sábado, 31 de enero de 2015

Cuando Bochum era Tamargo

Cuando Bochum era Tamargo

Oviedo estableció en los ochenta hermandad con la ciudad alemana

31.01.2015 | 05:30
Cuando Bochum era Tamargo
Cuando Bochum era TamargoFue una iniciativa promovida por el legendario socialdemócrata Willy Brandt, recogida enseguida por la Corporación que presidía el bueno de Luis Riera.
En aquellos días, los ediles alemanes descubrieron en su propia oficina técnica a un gran funcionario, Manuel Tamargo, natural de Mieres, emigrante que había obtenido plaza de delineante municipal. Manolo se convirtió por esa feliz casualidad en el alma de la fraternidad Oviedo/Bochum. Siguieron años de estrechas y continuas relaciones que hoy, me temo, han perdido algo del primitivo empuje, cuando precisamente sería ahora más necesario para fomentar salidas lingüísticas y profesionales a nuestra juventud.
Bochum atraviesa un instante social delicado con el cierre de la factoría Opel que había paliado la clausura anterior de las minas de carbón. Por cierto, bien recuerdo que una mañana de domingo, en la tristemente cerrada -¡todo son cierres!- entrañable cafetería de El Reconquista propicié el contacto entre José Ángel Fernandez Villa y el Alcalde Heinz Eikelbeck, del que se alumbraría el actual Museo de la Minería de El Entrego.
Coincidiendo con el triste final de la otrora próspera Opel me llega la noticia del fallecimiento de Tamargo,"Lito", al que mucho traté y quise. Mi pésame a su viuda, Mónica, y a sus hijas, Cristina y Margarit; y a Philip y Bárbara, y a tantos amigos que nos trajo hasta Asturias.
Para mí que debería relanzarse la derivada asturalemana, quizá sobre nuevas bases, pero con un motor tan cordial como el de Manolo Tamargo.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

jueves, 29 de enero de 2015

Quosque tandem abutere ,Israel,patientia nostra?


El País
La ONU no será el único organismo que investigue la muerte del casco azul español Francisco Javier Soria, muerto ayer en el sur de Líbano por un proyectil israelí. La titular del juzgado togado militar territorial número 11 de Madrid, comandante María Mercedes Alba Rodríguez, ha abierto ya diligencias por el incidente y será la encargada de autorizar tanto la autopsia que se le practicará al cadáver como el posterior enterramiento o incineración.

Acuerdo de los trabajadores del Hotel León de Gijón.

Los trabajadores del Hotel León de Gijón han llegado a un acuerdo para toda la plantilla.

Me alegra especialmente pues bien conocí su lucha y sus preocupaciones. Me introdujeron en ellas mis grandes amigos de la Asociación de 55 despedidos de Trubia, en el momento en que yo estaba a punto de abandonar mi representación parlamentaria.

 Cuando los trabajadores de Tenecco me regalaron el pasado verano el bolígrafo con el que hablan firmado la readmisión, lo acepté para que en su día,simbólicamente,sirviese para "firmar" a su vez el acuerdo del Hotel León,lo que ya ha sucedido,y el, ya inevitable, de los 55 de Trubia.

Enhorabuena a los trabajadores, a su Comité de empresa, a los sindicatos que les apoyaron y,en especial, a Efeso Abogados.

Me consta el esfuerzo y el temple de todos ellos en una negociación y unos acontecimientos que fueron complejos.

¡¡Me alegro infinito,queridos amigos!!

lunes, 26 de enero de 2015

Ibias en el corazón y El Festival de las Lenguas

Ibias, en el centro del corazón


Tuve un magnífico profesor de francés en el ovetense Colegio de los Dominicos,Don Luis Castañón, que se volcaba en sus clases.Yo era un alumno aventajado, lo tenía fácil pues mis padres me habían hecho viajar a Francia desde muy pequeño, vinculándome para siempre a una lengua que me permitió una exquisita cultura foránea y cierto interés por el régimen democrático que aquí no teníamos, pero que me era normal durante los veranos.

Si Don Luis era riguroso en su pedagogía participativa,introducía en su discurso una  coletilla, a modo de recurso pegadizo,que hoy sería lo que se dice "políticamente incorrecta": cuando un alumno era recalcitrante en un yerro le planteaba una diabólica disyuntiva,"o iba a roturar el Naranco o a San Antolin de Ibias".

Sabíamos donde estaba el legendario Naranco pero ignorábamos qué significaba el verbo "roturar" y mucho menos qué quería decir Don Luis citando a San Antolín. El nombre,sin embargo,me rondó dentro durante años en una sombra de desconocimiento y sorpresa,que incrementaría el día que fui de pesca fluvial a San Antolin de Bedón apreciando que el mismo término,pero en Ibias, estaba mucho más lejos y en dirección opuesta.

De esa lejanía irredenta capté pronto que se trataba de una discriminación.Mi buen profesor escogía para remover nuestra mente el lugar más recóndito que en nuestra tierra astur podíamos imaginar.¡Y tanto!Pasarían varios años antes de que,como Consejero de Educación,Deporte y Cultura del Principado,pusiera mis pies, no sin superar el aislamiento de un día de nevada invernal, en el Concejo de Ibias. Desde entonces vivo una relación de auténtico amor por esta tierra.Nada ya que ver con la oscura referencia de mis años escolares sino la auténtica de admiración por este Colegio público y por su comunidad educativa.

Y,como no,el nombre de Aurelio Menéndez,Don Aurelio, representa mucho para mí que he ejercido modestamente la abogacía, la política y aún el asturianismo.

