viernes, 8 de junio de 2018

LIBERTAR PARA ROMEVA Y JUNQUERAS


LIBERTAD PARA ROMEVA Y JUNQUERAS

“…dos cruces en el monte del olvido…”. C.Larrea, Bolero

Mi amigo Luis Sánchez-Merlo, buen compañero en Deusto, me transmite la preocupación por el espectáculo costero mediterráneo de las cruces amarillas, que tanto pueden dañar el PIB y el turismo, y hace una magnífica diferencia con las que pueblan Dunkerke y Normandía, conmemorativas de la sangre derramada por los aliados a favor de la Libertad. Por mi parte, también me subleva, además, el despropósito de la mera elección del amarillo de la genocida represión nazi contra los judíos.
Esto del catalanismo independentista está desnortado sin líderes que lo reorienten ni respeten los sufrimientos y escollos de la Historia.
En cualquier caso, cuánto me gustaría que mis antiguos colegas de Europarlamento Raúl Romeva y Oriol Junqueras, cuyas bonhomías personales me constan, recuperasen sus libertades. Ya bien sé también la gravedad de los delitos golpistas, pero el problema de ese sector minoritario del catalanismo no se resolverá con la estricta aplicación del Código Penal, ni ahora ni tras la vista del juicio oral.
La presencia de Raúl y Oriol en la cárcel de Estremera, aún con todas las consideraciones que les ofrece el Estado democrático de Derecho, son dos cruces que no pueden estar clavadas en mi olvido. Es demasiado fuerte la huella de tantas visitas como hice de joven abogado a las prisiones de El Coto, Basauri, Modelo de Oviedo, Nanclares, Yeserías, Carabanchel… Y, aún, a penales y centros de internamiento extranjeros. Es ciertamente demencial que se quieran considerar ahora “presos políticos” pues la memoria de lo sucedido parece demasiado frágil y semejante terminología ofende la inteligencia, pero mi ánimo trasciende el lamentable yerro de Raúl y Oriol a los que no puedo imaginar compinchados con esos tontainas racistas/supremacistas de Puigdemont y Torra.
Dunkerke, Normandía…las fosas comunes españolas, incluida la de Oviedo, son llamadas lacerantes a la seriedad analítica. El remanso de la esplanada de Arlington, sin cruces y con alguna llama, también sobrecogió mi ánimo. Las catalanas que denuncia Luis están muy lejos del sentimiento reparador y expiatorio de homenaje a auténticas víctimas del terror bélico, pero no son óbice para que siga deseando la libertad de Oriol y Raúl, deseando para ambos aportaciones constructivas a la Libertad y la Democracia.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Bravo !!!! Y adelante MjF

Anónimo dijo...


Antonio, a pesar de toda tu contención y de tu capacidad expresiva queda claro que te has salido de la ortodoxia obligada. Que Dios te ampare.

Un abrazo

Ángel

Anónimo dijo...

Antonio, yo te comprendo, las vivencias y los sentimientos haci, con esas dos personas, son consecuentes con tu sensibilidad pero, el imperio de la ley es necesario, sin ello no existiriá la democracia. Perdona por atravérme a decirte ésto. Un abrazo- P

Anónimo dijo...

Hola Antonio. lamento que abogues por esas dos personas, protagonistas de gravísimas actuaciones de carácter delictivo y político que suponen ademas el enfrentamiento entre los propios catalanes y de estos con los españoles y que ademas fueron advertidos reiteradamente por sus propios servicios jurídicos y las mas altas instancias judiciales. Que yo sepa ninguno abandono como Santi Vila y otros anteriormente, Su bonhomía presunta no se juzga, solo se juzga sus actuaciones como bien sabes como abogado ilustre que eres. El riesgo de la impunidad es que otros tambien la quieran y nos tomemos la justicia por nuestra cuenta. Solo una justicia efectiva puede salvarnos de acabar en otro fratricidio y guerra civil larvada y quedar como Irlanda del norte. creo que deberías mejor impulsar y difundir un mejor conocimiento riguroso de la historia, mas valorar lo que nos paso en la cercana historia, atajar los desmanes a tiempo y nula tolerancia con los intolerantes separatistas xenófobos supremacistas y corruptos ...

Si al final todo vale yo tambien quiero apuntarme a esa impunidad e indemnidad y el riesgo es que acabemos en una anarquía fratricida entre cantones ibéricos. Entristecido por la decepción de tu defensa de la excarcelación por quien admiro como jurista y escritor te animo a que reflexiones sobre tu escrito y lo que puede suponer su publicación entre los ciudadanos cumplidores del ordenamiento jurídico y de su valores constitucionales. rectificar es de sabios y una obligación moral- saludos

Anónimo dijo...


La perplejidad quizás tenga que ver con tu apelación al excarceleminetoL

Anónimo dijo...


Es absurdo que alguien se ofenda y más conociéndote. Pero te mentiría si te dijera que me sorprende...l