sábado, 31 de julio de 2021

¿BOXEO? NO, GRACIAS; VIOLENCIA, AUN MENOS

 


Siempre me pareció importante que haya hombres capaces de diferenciar los derechos humanos de un puñetazo en la nariz.

 Frank Capra / James Stewart, “Caballero sin espada”.

 

Mucho afecto me une a José Manuel Ponte, tan buen escritor, al que apenas veo, solo leo. Sus preocupaciones son mías y la reciente brutalidad sin causa coincide con la inquietud ante la violencia galopante. En otro plano, acerado contraste y talento, el Ayuntamiento sostiene que va a hacer del boxeo atractivo para conocimiento internacional, visita turística y hasta ¡crecimiento comercial! (sic.). No bastó, al parecer, con la charlotada de Mickey Rourke ni ser testigos de frecuentes peleas callejeras.

Como enemigo de toda violencia, incluso la disfrazada de impostura deportiva, estoy seriamente preocupado por el crecimiento de esa brutalidad sin causa que narra Ponte y por cualquier otra.

viernes, 23 de julio de 2021

El ÁRBOL MÁS ALTO DEL CAMPO

 



En memoria de Santitos Muñoz, de nuestra compartida oriundez santurzana y ovetense.


Frente a mí, los árboles franciscos borran Casa del Coño que reemergerá entrado el otoño. Casaprima ha publicado hermoso libro, EL CAMPO DE LOS HOMBRES BUENOS. Nuestro gentilicio fue fijado por estratégico roble arborecido. Da Vinci e Ignacio Simón sostuvieron que no hay flores iguales por color, pétalos, ramificaciones…Los árboles más altos, aún caducifolios, parecen perennes pero luces y vientos turban por minutos, mientras, con extraña frecuencia, hay ribetes rosáceos vespertinos y, en mayor habitualidad, tonalidades Lloviedo. De vez en cuando, el firmamento limpio permite nubecitas inquietas que Jovellanos contabilizaba en infinito dietario. Paco Sarandeses añadía un jilguero para alcanzar Paraíso.

Lo último para Albert Camus fue árbol de quietud homicida, De Gaulle precisaba sus árboles en instantes históricos y José Saramago, del que yo mismo leí necro en el Europarlamento, pedía cortesía para cada ejemplar. Algo adelantó Casona. Por consecuencia, despedimos al negrillo de EL RECONQUISTA, con los escolinos de LA LUNA/DOLORES MEDIO y el entrañable ebanista César Álvarez, en rodajas versificadas por Ángel González, Bousoño, Gamoneda, García Nieto, Botas, Pedro de Silva…El tiempo en que los abrazos me caracterizaron, o caricaturizaron, ya no es pero sigo bañando miradas en verde urbanita irresistible. Entre los vecinos de enfrente, dominan plátano, palmito canadiense, y cedro, que subyuga mis ensoñaciones, ¡a saber cuál más alto!, según valora Juan Carlos Menéndez, excelente funcionario de PARQUES Y JARDINES.

viernes, 16 de julio de 2021

OVIEDO NO ES RONCESVALLES

 


Vicente José González, entonces clérigo, tiene opúsculo, famoso en los cincuenta, sobre Bernardo del Carpio, supuesto ovetense por adolescencia, sobrino de Alfonso II, vencedor, también legendario, de Roldán, a su vez sobrino de Carlomagno. El Quijote no fue ajeno a la leyenda de un ovetense en Roncesvalles, origen de Europa.

Don Vicente, como le llamaba Gustavo Bueno, su gran valedor, sostuvo su teoría luego en El Basilisco y en polémicas con Herminia Balbín, Juan Ignacio Ruiz de la Peña y otros varios sabios. Así como pienso que Don Vicente acertó en insistir en un Oviedo anterior al siglo VIII y a Máximo y Fromestano, lo de Bernardo/Roncesvalles cojea. Y ahora se acaba de cometer el desafuero de conmemorar el año jacobeo en Roncesvalles del supuesto inicio del Camino con la presencia ante el Rey de varios presidentes autonómicos. Se comprende el posado del presidente gallego y de la presidenta navarra por su vinculación, Feijoo al término de todos los Caminos y de la otra al inicio español del Camino francés, incluso la del regidor cántabro, tan inquieto como ya era en la Universidad, pues ha habido notable intento de borrar su región del Camino. Alegra que de Asturias no haya asistido el Presidente reduciendo la representación a mera portadora de recados, aún importantes como contaba Julio Verne en El correo del zar. El inicio del Camino no es Roncesvalles ni Tour Saint Jacques de París, sino Oviedo, como escribieron los eminentes balesquidos Juan Uría y Alberto Polledo. Si algo de ovetense queda, nuestro Ayuntamiento debería luchar en todos los campos y no habríamos sido los ciudadanos los que conseguimos la benéfica rectificación de los insultantes anuncios de FCC en sus camionetas. El Camino desde Oviedo competía como alternativa a las peregrinaciones de Jerusalén.

