viernes, 11 de enero de 2019

CONSTANTINO CAVAFIS Y OVIEDO


CAVAFIS PASÓ POR OVIEDO?

La pregunta es de evidente respuesta negativa, ya que el griego, nacido en Alejandría, uno de los mejores poetas de la Humanidad, no viajó a Asturias.
¿Por qué planteármelo?. Es que me han intrigado hasta la fascinación dos mails del escritor, residente en Tabarnia, Alejandro Duque Amusco:”Será difícil, por no decir imposible, que me puedas decir algo acerca de un asturiano llamado Pacho Aguirre, que se hizo cura del rito ortodoxo con el nombre de Père de Trennes. Obtuvo la cátedra universitaria de griego en Oviedo, después de la guerra. Me interesa porque fue el primero que tradujo a Constantino Cavafis en España”. Y aún:Merecería la pena, por mera justicia cultural, que esas traducciones pudieran darse a conocer (pero no seré yo quien lo haga) como las "pioneras" en la difusión de Cavafis en España. A ver…” El gran poeta Xuan Bello me escribe:Nosotros descubrimos a Cavafis por las traducciones de José María Valverde (sic), aunque José Ángel Valente había traducido antes algunos poemas. Cuando Xosé Gago lo traduce al asturiano no repara en ese detalle”.
Desde entonces mareo a Santiago con Roma y aún lo recabo de mis lectores sabatinos para encontrar esas históricas traducciones. Por Pedro Silva y algún otro escritor coetáneo sé que el origen de la encomiable referencia de Duque Amusco está en un amigo ido, el fabuloso Jaime Gil de Biedma. Con Jaime, traído por Lola Lucio en su entrañable Seat 600 de entonces, mantuve larga sobremesa en Salinas el 13 de Junio de 1981 pero nada sabía yo de Aguirre Cuervo y apenas del gran Cavafis por lo que me resulta frustrante ahora que no hubiéramos hecho inciso conversacional. En la pista se ve que también estaba Valente, al que conocí en Ginebra, en casa de María Zambrano, a la que cuidaba Isolina Cueli, colaboradora maliayesa de La Nueva España, y en su despacho de la ONU, y en el mío de Oviedo, pero sin cruzar tampoco palabra sobre el enigmático helenista, miembro por oposición del Cabildo catedral ovetense. El mote de Père de Trennes  lo pusieron los poetas barceloneses de la llamada Generación del 50 tomándolo de una novela de Roger Peyrifitte.
Por cierto, hace diez años, su sobrina, Victoria Aguirre, publicó en este periódico una interesantísima carta sobre su biografía como especialista en Sagradas Escrituras y profesor del Seminario. Polemizaba contra J.M. Martínez Cachero, que, valorando mucho sus saberes en el inicio de la Facultad de Letras en 1939, cuestionaba titulación académica. El Basilisco, por su parte, dio cuenta de lamentables penurias sufridas por Aguirre en la revuelta de 1934. Por información de sus familiares sé que sus papeles fueron trasladados, junio de 1977, en una camioneta de Gijón al Seminario de Oviedo.
No ha mucho he saludado la recuperación por su nuera de la única obra publicada en volumen de un ovetense singular, a la par que parisino y cubano, Rafael Zamora, Marqués de Valero de Urría que influyó de forma determinante en el cultismo de Pérez de Ayala. Dejó inédita versión manuscrita de la Ilíada.
Tenemos pasado cultural de primera y sus anónimos sostenedores no solo merecen gloria efímera entre los eruditos que les leyeron sino la permanente que corresponde dar con reediciones como han hecho Margarita Fernández/Isolina Cueli/Glyn Hambrook/Martín Rodríguez/Francisco Arellano sacando adelante al ya inolvidable Valero de Urría.
Con Aguirre Cuervo estamos no solamente ante el pionero cuya obra busco sino una personalidad fascinante en sus flaquezas humanas y en sus complejas aventuras

9 comentarios:

antonio dijo...

