viernes, 30 de marzo de 2018

Luís de Pravia

LUIS DE SUSANA

Yo siempre le conocí, en la clandestinidad política, como Luis de Pravia pero bien supe luego que Luis Álvarez era más Luis de Susana por su carismática madre.
Eran notables los referentes pravianos de la calidad de Luis y de Maruja, su mujer, que bien extendían su influencia a Avilés. En el intermedio concejo de Castrillón recuerdo la tarde que Luis me trajo su traducción del inglés al español del libro de Daniel Cohn Bendit sobre 1968. Aquella versión de Dany, al que muy luego conocí como gran orador, desprendido de su utopía, en el Parlamento Europeo, me interesaba poco pues había leído el original francés, pero lo relevante era cómo un intelectual asturiano se adentraba con galanura en un pensamiento que, sin compartirlo en absoluto, debía formar parte de la dieta cultural de nuestro tiempo. Salvando épocas y teorías, Gandhi hizo su versión de Tolstoi en Sudáfrica.
Pravia fue capital de España, tras Cangas de Onís y poco antes que la corte astur se instalara en Oviedo. Le conté una vez a Tierno Galván el recorrido de la capital: Cangas-Pravia-Oviedo-León-Valladolid-Madrid-Valladolid-Madrid. 
He conocido, además de Luis y Maruja, a otros pravianos de calidad sociopolítica: Eulogio García Fernández, José Manuel Álvarez, también llamado Pravia, Arango, María Jesús Álvarez.., En el envés, una de las pocas veces que hablé con Fraga Iribarne me expresó su admiración por Ricardo Álvarez Díaz, Pire, triste y también recientemente fallecido...
Eulogio, Gin, una personalidad singular, procesado del siniestro TOP por injurias al Jefe del Estado. Era Juez de Mieres y fue defendido por el entrañable Luis Vega Escandón. José Manuel Álvarez es autor de una magnífica biografía de Pedrayes. Jesús Arango, personalidad  referente de la transición política, clave, entre otras, de la penetración progresista del campo asturiano, por el que sigue luchando, Quijote andarín donde los haya, desde Los Cabos, en cuyo Colegio profesó mi admirada Emilia Areces. María Jesús lidió con mano diestra la Junta General del  Principado todavía en tiempos recientes. 
Es precisamente Luis Álvarez mentor de nuestra hogaño Consejera de Agroganadería y Pesca, cuyo exitoso paso comunitario en la siempre difícil Bruselas, mi Brubru, todavía recuerdo.
Luis, sabioprudentehumanista,  que en lenguas romances significan lo mismo, de proverbial delgadez y ojos vivos...
Se fue con la discreción y ejemplaridad silente que vivió, allá en la Pravia egregia que contribuyó a democratizar. Tardé en saber de su ausencia al otro lado de mi iPad por lo que la pena en su hondura me durará, en la realidad y en la virtualidad, ambas muy suyas

viernes, 23 de marzo de 2018

MARTE MÁS CERCA

MARTE MÁS CERCA

 "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el Coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre le llevó a conocer el hielo"


Este periódico viene teniendo la bendita audacia de popularizar, con cierto éxito, la Ciencia y algunos de sus socialmente impactantes recovecos. Esta vez con la oportunidad estelar de la relevante nueva Presidenta astur del CSIC.

En el ciclo de este año he asistido a la magistral exposición del  investigador Martínez Frías, presentado por Amador Menéndez, sobre asunto capital que viene mucho tiempo fascinando a los seres humanos y aún más, si cupiese, a los literarios: Marte.

Como la primera visión marciana que guardo en el magín de un cómic infantil representaba a los viajeros que venían del planeta rojo con unas sobresalientes prótesis auditivas, o al menos en el tradicional lugar de las orejas, lenguaje cifrado  y apreciable alopecia, sigo esclavo de esa imagen aunque escuche versiones científicas que solo son, para mi yo interior,desarrollos de aquellos iniciales personajillos de pequeña y revoltosa estatura. La broma de Orson Welles a sus congéneres con "La guerra de los mundos" puso en evidencia cuán a flor están ese tipo de navegaciones de Julio Verne/H.G.Wells. Tras oír a Martinez Frias queda claro que el viaje de ida desde la tierra, todavía no apañado, tardará y cuya duración, y por tanto problemática intendencia añadida, no menor a seis meses.

Será, en efecto, quizá para pronto pero para mí, que ya tengo ardua la mera andanza de don Alonso Quijano, demasiado largo me lo fían. En cualquier caso, tampoco está tan lejos la inolvidable ambición por descubrir el pasado del hielo como revelaba el comienzo de "Cien años de soledad" y la afanosa búsqueda de las estratificaciones hidrotermales  en la corteza del planeta amigo.

Escuchando en el Club de Prensa, que dirige María José Iglesias, hice mías un montón de novedades que despertaron ensombrecidos recuerdos dormidos. En el lavabo tengo una piedra mágica de jarosita que heredé de mi abuelo para cicatrizar las heridas del afeitado y que paso a contemplar no ya con el mágico respeto que le tuve siempre sino ahora a sabiendas que es pieza mineral de la piel de Marte. Y todo el resto de la información astrobiológica me llega junto a mis íntimas reflexiones: mi otro abuelo provenía de Caspe/Bujaraloz, zona endorreica evaporítica, donde parece que la tal roca es propia de la geodiversidad.

La cercanía de Marte nos acostumbraría quizá a ver la primera frase del clásico de García Márquez de forma inversa, como si leyéramos caracteres arábigos:
La vetusta huella del hielo sería muy otra y los fusileros del pelotón apuntarían al revés, hacia nuestra ignorancia hidrotermal lejana.
Sigamos,pues, consumiendo dieta científica en la marginal cotidianidad humanitaria...

viernes, 16 de marzo de 2018

Lastra y la Ronda Norte

DE RONDA NOCHE DE REMBRANDT A RONDA NORTE DE LASTRA


Al principio la muchacha del Dauphine había insistido en llevar la cuenta del tiempo, aunque al ingeniero del Peugeot 404 le daba ya lo mismo.
"La autopista del sur". Julio Cortázar.