Y puesto que estoy evocando una lengua extranjera,que domino y quiero,ahora,en un Festival de las lenguas,quisiera llamar una vez más la atención de todos,profesores y alumnos,y las familias de estos,sobre la necesidad de saber idiomas en un mundo como el de hoy, pese a que aquella proverbial distancia entre Oviedo y San Antolin,siendo grande,sea menor y nuestra Asturias común siga muy lejos del centro de Europa, en el que he vivido diez años y en el que me habéis visitado.
¡¡Adelante,amigos ibienses!!

sábado, 24 de enero de 2015

Acerca de España en el Consejo de Seguridad


La presencia española en el Consejo de SeguridadMilitar en la oposición al Gobierno del PP no ha de ser óbice para congratularme de la presencia de España en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que no puede ser escasamente advertida por la sociedad española.
Es la quinta vez que esto sucede desde la tardía entrada de España en la ONU, que, por aversión de sus fundadores al régimen franquista, se demoró hasta mediados los cincuenta. Esta presencia ahora por dos años en el Consejo, que incluirá incluso su presidencia rotativa, es un éxito indudable de la diplomacia española que sólo debe producir motivos de prestigio para nuestro país si desde Madrid se mantiene firme el timón.
Mucho se ha perorado sobre los objetivos que marcarán el mandato ya iniciado. Todo son buenos propósitos de los que es imposible disentir. No obstante, como europarlamentario que he sido, además de saludar el reconocimiento de España en la ONU, me cumple enfatizar algunos aspectos insuficientemente señalados. La presencia española no debe obviar nuestros objetivos europeístas. No hay que olvidar que la propia lucha por ese puesto se produce con una división, y la correspondiente ineludible fractura, en la propia Unión Europea que produjo candidaturas y votos divididos. Hay, y permanece, el marco de la dispersión de origen pues el Consejo y la misma ONU, nacidos tras la victoria aliada en la guerra mundial, proyectan una división congénita en nuestra Unión Europea la que también llegamos tarde como país.
No hay política unida europea en el Consejo de Seguridad, como ya vimos en la lacerante crisis de Irak, y a la que desgraciadamente estamos abocados para próximos conflictos internacionales mientras la representación europea siga diseminada entre los miembros permanentes, Inglaterra y Francia, con derecho de veto, y España como miembro no permanente. De ahí que una obligación ineludible de nuestra diplomacia es tratar de suturar la evidente fractura para que un día se logre una única representación de la UE. Ese fue uno de los denodados esfuerzos de mi compañero Javier Solana y sigue siendo objetivo fundamental de cualquier europeísta que se precie. Se dirá ponderadamente que, en la sede del Ministerio, en el Palacio madrileño de Santa Cruz, se comparte ese objetivo e, incluso, que la lucha diferenciada por el puesto con Suecia se zanjó con compromisos de voto para una ulterior posición europeísta en el periodo 2017/2019, cuando se sustituya a España. Resulta, en cualquier caso, importante que nuestra opinión pública comprenda, conozca y asuma lo que se hace en los más altos escalones de la política internacional de nuestro país.
Si somos consecuentes con nuestro credo europeo, no solo la política en Naciones Unidas debe limar contradicciones en el seno de la UE, sino que el activismo español en favor de los derechos humanos, carta también distintiva de Europa, debe de ser absoluto, sin mácula. Cometió un grave yerro un anterior Gobierno del PP con el apoyo a la invasión iraquí con consecuencias que todavía sufre la humanidad. Los acontecimientos internacionales pueden precipitarse en cualquier otro escenario para lo que el Gobierno español, con la gran proyección ahora del Consejo de Seguridad, todavía no ha hecho una declaración expresa de "Nunca más".
Nunca más pretender ni forzar la cobertura de la legalidad internacional para semejante, o parecida, agresión, y no hablo del pasado, sino de cualquier asunto presente o futuro.
En cualquier caso, saludo que España esté teniendo este reconocimiento que es, a no dudar, un auténtico éxito.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

jueves, 22 de enero de 2015

Felicitación a los trabajadores de Trubia

La Sala Sexta del Tribunal Supremo ha estimado el recurso de casación planteado por UGT y Comisiones Obreras que afectaba a la indefensión de los 55 despedidos de Trubia.

Lo he venido sosteniendo, con mi apoyo explícito a las movilizaciones, y es el último asunto que alegué y comprometí en mi mandato de diputado europeo.

El Supremo ordena ahora la vuelta atrás del procedimiento que debe reanudar la Audiencia con el pleno ejercicio de sus derechos por parte de los trabajadores y de sus sindicatos.

Con independencia de las cuestiones procesales que incidan en la ejecución de esta sentencia y los premiosos trámites que resulten, parece clara la discrepancia formal del Tribunal Supremo con los despidos y, en cualquier caso, con la situación que sufren los 55 despedidos y sus familias, que deben ser cuanto antes readmitidos en una empresa y unas circunstancias que ya no son las mismas del día en que se planteó la supuesta crisis objetiva. No debe haber incertidumbre alguna,pues todos sabemos que la carga de trabajo y la clarificación contable inhabilitan a la empresa para reeditar aquellas causas primitivas que, de haber existido, ya habrían caducado.Es de puro sentido común que la insuficiencia del derecho que han sufrido manifiestamente sindicatos y trabajadores no podría tener consecuencia negativa alguna en las prestaciones de los afectados.

