jueves, 8 de abril de 2021

PASAPORTE Y VACUNACIÓN


Al permitir que el inglés se convirtiera en lengua franca, la UE perdió el control de la narrativa” MÜNCHAU, W. Cómo se nos escapó el relato.


El pasaporte es mal endémico, utilizado, en pirueta oxímoron, contra pandemia. Nunca olvidaré a Bertrand Russell quemando tarjeta identidad cuando su gobierno la mantuvo tras la Guerra Mundial. Sir Russell quedaba lejos, salvo en la biblioteca paterna, hasta que colaboré en sus Tribunales de Vietnam y Latinoamérica, pero, como desde niño me inculcaron pasión viajera, el pasaporte se hizo imprescindible. A menores resultaba más habitual en el familiar de los padres; inválido en mi caso, que iba con la única compañía de mi hermano. El pasaporte suponía reafirmación del que carecían compañeros colegiales.

La obtención era en el mismo lugar de calle Regente Jaz, que se completaba de VACUNACIÓN A LA VIRUELA, papelito anaranjado y ribete caqui, firmado, en la c/General Elorza, por Dr. Gasset, que, en la estival Salinas, conocíamos como San José. Para ese segundo trámite, incisión de tintura verde en hombro. El PASAPORTE COVID se traduce al inglés; entonces lo era en franchute hasta grafiar lectura comprensible: suprimiendo la E, doblando S y terminando certificado en T.


Con los años, no me fueron automáticas ni traducción ni obtención burocrática. Así, para acceder a BENGAZI, a Leopoldo Torres, que ahora siento enterarme está malito, y a mí, el dictador Gadafi exigió que el pasaporte incorporase versión árabe y, en otras dos ocasiones, fui interrogado por Claudio Ramos, siniestro torturador jefe, empeñado, ¡y no le faltaba razón!, que tanto viaje había perturbado lo que para él eran principios: ”Mi hija es monja y no tiene nefasto extranjerismo”.

En paso hacia Brexit, me tocó debatir con la Cámara de los Lores, un primer abandono en asuntos de Justicia e Interior, y, dado que el Tribunal de Luxemburgo que negaban era la única institución de resoluciones y deliberaciones en francés, ¡sin intérpretes!, uno de los comisionados ennoblecidos preveía que el aislamiento afectaría que su sacrosanto idioma fuera desplazándose de otros foros. Vana preocupación pues UK siguió camino abisal hasta el día que retroceda del daño inferido.

El inglés se impone, aún sin el Reino Unido, incluso en pasaporte de vacunación, lo que, español, europeísta y francófono que soy, lamento.

3 comentarios:

antonio dijo...

COINCIDE LA MUERTE DE FELIPE DE EDIMBURGO DEL QUE RECUERDO LA ENTREVISTA QUE TUVIMOS, JUNTO A MANOLO PONGA, EN UN APARTE DE LA RECEPCIÓN EN EL MADRILEÑO PALACIO REAL Y LUEGO LA CARTA QUE INOPINADAMENTE ME ESCRIBIÓ UNO DE SUS COLABORADORES DESDE EL YATE BRITANIA DE TODO LO CUAL DÍ CUENTA EN PRENSA

Anónimo dijo...

Y yo también lo lamento. Siempre me alegré de pasar por francesa en Francia, especialmente porque nunca pasaré por inglesa en Inglaterra, y eso que es mi lengua extranjera 1ª de especialización. J'aime bien la langue française A

Anónimo dijo...

También comparto tu lamento final. Como observación marginal, pienso que Sir va con el nombre y no con el apellido. A