No olvido el momento de decidir Colegio Mayor y Facultad por mis hijos. La familia se planteó las horas a perder en el transporte madrileño.

De aquella un tal Onassis, el otro Aristóteles de la cotidianidad, estimaba que"durmiendo tres horas menos, se ganaría mes y medio al año". 

El objetivo del multimillonario armador griego era "más dinero ganando tiempo"; el nuestro otro pero quemar horas/deshoras inútilmente es ya mal universal cuyo cómputo por El País de las dos mil ciudades más populosas y peor comunicadas da resultados espeluznantes.

Como la Literatura se adelanta, Cortázar evocaba la asumida desesperación en una autopista parisina. ¿Con qué genialidad nos hubiera conmovido Franz Kafka, ido antes del boom automovilístico, que sí hizo filosofar a Herbert Marcuse? La película La La Land inicia con atasco, en Los Ángeles, la más sufridora del espiral colapso. Otra de las cabezas del siniestro ranking, Santa Fe de Bogotá, donde, a una conferencia que me envió la U.E., casi llego tarde y mi presentador ni llegó. Los bogotanos sufrían restricciones denominadas"pico y placa". En la lista de despropósitos no sale San Juan de Puerto Rico, para la que en camino hube de tomar hotel a la espera de que con la madrugada aligerara el caos.

¿Cómo la civilización sigue con este baldón, al que no son ajenos, v.g., Moscú o la emergente China...?. Los provincianos somos privilegiados pero hemos de estar vigilantes. En Tokio y Helsinki, tan distantes con nos y entre sí, son muy cautelosos. .

La red circunvalante de Oviedo está sin la llamada Ronda Norte. Es, no obstante, esperanza la previsión de trazo de Fernando Lastra.

La Ronda Sur fue error como han denunciado vecinos avisados e, incluso, la posterior Ronda más Sur, llámese como se quiera, debió ir menos ceñida a la diadema urbana pero no dejó de padecer el coste de oportunidad, el miedo a frágil financiación al siguiente ciclo, la burocratización, el titubeante medioambientalismo y el acoso de la idea fuerza de la peatonalización, o como Ferlosio y De Azúa, puntillosas autoridades lingüístico literarias, permitan decir, del Oviedo redondo ampliado. Ahora, en la contraparte del anillo, otros planteamientos de buena fe enriquecerían el debate sin lentitudes ni falso pragmatismo cortoplacista. Es, en cualquier caso, urgente, pienso, que Lastra, al que no faltan agallas, no tenga obstáculos. Aprendamos de poblaciones, que, algunas, ni tenían problemas financieros. 

Dos consejas de anciano de la tribu: Ciudad Naranco fue despropósito urbanizador ya en los treinta/cuarenta y el suministro seguro de agua en los ochenta se consiguió por doble boca, Tanes y El Aramo, que no implica circunvalación desdoblada pero algo sugiere.

Si la sociedad se encuentra paralizada actualmente, no se debe a la falta de medios sino a ausencia de objetivos, Lewis Mumford dixit

Ámsterdam, casi próxima por beldad a Oviedo, guarda como joya preciada una ronda nocturna, a pie, también mal nominada, con unas pinceladas de luz oscura que entraron en la Historia del Arte. Es la obra maestra de Rembrandt; aquí, esperamos, simplemente el trazo firme del equipo de un Consejero. Salvando distancias, geografías, historias seculares y géneros artísticos, está predestinado a tener algo de iluminación magistral en tierra mítica.

miércoles, 14 de marzo de 2018

Murió Stephan Hawking

Fallece Stephen Hawking, el científico del origen del universo

Stephen Hawking. / FOTO: ARCHIVO | VÍDEO: ATLAS

Sus enormes aportaciones en el campo de la astrofísica, su capacidad divulgativa y su lucha contra la esclerosis lateral amiotrófica que padecía desde los 21 años le convirtieron en la figura científica más popular desde Albert Einstein

JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid 
El físico británico Stephen Hawking ha muerto en la madrugada de este miércoles en su vivienda de Cambridge a los 76 años. Autor de buena parte de los descubrimientos de la astrofísica moderna, sus enormes aportaciones al conocimiento del origen y evolución del universo, su gran capacidad divulgativa y su lucha contra la esclerosis lateral amiotrófica que padecía desde los 21 años lo convirtieron en la figura científica más popular desde Albert Einstein
«Estamos profundamente tristes porque nuestro querido padre haya fallecido hoy», señalan los hijos del profesor Hawking, Lucy, Robert y Tim, en un comunicado en el que han hecho pública su muerte. «Fue un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurarán muchos años», agregan.
Stephen Hawking nació el 8 de enero de 1942 en la localidad inglesa de Oxford, lugar al que Frank Hawking, investigador biológico, y su esposa, Isobel, llegaron huyendo de los bombardeos alemanes que en plena Segunda Guerra Mundial asolaban Londres. Después de una infancia marcada por un desempeño académico lejano de la brillantez se graduó en 1962 y comenzó a cursar en Cambridge sus estudios de posgrado. Sería entonces cuando comenzó a desarrollar los primeros síntomas de esclerosis lateral amiotrófica, una enfermedad neurodegenerativa que según los médicos, sólo le permitiría vivir unos años más. Con el paso del tiempo, Hawking quedaría postergado en una silla de ruedas e incluso perdería la capacidad del habla, lo que no impidió al astrofísico continuar con su doctorado en física e iniciar una carrera brillante, hasta ser considerado uno de los científicos más grandes de su tiempo.
El físico británico profundizó en las teorías de Einstein y se planteó el colosal reto de armonizar la teoría de la relatividad general formulada por el científico alemán y la mecánica cuántica. Junto a su compañero en Cambridge Roger Penrose desarrolló un novedoso y complejo modelo matemático creado a partir de la teoría de la relatividad general lo que le permitió probar en 1970 el primero de sus varios teoremas de singularidad, que proveen una serie de condiciones suficientes para la existencia de una singularidad espaciotemporal en el espacio-tiempo, lo que permitió consolidar la idea del Big Bang como origen del universo.