Enhorabuena,pues,a la Asociación de los 55 despedidos,a los sindicatos y a sus abogados  y que la incorporación a la actividad laboral se produzca,sin más obstáculos,con la estabilidad laboral,la armonía social y el futuro industrial que son de desear para la empresa, para Asturias y para el Concejo de Oviedo.

lunes, 19 de enero de 2015

El Presidente de Asturias en El País sobre desafío fiscal

TRIBUNA

El desafío fiscal de Madrid

Las políticas de la comunidad aumentan la desigualdad y el desfase territorial

Hasta que la crisis dejó al descubierto los errores de diseño del euro, la moneda única era la respuesta a quienes dudaban de que la unión monetaria pudiera preceder a la unión política, la demostración de que la progresiva integración económica llevaría, en una suerte de camino inexorable sin retorno, hasta la unión fiscal. Se trataba de un proceso inédito, sí, pero consecuente con nuestra historia política: Europa, que inventó todas las formas institucionales, había decidido inventarse a sí misma. El problema al que nos enfrentamos es que el invento ya ha revelado sus límites, porque ahora sabemos que el euro, culminación y éxito postrero del método Monnet de construcción europea, es una moneda única pero no común. Un marco alemán con mayor radio de acción.
Ahora lo sabemos, y sabemos también que, además de una acción concertada de deuda y de déficit, Europa necesita herramientas presupuestarias y fiscales que cada país no puede asumir de forma individual.
Cierto que no existe un modelo único de integración fiscal; lo que existe es la conciencia de la urgencia, la convicción de que una moneda común a 18 países con 18 sistemas fiscales que compiten entre sí no va a funcionar.
Por eso hoy el debate fiscal europeo va más allá de la armonización de los impuestos indirectos que, vinculados al mercado interior, siempre formó parte de la acción comunitaria. De lo que se habla es de la imposición europea sobre las transacciones financieras, de la definición de una base imponible común consolidada en el impuesto de sociedades o de la cesión al ámbito supranacional de la tributación de las bases más vulnerables a la competencia fiscal.
Existe la convicción de que una moneda común a 18 países con 18 sistemas fiscales que compiten entre sí no va a funcionar
Comparto este planteamiento. Antes de la recesión, conocíamos las carencias y angosturas de la actual Unión Europea; sabíamos que estaban ahí, aunque ocultas bajo la euforia, los buenos datos macroeconómicos, la ensoñación del crecimiento interminable. Una vez que la crisis ha rebajado esas aguas, esas deficiencias sobresalen a la vista de todos: son como las osamentas de los pueblos sumergidos por los pantanos que vuelven al sol en tiempos de sequía precedidas por el asomo de un viejo campanario. Cuando las tenemos ante los ojos —están ahí, son tangibles—, no cabe excusar ignorancia. Entre otras razones poderosas, porque o se avanza hacia la unión fiscal o a la periferia europea, España incluida, no le queda otra alternativa que resignarse a vivir en un estancamiento permanente con el único objetivo de salvar una moneda que, como ya subrayé, es única pero no común.
Ahí tenemos tarea para todos los Gobiernos del sur europeo, entendido no sólo geográficamente. Es llamativo que el Gobierno de España no se empeñe más en esa labor, pero la sorpresa no acaba ahí: lo chocante es que, desde esa periferia, en lugar de exigir la armonización fiscal en Europa se promueva la competencia intramuros, dentro de sus propias fronteras, como ahora sucede en España. No llega a la categoría de contradicción; se queda en la falta de una idea clara de Estado. Con el patriotismo ornamental y cañí, ese que se reduce a la grandilocuencia o a una banderita para lucir en la muñeca, ocurren estas cosas.
Decisiones como bonificar al 100% sucesiones y donaciones o eliminar patrimonio —esto es, desfiscalizar la riqueza no ganada— responden a un patrón ideológico difícilmente compatible con el discurso meritocrático sobre el que se asientan las sociedades modernas. Pero, ideologías al margen, también provocan una especie de secesión de la riqueza, una deslocalización patrimonial con efectos muy notables sobre los ingresos tributarios de unas y otras comunidades. Sin cuestionar la capacidad fiscal de los Gobiernos autónomos, ese ejercicio debe modularse hasta un grado admisible de diversidad fiscal.
Bonificar al 100% Sucesiones y Donaciones o eliminar Patrimonio responden a un patrón ideológico
Lo curioso, porque tampoco ahí terminaron las sorpresas, es que el desafío venga de Madrid o, bien dicho, de su Gobierno. La capital política, administrativa y financiera del país utiliza su enorme potencial, apoyado en los méritos de los madrileños y en las ventajas económicas y logísticas de su múltiple centralidad, para promover la competencia fiscal, favorecer el voto con los pies e incrementar aún más en España la desigualdad territorial. Una capital que, además de doblar en renta a la comunidad autónoma más pobre, impulsa la deslocalización patrimonial, aumenta el desequilibrio territorial y promueve que la desigualdad sea también una cuestión de geografía y no sólo de clase social.
¿Es absurdo plantear este debate, resulta incómodo o poco cortesano? Tal vez. Pero cuando se recitan los mismos conjuros para urgir cambios en la financiación autonómica y se ensayan iguales coros de supuestos agraviados, hay que considerar el riesgo de que, a fuerza de tanta invocación, algún demonio imprevisto se cuele en el salón comedor. En cualquier caso, siempre que se aborda un asunto de tanta importancia para el funcionamiento de España conviene tener muy en cuenta todas las ventajas y desventajas, pros y contras, y hasta dónde llegan las desigualdades, las que se predican y las que realmente existen. La competencia fiscal interterritorial en España es hoy un hecho, y sus efectos sobre la deslocalización patrimonial y la igualdad, también. Que no haya miedo al debate.
Porque si a su política fiscal añadimos la confesada pretensión del Gobierno de Madrid de que su ubicación en el pelotón de la financiación autonómica no la determinen las necesidades del gasto sino la capacidad tributaria, estaremos ante una capital con las ventajas y sin las obligaciones de un distrito federal.
¡Y pensar que son los mismos para los que España existe incluso antes de que existieran españoles!
  Javier Fernández Fernández  es presidente del Gobierno de Asturias.

