRE, GOBERNADOR MILITAR

Mi librera de cabecera me hizo llegar “Memorias del general Latorre Roca”,  una revelación sobre la Asturias y el Oviedo de la guerra y la inmediata postguerra. No en vano el tal general fue gobernador militar de Asturias y no priva comentarios corrosivos hacia Aranda, Caballero, el Alcalde Plácido Álvarez Buylla, Isabel Macua, Fernández Ladreda, Sabino Gendín…  Sus críticas a ejecuciones sorprenden en integrante del generalato, como no conozco otro en la historiografía bélica. Hay alusiones a sus compañeros de armas de Trubia y al Coronel Franco Mussió y a su hijo, cuyo fatal desenlace, que extrañaba a Martínez Cachero que les trató, he referido varias veces como enigma de la guerra. Algo investigaron Juan Carlos García Miranda, Oscar Muñiz y Ronald Fraser. Importante también “La verdad del Comandante CABALLERO“de Adolfo Fernández, director de la FUNDACIÓN BARREIRO.

Título, “GANAR LA GUERRA/PERDER LA PAZ”, autor/editor, Jaume Claret , prólogo del admirado Ángel Viñas, funcionario comunitario en mi tiempo europarlamentario. Ya siento que no viva Pérez Las Clotas, exdirector de este periódico, muy impuesto en la bibliografía bélica. La reciente exhaustiva biografía de Churchill por A. Roberts  insiste en la compra a generales franquistas a lo que ya dediqué sabatina de 21/3/2015. Sobre esas corrupciones para neutralizar el pangermanismo de Franco/Serrano Suñer también peroraron L. A. Vega/A. Viñas en LNE Setiembre-2016...

Se explica por qué memorias enterradas. El general Latorre debía ser valiente, pero no tanto como para publicar en vida fidelidad memorialista.


domingo, 22 de diciembre de 2019

artículo en edición CUENCAS de LNE

Avelino, el iluso

22.12.2019 | 01:58
Avelino, el iluso
Se lo dijo un compañero de El Entrego: "Tú eres un socialista iluso, contigo tengo que bajar a las siete de la mañana a picar carbón todos los días y con Villa duermo en la cama hasta las once de la mañana, no asumo ningún riesgo y gano más". Avelino Pérez se había tirado al Nalón para huir de la Guardia Civil franquista, se exilió en Toulouse (Francia), regresó y fue secretario general de UGT y diputado regional y nacional. Cuando abandonó el Congreso, el iluso Avelino Pérez volvió al pozo Venturo, donde tenía su puesto de trabajo. Pudo hacer carrera a la sombra de Villa o del partido, como tantos y tantos, pero prefirió la dignidad, la de verdad, no esa otra con la que muchos se llenan la boca después de haberse acomodado a la sombra del hoy denostado líder. Pérez vive en su piso de Riaño, seguro que pudo vivir mejor, pero eligió la honradez y mantener inmaculada su enseña de socialista. Y se le ve feliz al iluso Avelino...

jueves, 19 de diciembre de 2019

EN MIERES CON MOTIVO DEL ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE DE 1934 INVITADO POR LA FUNDACIÓN ANDREU NIN



Estuve en Mieres a debatir sobre la Revolución de 1934, invitado por la FUNDACIÓN ANDREU NIN, nombre de víctima del genocidio estalinista que merece sumo respeto.

Mi posición sobre el yerro revolucionario asturiano es conocida. Significativa  autocrítica formuló Indalecio Prieto que ha reeditado la Junta General del Principado.

El 34 merece siempre reflexión desde la izquierda, y aún más si cabe donde se desencadenó.

Gracias a la ANDREU NIN he accedido a “JOSÉ MARÍA LOREDO APARICIO EN EL PAÍS DE LOS SOVIETS. Editado por Boni Ortiz y prologado por Esther Díaz”.
Escribí ha mucho la entrada para la GRAN ENCICLOPEDIA ASTURIANA, magna obra de Silverio Cañada y dos admirables escritores, J.A. Mases y Luciano Castañón, a los que los asturianos debemos agradecimiento. Loredo, como ya hice en OVIEDO AL FONDO, tuvo despacho de abogado en el 2 de la calle Jesús, donde publicaría COMUNISMO, en 1931, que agrupaba a los seguidores de León Trotski. Leí el primer número, con colaboraciones de Trotski, Nin, García Palacios, Malraux...Lo guardaba, con su ponderada coherencia, Lorenzo Rodríguez Castellano, director de la Biblioteca de Porlier, en el espacio llamado “Infierno”.
El ejemplar que me han facilitado, crónicas para el periódico liberal gijonés EL NOROESTE, es maravilla bibliófila. Me prestaría que alguien se decidiera a reeditar otros viajeros asturianos a la Rusia revolucionaria (Isidoro R.Acevedo, Jesús Ibáñez…).

