jueves, 25 de abril de 2019

JONAS FERNANDEZ ANTE ELECCIONES DEL DOMINGO

Hacia las elecciones generales

La ausencia de análisis sobre la evolución de la Unión Europea en los debates televisivos

25.04.2019 | 01:22
Hacia las elecciones generales
Esta semana informaban los medios de comunicación de la entrada en vigor de una nueva regulación para obligar a las entidades bancarias a proveer de una serie de servicios (cuenta corriente, tarjeta de débito, domicialización de recibos, etcétera) a cualquier ciudadano, estableciendo a su vez un limite máximo a las posibles comisiones. La medida pretende combatir los problemas de exclusión financiera, especialmente después de los procesos de concentración bancaria y la práctica desaparición de las cajas de ahorro en la última década. Sin embargo, en pocos medios se ha explicitado nítidamente que esta nueva regulación es el fruto de la necesaria transposición de una directiva europea.
Sirva este ejemplo para adelantar que cerca del 80 por ciento de la regulación de nuestro país se decide en Europa, en ocasiones con transposiciones en el Congreso de los Diputados (con las directivas) y en otras con una aplicación directa sin debate alguno en nuestro Legislativo nacional (reglamentos).
Ante esta realidad resulta difícil entender la ausencia en los debates electorales televisivos de los últimos días de, al menos, un bloque para analizar la evolución de la Unión, que ni siquiera es política internacional, sino claramente doméstica.
En estas elecciones no sólo nos jugamos quién ocupará La Moncloa en los próximos años, sino también quién se sentará en la mesa del Consejo Europeo y qué ministros acudirán a las reuniones del Consejo.
Después de este comentario introductorio, como antesala de las elecciones europeas que nos esperan en mayo, es evidente que la Unión y cada uno de los países se enfrentan a varias disyuntivas. Por una parte, observamos el incremento de los nacionalismos egoístas en casi todos los Estados, partidos que verán crecer su número de escaños en el próximo parlamento y que ya ocupan cancillerías relevantes en países claves como Italia. Por otra, seguimos pendientes del clásico debate entre la izquierda y la derecha europeísta sobre las prioridades para los próximos años, así como sobre el ritmo y el método de integración, pivotando más sobre los Estados o sobre la Comisión y el Parlamento.
En estas disputas, el PSOE mantiene alzada la bandera europeísta y el gobierno de Pedro Sánchez ha marcado una línea clara en los últimos meses desde La Moncloa. Los socialistas apostamos por recuperar la soberanía, diluida en este mundo globalizado, a través de Europa para dotarnos de nuevo de un instrumento público para ordenar los mercados y construir sistemas de redistribución de la renta. Sólo a través de Europa recuperaremos la esencia de la izquierda. Pero, ademas, el programa electoral del PSOE sigue defendiendo el avance en esa integración con los máximos estándares democráticos, lo que exige situar en el centro de ese proceso a la Comisión y al Parlamento.
Recuperar la soberanía para proteger a nuestros ciudadanos y vehicular ese camino con la democracia como instrumento, más allá de los tratados intergubernamentales, supone, a su vez, la mejor barrera contra los nacionalismos egoístas, contra los peores espíritus de la historia de nuestro continente.
Sánchez viene insistiendo en estos puntos en todas sus declaraciones públicas, y así lo hizo en su reciente intervención en Gijón en un gran mitin, desbordando todas las expectativas de asistencia. De aquí al domingo, necesitamos superar también las expectativas demoscópicas para lograr un gobierno progresista y europeísta, que ponga freno ante el avance de la extrema derecha en nuestro país y en Europa. Solo hay un opción. Haz que pase.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

HOMBRE, LO QUE ESTÁ CLARO ES QUE PRIMERO DEBEMOS DE REDEFINIR QUÉ EUROPA QUIEREN LOS ALEMANES Y QUÉ EUROPA QUEREMOS EL RESTO DE CIUDADANOS DE LA UNIÓN, PUESTO QUE SI SEGUIMOS SOLAMENTE CON LA UNIÓN ECONÓMICA Y NO SE LEGISLA A NIVEL EUROPEO EN MATERIA FISCAL, ARMONIZANDO TIPOS Y OBLIGACIONES PARA EVITAR DISPARIDADES FISCALES QUE BENEFICIEN A UNOS Y PERJUDIQUEN A OTROS, COMO POR EJEMPLO EN NUESTRO PAÍS LA FORALIDAD, ASÍ COMO LA ARMONIZACIÓN EN PROTECCIÓN AL TRABAJADOR Y LA PEQUEÑA EMPRESA Y OTRAS MUCHAS COSAS QUE ME HARÍAN EXTENDERME EN EXCESO ADEMÁS DE PONERME DE MALA LECHE, NO VAMOS A NINGÚN SITIO Y CREO QUE SE PERDIÓ EL MOMENTO CUANDO LAS VACAS ERAN GORDAS Y SE PODÍA HABER CONSTRUIDO UNA UNIÓN EUROPEA DE VERDAD, NO SOLO LA QUE LES INTERESÓ A LOS ALEMANES EN SU DÍA.