Javier Fernández sobre Piketty y muchas más cosa en digital Asturias24

¿Qué le parece la propuesta de Piketty de gravar las grandes fortunas? ¿Es realista, posible?
Debería serlo. La tesis de Piketty es correcta, y por eso ha provocado tanta contestación en el mundo académico más vinculado al liberalismo económico. Como disientas de las tesis dominantes en esa materia, inmediatamente, desde los centros de pensamiento, los think-tanks, las revistas especializadas o las cátedras subvencionadas comienza de manera inmisericorde el ataque. A Piketty lo han tachado de comunista; a un tipo que nació el año que cayó el muro de Berlín. No puedes decir eso si lo lees de verdad... y yo lo he leído, ¿eh? Lo leí en francés --que aún me queda algo de cuando era niño--, y lo he leído ahora en la edición española, y el libro es magnífico. La tesis, ya se sabe: si el retorno del capital es mayor que el crecimiento económico, eso lleva a acrecentamientos patrimoniales que hacen que la desigualdad se dispare. Eso está muy bien avalado por los datos estadísticos e históricos, es un libro muy bien escrito que recurre incluso a Jane Austen y a novelas del XVIII inglés y el XIX francés para mostrar cómo se veía la distribución de la renta. Lo que dice Piketty dice es, sintéticamente, que se puede  producir un acrecentamiento patrimonial que al final va contra la eficacia económica, y que también va contra la democracia.
¿En qué sentido?
La tesis es que no puede haber una economía fuerte ni una sociedad cohesionada si no hay también un fuerte compromiso en la lucha contra la desigualdad, y que eso afecta a la democracia misma. La enorme desigualdad de los siglos XVIII, XIX duró hasta la I y la II Guerra Mundial, en la que se disminuyó por la disminución de los patrimonios, la llegada del welfare y demás. Pero ahora los patrimonios están aumentando, la riqueza no ganada aumenta y el impuesto de sucesiones y este tipo de cosas se eliminan. Eso, desgravar la riqueza no ganada, tiene algo que ver también con el elemento básico en el que reposa la legitimidad de las sociedades modernas, que es la meritocracia. Ese es su elemento legitimador. Si se producen aumentos patrimoniales de gran dimensión y no se grava esa riqueza cuando se traslada o se cede a través de donaciones y sucesiones, eso se hace difícilmente compatible con la meritocracia como sustento básico de lo que es una sociedad moderna. Son tesis que, desde luego, comparto al cien por cien.
Falta llevarlas a la práctica.
Es muy difícil, naturalmente, porque supondría una fiscalidad distinta para las grandes transacciones financieras y en relación a la riqueza. Es normal que se resistan. De todas maneras, nunca los cambios se han hecho sin conflicto --hablo de conflicto político--, pero Piketty denuncia, y hace bien, uno de los males del sistema de acumulación de capital moderno.

Primera de El País:Alerta médica x los menores que boxean en España

2015-01-19-elpais.75027.jpg

domingo, 18 de enero de 2015

Intervención Casino-Teatro Trubia 16/1/2015



Gracias por invitarme.No en vano este caso fue el último que abrí en Bruselas antes de abandonar mis tareas europarlamentarias. Los políticos hemos de ser consecuentes con los compromisos adquiridos y leales a nuestros representados.

El 5 es un número áure, del que mis amigos saben utilizo como lista del máximo de enemigos que puedo soportar a la vez.Como me tengo por un poco ególatra,o hay quien de tal me acusa, con cinco puedo,pero antes de pasar a seis,me amigo ostensiblemente con algún usuario de mi listín particular, a fin de dejar casilla para un nuevo y recalcitrante candidato a iras y fobias.

La variación estos años de tanto movimiento escénico ha sido proverbial.

5 es,en cualquier caso, número primo y a los trubiecos que se acercaron a su Casino-Teatro el 16 de Enero a un acto de solidaridad con los despedidos de la Fábrica, les pretendí explicar gráficamente que junto a otro 5 gigante formaría un 55, que no es "primo"pero contiene la divisibilidad por dos que lo son:5 y 11.

55 es también capicúa, e incluso palíndromo.

Sin embargo,no estamos para finuras numéricas:55 es el triste y arbitrario despido masivo de unos trabajadores en la mejor tradición literaria de los obreros armeros que describía Clarín en La Regenta, la "segunda mejor novela de la lengua española,tras El Quijote", Alarcos dixit.

Una película clásica que todavía suelen reponer por las televisiones se llama "55 de Pekín", pero no hay que ir tan lejos.Aquí,detrás,55 de Trubia hacen historia plástica,reclamando Justicia todos los meses,en su concentración,y hoy de nuevo ante tantos testigos cualificados.

Sabéis que soy abogado,o,mejor, era abogado, y sé que el Derecho con mayúscula está a vuestro lado,pero se reconozca o no, se obligue o no a esa multinacional de General Dynamics, pase lo que pase en los Tribunales,en los que,insisto,confío,deberían readmitirse los que nunca debieron despedirse y están vocacionados a trabajar y participar de un progreso y una carga de trabajo que les corresponde como al resto.

Detrás del guarismo 55 hay unas vidas y unas familias, incluso, como se ha dicho, hay trágicamente quien ha fallecido.Sobre todo tiene que verse la dignidad,que es la de este pueblo trubieco y la de la ciudad y el concejo de Oviedo,y la de los concejos limítrofes,Grao, tan próximo, y el Valle de Trubia.

En mi columna semanal de prensa mañana menciono la banalidad carcelaria que hay en estos momentos,cuando entran,y salen,políticos,banqueros famosos y hasta tonadilleras y pronto quizá algún Duque.Esa banalidad también sucede,de forma distinta sin duda, con los despidos.Hay mucho paro,hay muchos despidos, pero no hemos de caer en la banalidad,ni la indiferencia.Es muy duro y lacerante constatar el paro; los 55 no son unos despedidos arbitrarios más,ante los que podamos quedar impasibles.Son nuestros e inolvidables.Nos generan dolor profundo.Todos los despedidos y parados,pero estos especialmente.