MEMORIAS DE MI CADÁVER, de Ibáñez, precisa especialmente editor hogaño como ha encontrado Loredo Aparicio.

No resisto dos anécdotas definitorias. La primera: su imagen leyendo entre los raíles del tranvía, que me contaron Renato Ozores y Saturnino Escobedo, temeraria audacia que bien conocían los tranviarios ovetenses. La otra, escuchada en el exilio a don José Maldonado, que al principio de la guerra coincidió con Loredo en un pequeño Comité de Guerra, según ambos intentaban llegar a Gijón. El tal Comité, cuyo nombre prefiero olvidar, se había constituido en parodia de Tribunal. Tras acusar varios vecinos a otros del mismo pueblo, Loredo, tomando su pistola, gritó,”¡sois unos asesinos en una farsa que ha terminado!”.

El testimonio del eminente tinetense refleja los primeros días bélicos y la personalidad de Loredo Aparicio, buen escritor en tres libros aparecidos en México. Por cierto, investigó la influencia americana de Prim, del que Emilio de Diego ha publicado biografía definitiva.

Expectante quedo ante el libro que prepara Jesús Mella aclarando si Loredo murió accidentalmente o asesinado, como escuché a un interviniente del debate de Mieres.

domingo, 15 de diciembre de 2019

PÉSAME POR EL FALLECIMIENTO DE MERCEDES RAJOY

Mi mujer y yo hemos hecho llegar nuestro pésame a Paco Millán, eurodiputado del PP, por la muerte de Mercedes Rajoy,su mujer. Recuerdo pasamos juntos un par de días en ROMA asistiendo a un contacto con el Senado italiano en mi primer mandato europeo.La noticia de la muerte repentina de Mercedes me ha sorprendido muy tristemente.

ENCUENTRO ANUAL ANTIGUOS ALUMNOS DOMINICOS

Una emotiva comida por Luis José Ávila

Sentido homenaje de los exalumnos de los Dominicos al periodista fallecido, que fue presidente de la asociación colegial

15.12.2019 | 00:31
El grupo de exalumnos de los Dominicos, ayer en Casa Lobato.
No falta en la reunión anual de exalumnos de los Dominicos un espacio para el recuerdo a los compañeros fallecidos a lo largo del curso. Fue especialmente emotivo este año, con más de una veintena de amigos que se han ido, motivo suficiente para unos instantes de dolor. Entre todos los que faltan se notó sobremanera la ausencia de Luis José Ávila, incansable periodista ovetense, exdominico por supuesto, fallecido el pasado 21 de septiembre, después de diversas complicaciones de salud que no pudo superar a sus 74 años. Ávila fue presidente de la asociación de excolegiales y fundador del colectivo. La nostalgia era mayúscula. Así que ayer, en el restaurante Casa Lobato, fue Manuel de la Cera, exconsejero de Cultura, quien tomó la palabra y glosó al periodista.
El guión del encuentro anual de los exalumnos del colegio Santo Domingo de Guzmán arranca con una misa, a mediodía, en la Iglesia del mismo nombre. Allí mismo, pasan al salón de actos del colegio para la Asamblea Anual, aprobar las cuentas y dejar ya todo el papeleo resuelto. También allí hay lugar para el homenaje a una de las promociones de alumnos, en este caso la de 1966. "Es una oportunidad para reunirnos varias generaciones, llevamos casi medio siglo unido por el espíritu dominicano", dijo Luis Miguel Suárez, presidente de la asociación de antiguos alumnos.

viernes, 13 de diciembre de 2019

CAROLINA DEL NORTE EN MI MEMORIA


CAROLINA DEL NORTE EN LOS PLIEGUES DE LA MEMORIA

Churchill: estoy perdiendo la chaveta.(he puesto) whisky en las sardinas” Holmes, M. y Roberts, A.

Maravilla la entretenida erudición de Luis M. Alonso, al que no conozco.

