viernes, 27 de julio de 2018

JERUSALÉN



¡OH, JERUSALEN!

Cada segundo que pasa estamos más cerca de un punto de no retorno.
Javier Solana, "Reconozcamos el Estado palestino".


Se suele decir que Europa es hija de Atenas y Jerusalén.

Conocí la emblemática ciudad bajo el influjo de una frase impactante de la escritora candasina María Teresa Álvarez, que había sentido vibraciones especiales contemplando Jerusalén. A mí me pasó lo mismo con luz vespertina desde el otro lado del Valle, en la llamada zona Este, tan controvertida.

En esa inestabilidad flotante está el núcleo de las guerras que sangran el mundo. Tengo de siempre el privilegio del magisterio de Emilio Menéndez del Valle, gran estudioso, que fue embajador en Jordania/Palestina. 

En alguna parte leí que hay muchos centros de culto ¡pero menos que en Brooklyn! La filóloga Aldina Quintana se queja del desinterés por el ladino (") sefardí, del que no ha tanto encontré hablantes entusiastas, vinculados a legendarias llaves toledanas de casas anteriores a los Reyes Católicos.

Patear Tierra Santa en viernes, sábado y domingo, conmemoraciones sucesivas de las tres religiones del Libro, contribuyó a emocionarme con la histórica capital y a granar un sentimiento que me perdura. Bien lamentó el académico Arturo Pérez Reverte que Donald Trump haya puesto más obstáculos en el crucial problema palestino con el provocador reconocimiento de capital ajena. Y mientras, las diversas autoridades comercian pequeñas corruptelas en torno al llamado Santo Sepulcro, incomprensiblemente sin su secular neutralidad.

En contraste manifiesto con la simonía de los monjes ortodoxos, los frailes franciscanos realizaban paciente superación de fronteras. Es pena que no les hayan dado el Princesa de Asturias por el que tanto laboraron mis parientes Paloma Casielles y Jesús Lladó.

El Premio Catarata, sello de mis antepenúltimos libros, ha sido para un expresivo título, "Jerusalén, la ciudad imposible" de Meir Margalit.

Un clarividente EL ROTO:”¡Nos llevan a un conflicto entre Oriente y Desoriente!”

¡OH, JERUSALÉN


(") Mi prima Patricia Urquiola me habla de la lengua, también con ese nombre, de Trieste/ regiones Trentino-Alto Adigio y Véneto, donde proviene su marido Alberto Zontone.



1 comentario:

Anónimo dijo...



No se si en estas tierras se dan con mayor profusión los milagros. Algo deben de tener... Cuando los europeos dimos por imposible su conquista, tras siglos de cruzadas, se estableció un nuevo centro de peregrinaje en Santiago de Compostela. Esta "derrota", con los catalizadores de Covadonga, Santo Toribio de Liébana y el descubrimiento de los restos del apóstol, bien podríamos decir, poeticamente al menos, que produjo el milagro de Europa a partir del Camino de Santiago. Un territorio pequeño, el europeo, que suponiendo el 2 por ciento de la superficie del mundo, se ha convertido en un gigante en el contexto del mundo más y mejor desarrollado .

Creo sinceramente, sin demerito de las probables bondades que puede tener el reconocimiento de los dos estados, que a los Palestinos les toca en este siglo XXI una retirada estratégica y una politica de alianzas que favorezcan realmente su desarrollo.

El milagro en estas tierras lo están llevando a cabo los israelíes. Están convirtiendo, como pude comprobar in situ, el desierto en unas fértiles tierras y los desiertos de hormigón en paraísos tecnológicos, médicos y en universidades punteras en Investigación y Desarrollo.

Mientras esto sucede, yo doy fe pues viví allí, en la parte árabe las sirenas de las mezquitas, con un estruendo similar al de un toque de guerra, siguen llamando al rezo cada dos horas por la noche... impidiendo el sueño de sus hijos y favoreciendo su fanatismo. También rezan y se desvelan los ultraortodoxos judíos... pero la gran diferencia es que no le impiden el sueño a sus vecinos.

Esta también es la realidad... Y me da la sensación que negarla desde Europa supone condenar a los palestinos a la marginalidad.

Me encantaría poder enriquecer estas sensaciones personales con la sapiencia de personas que han estudiado en profundidad el conflicto. Soy plenamente consciente de la complejidad del asunto y de las mentes cualificadas que han dedicado esfuerzos enormes a solucionarlo.

Creo que la solución de los dos estados se queda corta para lo realmente importante, que es lo que realmente mueve los sentimientos pro-palestinos en el mundo: la viabilidad de ese Estado Palestino y sobretodo la prosperidad y libertad de sus gentes. Entiendo que de crearse ese Estado Palestino debería inmediatamete integrarse en una entidad supranacional... Una suerte de Comunidad Económica del Oriente Medio donde todos los actores de la zona puedan ganar.

Querría preguntarles a quienes disponen de toda la información sobre el conflicto acerca del modelo autonómico español, tan infravalorado ultimamente... ¿podría ser un buen ejemplo a seguir inicialmente para consolidar un Estado Mixto Arabe Israelí que sería el germen de un proyecto de Paz para la zona a semejanza del proyecto europeo?

Supondría una integración de todos los territorios en Israel con Jerusalem como capital con un amplio reconocimiento de tradiciones, historia y competencias para Palestina. Y a cambio una delegación de soberanía de Israel en una entidad supranacional exclusivamente económica que tuviese acuerdos con el mercado europeo.

Para Europa supondría la forma de integrar a Turquía y de ampliar Europa indirectamente a lo largo del Mediterráneo. Condición sine qua non para favorecer el desarrollo de las franjas costeras que podrían ser un destino idóneo para la parte de la inmigración que nos resulta dificil asumir y para nuestros propios parados Vip que no encuentran lugares donde desarrollar su talento.

Para España, país mediador por excelencia en este conflicto que entiendo debe reivindicarse como tal, supondría una forma de demostrar la vigencia de nuestro modelo descentralizado de estado. Nuestro estado de las Autonomías, que ha producido evidentes resultados en los últimos 40 años