Son las seis y veinte de la tarde.Más o menos a esta misma hora un domingo 19 de Julio,el Coronel, que no era precisamente un afín al Frente Popular, recibió de la Comandancia Exenta de Oviedo,de Aranda,que se sublevaba,la orden de "volar la Fábrica e irse a Oviedo".No la cumplió.También estaban los trabajadores y los sindicalistas alertas a evitar se dinamitara.¿Se imagina alguien qué hubiera sido Trubia y Asturias sin la Fábrica todos estos años desde entonces?,¿qué hubiera sido de las generaciones de obreros armeros,de aprendices y de oficiales?

Al término del Frente Norte aquel Coronel y aquellos militares, mandos y oficiales,en absoluto izquierdistas,fueron juzgados sumariamente y ejecutados,pero la Historia no se borra y nos cabe defender la actividad de estas instalaciones, su modernización y adaptación a los nuevos tiempos.Amador,nuestro concejal, antiguo Presidente del Comité de la Vega,y otros defendían esa diversificación en el reciente pasado;gracias Celso Peyroux por tu hermoso billete en La Nueva España.

No entramos en la bondad, que no es tal,ni puede serlo,de la espiral de armamentos y necesidades bélicas, pero lo cierto es que los países se siguen armando y no falta el trabajo para las fábricas de armas.Ya se reconoce que hay carga de trabajo para los próximos lustros,sólo cabe la mejor adaptación laboral y comercial, a unos altos niveles de exigibilidad,productividad y eficiencia ya antes conseguidos.Y los despedidos son buenos profesionales.

Es intolerable que la multinacional explotadora y su auditora hayan jugado con las cifras y la contabilidad."Goyo", en nombre de los afectados, lo ha explicado muy correcta y profesionalmente;de forma incontrovertible.

El Ayuntamiento,la Alcaldía,tiene que ponerse las pilas en la defensa de Trubia y de los 55.

Creo sinceramente, contra una corriente de pensamiento declinante en Europa, que nuestro futuro no está solamente en el sector servicios sino en una economía mixta que no olvide la industria,sin la que no puede haber "capitales de servicios".Ni Oviedo ni ninguna otra probablemente.

Oviedo defendiendo Trubia,defendiendo a los 55,defiende su dignidad,como decía,y también su razón de ser y su futuro.

Claro que tampoco puede dejar de ser un objetivo regional del Principado, en el que confío plenamente de que estará a la altura del gran reto.

El Ministerio de Defensa tiene una política nociva de excesiva complacencia y entrega a la multinacional extranjera ante la que se pone de rodillas.

A General Dynamics, como han dicho los Presidentes del Comité de empresa y de la Asociación de Vecinos,le llega la hora de rectificar:¡que de sabios es!

Tienen que darse cuenta, a poca sensatez que haya,que ni Ministerio ni empresa pueden seguir siendo enemigos de Oviedo y de Asturias.Tienen 55 buenas razones para modificar,rectificándolo, un tiro que iba directamente a nuestro corazón.

sábado, 17 de enero de 2015

La banalidad carcelaria

La gestualidad de los ladrones de alto rango que prefieren entrar en prisión y luego vivir de sus botines a buen recaudo


La banalidad carcelaria
La banalidad carcelaria
Recuerdo una tarde lluviosa en el tardofranquismo. Me sentía feliz por haber convencido a un buen juez, Don Jaime Barrio, y al Secretario, Don Carlos Cima, humanistas y liberales, ambos de grata memoria, de que esperasen a un detenido. Éste iba a ser conducido por la llamada eufemísticamente Policía Social, al objeto de valorar su posible puesta en libertad por una acusación inocua.
Esperamos y esperamos, como en la famosa pieza de Beckett, pero ni la "Social" y su preso ni Godot alguno se presentaron antes de la caída del sol como marcaban la costumbre y la vetusta Ley de trámites. La propia siniestra brigada policial se había percatado de la generosa voluntad del Magistrado pretendiendo entonces neutralizarlo con una antigua multa gubernativa impagada de 25.000 pesetas. Ofrecieron al sancionado, sufridor de especial aversión, una perversa disyuntiva: el pago inmediato o se le conduciría a la cárcel modelo por un mes. Mi defendido optó por la prisión, muy orgulloso de sí, despreciando luego la cantidad que su clandestino partido puso enseguida a mi disposición. Poco antes, en el campamento leonés de la mili, tres reclutas, recientes presos políticos, me confesaron que sufrían más en El Ferral que en el penal. En uno y otro caso, la desvalorización relativa de la cárcel era manifiesta, y yo me di cuenta de que el régimen, perdiendo una de sus claves represivas, se extinguía. Así sucedió pronto. Entrar en la cárcel se convertía en banalidad. Los demócratas querían evitar la comisaría, donde durante setenta y dos horas cabía la tortura y que, en Asturias, fue llamativa en Avilés, aún con un jefe especialmente sádico, incluso ya muerto Franco, pero la prisión era mejor que abonar onerosas multas o las meras instrucción y disciplina militares.
Los tiempos han cambiado mucho naturalmente pero no dejo de pensar cómo entran y salen de la cárcel los Fabra, Matas, Blesa, Díaz Ferrán, Pantoja...y pronto quizá Urdangarín, Rato, Pujol, Alavedra... sin un ápice de arrepentimiento ni reparación, incluso en algún caso con vejación del juez instructor. Aquellos perseguidos del tardofranquismo, olvidados o no, eran héroes sociales, cuya conciencia se reafirmaba, nada que ver con los que ahora, hez social, se aproximan a los otrora fatídicos barrotes; unos y otros encausados, de tan dispar talla moral, tienen en común una misma y superficial displicencia.
La represión no cumple su íntegra función. Recuerdo también, una noche en el encopetado Club Naútico de Salinas, que imponía corbata para las veladas sabatinas, donde un provocador humorista, Fernando Esteso, aseguraba que los políticos de aquellas calendas preparaban el confort carcelario dado que se tenían por futuros usuarios. La transición fue luego otra cosa, pero, descubiertos un montón de pícaros del llamado "cuello blanco", como describe Modiano, el último Nobel, cabe plantearse si esos ingresos en prisión no se convierten en pura banalidad.
Me vienen las primeras lecciones de Penal y Criminología, de la Universidad de Deusto; ya de aquella, Antonio Beristain S. J., triste y recientemente fallecido, se planteaba que habría alternativas más aleccionadoras que la misma cárcel para algún tipo de delincuentes y delitos. Los gestos y la semiótica de algunos condenados de hogaño merecerían una amplia reflexión del cuerpo social sobre la toma en consideración de eficaces medidas disuasorias a ladrones y evasores de alto rango que, como ya ocurriera antes con los Roldán y otros, prefieren entrar en prisión y vivir luego de sus botines a buen recaudo. Contraste con la dureza de las penas a algunos sindicalistas, como ha advertido sin ambages el actual Ministro de Justicia, y las desproporciones de las sanciones administrativas y de orden público que han revelado órganos consultivos del Estado y, de forma rotunda, Mercedes Gallizo, exdirectora de Prisiones.
www.antoniomasip.net
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Voz de Trubia