Soy de la generación que Juan Cueto consideraba pelmaza de tan leída.

Alonso enmarca a Scott Fitgerald en Carolina del Norte. Estuve unos días de estudiante en la Universidad de Chapel Hill en ese Estado y no lo olvido, pues, aunque viajé una treintena de veces a USA, las conversaciones con colegas universitarios sobre sindicalismo estudiantil, Vietnam, Derecho Penal, racismo, Pena de muerte, licencias de armas, imperialismo yanqui…mantienen argumentos, pasado medio siglo largo. No se peroraba de sanidad universal, feminismo, sida, capa climática u homofobia, aunque algo, no mucho todavía, de discriminación enseñante. Vivían los carismáticos Robert Kennedy y Martin Luther, pronto selectivamente asesinados.
Alonso sitúa al autor del Gran Gatsby en un hotelucho mientras que yo lo estuve en el lujoso INN, que levantaron antiguos alumnos para volver alguna vez al Campus. William Faulkner había pasado una semana de 1931.

Yo ya había apreciado alcoholismo en los grandes Hemingway, Sinclair Lewis, ese fabuloso Faulkner, ¡vivan Paco García y Nacho Gracia!, Tennesse Williams, Capote y, hasta consumirle, Fitzgerald. Los escritores madrileños, salvo el trasplantado exquisito ovetense Pérez de Ayala que daba en casa pausados sorbos al Johnny Walker, solo chateaban vino tinto. Cuando mi entrañable suegro muy de mañana acarreaba madera en la montaña canguesa, un veterano colaborador, Chapinas, adelantándose al reproche saludaba el día con laconismo digno de esos plumíferos americanos, vinazo del terruño, o solysombra, por whisky convencional, “…Molín a la sede hay que day antes de quei te dé”.

En los desayunos del INN tuve de camarero al líder del debate vespertino anterior mientras a  otro interviniente lo había entrevisto de taxista del aeródromo. ¡El ascensorista de color trabajaba dieciséis horas diarias! Esos detallitos laborales, alguno especialmente lacerante, tenían poco que ver con mis Colegio Mayor y Universidad de Deusto.

Eso sí, insisto, mi alojamiento, el mismo de Faulkner ya consagrado y, por lo que cuenta Alonso, bastante mejor al de  Fitzgerald; bien siento que mi escritura no sea comparable; en cualquier caso, confieso que de mi barroquismo léxico recibo bastantes quejas. Intento, no obstante, salvando distancias, defenderme a la manera de Borges:”No escribo cómodo. La meta es el glaciar del olvido” aún en este depredador tiempo en que se derriten invernalmente los tradicionales neveros ¡y solo trato de llegar antes, aunque sea minutos!

¡Vivan los novelistas americanos, con o sin whisky! ¡Viva también la Cumbre Climática, conciencia universal!


