viernes, 9 de marzo de 2018

Enrique CASTRO, QUINI

LA DOBLE FRENTE DE ZARRA

En mi tiempo, anterior a los siniestros etarras, muchos chavales no vascos adorábamos al Atleti de Bilbao. Lo que Miguel Delibes aseguraba mantener desde Valladolid por el Real Oviedo de Lángara, Herrerita, Antón y Emilín, sentía yo muy luego, con el Oviedín en segunda, por el Club de San Mamés. Telmo Zarra acababa de retirarse y su puesto fue cubierto por otro centro delantero no tan carismático, por lo que el seguimiento se desplazó a Carmelo/Iribar, Garay, los medios Mauri y Maguregui y, sobre todo, el Piru Gainza…
El mito Zarra seguía alimentando la leyenda pues se hablaba de que, especie humana única, poseía doble huesuda frente con lo que el testarazo tras un córner resultaba remate imparable. Era la repetición legendaria de Budapest donde el público espoleaba la efectividad de un tal Janos Kalmar, luego técnico en la Liga Española, para el que un saque de esquina suponía "medio gol”.
Tuvo que nacer en Oviedo un rapaz llamado popularmente Quini, que vistiendo las camisetas del Sporting, el BarÇa y la selección española, hiciese olvidar, incluso al gran Matías Prats, el Zarra goleador de Maracaná. Jugador magistral, aunque le dijesen Brujo, nada del voluntarismo matagigantes que le precedió.
Lo han escrito Miguel López Serrano, Melchor Fernández,Juan Cueto y tantos:¡además gran persona!
Sin estridencias, inimaginable en las estupideces de Neymar, Cristiano o Maradona, ni en el anti deporte de los atletas dopados. 
Ha mucho le reconocí, ayudando humildemente a sus tíos en un bar del Paseo de Salinas, compenetrándose con su hermano que dio la vida por salvar a una anónima familia inglesa, asumiendo las críticas que sufrió por un ligero síndrome de Estocolmo, que era simple ingenuo y generoso corazón perdonador…Y, aún más si cabe, pude apreciar su elegancia ilimitada con motivo de un incidente electoral que tuvimos en 1977,donde Quini y otros nueve deportistas de élite firmaron una recomendación de voto a favor de Unidad Regionalista en la que yo estaba. Cuando salió a la luz aquel escrito estábamos ya claramente derrotados pero, con lamentable oportunismo, lo utilizamos en las últimas horas de la campaña. Todos los firmantes tuvieron una presión desmedida por aquello, que hoy no se comprendería,  y, tras hablarme, Quini salió del apuro como pudo, insisto, con elegancia y humanismo, como lo que siempre fue, un auténtico paisano, tal definió el Rector de la Universidad. "Nunca cometí la torpeza de creerme número uno" declaró a Julio Puente y Pablo González.
Su desaparición, y el recuerdo de su hermano Jesús, no es simplemente el de la gloria deportiva, sino de la concepción precisamente de esos valores deportivos que a determinadas alturas tanto se diluyen. 
La doble frente de Zarra...también la del excelente humanista. Triple, pues, la suya.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes que explicarme mejor lo de aquella firma en favor de Unidá Rexonalista. Yo la recuerdo, pero desconocía ese otro asunto, que sin duda no llegó a la opinión pública..
X

Anónimo dijo...

Que bonito, Antonio!L

Anónimo dijo...


👌👌👌👌👌
Inigualable Quini
A.