Publicado el enero 16, 2015 por La Voz del Trubia
MULTITUDINARIO ACTO EN DEFENSA DE LOS 55 DESPEDIDOS, AL QUE ACUDIÓ ANTONIO MASIP Y LA PLANA MAYOR DE IU ASTURIAS
F. R.

El teatro-casino de Trubia estaba esta tarde a rebosar. Numeroso público (lleno completo) acudió al acto organizado por los 55 despedidos de Santa Bárbara Sistemas de Trubia. Tal y como ya se había anunciado, el discurso de la asociación de vecinos de Trubia fue contundente y no faltaron críticas para los sindicatos UGT y CCOO, muchos de cuyos integrantes estaban presentes en el acto, por su “tímida actuación” en favor de los despedidos. Toño Huerta, de la asociación vecinal se preguntó “¿Por qué ahora hay tímidas movilizaciones de los sindicatos?…porque hasta la fecha fueron los vecinos de Trubia los que les apoyamos a los 55 despedidos, bueno 54, que uno de ellos falleció en esta lucha” en referencia a Manuel José Grana, que murió el pasado mes de noviembre debido a una larga enfermedad. Toño Huerta leyó un comunicado de la asociación en el que finalizó diciendo que “no se pueden permitir más afrentas a los trabajadores de Trubia”.
Entre los asistentes estaban la plana mayor de IU de Asturias en la primera fila, los concejales de esta formación en el ayuntamiento Roberto Sánchez Ramos y Emilio Huerta, el diputado Gaspar Llamazares, el senador Jesús Iglesias y el coordinador regional en Asturias Manuel Orviz.
Intervino también el ex eurodiputado socialista y exalcalde de Oviedo Antonio Masip, quien con una oratoria encendida recordó que su último acto en el parlamento europeo fue para defender a los 55 despedidos. Muy enfadado y tras sacar dos cincos hasta formar el número 55 Masip quiso recordar que detrás de ese número hay 55 familias “y unas vidas” y pidió una intervención decisiva del ayuntamiento de Oviedo, del Gobierno regional y “de un Ministerio muy entregado a una multinacional extranjera” en referencia a General Dynamics cuya filial Santa Bárbara Sistemas gestiona la fábrica de Trubia.
Masip hizo un recorrido histórico para concluir que sin la fábrica de armas y el arrojo de sus trabajadores y oficiales  Asturias no sería hoy como es.”

viernes, 16 de enero de 2015

Peinadohabía predicho que Repsol no exlotaría petróleo y gas frente a Lanzarote

Bien recuerdo que hace semanasManuel Peinado, catedrático de Alcalá de Henares,en su intervención en el Club de La Nueva España, ya predijo hace semanas que Repsol no  explotaría el gas y el petróleo frente a Lanzarote



Según un comunicado emitido por la compañía se indica que "tras el análisis de las muestras obtenidas, se ha concluido que hay gas (desde metano hasta hexano), pero sin el volumen ni la calidad suficientes para valorar una posible extracción. La petrolera sostiene que "el sondeo exploratorio ha confirmado que en el subsuelo de esta cuenca se han generado petróleo y gas, si bien los almacenes encontrados están saturados de agua y los hidrocarburos existentes se encuentran en capas muy delgadas no explotables".
Repsol asegura que "durante la próxima semana se realizarán las labores de sellado del pozo continuando con los protocolos de seguridad más estrictos, conforme se ha desarrollado el sondeo en su conjunto".
La compañía detalla que en este proyecto han trabajado unos 750 profesionales de más de 50 empresas y se han aplicado los máximos estándares de seguridad y respeto medioambiental. "Desde el inicio de los trabajos, Repsol estimó para los mismos unaposibilidad de éxito exploratorio de entre el 15% y el 20%. La compañía realizó el sondeo considerando que un posible hallazgo reportaría importantes beneficios para la economía española", concluye la nota.
De esta forma Repsol abandona definitivamente la investigación en Canarias. La petrolera tenía permiso para realizar una nueva exploración en el área denominada Chirimoya, más al sur del punto donde se ha llevado a cabo el sondeo que ahora ha finalizado.