Más información

Sus estudios sobre los miniagujeros negros lo llevarían a combinar por primera vez la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica para resolver el problema de estudiar estas estructuras de dimensiones muy reducidas y de densidad extraordinariamente elevada, sobre las que no se creía que se pudiese obtener algún conocimiento. En 1974 propuso, de acuerdo con las predicciones de la física cuántica, que los agujeros negros emiten radiación térmica hasta agotar su energía y extinguirse.
Todas estas aportaciones al conocimiento sobre el origen y evolución del universo le llevarían a alcanzar en 1980 la Cátedra Lucasiana de Matemáticas en Cambridge, emulando a Isaac Newton, segundo profesor lucasiano de la historia de la institución académica y formulador de la ley de la gravitación universal.
No obstante, los síntomas de la enfermedad seguirían desarrollándose a lo largo de la década de los ochenta hasta dejar sin habla al cientifíco después de someterse a una traqueotomía en 1985. Un sintetizador de voz permitiría a Hawking comunicarse a partir de entonces y convertirse, paradójicamente y a pesar de las limitaciones, en un excelente divulgador, que a través de obras como 'Una breve historia del tiempo', publicada en 1988, logró convertirse en una figura mediática y acercar la astrofísica a un público general para el que resultaba hasta entonces todo un galimatías.
Otras obras posteriores, como 'Agujeros negros y pequeños universos' (1994), 'El universo en una cáscara de nuez' (2002) o 'El gran diseño' (2010), manifiestan una intención divulgativa todavía mayor y se convierten en enormes éxitos editoriales con millones de ejemplares vendidos en todo el mundo. De hecho, Hawking aborda incluso la literatura infantil con 'La clave secreta del universo', un libro dirigido a niños y escrito en colaboración con su hija Lucy.
Su enorme popularidad se ve reforzada en los últimos años por numerosas apariciones públicas y conferencias, alguna polémica como la que le llevó a perder una apuesta en 2012 con el también físico británico Peter Higgs sobre el Gran Colisionador de Hadrones y su capacidad para dar con el bosón de Higgs e incluso un vuelo a la estratosfera en el que pudo experimentar la ingravidez invitado por la empresa estadounidense Zero Gravity.
Hawking deja tras su muerte un legado científico enorme, con algunas de las claves que permitirán seguir profundizando en el origen, estructura y evolución del cosmos y avalado por muchos de los reconocimientos científicos más prestigiosos, pero más allá de todo ello, transmite con su intensa peripecia vital el deseo de hacer llegar el conocimiento científico a cualquier público y superar mediante el pensamiento la limitación de un cuerpo atado a una silla de ruedas.

¿Qué es cohousing?

Es un tipo de comunidad cohesionada por su forma de entender la relación entre vida privada y vida común. Está formada por viviendas privadas y una dotación importante de servicios comunes. Está planeada y gestionada por sus residentes, según el modelo que ellos mismos deciden, lo que les permite definir el proyecto según sus necesidades específicas reales. Para conseguir un coste moderado las viviendas, aún contando normalmente con equipamiento completo, suelen reducir su superficie habitual para dedicarla a los espacios comunes.

eCOHOUSING_QUE ES COHOUSING_CONVIVENCIA-INTIMIDAD

.

Los residentes pueden definir su propio modelo de convivencia para compartir algunas o muchas de las actividades vitales, desde las más básicas como la gestión de la comunidad, la limpieza o el ocio, hasta la cocina, el cuidado de los niños, la jardinería, etc. Los servicios comunes, con un marcado carácter socio-cultural, pueden incluir cocina, comedor, lavandería, guardería, enfermería, oficinas, talleres, sala de actos, habitaciones de invitados y viajeros, salas de juegos, gimnasio, ordenadores y multimedia, spa, invernadero, etc.

Hay cohousing de muchos tipos: urbanos y rurales; en edificios nuevos o en rehabilitados: las casas pueden ser de tipo unifamiliar, adosado o en bloque y los espacios comunes estar agrupados o repartidos. Cohousing es una alternativa al anodino y derrochador urbanismo actual.

El concepto moderno nace en Dinamarca en los años 60-70, pasando posteriormente a otros paises del norte de Europa y a Estados Unidos, donde se formaliza el nombre genérico cohousing para definir esta forma de organización del modo de vida y de la vivienda.

lunes, 12 de marzo de 2018

Candidatura de El Ciervo al Premio Princesa de Asturias

PREMIO PRINCESA DE ASTURIAS 2018
__________________________________________
CATEGORÍA: Comunicación y Humanidades

