domingo, 13 de diciembre de 2009

APARECIDO ( el pasado sábado se celebró la comida anual de antiguos alumnos de los Dominicos.No pude asistir pero me inspiraron un microrelato)

Anualmente celebramos una comida de fraternidad de antiguos alumnos del Colegio. El ritual comienza con una misa. El celebrante solía referir los muertos recientes por los que rezábamos. En cierta ocasión escuchamos el nombre de uno de los compañeros que estaba con todos nosotros en los bancos de la Iglesia. Hubo naturales risas y sonrisas. A la salida lo estrujamos a abrazos congratulándonos del error y de que siguiera con vida. Durante la comida se anunciaron brindis para él pero momentos antes se había marchado a casa “porque se encontraba mal”. Al año siguiente supimos que había fallecido aquella misma tarde. Hay quien asegura, sin embargo, a pies juntillas que no hubo tal casualidad pues habría muerto ya cuando se adelantó su nombre en misa. “El cura no se confunde nunca”, decían los más pelotas en la época del Colegio.

Ahora seguimos juntándonos los que vamos superviviendo pero se ha dejado de leer la lista. La directiva de la asociación alega que es cada vez más larga y deprimente: basta con la genérica aplicación a los difuntos. Yo sé, no obstante, la auténtica razón. A veces me dan ganas de investigar exactamente la hora de aquel fallecimiento pero tengo reparos,- escrúpulos, decíamos antes- por miedo a encontrarme con la prueba de que estuvimos en efecto junto a un aparecido.

1 comentario:

El ángel de Olavide dijo...

Sería muy interesante recordar cual era la actitud del "afectado". Parece que los cuerpos reales y los fantasmagóricos tienen comportamientos y presencias distintos.
Una fotógrafa amiga mia estando en la casa natal de Verdi tiró una instantanea en coincidencia con un sonido que parecía venir del piano de una de las salas. Cuando reveló la foto, eran los tiempos de la fotografia química, en la misma aparecieron unas manos sobre el teclado del piano.
Según un experto en fenómenos paranormales al que consultó, los fantasmas de muertos o aparecidos se les reconoce mejor en fotos. En la realidad te dan el pego pero si les haces fotos solo aparecen partes de la persona, las manos, los pies, la corbata o el flequillo.
¿nadie conserva fotos de aquel encuentro?