jueves, 12 de diciembre de 2019

SIEMPRE JONÁS

El nuevo Plan Verde Europeo

La hoja de ruta de la Comisión Europea ante el cambio climático

12.12.2019 | 01:17
El futuro de la vida sobre la Tierra está en riesgo. El consenso científico es nítido, el respaldo de la opinión pública evidente. Es el momento, pues, de acelerar los compromisos políticos. Y bajo esas premisas, la Comisión Europea presentó el pasado miércoles una hoja de ruta para implementar un nuevo Pacto Verde Europeo, que dé continuidad también a los debates de la COP25 celebrada en Madrid en los últimos días. La temperatura del globo ya se ha incrementado en más de un grado respecto a la era pre-industrial, pero el aumento puede superar los tres grados al final de este siglo con consecuencias difícilmente previsibles. Sin duda, actuar generará costes a corto plazo, pero, como ya señaló el economista británico Stern hace más de una década, no hacerlo golpeará al bienestar del ser humano de un modo sin precedentes.
Para revertir o, al menos, contener el cambio climático y sus efectos negativos, la Comisión Europea se ha propuesto alcanzar la neutralidad climática en 2050, lo que supone que las emisiones netas (corregidas las posibilidades de captura natural o artificial) sean cero. Y en ese camino, se ha fijado un objetivo intermedio para reducir las emisiones brutas de gases con efecto invernadero de hasta un 55 por ciento en 2030. Debo recordar que la reducción efectiva en los veinte años entre 1998 y 2018 fue de un 23 por ciento. De este modo, el objetivo es doblar la reducción en la mitad de tiempo para estar en condiciones de afrontar las siguientes dos décadas hasta 2050 con probabilidad de éxito. El reto resulta hercúleo porque implica una revolución en los modos de producir, trabajar, consumir, ahorrar, viajar, etc. Un camino realmente complejo.
La comunicación de la Comisión establece una vía para los próximos años que se iniciará con un futura Ley del Clima cuya propuesta para el debate legislativo se espera para marzo 2020. Se plantea también ampliar los sectores sujetos al mercado de derechos de emisión, actualizar la directiva de impuestos energéticos, revisar el marco de desarrollo de los planes nacionales de energía, impulsar de nuevo la economía circular, mejorar los modos de edificación, impulsar la movilidad sostenible, el desarrollo de las baterías, el diseño de una estrategia sobre materias primas críticas, la actualización del sector primario, el apoyo de Horizonte 2020 y otros instrumentos de investigación para acelerar la transición tecnológica. La lista se puede alargar con más detalles y propuestas de reforma, pero merece la pena detenerse en dos cuestiones centrales: el ajuste de carbono en frontera y los planes presupuestarios.
La Comisión apunta a la labor de liderazgo de la Unión en los debates globales y esto resulta clave, porque el trabajo sólo de Europa no servirá para mucho. Las emisiones de gases invernadero europeas apenas representan en torno al 10 por ciento mundial. De este modo, aun cuando redujéramos nuestras emisiones a cero, si el resto del mundo no se mueve con cierta ambición, los efectos de nuestros esfuerzos no serían efectivos. Es más, si las nuevas regulaciones para acelerar la necesaria transición facilitan la externalización de las compañías más contaminantes fuera del territorio europeo, por cierto, aquellas empresas que más pueden reducir sus emisiones, algo que no harán en terceros países, el trabajo puede acabar siendo contraproducente. Y para ello, el ajuste en frontera sobre el CO2 importado o la obligatoria participación de las compañías establecidas fuera de la Unión en el mercado europeo de derechos de emisión son el único camino. En este aspecto, la comunicación de la Comisión no es concluyente y se da un tiempo para chequear que los riesgos de fuga se "materialicen", cuando hay ya evidentes pruebas sobre ello.
Respecto a la base presupuestaria, la propuesta es aún difusa. La Comisión cuantifica el esfuerzo financiero para impulsar este Plan Verde Europeo en 260.000 millones de euros en inversión anual para alcanzar los compromisos intermedios en 2030, y aquí nos enfrentamos ya a la realidad de los números. Por una parte, las negociaciones del Marco Financiero Plurianual 2021-27 están bloqueadas, con posiciones muy distantes y con algunos países que no quieren aportar un euro más. Veremos cómo evolucionan esas negociaciones, pero sin un presupuesto potente en las cuentas de la Unión Europea, la misión será aún más difícil. En este sentido, la Comisión aspira a destinar parte de los fondos de los programas actuales a financiar la transición ecológica e involucrar al Fondo InvestEu y al Banco Europeo de Inversiones, aunque no será suficiente. Y, por otra parte, se apunta también a la revisión de las normas fiscales para facilitar la inversión de los Estados miembros, algunos de los cuales se encuentran muy restringidos por los actuales tratados en esta materia, aunque de nuevo esto está pendiente de negociar, y no será fácil.
Merece la pena detenerse también en el debate sobre la creación de un fondo para ayudar en la transición económica. La Comisión ha presentado las ideas generales de ese Mecanismo de Transición Justa dotado de un fondo para acompañar a las regiones y países más vulnerables en el marco de este Plan Verde. La Comisión plantea aunar financiación nueva con dotaciones específicas de los actuales fondos Feder y Fondo Social Plus. Aquí de nuevo hay cuestiones a debatir. La Comisión circunscribe los posibles destinatarios a las regiones y países dependientes de los combustibles fósiles o, bien, con presencia de sectores intensivos en carbono. Esta definición podría incluir a Asturias que, si bien se ha desprendido de la explotación de carbón casi totalmente, mantiene un sector energético e industrial dependiente de los combustibles fósiles. Pero podría beneficiar aún más a aquéllos que no han cumplido con sus obligaciones y mantienen minas hasta el presente. Además, habrá una presión notable de otras regiones con sectores que pudieran sufrir en esta transición, como el automotor, que querrán participar de este programa. A su vez, la financiación conjunta con fondos estructurales y de cohesión generará problemas en la negociación con aquéllos que, sin ser potenciales receptores del nuevo fondo, podrían perder financiación por la parte que ahora les corresponde.
Por último, un breve comentario sobre la industria electro-intensiva. La Comisión reconoce expresamente la relevancia para la economía europea de un sector, por otra parte, clave en Asturias. Sin embargo, habrá que esperar a las recomendaciones de la Comisión que se compromete a publicar a principios del próximo año, quedando en esta comunicación circunscritas las propuestas a la economía circular que, si bien es importante también para la región, dependemos de todos modos de los planes para el resto de la industria.
En fin, la Comisión da continuidad a los ambiciosos compromisos de la Presidenta Ursula von der Leyen con esta comunicación que establece un marco, unos objetivos, unos plazos y una financiación para el Plan Verde Europeo. El documento es amplio y completo y nos sitúa ante el reto existencial de nuestra generación. En los próximos meses, iremos observando las distintas concreciones legislativas de esta hoja de ruta que necesita ser reforzada en la parte presupuestaria. Pero, además, es vital transmitir a la Comisión la urgencia en el combate contra la fuga de carbono que aún perciben como un riesgo no materializado. Europa debe liderar la lucha contra el cambio climático, pero necesita una mejor reflexión sobre los costes redistributivos del proceso desde una óptica territorial, social y generacional. Para eso estamos aquí.

ARTICULO DE PEPE GALÁN EN LNE/OVIEDO

La restitución de la infamia

El regreso al callejero de algunos nombres de la época franquista

12.12.2019 | 01:15
La restitución de la infamia
Con enorme pena leo en la prensa que el TSJA ha fallado a favor de anular el nombramiento hecho por el tripartito ovetense en la pasada legislatura municipal de las calles de los Arquitectos Galán, Juan Benito Argüelles, Lola Mateos y Joaquín Costa en favor de sus predecesores Yela Utrilla, General Yagüe, Marcos Peña Royo y José María Fernández-Ladreda.
Hasta ahí nada tendría que objetar dado que soy lego en Jurispudencia pero sí hasta quedarme ronco como nieto y sobrino de los Arquitectos Galán, como ovetense y como español.
Si decía que mi primer sentimiento fue de pena añado que pronto derivó en indignación y humillación al ver que la mayoría municipal actual no ha manifestado la más mínima posibilidad de que no se consuma la vergüenza nacional de volver a honrar en el callejero a personas tan abyectas como Yela Utrilla y Yagüe, cuyo solo nombre evoca sangre, terror y familias destrozadas de por vida.
Como nieto, digo, de Julio Galán Carvajal, sobrino y ahijado de Julio Galán Gómez -quienes, por cierto, se da la ironía de que no eran de izquierdas, sino todo lo contrario-, y ovetense hasta la médula, me avergüenzo de los regidores de mi Ayuntamiento al humillar, al enviar al pozo negro del olvido la trayectoria de estas tres personas a mayor gloria de nuestro siempre querido Oviedo.
Para quien no lo sepa diré que Juan Francisco Yela Utrilla fue el jefe de Falange en Oviedo desde octubre de 1936 a diciembre de 1940, cargo por el cual forzosamente conoció y consintió, cuando menos, las docenas y docenas de "sacas" domiciliarias, "paseos" y asesinatos nocturnos en el Campo de San Francisco, tapias del cementerio, etcétera, de todos aquellos "rojos" contrarios al régimen impuesto por las armas o, simplemente, díscolos con el mismo.
Pues bien, a este sujeto tienen que cederle el honor de estar en el callejero de la ciudad dos grandes arquitectos cuya obra ahí sigue para su estudio y admiración: Círculo Mercantil-Banesto que fue, BBVA, Casas Gemelas de la calle del Marqués de Santa Cruz, antiguo Sanatorio Miñor, colonia del Marqués de San Feliz, antiguo Banco Simeón, Asturias esquina a la avenida de Santander, Caja de Ahorros de Asturias, Toreno 5, Colegio de Médicos, etcétera, son sólo alguno de sus legados, por no citar el de Galán Carvajal en La Coruña, donde es conocido hasta por los taxistas (literal).
Y qué decir que no se sepa del general Juan Yagüe Blanco, que para su vergüenza figura ya en la Historia con el sobrenombre de "El Carnicero de Badajoz", imputado por crímenes contra la humanidad, por haber sido el responsable último de los miles de víctimas que cayeron bajo su bastón de mando represor tras la toma de la ciudad y de Extremadura. Pues resulta que, por esta sentencia y laxitud del Ayuntamiento, Juan Benito Argüelles, el hombre bueno, conciliador, creador y propulsor junto con su esposa, Lola Lucio, de Tribuna Ciudadana, el mejor foro cultural que conoció Oviedo y aún pervive, decae del callejero ante la perversión de Yagüe.
Estimo que ningún Consistorio democrático, sea del signo que sea, puede dejar este tema tal como lo ha puesto en suerte el TSJA. ¿Cómo?, del modo más sencillo: en un punto del orden del día del próximo Pleno, el Ayuntamiento da por recibida la sentencia sin más y en el siguiente punto aprueba por mayoría una moción presentada previamente por algún edil otorgando los nombres que se citan y aquí paz y después gloria. El Ayuntamiento es absoluta y legítimamente soberano para poner o quitar el nombre de cualquier calle como se ha hecho siempre en todas las ciudades del mundo.
Deseo de todo corazón que la ciudad de mi cuna, a la que amo sobre cualquier otra, no pase la vergüenza y deshonor nacional y tal vez internacional de restituir a sus calles los nombres de la infamia.

