viernes, 31 de agosto de 2018

MICHEL CAMILO EN NAVIA


MICHEL CAMILO EN EL CIELO DE NAVIA
Termina el verano. El acontecimiento musical más destacado, a no dudar, fue el concierto de Michel Camilo en la Iglesia de Navia. Era la cita anual del acreditado festival “Horacio Icasto”. Mi hijo, desde la distancia madrileña, no acertaba a comprender cómo habíamos contado en el occidente astur con artista de esa calidad creativa e interpretadora.
Y a fe mía que fue un acontecimiento fabuloso, promovido, una vez más, por Juan Coloma. No en vano, la serie de iniciativas, culturales y deportivas, que convergen en Navia es firme candidata al Pueblo Ejemplar de Asturias en su edición de 2018.
Camilo eligió repertorio jazzístico que emocionó a los privilegiados que le acompañamos. Antes había sido ya un espectáculo la búsqueda del lugar exacto para la exquisita audición del piano que sonó mejor si cabe que el año pasado con el admirable maestro Joaquín Achúcarro.
No ha mucho llevé a mis nietos a ver la parte parisina de un cuadro de Delacroix, la otra en Dinamarca, que la intransigencia de la época había separado las figuras de Chopin y George Sand, la Jorge Sandio en La Regenta. Tengo por ambos legendarios iconos, el sublime compositor polaco y la escritora feminista que conoció Asturias de muy niña, devoción extraordinaria. De Michel había oído las nocturnidades chopinianas, que demuestran cómo un fenómeno de su nivel lo es para el jazz, para el clasicismo y para la improvisación propia. Gilbert Bécaud no se cansa de repetirlo, Coloma y Luis Álvarez , en sus glosas naviegas del pianista dominicano, tampoco.
Lo  señalo conscientemente como máximo acontecimiento del verano 2018 pues el gran estreno próximo de la versión musical de Fuenteovejuna es, en efecto, a otra dimensión, de esperada grandísima repercusión, iniciadora otoñal, sea cual sea su estricto calendario, de la heroica temporada ovetense de Ópera, que, en vuelta de tuerca de excelencia, incluye audaz estreno.
Es dolorosa lástima, por otra parte, que el Festival de Ribadeo, del que era alma en sus ediciones anteriores otro pianista, Leopoldo Erice, no haya tenido continuidad este año.



No hay comentarios: