sábado, 17 de agosto de 2019

CÉLINE en LA RÍA DEL EO


CÉLINE
“Soy socialista, a fuer de liberal” Prieto Tuero, Indalecio
Mi gran amigo Ángel Alda, compañero almario de una larga e inacabada travesía al norte del Senegal, aprecia la insólita presencia de un barco llamado CELINE que atraviesa la, para mí y el generoso espíritu abierto asturiano, Ría del Eo, y para él y la insensatez reduccionista ribadense, RIA DE RIBADEO.

Por el figueirense, o pixoto, Daniel Guerra, profesor de Sevilla, estoy al corriente de la polémica con el anuncio del sello Gallimard de reeditar los Panfletos de Céline, autor atrapado en un eterno no tiempo o en el después de despueses. Fue peor el sucedido en 2011, cuando el ministro de Sarkozy, Frederic Mitterand, retiró los libros conmemorativos que él mismo prologaba.

”Viaje al fin de la noche”, a la que me aficionaron Orlando Pelayo y Juan Benito, me interesa mucho en su hilván lingüístico rompedor y bien siento que quede inédita la magnífica tesis, “Lo grotesco en Céline”, de Dalia Álvarez Molina que tan tristemente nos ha dejado; como también la ausencia reciente de otra valiosa especialista universitaria en la lengua de Molière, la poeta turonesa Ángeles, Gely, González Fuentes. Jünger, ocupante militar de París, me contó pestes de Céline, ante mi hija germanista, que nos interpretaba.

El desafuero de Sarko/F.Miterand fue peor, en efecto, porque se censuraba toda la obra y no solo la perversa Panfletaria. Mario Vargas Llosa, del que la ovetense Carmen Bobes es máxima especialista, lamenta la oleada contra autores de la talla de Neruda, al que niegan el aeropuerto de Santiago de Chile, como sucede, medio mundo más lejos, con Kant en su ciudad,

Javier Marías, Nabokov, Faulkner, Pérez Reverte y, en nómina abierta,..¡Céline!.

Paseando por el borde opuesto de la parisina Isla de la Cité me encontré, y me hice, con las obras objeto de la iracundia. Y, entre nosotros, qué pensar de los móviles confiscados a periodistas por un juez enloquecido, valga calificarlo suavemente, o la liada con la retirada en Arco-2018 de montajes sin duda impropios pero que hacen daño democrático al pasar por la guadaña intolerante.

Un ilustre ovetense, nacido en la calle Magdalena, acuñó el aforismo “socialista, a fuer de liberal” a la altura del genial Churchill, archirrepetido frente a la mareona populista: ”… la democracia es la peor forma de gobierno, exceptuando todas las otras formas que han sido probadas de vez en cuando”
El barquito CELINE no llega a mis párpados, no sé si hundido como alguno de sus personajes en el CANAL DE LA MANCHA, aunque mis ojos lo sigan leyendo, sea en la Cité o en la Estigia, tal Cernuda decía, no menos apocalíptico, de la Ría eota, perdón de Ribadeo para los Alda, los inmensos Calvo Sotelo y Cía ribereña lucense.

1 comentario:

Anónimo dijo...

tendré que publicar la foto del quiosco de VEGA DE RIBADEO