UN ABRAZO.A

Anónimo dijo...

Desde luego la cultura y europa ausentes de los debates. Falta nivel! Que espaldarazo a Sanchez, espero que no decepcione. Yo mas cerca de la viñeta del Roto hoy en el País, no te la pierdas. bs.C

Anónimo dijo...

Si. Brillante y necesario artículo de Jonas Fernández que me lleva a varias reflexiones que parten de tres premisas.
1. No parece razonable que sea un simple olvido casual la no inclusión de la política europea en los dos debates que hemos visto en tv.
2. Todo indica que, en esta ocasión, se ha negociado todo lo relativo a los mismos 3 contra
3. Como todos los años, cabe suponer que se ha tasado el tiempo, la posición de los líderes, la iluminación de los platós, la altura de los atriles, la marca del agua... e imagino que también los bloques de preguntas.
Jonas Fernández en este artículo trasciende el ruido de los rifirrafes y pone el acento en aquello que no se dijo. ¿Por qué, si el 80 por ciento de la regulacion que nos afecta se decide en Europa, ninguno de los bloques tuvo que ver con Europa o con politica internacional?

MM.

Anónimo dijo...

La posición europeísta del PSOE es conocida.
Pero ¿alguien conoce en profundidad la del PP de Casado, la de este Cs que pacta con la ultraderecha o la del Podemos anticapitalista? Este bloque ausente hubiese obligado a los líderes de los tres partidos
- Conocemos por ejemplo la posición de Ortega Smith de Vox diciendo que sin la mediación histórica de España hoy todas las mujeres europeas llevarían burka.

- Y hemos visto a Arrimadas, "la primera de la clase" de la derecha, reactivando sin pudor a los independentistas catalanes, de los que viven y que constituyen el único punto de su programa, en Waterloo.
- Con semejantes amigos España no necesita enemigos. Lo que no hemos visto es al PP asumir y pedir perdon por la gravedad de los hechos que les llevaron a la oposición. Ni a Cs explicar cómo un partido que se define liberal no se abstuvo (al menos) en la moción de censura... provocada, recordemos, porque se demostró y sentenció basicamente que para hacer buenos negocios en España era necesario pagar comisiones en Génova. Creo que nada es más contrario al liberalismo que se atribuyen, ya cada vez, con la boca más pequeña. Ambos partidos deberían dar explicaciones internacionales urgentes si su objetivo es atraer inversiones extranjeras de esas que (en teoría) siempre, requieren seguridad juridica, libre competencia y seriedad en las reglas del juego.

Era importante hablar de Europa en los debates porque, como bien señala Jonas, el 28 de abril elegimos también a nuestro representante en el gobierno de Europa. Rivera y Casado se sentarían en ese sillón con dudosa credibilidad. No sabemos qué piensan de Europa. Lo único que si sabemos es que, dos personas, cuyo trabajo cotidiano consistirá en producir acuerdos y leyes, han denominado "papelitos" y "papel mojado" a acuerdos históricos firmados por los 27 socios respecto a Gibraltar en el marco del Brexit.

Los hechos son los hechos. Y en politica exterior es donde más hemos avanzado en estos ocho meses. Sin olvidar la labor de nuestros eurodiputados que como bien dice Jonas es casi política doméstica. Hoy el conflicto catalán está mucho mejor que hace un año, se está combatiendo eficazmente la peligrosa propaganda en el exterior de las embajadas y Gibraltar es "más español que nunca" en 300 años.

Es la sociedad entera quien debe atribuirse los grandes éxitos. Sin embargo toca empatizar. La historia es caprichosa y aunque el mérito es de todos, como decía Guerra, unos han hecho más que otros. Unir éxitos relativos al Peñón con que se diesen también en época del PSOE el fin definitivo de ETA y la mayor parte de los avances que nos han llevado a ser el gran país que ya confluye con Europa es un trago especialmente duro para los de las banderitas.

Yo, que soy muy dado a vestirlas sin complejo desde hace muchos años, cada vez que escucho tales idioteces, les diría que se las pusiesen en el corazón... o al menos en las siglas como el PSOE.

En lo económico España crece a buen ritmo, crea empleo y además ha salido, tras 10 años, del procedimiento de brazo corrector impuesto por Bruselas.

En mi opinión, y dicho sea de paso, el formato de estos debates es francamente obsoleto. Pedro Sanchez los aceptó y frenó el sainete que le tenían preparado dando nuevamente el PSOE una lección de Democracia a una clase distraída. Sin embargo es importante alertar de la necesidad urgente de frenar, vía regulación, esta tendencia al Salvame Deluxe político que sólo les interesa a los demagogos. Y decir alto y claro que la sede del debate es el Congreso y no los platós de tv. Sólo una labor parlamentaria ejemplar durante los 4 años de la legislatura, debidamente trasladada semana a semana a los medios, puede justificar poner a los ciudadanos en semejante brete televisivo.