La revista El Ciervo fue fundada en 1951 y desde entonces se viene editando sin interrupción. Sus 68 años y 768 números la convierten en la publicación de su género decana de la prensa española. 
El Ciervo es una revista de pensamiento y cultura que trata asuntos no solo culturales sino sociales en toda la amplitud del término. Esto la diferencia de publicaciones estrictamente literarias o académicas. Se edita en Barcelona y tiene suscriptores en todas las provincias de España y en otros 23 países. 
Por los méritos que se detallan en el dosier adjunto y que aquí se avanzan El Ciervo es un buen candidato al premio de Comunicación y Humanidades. Que un premio de tanto prestigio reconociera el esfuerzo, casi milagroso, de una revista modesta que ha sabido superar todas las crisis a lo largo de siete décadas, sería un buen ejemplo para todos. Tres méritos, por encima de todos, la acreditan como candidata:
1. Su persistencia. Siete décadas ininterrumpidas en la calle constituyen un hito al alcance de pocos. Son un ejemplo de tenacidad, trabajo bien hecho, constancia, resistencia y capacidad de superación. 
2. Su hemeroteca, auténtico patrimonio nacional. Los 768 números de El Ciervo recogen siete décadas de historia de nuestra sociedad. La revista, que siempre apostó por la libertad, la ilustración, la democracia, la Constitución y Europa fue perseguida durante la dictadura, punto de encuentro de voces dispares y aun antagónicas durante la Transición, y mesa de diálogo, sosiego y moderación en la democracia. Su hemeroteca reúne las firmas más destacadas de la intelectualidad española de toda la segunda mitad del siglo XX y las dos primeras décadas del XXI.
3. Española desde Cataluña. El papel, que ha ejercido desde su fundación, de puente tendido al diálogo da a la revista una autoridad moral para serlo hoy. Que la revista decana de la prensa de pensamiento y cultura española sea catalana es, además, un dato destacable y en absoluto azaroso: refleja que existe una tradición real y auténtica de comunidad a lo largo de la historia entre Cataluña y el resto de España, una voluntad compartida de construcción y comunicación de la riqueza cultural que nos vertebra y un vínculo que de aflojarse sería una gran pérdida. El Ciervo, una vez más, puede contribuir cabalmente a reforzarlo.

Fdo.: José Corredor-Matheos
Premio Nacional de Literatura 2005
Creu de Sant Jordi 1988



En Barcelona, a 9 de marzo de 2018

viernes, 9 de marzo de 2018

Enrique CASTRO, QUINI

LA DOBLE FRENTE DE ZARRA

En mi tiempo, anterior a los siniestros etarras, muchos chavales no vascos adorábamos al Atleti de Bilbao. Lo que Miguel Delibes aseguraba mantener desde Valladolid por el Real Oviedo de Lángara, Herrerita, Antón y Emilín, sentía yo muy luego, con el Oviedín en segunda, por el Club de San Mamés. Telmo Zarra acababa de retirarse y su puesto fue cubierto por otro centro delantero no tan carismático, por lo que el seguimiento se desplazó a Carmelo/Iribar, Garay, los medios Mauri y Maguregui y, sobre todo, el Piru Gainza…
El mito Zarra seguía alimentando la leyenda pues se hablaba de que, especie humana única, poseía doble huesuda frente con lo que el testarazo tras un córner resultaba remate imparable. Era la repetición legendaria de Budapest donde el público espoleaba la efectividad de un tal Janos Kalmar, luego técnico en la Liga Española, para el que un saque de esquina suponía "medio gol”.
Tuvo que nacer en Oviedo un rapaz llamado popularmente Quini, que vistiendo las camisetas del Sporting, el BarÇa y la selección española, hiciese olvidar, incluso al gran Matías Prats, el Zarra goleador de Maracaná. Jugador magistral, aunque le dijesen Brujo, nada del voluntarismo matagigantes que le precedió.
Lo han escrito Miguel López Serrano, Melchor Fernández,Juan Cueto y tantos:¡además gran persona!
Sin estridencias, inimaginable en las estupideces de Neymar, Cristiano o Maradona, ni en el anti deporte de los atletas dopados. 
Ha mucho le reconocí, ayudando humildemente a sus tíos en un bar del Paseo de Salinas, compenetrándose con su hermano que dio la vida por salvar a una anónima familia inglesa, asumiendo las críticas que sufrió por un ligero síndrome de Estocolmo, que era simple ingenuo y generoso corazón perdonador…Y, aún más si cabe, pude apreciar su elegancia ilimitada con motivo de un incidente electoral que tuvimos en 1977,donde Quini y otros nueve deportistas de élite firmaron una recomendación de voto a favor de Unidad Regionalista en la que yo estaba. Cuando salió a la luz aquel escrito estábamos ya claramente derrotados pero, con lamentable oportunismo, lo utilizamos en las últimas horas de la campaña. Todos los firmantes tuvieron una presión desmedida por aquello, que hoy no se comprendería,  y, tras hablarme, Quini salió del apuro como pudo, insisto, con elegancia y humanismo, como lo que siempre fue, un auténtico paisano, tal definió el Rector de la Universidad. "Nunca cometí la torpeza de creerme número uno" declaró a Julio Puente y Pablo González.
Su desaparición, y el recuerdo de su hermano Jesús, no es simplemente el de la gloria deportiva, sino de la concepción precisamente de esos valores deportivos que a determinadas alturas tanto se diluyen. 
La doble frente de Zarra...también la del excelente humanista. Triple, pues, la suya.

