martes, 29 de diciembre de 2015

LEPRA MENTAL/Blas de Otero

LEPRA MENTAL

A Don Julián Hidalgo Vázquez,codirector del Banco Herrero con el abuelo Antonio, de acogedores,grandes y espesos bigotes rizados,al que le llamábamos en casa,tío Emilio, un valioso reloj de pulsera había dejado llamativa marca en la piel que,decía,"no se quita con nada".Un médico, supongo no precisamente dermatólogo, especialidad que no existiría en esas calendas de mi memoria, llegó a temer que se tratara de ¡lepra!.El mero nombre de la enfermedad asustaba pero no a tío Emilio,impasible donde los hubiera.

La lepra era un mal bíblico,considerada erráticamente contagiosa,de la que bien recuerdo la película Molokai, que dieron en el Campoamor una semana santa, pues su naturaleza hipercristiana podîa saltarse las restricciones cinéfilas cuaresmales.

Poco supe luego de lepras hasta ahora que se ha desvelado el informe de un puntilloso censor eclesial sobre la obra de Blas de Otero, tachado por "lepra mental".¡Y yo,ingenuo de mí, que estuve muy feliz y orgulloso de tratar al poeta en la tertulia sabatina del cafetón La Concordia,en Bilbao!

¿Blas de Otero,leproso mental,tío Emilio leproso en su muñeca izquierda?

Algo hay del mundo al revés en estas dos asociaciones a la espeluznante plaga en mi pasado...naturalmente MENTAL

Enviado desde mi iPad

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojo con ellos!A

Anónimo dijo...

:)
S