domingo, 8 de diciembre de 2019

Jesús Suárez López
CÁTEDRA ARCHIVO DE LA TRADICIÓN ORAL DE ASTURIAS
Unos cómicos ambulantes hacen ver a sus espectadores que un gallo se pasea por la plaza del pueblo llevando una enorme viga de madera en el pico. La gente asiste embobada al espectáculo cuando se aproxima una mujer que viene de la siega con una carga de hierba sobre los hombros. Sorprendida ante tanta expectación, pregunta a los concurrentes por qué se maravillan del simple hecho de que un gallo lleve una paja en el pico. Al escuchar a la mujer, el comediante la señala con el dedo exclamando: “¡Esa señora lleva veneno encima!”. Y, efectivamente, cuando examinan la carga de hierba que la mujer trae a hombros, encuentran una culebra enroscada en su interior. Parece ser que el veneno de la serpiente impedía que la mujer tomase parte de la ilusión óptica provocada por el comediante.
Armando García López y su mujer, en 2012. 
Si atendemos a las diferentes versiones que hemos podido grabar de este relato, aquellos cómicos ambulantes representaron el mismo espectáculo en diferentes localidades de los concejos de Bimenes, L.lena, Riosa, Quirós, Tinéu y Cangas del Narcea. Lo curioso es que en todas las ocasiones coincidió que llegaba a destripar la función una mujer que, casualmente, pasaba por allí con una carga de hierba.
Cabe pensar que esta compañía de comediantes llevaba bastante tiempo circulando por el norte de España, pues según cuenta José María de Pereda en la “Segunda serie de escenas montañesas” (1871), también hubo una función en Vitoria (Álava) a la que acudió un mozo cántabro que estaba allí sirviendo al rey. Antes de acudir al espectáculo, un compañero del cuartel le dio un envoltorio de papel diciéndole que si quería ver la comedia “en toda regla” que lo llevase consigo. El militar lo abrió por curiosidad para ver qué había en su interior y encontró un “rézpede de culiebra”, es decir, la lengua bífida de una culebra. Guardó el envoltorio en el bolsillo y se marchó a ver la comedia. Al poco de empezar la función sale un gallo al medio del escenario y toda la gente empieza a decir que ese gallo lleva una viga en el pico. “¿Cómo que viga?”, exclama el muchacho, “si lo que lleva el gallo en el pico es una paja”. En esto, lo oye el comediante y llamándolo a un aparte le dice: “Melitar, usté tien rézpede, y yo le doy a usté too el dinero que quiera por que se marche de aquí”. Conclusión, que el militar entró al trato, se ajustaron en dos reales y medio y volvió muy satisfecho para el cuartel. Está claro que el escritor cántabro conocía nuestro relato por tradición oral y lo recicló como materia de novela costumbrista.
La fantasía del gallo que arrastra una viga era ya un tópico en la Edad Media, según podemos intuir; y así lo atestigua el inquisidor francés Étienne de Bourbon en su “Tratado de diversas materias a predicar”
Para seguir la pista a este relato, tenemos que dar un salto hacia atrás de cinco siglos. Concretamente hasta el año 1490, en que el teólogo dominico Juan López de Salamanca da a la imprenta su “Segundo libro de los evangelios de los domingos de todo el año”, donde narra escuetamente la siguiente historia: “Una vez un ilusionista engañó a mucha gente en un mercado. Ató un gallo con un hilo de lana al pie y lo echó por el mercado. Y toda la gente maravillada decía que el gallo llevaba una viga de lagar arrastrando con el pie, y aquello no era sino fantasía de viga”.
A juzgar por este testimonio podemos intuir que la fantasía del gallo que arrastra una viga era ya un tópico en la Edad Media. Y así lo atestigua el inquisidor francés Étienne de Bourbon en su “Tratado de diversas materias a predicar”, redactado hacia el año 1250, donde alude a un hecho que, según él mismo afirma, conoce de oídas: “He oído decir que un encantador conjuró a los demonios para confundir la imaginación de los hombres y hacerlos ver que un gallo tirando de una paja por un hilo semejaba tirar de una gruesa viga por medio de grandes cables”.
Como podemos ver, ambos relatos se reducen a constatar un hecho –ciertamente sorprendente– sin entrar en otro tipo de consideraciones ni recabar la presencia de otros personajes –como la mujer asturiana con la carga de hierba o el militar cántabro– que arrojen otro punto de vista sobre lo que realmente se está mostrando a los espectadores.
Si nos aventuramos a explorar el campo de la tradición oral más allá de nuestras fronteras, podemos comprobar que la mujer con la carga de hierba –que inadvertidamente lleva una culebra en su interior– hace su aparición en diversas regiones de Francia —Languedoc, Bretaña, Normandía— y de Suiza —cantones del Valais, Vaud y Tesino—; mientras que en otras tradiciones como la alemana, la irlandesa o la escocesa también aparece una muchacha (o un hombre) con una carga de hierba, pero lo que lleva en su interior no es una serpiente, sino un trébol de cuatro hojas. Así nos lo cuenta el gran escritor escocés Sir Walter Scott en su compilación de “Poemas de la frontera escocesa” (1802), refiriéndose a una tradición oral preexistente que él mismo confiesa haber tomado por cierta: “Recuerdo haber escuchado (ciertamente hace mucho tiempo, porque en ese momento creía en la leyenda) que un gitano ejerció su encantamiento sobre varias personas en Haddington, a quienes mostró un gallo común arrastrando lo que parecía a los espectadores un tronco de roble. Un anciano pasó con un carro de hierba, se detuvo y sacó un trébol de cuatro hojas. Los ojos de los espectadores se abrieron y el tronco de roble pasó a ser un junco”.
Catalogado con el número 987 en la clasificación de tipos del cuento folclórico internacional “The Types of International Folktales” (2004), bajo el título de “El mago fingido descubierto por la muchacha lista”, podemos observar que no se recoge en este catálogo internacional ninguna versión española. Tampoco aparece reflejada la existencia de este cuentecillo en el “Catálogo tipológico del cuento folclórico español” (2003) ni en el “Catálogo de cuentos folclóricos portugueses” (2006).
En consecuencia, podemos afirmar que las versiones asturianas que dan pie a este artículo, procedentes de Santa Gadía (Bimenes), Armá (L.lena), Felguera (Riosa), Vil.lamarcel y La Rebollá (Quirós), L.lavadoira (Tinéu), Trescastru (Cangas del Narcea) y Pousadoiro (Santalla d’Ozcos), son las primeras que se documentan en el ámbito de la Península Ibérica para un cuento-tipo que se extiende por las tradiciones orales de Finlandia, Dinamarca, Estonia, Holanda, Alemania, Irlanda, Reino Unido, Francia, Suiza, Italia, Austria y Hungría. De ahí que este puñado de versiones asturianas pueda considerarse, justamente, como un verdadero “tesoro” de nuestro patrimonio cultural inmaterial.

viernes, 6 de diciembre de 2019

¿OVIEDO, SIN AVE?


¿AVE SIN OVIEDO?

“Cuando ustedes lean esto (si es que alguien, etcétera) ya habrá pasado todo, y todo habrá empezado de nuevo” Rodríguez Rivero, M.

