viernes, 12 de julio de 2019

AVISPONES ASIÁTICOS EN JARRONES CHINOS


AVISPONES ASIÁTICOS EN JARRONES CHINOS

Ahora resulta que los peligrosos avispones asiáticos han venido en ¡jarrones chinos! ¡Y yo sin enterarme!

Sigo teniendo pizca de felipismo, no del FLP, que también, pues fue mi primer partido político, sino de una especie, o tribu, insólita de la transición política tras un líder que se llamaba González, nombre tan común a tantos españolitos. Siempre me prestó la lograda referencia a “jarrones chinos” para expresidentes que nadie sabe colocar. Como soy, a muy otro nivel, muchos ex, Eurodiputado, Alcalde, Consejero de Cultura, Diputado, Presidente del IDEA, El Reconquista, Amigos del Sahara, Fundación Cuevas y Yacimientos, Comisión Oficial de Toponimia, CADASA, Consejero bancario, Fundación Príncipe (vicepresidente)… Salvando distancias, ni me aclaro cuánto tengo de hierática vasija.

Me uno a las víctimas del avispón. En mi casa estival de Figueras/Castropol, esos bichejos anidaron en el quicio del portalón con extraña trenzada media gris, aunque, como dice un amigo gabacho, se hayan dado en fuite.  

Hace años en un restaurante del Sur de Manhattan ofrecían miel de panales plantas arriba. Ante el avispón ya no sirven en las mesas esas mieles líquidas neoyorkinas. Mucho me desbordan, en cualquier caso, esa y otras consecuencias cotidianas de la globalización y/o del cambio climático.
Si Fernando Lastra, hoy senador, ha combatido admirablemente el palmerín en las carreteras asturianas, apoyo también la lucha contra la activa avispa asiática. Antiguo eurodiputado, me suena a mieles la noticia que Bruselas abre importante partida para apicultura. Rosa Rodríguez, cronista de Las Regueras, ha escrito aquí, “Las colmenas supusieron históricamente notable complemento para el sostén de las caserías y son imprescindibles para el ecosistema
Insisto, pues: el depredador llegó hasta mí en Figueras sin abalorio alguno, mientras confío que esa inversión europea termine definitivamente los efectos de la perversidad, con o, mejor, sin equívocos jarros.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La invasión parece que entró en un palais de madera por Burdeos