Hola, Masip, muy guapo. Interesantísimo y muy ameno y detectivesco.
Un abrazo
V

Anónimo dijo...

Un personaje realmente valioso, puesto, claro, en unas circunstancias históricas, como la dura posguerra, que no le favorecen. Pero era una persona humanitaria que cuando estaba en Madrid atendía a los emigrantes que llegaban de Grecia.A

antonio dijo...

...quien ayudó a Aguirre fue Papagueorguiu, ...

Anónimo dijo...

Querido Antonio: Lo que son las cosas. Hace unas semanas sacaba yo a colación en la tertulia que solemos tener en el Chelsea Café Francisco Manzanares, Toto Castañón, Fernando Fonseca, etc., a Pacho Aguirre, del que hoy escribes en LNE.
La información de que dispongo acerca de este singular personaje asturiano se basa en dos libros: la biografía "Jaime Gil de Biedma", de Miguel Dalmau (Circe, 2004) y los "Diarios", de J. Gil de Biedma, en edición de Andreu Jaume (Lumen, 2015).

Anónimo dijo...

Yo supe lo de esa sabiduría helenística por mi tío y por su sobrino, José María, al que creo que conoces también. Sí te diré, por anecdótico, que mi tío Eliseo guardaba una prenda de sacerdote ( me pregunto si de canónigo, no recuerdo tanto,) que, según comentábamos entre sonrisas ,era para ocasión elegante, y que le había donado su amigo y compañero Aguirre

Anónimo dijo...

Me interesó mucho tu articulo sobre Pacho Aguirre, un personaje que me intriga desde que lo conocí por una alusión en un libro de Gil de Biedma, tras indicación de un amigo.

Tu das mas datos de los que conocía. Creo que por su vida poco convencional en la España de la época fue bastante conocido en Barcelona. Pero en Asturias parece que poco o nada. Y eso que estuvo en la Universidad de Oviedo. Eso que dices sobre su archivo o sus documentos, trasladados de Gijón a Oviedo, tiene especial interés. Habría que ver si se conserva ese legado en el Seminario.

La figura de este hombre me parece tan atractiva que a veces pienso si debería tirar de ella para un artículo, o incluso para algo más ambicioso, como un documental o un libro. También es cierto que necesitaría un tiempo del que ahora carezco, por mi trabajo en la tele. ¿Tienes contactos para seguir su hilo biográfico?
X

antonio dijo...

EN "DE TIGRES,TRIBUNAS Y CÍRCULOS" LOLA F.LUCIO referencia tb esa visita de Gil de Biedma a Salinas

Anónimo dijo...

Buenas tardes, Masip. Como ya te había dicho, me encantó este artículo,
que releí con el mismo agrado en La Nueva España. Al leer lo del elenista
ovetense Valero de Urría me acordé de otros dos buenos helenistas
ovetenses, hoy totalmente olvidados: José y Bernabé Canga Argüelles. En
1795 publicaron en Madrid, en la Imprenta de Sancha, las "Obras de
Anacreonte, traducidas del griego en verso castellano".Iban dedicadas,
como era costumbre, al Príncipe de la Paz, Manuel Godoy. Te copio la
traducción que hacen de la segunda de las Odas:

DE LAS MUGERES
A los toros natura
les dio aguzados cuernos,
a los caballos uñas,
a liebres pies ligeros,
dentada horrible sima
dio a los leones fieros;
nadar dexó a los peces,
las aves soltó al viento,
fortaleza a los hombres,
faltaba el otro sexo.
¿Pues qué le dio? belleza,
por más fuerte que el fuego,
que todos los escudos
y lanzas de un guerrero.

En fin, amigo Masip, solo quería mandarte una curiosidad y un abrazo,
V

Anónimo dijo...

Excelente idea la tuya con ese seguimiento del personaje. Infórmame de novedades. Un abrazo.X