Con motivo de despedir a la querida tía Mabel, pariente a su vez por afinidad de la excelente novelista María Luisa Navia-Osorio, me topé, en San Lázaro, con un letrero de OVIEDO que tenía embadurnado, debajo, una probable traducción a falso asturiano. El betún del bretón al revés. Enseguida, el periodista Orlando Sanz, que puso en evidencia las fechorías betuneras de aquel norteño viajero francés, bablista enragé, se apresuró a asegurarme su no autoría de la tachadura compensatoria y, a la vez, advierto a mis violentos detractores que callen improperios ¡pues yo tampoco!

De mayor enjundia, la unión ferroviaria con la meseta, con el abracadabrante cambio de sentido de León, con la vía veloz de Valladolid y con Madrid, galdosianamente desdoblado en terminología de los EPISODIOS de don Benito, Chamartín de Napoleón y virginal Atocha. Cobra actualidad lo que honorable técnico me advirtió ha mucho y previne a Hugo Morán, entonces Alcalde de Lena, con cuyo predecesor republicano, Cienfuegos, mantuve gratísima relación a su regreso del exilio: “el AVE llegará a Lena sin dificultad y trenes lanzadera comunicarán Oviedo, Gijón, Mieres, incluso puede que Langreo…”. Demasiados retrasos en cansina polémica. Recién escucho divertido, o doloroso, argumentario sobre la imposibilidad de que un tren fórmula AVE frene y recupere velocidad de crucero en la leve distancia Gijón/Oviedo y aún en tramo LENA pegado al Nalón. Bien recuerdo al bueno de Paco Carantoña cuando defendía la autovía cantábrica borrando el Oviedo de Alfonso II, y al no menos bueno Padre Tucci S.J., luego Cardenal, empeñado en que Juan Pablo II oficiase en Llanera ni la Catedral.

¡Oh, Fernando Lastra, hoy senador, sobre la imprescindible Metrópolis! Y es que el sarcasmo astur ha concebido, en la regentiana LA COSTA, fantasmal convoy que pase sin detenerse por la ovetense ESTACIÓN del Norte. Clarín, que se imaginó a Álvaro Mesía subiéndose al compartimento de la Señora Ministra de Gracia y Salero, puso desde la ficción acento anacrónico en una Estación que consiguió la mayor transformación urbana de Oviedo, lo que los discípulos del fallecido sabio Francisco Quirós, llamaron BARRIO DE URÍA, el arboricidio de EL CARBAYÓN, la sustitución comercial del OVIEDO REDONDO por el eje Fruela-Uría…Si ahora la Estación quedase con andén AVE para calendas grecas, el dinamismo muscular de esta ciudad, ¡cruce de caminos sin río urbanita!, resentiría cierta inanición, aunque siempre quedaría renacer tomando el expreso mesetario en Lena, con perdón de los que me denostaron por sostener ese histórico nombre cuando fugazmente presidí la COMISIÓN ASTURIANA DE TOPONIMIA. Oviedo, capital eclesiástica y administrativa, gracias a la Estación lo fue comercial, malherida luego por el abusón exceso de grandes superficies y ese sin vivir, digo sin Ave, planificado por el Ministro Blanco para TODAS las capitales provinciales.

¡Ojo, no obstante, al dilema de Tomás de Iriarte de si galgos o podencos!

 A no olvidar tampoco la playa de vías de Lugo de Llanera, diseñada por el ingeniero y novelista Juan Benet, que mientras proyectaba se decidió a vivir, escribir y leer a sus íntimos, incluido al colega en letras, detenciones, contubernio muniqués y FLP, Martín Santos, junto a la llamada para madrileños “Estación del Norte”. Por cierto, un siglo después de Clarín, el cineasta Méndez Leite omitió la Estación haciendo llegar a la salerosa ministra en coche de punto a la Plaza de la Catedral, recuperada sin la ENCIMADA ni el FONTÁN en el bullicioso mercado que soñó el arquitecto/urbanista Francisco Pol.

En fin, en tiempos clarinianos y/o benetianos no hubo AVE; ahora, tampoco.


domingo, 1 de diciembre de 2019

PRESIDENCIA SENADO PRÓXIMO MARTES

ME ALEGRA QUE SE PROPONGA A UNA FEMINISTA CONSECUENTE PARA PRESIDIR EL SENADO SUSTITUYENDO A QUIEN POR PLAGIO NUNCA DEBIÓ HACERLO POR MUCHOS OTROS ENCOMIABLES VALORES QUE ATESORASE