El Comercio anuncia el acto trubieco de esta tarde


Antonio Masip y Toño Huerta abordarán hoy la situación de la fábrica de armas de Trubia
  • Al acto, que se celebrará a partir de las 18 en el teatro-casino, asistirán diputados nacionales, regionales y concejales

El historiador Antonio Huerta, el exeurodiputado y exalcalde de Oviedo, Antonio Masip, y Gregorio Martín, exobrero, participarán hoy en un debate sobre el presente y el futuro de la fábrica de armas de Trubia. Comenzará a las seis de la tarde y se celebrará en el teatro-casino de la localidad, con la presencia confirmada de diputados nacionales, como Gaspar Llamazares, Antonio Trevín e Isidro Martínez Oblanca, y responsables a nivel regional y local de todos los partidos menos el PP, que aún no ha confirmado su asistencia, según informaron los organizadores.
El acto está organizado por la plataforma de los 55 trabajadores despedidos de la fábrica de armas de Trubia, que precisamente el lunes participó en una concentración, apoyados por la actual plantilla, para exigir su readmisión en la planta. Una solicitud que, de momento, descarta la dirección de Santa Bárbara alegando que aún no está confirmada la carga de trabajo para el 100% de la actual plantilla (que pasa por un ERTE) y el asunto está judicializado (el Tribunal Supremo resolverá el próximo día 21 los recursos que intentan anular el ERE).
Este fallo judicial, que afecta a todas las fábricas de armas de España, supondrá un antes y un después. Los magistrados dirán si son ajustados a derecho, nulos (lo que llevará a la admisión de aquellos exobreros que lo soliciten) o improcedentes (en este caso la dirección puede decidir entre readmitirles o pagarles 45 días por año trabajado). El colectivo de despedidos indicó que no existe ningún problema en tener que devolver sus indemnizaciones si es para lograr su reincorporación

Magnífico billete sobre Trubia de Peyroux en La Nueva España

La injusticia de Trubia

16.01.2015 | 09:30
La injusticia de Trubia
La injusticia de Trubia
No pretendo descubrir ahora que el mundo está lleno de injusticias. No hay más que darse una vuelta por Haití -cinco años después del terremoto que asoló el país caribeño y que ha pasado al olvido- o por la mitad de lugares del África negra donde un niño se muere por falta de cuidados cada cinco segundos. "Teverga solidaria" está trabajando por y para ellos todos los años, pero se necesita que otros pueblos y comarcas imiten esta noble acción. No obstante, no hace falta ir tan lejos para darse cuenta de que también aquí en nuestros valles comienza a faltar el pan y la sal a muchas familias. Es injusto. No cabe en rincón alguno la acción villana y perversa de despedir a trabajadores que llevaban toda su vida laborando en la entrañable Fábrica de Trubia. Maldito sea una y mil veces el mundo globalizado del dinero y sus multinacionales. Todo se fue al garete menos la esperanza. Los "cincuenta-y-cinco" valientes despedidos aguantan porque todo el valle los apoyará como esta tarde. ¡¡¡Haití, mon amour!!!

lunes, 12 de enero de 2015

Alarma:Los excedentes europeos tiran el precio de la leche

Los precios medios desde el inicio de campaña han pasado de 0,39 a 0,32 euros litro, aunque en Galicia se hallan más a la baja con cifras de hasta 0,28 euros litro, lo que suponen la ruina para las explotaciones.
(El País,página.27)

viernes, 9 de enero de 2015

"El Rector" de Pedro de Silva



El Rector



"Un hombre,/el único,frente a la sola ruina,/corona un túmulo de escombros..."
Angeles González Fuentes,"Sales de PLATA".


Pedro de Silva es muchos Pedro de Silva.Alfonso Iglesias le cantaba con un humorístico octasílabo,"Un presidente que silva",y Gustavo Bueno,en el madrileño Círculo de Bellas Artes, con un rotundo"no robó".Ahora,autor de Teatro,antes poeta,novelista y columnista cotidiano.

Mucho sentí inasistir a la presentación de El Rector. La biblioteca universitaria, cuyo incendio tanto dolió a Don Leopoldo Alas Argüelles, era marco pintiparado para la rehabilitación histórica y moral de esta personalidad.

El texto es magnífico.No sé si será representado pero mantiene clásicos recursos para animar la mejor carpintería teatral,con un par de alternativas de montaje. Los libros,tan consustanciales al personaje, están en escena, salvo,claro,en la contrastada sobriedad carcelaria, en los bajos de la Diputación,donde se hizo un juicio, tan alejado del Derecho,y en el siniestro despacho/comedor episcopal salmantino del Generalísimo Franco, asesorado por un antiguo amigo íntimo de García Lorca, Martínez Fuset, llamado "Fusta"en El Rector.

El género teatral es, en cualquier caso,simple carcasa del mensaje moral que se contiene en las frases hagiográficas y emotivas de Don Benjamin Ortiz,el canónigo,que bien conocí,y que se han filtrado oralmente de generación en generación, "Mataron a un santo", y en cuya valoración más precisa de que Leopoldo Alas "no hizo nada malo"insiste de nuevo Pedro de Silva.Se resalta la presencia maléfica del pegajoso viento sur, de la segunda frase de La Regenta y de las grandes catástrofes de Vetusta.

Las pretensiones del autor no van más allá de esa ágil envoltura ni de la fijación para siempre de tan importante mensaje.No hay aportaciones novedosas ni se buscan en la conocida biografía de Alas que quizá vengan en la esperada tesis doctoral que prepara Francisco Galera.Pero esa autolimitación investigadora es también grandeza que se dirige a excitar, con su propia memoria social,la conciencia colectiva de Oviedo y de su Universidad.Todos sabíamos lo que sucedió pero El Rector se afana en actualizarnos su lacerante tragedia,no solo, que también, en su heroicidad, sino por la vacilación pusilánime de algunos, y la falsaria y aberrante seguridad del enfervorizado público asistente a la vista oral del ilegítimo proceso. Sin desdeñar tampoco la crueldad ilimitada de un dictador que odiaba a Vetusta/Oviedo,manifiesta desde que,habiendo tenido su primer domicilio en una pensión de la calle Rosal,con el acceso en cota menos uno de la acera,quiso,por parecerle poco,que sus biógrafos oficiales le situaran únicamente en un Hotel con pretensiones,El Parìs,de la central Uría.