Me parece rebién que se resucite la parada de Mieres, que dejó huella incluso en García Lorca, antes del gran eco mierense del 34 y de cumbres literarias como Albert Camus y Louis Ferdinand Céline. Los peregrinos bajaban de León a Mieres del Camín, Camino o Chemin. De ahí a la Manjoya, que visitaron Robbe Grillet y Simone de Beauvoir.

Estamos a tiempo de que los Reyes inicien en la catedral el jacobeo, no en vano la Reina es ovetense y espabilada, continuando la simbólica visita, contra opositores, vientos y mareas, de JUAN PABLO II que revalorizó, en 1989, la chanson “quien va a Santiago y no al Salvador…”


sábado, 10 de julio de 2021

EL PADRE VALDÉS EN EL NOMENCLATOR OVETENSE

                                            

                                                                                                     📷 Pablo Lorenzana. El Comercio


Como voy para mayorín, o vieyu, coincidió mi término en el Colegio de los Dominicos, al que tanto debo, con la llegada del Padre Valdés, huracán en participación deportiva, al puro espíritu Coubertin. Como sé muchas cosas buenas de este Valdés O.P., aunque no haya sido mi profesor, me sumo sin vacilar a la petición de la Asociación de Antiguos Alumnos, que comandaba Luis José Ávila y, ahora, Chema Feito. Se merece eso y más si cupiese. Acierta nuestro Ayuntamiento que sea en El Campillín, tan vinculado a la vecindad escolar, soñado por mi padre en tiempo de alcalde. Tolivar Faes, siempre imposible de enmendar, denomina JARDINES al actual Campillín. Recuerdo el lugar con línea de casuchas entre las que el (Bar) Naves, donde algunos compañeros se proveían por piezas de “celtas” o los más caros “bisontes”.

En esa coqueta explanada, pusimos, aprovechando promo del Mundobasket-86, que consiguió Joaquín Prendes de la Buelga, canasta de cenefa curvilínea, en la que emocionaba contemplar, con la dudosa luz de madrugada, a un chaval probando tiros de (falta) personal. También estuvo algún chiringuito mateín que ahora abruptamente suprimen.

domingo, 4 de julio de 2021

RESPIRAR BIEN ES CLAVE


📷 elEconomista.es

 

¿No es verdad, ángel de amor, / que en esta apartada orilla/ más pura la luna brilla/ y se respira mejor? Zorrilla, “Don Juan”.

 

“Aprender a respirar es toda una hazaña espiritual”, frase de Manuel Vicent, columnista a la vieja altura de Camba o Umbral. ¡Cuánto la añorarían los fatales afectados del COVID! 

Gracias a Félix Payo, un aparato extraño y sencillo me ayuda contra apneas riesgosas, además neutraliza consiguiente fatiga del mal sueño. Ya no sé dormir sin el aparatito, tubo y máscara astronauta, versión quemalibros de Truffaut/ Bradbury o Mundo Feliz de Huxley. El bueno de Joaquín Manzanares, en sus huidas de Prau Picón las noches tormentosas, me habría aplicado su maldición a los escafandristas foriatos. Cuando Payo prescribió el artilugio, en el antiguo Instituto de la silicosis, éramos pocos en prácticas pioneras. Hogaño, sin embargo, en la revisión, un afable enfermero, hijo de otro viejo amigo, calcula ocho mil los beneficiarios astures de esta técnica desconocida a antiguos galenos. Se ha roto el mito del ronquido como placidez onírica. El resultado relaja vida.