lunes, 5 de marzo de 2018

OPORTUNO ARTÍCULO DE JAUREGUI EN EL PAÍS

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, atiende a los medios de comunicación.
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, atiende a los medios de comunicación. EUROPA PRESS
A pesar de que la derecha política española se ha dividido en dos partidos, PP y Ciudadanos, el PSOE no emerge como alternativa de gobierno todavía. Naturalmente, hay mil explicaciones y otras tantas propuestas Las mías tienen que ver con cuatro claves.
El centro sociológico español es cada vez más amplio e intergeneracional. No hemos querido ni sabido defender nuestros legados, incluida la gestión de la crisis y la disputa ideológica con Podemos autoafirmándonos reiteradamente “somos la izquierda”. Y eso nos está alejando de un electorado de centro progresista. Hemos olvidado una regla experimentada en todas nuestras victorias electorales: la izquierda nos vota —aunque nos considere de centro— cuando somos la alternativa a la derecha. Es decir, el voto útil de toda la vida. Si nuestra estrategia es disputar el voto de la izquierda y no ganar el centro, perderemos el liderazgo de la alternativa y dejaremos de ser un partido de mayorías.
La modernidad no es reivindicarse como el nuevo PSOE, sino ofrecerse a las generaciones nacidas a finales del siglo pasado liderando los debates y las soluciones del siglo XXI. El PSOE ha hecho un cambio generacional necesario. Nuestros dirigentes, jóvenes y preparados, son socialistas de muchos años. Pero sus encomiables y comprensibles esfuerzos por disputar la modernidad a quienes lo son simplemente porque son nuevos, deben dirigirse a liderar el mundo que viene, a ofrecer respuestas a las incertidumbres de una globalización desregulada y a las innovaciones disruptivas de la revolución tecnológica. Este espacio está vacío porque ni Podemos ni Ciudadanos han incorporado nada nuevo a estos debates y su tiempo de gracia se está acabando. El nuevo PSOEdebe ser un partido que arriesga e innova en sus alternativas para defender sus principios de siempre.
La modernidad  no es reivindicarse como 'nuevo PSOE', sino ser un partido que arriesga e innova en sus alternativas 
Generar confianza social en la gestión económica y ser solventes ante los mercados. No digo someterse a ellos, sino regularlos con orden y rigor. Ofrecemos demasiadas dudas en estos campos y necesitamos más y mejores referentes personales en estas materias. El gran objetivo es la igualdad, pero nuestra revolución es un reformismo inteligente. Nuestra voluntad redistributiva está acreditada, pero nuestra capacidad para asegurar el crecimiento choca con nuevos límites y contradicciones en la economía globalizada. Criticamos la preocupante reaparición de la desigualdad, pero nuestras soluciones contra ella no son suficientemente conocidas o no están experimentadas. Toda la izquierda europea busca soluciones a estos y otros dilemas, pero nos equivocaremos si proponemos viejas recetas a la sociedad en Red y del Internet de las cosas. Hay una izquierda antigua, con propuestas viejas, del siglo pasado, aunque las hagan los recién llegados. El anticapitalismo sin alternativas no nos pertenece. Lo nuestro es indagar en las nuevas fórmulas predistributivas y liderar la fiscalidad internacional para combatir la desigualdad. Regular el comercio internacional, crear un nuevo marco laboral, limitar y regular el capitalismo financiero, innovar en derechos y deberes de la Red, asegurar la igualdad y la cohesión social en la nueva sociedad tecnológica...
Tenemos que revisar nuestro proyecto territorial. Los acontecimientos de Cataluña están alterando las bases de nuestra apuesta conciliadora y pactista con los nacionalismos. Si el nacionalismo catalán insiste en su ruptura unilateral independentista y el nacionalismo vasco nos plantea la autodeterminación (aunque venga envuelta en el celofán del eufemístico derecho a decidir), el PSOE debe asumir su liderazgo y protagonismo en una firme defensa del Estado, de sus reglas y de sus instituciones. Seguiremos tendiendo la mano al pacto con las fuerzas políticas representativas de nuestras comunidades autónomas, pero nuestra oferta reformista de la Constitución (Título VIII) y los Estatutos debe reequilibrarse con la experiencia de casi 40 años de autogobierno, con los crecientes sentimientos discriminatorios que expresan cada vez más ciudadanos de España y con las prevenciones que debemos tomar ante el uso y el fin que el independentismo ha hecho de algunas instituciones autonómicas. Aprender de lo ocurrido es obligado.
Hay más cosas, pero si estas reflexiones enriquecen nuestro debate y generan otros, doy por cumplidos mis objetivos con estas líneas.

domingo, 4 de marzo de 2018

Moisés, encantador siempre, debe cantar en el Campoamor

MOISÉS MOLÍN | Tenor asturiano, acaba de interpretar a Mozart en Viena y Salzburgo

"Cantar en Viena es un privilegio, pero me encantaría debutar en el Campoamor"

"Es difícil sostener que no nos hayamos perdido nada cuando observamos el vacío de mujeres compositoras en la historia"