El Rector,bien editado por Losada, es un documento histórico y artístico muy útil para comprender lo que aquí ocurrió,o sigue ocurriendo,pues, como gustaba expresar Faulkner,usuario,tal Pedro,de todos los diversos géneros literarios:El pasado nunca se muere, ni siquiera es pasado.

miércoles, 7 de enero de 2015

Importante artículo Jonás Fernández en El País

TRIBUNA

Tribulaciones sobre el Plan Juncker

El Gobierno español permanece distante cuando debería liderar el proyecto en el seno del Consejo

En los últimos meses hemos observado el inicio de una reorientación de la política económica en la Unión fruto, sin duda, del mayor peso relativo de los socialistas en el Parlamento Europeo. Este viraje se está produciendo con menor intensidad de la necesaria —al fin y al cabo, los socialistas seguimos siendo el segundo grupo de la cámara—, pero el paradigma que ha cubierto los últimos años centrados en los ajustes fiscales ha dado paso a un nuevo debate focalizado en la urgencia de nuevas medidas para acelerar la demanda en la eurozona. Ese fue nuestro principal objetivo en la campaña electoral y la investidura de Jean Claude Juncker estuvo supeditada al compromiso de lanzar un plan de inversión que recogiera la inmensa liquidez disponible, transformándola en demanda adicional.
Sin duda, el BCE aún debe hacer más para permitir una mejor transmisión de la política monetaria, y esperamos impacientes la compra de deuda pública por parte del ente emisor, pero aún así seguirá siendo necesaria la transformación de esa expansión monetaria en inversión. Y dada la atonía de la demanda privada ante las pobres perspectivas de crecimiento deberá ser el sector público quien se implique directamente en tal misión. Para ello, la Comisión acaba de presentar un plan de inversión que los socialistas europeos analizamos ahora con detenimiento para conocer si tal proyecto cumple con los compromisos adquiridos por Juncker y si podrá acelerar a corto plazo la salida de esta larga la crisis.
El plan presentado se centra en la creación de un fondo especial con un capital inicial de 5.000 millones de euros del Banco Europeo de Inversiones y 16.000 millones adicionales del presupuesto de la Comisión Europea mediante garantías. A partir de estos 21.000 millones de euros, el nuevo vehículo se endeudaría, respaldada por el propio BEI y la Comisión, hasta 63.000 millones de euros, lo que supone la emisión de una especie de eurobonos, al menos en la parte defendida por el presupuesto comunitario. Esta financiación inicial debería usarse para impulsar proyectos con una participación privada estimada en 252.000 millones de euros, sumando así los 315.000 millones de euros globales del programa a invertir en el trienio 2015-18.
La dotación global del fondo se queda escasa, a la espera de la participación de los Estados
Adicionalmente, el fondo europeo prevé la participación voluntaria en el capital inicial de los Estados Miembros, lo que podría elevar la disponibilidad global de recursos. Por su parte, este nuevo fondo estaría dirigido a financiar proyectos en el sector energético, digital y transportes. Asimismo, la Comisión recomienda el apalancamiento de los recursos ya comprometidos derivados de los fondos estructurales, que podría sumar 20.000 millones de euros adicionales.
Pues bien, en primer lugar, la dotación global del fondo se queda escasa dado que supone poco más del dos por ciento del PIB europeo a repartir en tres años, a la espera de conocer la posible participación de los Estados. En segundo lugar, el fondo parte con demasiado poco capital inicial, lo que dificultará la atracción de financiación privada en los porcentajes que se estiman. Este hándicap complica el conjunto del proyecto, dado que exige una ratio de financiación privada muy elevada. Por ambas cosas, sería vital la participación de los Estados con financiación adicional que, por ciento, no sería computable como déficit, debido a que la aportación estaría bajo el epígrafe de capital.
Estos problemas nos conducen a dos reflexiones adicionales. Por una parte, los proyectos deberán pasar un proceso de selección transparente y profesional que evidencie la rentabilidad asociada a los mismos, sin la cual será muy complicado atraer a la financiación privada, y parece ser que los Estados miembros ya quieren condicionar el destino de los fondos, huyendo de una visión paneuropea de los mismos. Y por otra parte, debido a ese reducido capital inicial, sólo serán financiables aquellos proyectos cuya rentabilidad privada no sea discutible, eliminando de la escena aquellas inversiones con un mayor carácter de “bien público”, donde los beneficios son más difícilmente apropiables, que suponen a su vez los principales objetivos a financiar, véase infraestructuras de transporte de mercancías, redes de telecomunicaciones y energía. Este problema de selección es crítico porque puede llegar a invalidar el conjunto de los esfuerzos públicos.
Se financiarán los proyectos cuya rentabilidad privada no sea discutible
Así pues, el plan de inversión presentado ofrece incertidumbres en la medida en que la financiación resulta insuficiente, lo que debe ser corregido con una aportación adicional de los Estados en el capital inicial, que facilite la entrada de inversores privados y aminore, a su vez, el problema de selección identificado previamente. En este sentido, los países miembros se han reunido recientemente en el marco del Consejo Europeo y, aún tras haber respaldado el plan, no se han comprometido a realizar aportaciones individuales.
Ciertamente, este plan supone nuestro gran compromiso electoral y no cejaremos hasta sacarlo adelante, comprometiéndonos en cada decisión, porque no sólo está en juego la salida de la crisis sino también el futuro del propio proyecto europeo. Resulta, por tanto, extraño la distancia del Gobierno español que no parece ser consciente de la necesidad imperiosa del propio plan y prefiere centrar su presión en el BCE, cuando debiera liderar este proyecto en el seno del Consejo.
Con todo, el Parlamento y la Comisión deberían aunar esfuerzos para presionar al Consejo, de modo que aquellos países con mayor holgura fiscal contribuyan decididamente en el fondeo del plan. Sin duda, no será sencillo pero este compromiso es esencial para el éxito del programa.
Jonás Fernández es diputado socialista al Parlamento Europeo y miembro de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios. Autor de Una alternativa progresista(Deusto).

Y ADEMÁS...