viernes, 19 de abril de 2019

SABATINA EN VIERNES:SOMIEDO Y JESÚS ARANGO

Somiedo: viendo invisibilidad

Exitosos somedanos y tres décadas de parque natural

19.04.2019 | 01:46
Somiedo: viendo invisibilidad
Sería 1984, aún mi primer año como alcalde, cuando visité la llamada República Democrática de Alemania, la comunista RDA. Fue en compañía de los tristemente desaparecidos Manolo Ponga y José Manuel Palacio. El objetivo, rayando el esoterismo, era desencallar problemas de un buque que se construía, o iba a construirse, en El Musel. Ya he comentado incidencias de ese viaje que fue experiencia, Muro de Berlín en primer término, inolvidable. Hubo más: la libertad de un preso de conciencia que, a iniciativa de Amnistía Internacional/Paz F. Felgueroso, exigimos en Cottbus, el descubrimiento de una traducción pirata de "La Regenta", la contratación de un magnífico cuarteto de cuerda e, incluso, de una compañía estable de ópera para la temporada ovetense en crisis... En alguno de los improvisados parlamentos que hube de soltar, manifesté admiración por las prestigiosas técnicas visuales de las entonces dos Alemanias. Siguiendo mis erráticas y, para mí, olvidadas palabras, se presentaron en Oviedo unos fabricantes de lentes con los que almorcé en el, siempre emblemático, hotel Principado.
Eran los últimos estertores de la estalinista RDA, poco antes de la benéfica caída del siniestro Muro. Sé que hablamos de la capacidad germánica en óptica. Cuánto me maravilla, sin embargo, ahora, que una empresa asturiana, Asturfeito, haya procedido a ejecutar en este momento, empacado en viaje a los Estados Unidos, ¡el mayor telescopio del mundo!
Y resulta que el empresario, Belarmino Feito, un joven, al menos para mí, que, acostumbrado al cielo limpio de Perlunes, facilita a la NASA la visión de estrellas aún más alejadas que las que se ven desde los valles, los lagos y los picachos de su Somiedo, que ya enternecían a Álvaro Flórez Estrada, primer asturiano presidente del Consejo de Ministros.
Escribo con el importantísimo volumen de Jesús Arango, "XXX Años de Parque Natural", entre mis torpes manos, a cuya presentación multitudinaria, en la antigua biblioteca de la plaza Porlier, lugar sagrado para la cultura que se frustró como Fundación Ángel González, asistí junto a Alba y Caborana, que fueron mis guías, Miguel Niño, Tono Landeta, Nacho Quintana, Benigno Fano, Lioba, Luisma, Manolo Sampedro Ricardo Suárez, entre decenas, con puntos de emoción que me propiciaron los discursos de Fernando Lastra (¿próximo senador como Flórez Estrada, en cuya línea le noto?), el alcalde Mino Fernández, Hugo Morán y, cómo no, el autor, Jesús, mi excelente compañero en el primer Gobierno autonómico.
Fernández Soto, astrofísico asturiano, ha titulado un sugerente artículo en última de este periódico, "Veremos lo invisible". En Somiedo, ya se habían adelantado, no solo por Arango, Lastra/Flórez Estrada, Morán y Feito, que también, sino porque Somiedo es lo más próximo del cielo, al decir clasificatorio de Dante circular. Lo que hace Asturfeito superando a Alemania estaba ya en ese parque natural que cumple lozana treintena con libro imprescindible.

1 comentario:

Anónimo dijo...

a lo vi por la mañana en LNE, me encanto.
Te acordaste hasta de Flórez Estrada que venia en los billetes de 25 Pts.
Enhorabuena.
M