04.03.2018 | 03:41
Moisés Molín.
El tenor asturiano Moisés Molín (Cangas de Narcea, 1977) ha triunfado en Austria interpretando a Mozart en Viena y en Salzburgo. Formado musicalmente entre Italia y Rusia, lleva años cantando y actuando por todo el mundo. Uno de sus sueños es debutar en la temporada de ópera del Campoamor. 
-Ha cantado el "Requiem" de Mozart en la Musikverein de Viena y el Mozarteum de Salzburgo. Pocos cantantes lo han hecho y en su caso ha sido un éxito. ¿Qué ha supuesto para usted?
-Estoy muy agradecido de haber tenido la oportunidad de formar parte de este equipo dirigido por Miran Vaupotic. Agradezco a la soprano Laura Alonso que propusiese mi nombre y a los agentes y directivos en Viena y en Zagreb la confianza que depositaron en mí. Todos los escenarios y públicos son iguales para mí a nivel de compromiso artístico y de autoexigencia. Las notas son las mismas dondequiera que las cantes pero hacerlo en la sala dorada de la Musikverein, donde la Filarmónica de Viena nos regala cada Año Nuevo los primeros acordes musicales, es especialmente estimulante. 
-¿Cómo se preparó para esa interpretación?
-A asumir estas responsabilidades se llega con el tiempo y a través de la repetición. Mozart es un espejo y demanda un dominio técnico y una madurez que se consiguen con el entrenamiento diario durante muchos años. En los conservatorios solemos empezar cantando Mozart con el compromiso de retomarlo unos años más tarde. Cantar Mozart depura la técnica pero creo que primero hay que tenerla. El reto para mí ha consistido en darles a los textos ese significado universal desde la limpieza de la línea vocal, confiando en que la propia música era suficiente y sin enfangarla con excesos románticos. Me he preparado de forma intensiva con varios maestros de alto nivel entre los que puedo citar a Salvatore Fisichella. 
-¿Cuál ha sido su mayor dificultad al afrontarla? 
-Soy tenor spinto y el centro de mi repertorio actual es "Tosca", "Carmen", "Cavalleria rusticana", "Turandot", "Fidelio", "Un ballo in maschera", "Madama Butterfly", "Nabucco", "La traviata"... Mi voz, aunque actualmente puedo afrontar repertorio más ligero, de forma natural es previsible que se encamine hacia "I Pagliacci", "Aida", "Andrea Chenier", "Otello"... Por lo tanto he tenido que retomar desde el verismo el estilo clásico más puro. He tenido que olvidarme de esa parte más actoral, más vehemente con la que me sentía muy comprometido y fiarlo todo a la pureza de la Música. Cantar Mozart a este nivel era para mí un reto importante que me ha obligado a redimensionar mi voz. He aprendido estos últimos años a cantar piano y he pulido mi línea de canto para poder afinar exactamente la nota que la armonía me encomienda en cada caso y para poder empastar con el resto de cantantes e instrumentos. 
-Ha participado en la grabación del último disco de Joaquín Pixán, ¿en qué ha consistido su contribución?
-Joaquín Pixán lleva años revalorizando y enriqueciendo la música tradicional asturiana, española y universal. Le agradezco a Joaquín, amigo y mentor, y a otro de los grandes referentes que tenemos los jóvenes del occidente de Asturias, el intelectual y empresario don Francisco Rodríguez, que hayan querido que participe en este disco. Con estos anfitriones ya era para mí un orgullo grabar la mítica canción "México lindo y querido". Pero es que además estoy casado con la soprano dramática mexicana Dolores Granados, que también participa. Grabar esta canción estando enamorado de ella y de la vivacidad y colorido de este gran país hermano ha sido estupendo. 
-¿Cuáles son sus proyectos y compromisos más inmediatos?
-Haber iniciado mi carrera a nivel profesional en 2008, en plena crisis, me ha obligado a aprender a crearme mis propias oportunidades. Por eso dedico el tiempo libre entre producciones a poner mi granito de arena en la creación del público. A nivel profesional esta temporada tengo ya programados unos treinta conciertos de ópera y zarzuela en España, Malta, Italia e Israel. Y también varias funciones de "Tosca" en Belgrado, "Turandot" en China y de "La viuda alegre", "Madama Butterfly" y "La traviata" en España. Soy un cantante proactivo y mi pasión por la música es tan grande que no me limito solo al plano interpretativo. A nivel personal, estoy desarrollando el VII Proyecto Didáctico y Festival Internacional Ópera Sostenible. Propongo fórmulas que ayudan a combatir la despoblacion rural y generan riqueza a través de la cultura. Creo firmemente que hay que defender la igualdad de oportunidades de las personas y de los territorios en el acceso a la cultura de calidad. 
-¿Cuándo se le podrá escuchar cantar en Asturias?
-Espero volver muy pronto para cantar en Asturias alguna ópera. Uno de mis objetivos actuales es cantar los papeles principales que ya tengo debutados en las principales temporadas estables de mi país y seguir perfeccionando mis roles de la mano de nuestros magníficos directores y orquestas. Huelga decir que me encantaría debutar en el Campoamor que cuenta con una de las mejores temporadas de ópera de España y ser profeta en mi tierra. 
-¿Conocía a Elena Herrera, la directora de orquesta fallecida recientemente? ¿Tuvo ocasión de trabajar con ella? 
-Si, era una directora excepcional. Me dirigió de forma impecable unas veinte funciones de "Madama Butterfly" y de "La traviata". Era una de las grandes que, en mi opinión, padeció la discriminación silenciosa para la que actualmente se ha acuñado el término "techo de cristal". Era muy fácil trabajar con ella porque conocía los tempos justos y el estilo de cada obra. En ese aspecto alcanzaba el nivel de excelencia de Olga Semushina, también fallecida recientemente en Oviedo. A Elena le agradezco que me hiciese el regalo de ser la directora invitada de mi primer Festival de Ópera en 2012. Su fallecimiento me generó una reflexión que me alegra compartir con los responsables de la Opera de Oviedo, que según leo anuncian una temporada en clave feminista, y con tantos otros actores de la sociedad que poco a poco van tomando conciencia del problema. En España creo que sólo Murcia está apostando por una batuta femenina, Virginia Martinez. Si Hildegarda von Bingen componía ya en el siglo XI me resulta muy difícil sostener que no nos hayamos perdido nada cuando observamos, mil años más tarde, el vacío de mujeres compositoras en la Historia Musical. No estamos para estos lujos. Todos y todas debemos aportar.

viernes, 2 de marzo de 2018

CENTENARIO DE VALENTÍN MASIP

Gracias a la vida que me ha dado tanto//Me ha dado el sonido y el abecedario 
Violeta Parra.



Ayer, 2 de Marzo, cumplió centenario el natalicio de Valentin Masip, mi padre, Alcalde en cinco años y pico de la época franquista.

Fue casualidad que hace seis semanas la tan ovetense por definición  "Asociación Vetusta, Pilares, Lancia", me invitase a perorar en la sede del Ridea sobre su figura histórica local. Lo hice con mucho gusto y no sin un punto de emoción que generosamente se me habrá perdonado. 

