domingo, 23 de mayo de 2021

BALESQUIDOS Y POLLEDOS SUMUS



 

Siento no haber asistido al homenaje de la Balesquida a Alberto Polledo. Tras interrupción, el 25 de Mayo, fecha de resonancias junteras antinapoleónicas, la fiesta, vuelve, sin los peores embates del Covid, pero con la fatal ausencia de Alberto, balesquido número uno. Felicito a la Protectora por este palante que Polledo hubiera hecho. Supe por él cómo LA BALESQUIDA resurgió a tiempo bajo, guerras y muertes. Entre los preclaros ovetenses que la levantaron mi pariente José Buylla Godino; Ricardo Casielles, polifacético, actualizador de planimetría ciudadana; Muñoz de Diego, diputado melquiadista, que, pese a su centrismo, mi venerada Veneranda Manzano respetaba en lo más alto, o Uría Ríu, historiador de todo lo astur... La película reciente sobre Churchill destaca ese palante en EL INSTANTE MÁS OSCURO.

Haga bueno o malo, que Oviedo no deja de ser el LLOVIEDO de Fernando Beltrán, nuestro grandísimo poeta, me acercaré al Bombé pues nací con los carnés de LA BALESQUIDA, SOF, Oviedín y COCINA ECONÓMICA, a que añado el sentimiento inextinguible de Alberto.


Lo que llega, pasados Velasquita Giráldez, sastres, alfayates, desamortización de huerta francisca, supervivencia al siniestro parking y, ahora, la intentada aberración de restaurante, bien merece Fiesta.

 

Gracias, amigos comunes, ovetenses todos. ¡Viva el Martes del Bollo!

No hay comentarios: