lunes, 11 de mayo de 2020

VITIN EN GASEOSA



De nuevo por LNE me entero del triste fallecimiento de otro amigo, Víctor García Carrasco, íntimo compañero en el Colegio de los Dominicos. En aquellos entonces había irrumpido “Un millón de muertos” al que el régimen replicaba con otro mamotreto más afín, ”LOS MUERTOS NO SE CUENTAN”. Ambos títulos podían ser del hogaño pandémico, más de sesenta años pasados.

Vitín, para mí que sus compañeros de televisión y LA HOJA DEL LUNES llaman simplemente VITI, se sentaba detrás mío en clase y la tele, inexistente, no era su inicial vocación sino un negocio familiar que se torcería. Una buena tarde fue el único compañero en defenderme para una nota que todos los demás deseaban a otro. Ese domingo fuimos juntos al BUENAVISTA, donde el padre de Vitín nos compró, en el descanso, una gaseosa para compartir pero que, siempre generoso, permitió que yo bebiera más de la mitad:”Olvídate de falta de apoyos, me tienes a tu lado y esta tarde ganará el Oviedín”. A continuación, celebrando el proverbial triunfo, le acompañé hasta la calle Rosal arriba donde vivía y supe bien luego había nacido otro ovetense olvidado pero irrepetible Teodomiro Menéndez, gran oviedista también.

Nunca olvidaré, siempre lo consideré de mi lado, o yo del suyo, con o sin gaseosa, como otros amigos idos antes, Faustino, más joven, Ávila, Nacho Gracia, algo mayores…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

PENA. A

Anónimo dijo...

Se van los amigos que quedan de los recuerdos del Colegio.D