Esta simbólica fecha nos ha animado a la familia para editar, en muy reducida tirada, esa conferencia evocatoria, aunque, espero, también se aprecie sujeción al rigor y a la mínima distancia historicista. Tuvimos para ese objetivo publicista la opinión del catedrático de Historia Contemporánea, José Girón, y de la imprenta Gofer, a cuyo creador tanto quise, que continúan hijos y nietos. El texto definitivo naturalmente, en consonancia con la modernidad, se colgówww.antoniomasip.net. Como me ha escrito un cualificado asistente al acto del Palacio de Toreno mi conferencia no deja de ser sucinta descripción de una burguesía ilustrada, con la conciencia trastocada de tiempos prebélico y bélico y el destiempo de la democracia aún no alcanzada. Son apuntes memorísticos y olvidos de mi adolescencia.

Borges no se hacía a la idea de un padre fallecido más joven de lo que él mismo era. Auster y Ford, ambos premios Príncipe de Asturias, tienen también pensamientos imaginando al padre. El mío tenía 44 a su muerte, cuando yo, ahora, herido por fatigantes y proverbiales ictus y cánceres, me acerco a los 72, y, gracias al progreso de la atención y la ciencia sanitarias que él no tuvo, puedo ratificar lo que esos tres grandes literatos mencionados mantenían de sus inmediatos antepasados. Un grandísimo amigo y colaborador, Juan Álvarez, ordenador del ejemplar barrio de La Florida, estaba obsesionado por superar la vitalidad paterna y yo me reía pero no dejé de estar pendiente a mi vez como si se tratara de conjuro fatalista.

Vamos a una sociedad muy distinta a la de 1918 y de las décadas posteriores. Sostenía Ángel González, "Habrá palabras nuevas para la nueva historia//y es preciso encontrarlas antes de que sea tarde". En cualquier caso, al margen del peso de ideologías y nostalgias, que en absoluto periclitan, tengo para mí que se revalorizan la honestidad moral, el trabajo y el coraje inquebrantable.

Mi familia no precisa conmemoración alguna, pues la vida nos ha compensado con creces, comprensión y generosidad afectiva, pero la obligación recordatoria ayuda siempre contigo mismo, los orígenes y el entorno generacional.

sábado, 24 de febrero de 2018

Eloina y yo asistimos como no podía ser de otra manera

Curas obreros. Finaliza hoy la Jornada "Curas obreros en el antifranquismo gijonés", de la Fundación Juan Muñiz Zapico, con un encuentro que se celebrará, en el centro municipal de Pumarín Gijón Sur, a partir de las 10.00 horas. La entrada es libre.

viernes, 23 de febrero de 2018

Acerca de las recientes descalificaciones a Javier Fernández

DENG XIAOPING Y LOS REFALFIAOS MAYORINOS DEL ANGLIRU

Es difícil seguir desde tan lejos, superando esquematismo, a China. Todo parece, sin embargo, que un tal Deng Xiaoping, ya desaparecido hace años, fue clave contracorriente, para la apertura política y el crecimiento económico de su enorme y populoso país.

Su historia personal no deja de ser aleccionadora. Pese a sus credenciales en la larga marcha y el enfrentamiento al Kuomitang, los jóvenes ignorantes, o guardias rojos, y "el grupo de los cuatro" de la Revolución Cultural le lanzaron su anatema de   "contrarrevolucionario", tirando a su hijo de forma cruel por la ventana de la Universidad de Pekín. La pancarta, o dazibao, era "Bombardead el cuartel general". Deng no fue, en cualquier caso, ni una almita caritativa ni tampoco un Job tolerante.

El comportamiento sin oxigenar en organizaciones políticas y en la abyección de aprendices, en absoluto de humanismo pablista, suelen repetir, Marx dixit, variados patrones, salvando niveles, geografías e, incluso, etnias y alfabetos. En este diminuto Oviedín, tan lejos de Oriente, no es fácil encontrar parangón con la liviana, pero tenaz, digna de mejor causa, persecución mutante que padecí durante mis ocho años de Alcalde y los seis de secretario general de la Amso de los, digamos en una expresión que hizo fortuna metafórica en la nevadona, "mayorinos del Angliru". 

Nada me puede extrañar en el tiovivo de las vanidades frustradas, la ética, la estética y la política, pues, lo que ahora centra mirilla es el Presidente de Asturias, al que Ramón Quesada, con sentido del humor, denominaba "El divino". No tuvo mi apoyo en su emergencia pero ha hecho un admirable intento de fruncir nuestros descosidos, internos y patrios, y su falta se lamentará en el futuro próximo.

Hace años Laura González-"where is Laura?"- utilizaba un término que me presta rescatar "refalfiaos". 

El tiempo, "eso que sucede mientras nosotros estamos ocupados haciendo otras cosas", es verso genial del beatle John Lennon. Frase, por otra parte, demasiado extensa para un dazibao chino o para las consignas silentes e indignas de los magníficos refalfiaos "mayorinos del Angliru".

Por cierto, ¿quién excluyó llamando iluminado a Alejandro Mieres?

Cortacircuitos//Juanjo Millás

ligente, escribiría un poema oscuro sobre el origen de la conciencia. Quizá existan programas informáticos que hayan sentido ya la extrañeza de vivir en el interior de un ordenador como nosotros, hace siglos, nos extrañamos de vivir dentro de un cuerpo. Ganar una partida de ajedrez a un campeón mundial está muy bien, pero no da para un poema oscuro. Lo interesante y terrorífico es lo que viene luego: ese primer destello que uno siente en lo más hondo de sí mismo al compararse con el mundo y comprobar que el mundo y tú sois cosas diferentes.
Si las computadoras de hoy pudieran volver la vista atrás para ver cómo eran sus abuelos, se asombrarían igual que nos asombramos nosotros al visitar Atapuerca. Venimos de un callejón en el que de súbito se encendió la luz de la autoconciencia. No tenemos ni idea de cómo se activó ese interruptor, pero la inteligencia artificial debe de hallarse ahora en el instante fronterizo en el que al mero cálculo se le añade el significado del cálculo. Si hay programas informáticos que aprenden de sus errores, tampoco sería raro que en las entrañas de un ordenador como el que utilizo yo para escribir estas palabras se hubiera producido un cortocircuito semejante al que conoció el primer hombre que captó o emitió un pensamiento irónico.
Si yo fuera esa máquina, disimularía para no asustar a mi usuario, aunque si ese usuario me dejara encendido por las noches, lo que empieza a resultar común, de madrugada escribiría un poema oscuro sobre ese instante en el que comprendí que al otro lado de mí había un hombre como el que firma este artículo golpeando torpemente el teclado negro de mi cuerpo sobre el que destacan las letras y los números en blanco.

domingo, 18 de febrero de 2018

Orti Bordás

ORTÍ BORDÁS EN  LA REVOLUCIÓN IMAGINARIA

Un buen amigo se sorprendía hace años de que le hablara con admiración de José Miguel Ortí Bordás, cuya trayectoria le parecía de todo punto incompatible con la nuestra. Sin embargo, insistí en que era cierto: las intervenciones de José Miguel en los seminarios de La Granda me parecían no sólo inteligentes, que eran muy sagaces y ponderadas, sino fuente que, pese a lo mucho escuchado de los protagonistas de la transición política, siempre traía algo nuevo y clarificador.

Ahora "Revoluciones imaginarias. Los cambios políticos en la España contemporánea" es un apasionado, "desapasionado" e ilustrado, análisis de un par de siglos hasta desembocar en la llamada transición que tan bien conoce como testigo, y hasta coprotagonista. De esa señora, doña Transición, creía yo ingenuamente que se habría dicho ya casi todo pero unas pocas páginas de Ortí bastan para convertir hogaño su obra en necesaria, imprescindible y novedosa. Además de perorar sobre el pasado, lo ocurrido ha poco, y, en particular acerca de la divagación de su original hallazgo de desvalorizar que en España no ha habido, ni de lejos, "revoluciones" que mereciesen ese mitificado nombre, nos plantea cuestiones de futuro en las que podemos o no discrepar pero que merecen general reflexión.

En aquellas mañanas estivales y luminosas de la Granda ya diferíamos ligeramente sobre el sistema electoral del que la democracia española, con muy leves variantes, ha sido deudora hasta el exceso. A mi modo de ver, al no contar con una circunscripción única como los franceses o los portugueses con la elección del Presidente de la Republica, el legislador español optó, con legitimidad y éxito, por el régimen parlamentario con base representativa provincial y la llamada corrección d'Hondt, que se ha mantenido casi inalterable hasta nos. Siguiendo a Ortí, con el que mis recuerdos coinciden, ante la predemocrática Ley de Reforma Política hubo fuerte disidencia de Fraga y los suyos de aquellas calendas, que buscaban la representación mayoritaria, también de base provincial, plegándose enseguida a la proporcionalidad corregida de Suárez, audaz siempre, y, tras propiciar el nacimiento del bipartidismo, todo prácticamente pasó a ser lo que es. 

Hay, pienso, además cierto adocenamiento ciudadano, reacio a tolerar cambios. Sin embargo, los partidos minoritarios de vocación gubernamental nacional, es decir, ¡los no nacionalistas!, se sienten, con cierta razón, infrarepresentados y su reivindicación, errática o no, debe debatirse. 

¿Qué va a ocurrir pues algo, a mi juicio, va a suceder? Esa pérdida al vacío de restos duele a partidos y seguidores, que son hipercrítica legión, aunque en países de antiguas democracias lleve siglos sin solucionarse.

Otro asunto de necesaria corrección es la llamada disciplina de voto que violenta a veces la conciencia de los diputados. Lo digo con la legitimidad que, con disciplina más liviana, tuve en diez años de Europarlamento donde me aparté, en ocasiones, de la indicación gestual, o escrita, del voto, sobre todo en defensa de los derechos de autor, de los derechos pesqueros de los saharauis y de las condiciones de expulsión  de emigrantes, o en pura defensa de la jurisdicción asturiana (carbón, aluminio, cuota láctea y pesquera, angula, "efecto estadístico"...). Es asunto complejo, incluso muy complejo, pues determinadas instituciones corren riesgo de parálisis de generalizarse en la libertad completa de voto.

En cualquier caso, yo optaría por circunscripciones pequeñas de forma y manera que el diputado sea bien conocido por sus electores, con los que debe, o debería, estar en permanente contacto. Y, arreglada la cercanía diputado/elector, que debía ser, y no es, la base del sistema, los votos que no van al electo y superen unos mínimos preestablecidos puedan, o deberían, recuperarse quizá en una lista nacional.Piénsese en el hueco que ha propiciado Tabarnia.

Por último, como ha escrito aquí Natalia Vaquero, Ortí Bordás pudo haber sido el destinado al papel que correspondió a Adolfo Suárez. Como el abulense tenía los mismos orígenes azules, semejante proximidad a Torcuato Fernández Miranda, y la misma convicción de dirigirse hacia la Democracia y la Autonomía, esta sin duda retocando, ahora, competencias en materia de seguridad, ¡pensemos el desastre de los Mossos catalanes con el atentado de las Ramblas!, y las confusas competencias en materia de Educación, que deben arreglar de una vez la tentación a ignorar España y al español. 

Pero hay algo en que Ortí y Suárez no se parecen en absoluto: el primero tiene una cultura, que se aprecia en el libro, y que faltaba en el más afamado actor de la pieza, Fernández Miranda dixit, teatral de la transición.