viernes, 22 de diciembre de 2017

Edicion completa, sin censura, de Nosotros los Rivero de Dolores Medio

LOS GRANDES OJOS DE DOLORES MEDIO

Cómo insiste la realidad sobre mis ojos
Fernández,Basilio,"Careo en la soledad"

César González Ruano, tan buen columnista como pícaro irredento, se quejaba, ante Gonzalo Torrente Ballester y Marino Gómez Santos, dos escritores iniciados en Oviedo, que no lograba ver los ojos de Dolores Medio por culpa de sus grandes gafas oscuras.

Lo cierto es que "Nosotros los Rivero" es una grandísima novela, orgullo de nuestra ciudad, que necesitaba reedición, más con la integridad que impidió la censura. Ese doble objetivo, reedición e integridad, lo ha conseguido Libros de la Letra Azul, con introducción de Angeles Caso, ilustraciones de Rebeca Menéndez y la complicidad presentadora de Conchita Quirós, digna heredera de don Alfredo, que tanto creyó en Dolores, el Vicerrector Borge, la archivera Evelia Vega, el filólogo Díaz Faes y Cosme Marina.

Emilio Alarcos, Avello, Juan Benito, Martínez Cachero...tuvieron el acierto de
acuñar "la bien novelada" que inicia La Regenta, Tigre Juan, El Maestrante...sigue "Nosotros los Rivero", ¡por fin completa!. La línea continuó en García Pavón, J.M.Jove, García Miñor, Sara Suarez Solís...,a cuya nómina bien uncidas "Juegos de Billar", de José Avello, y "Apabullante silencio extranjero" de Fernando Fonseca. A no olvidar tampoco "La vida exagerada de Martín Romaña"/Bryce Echenique, Lesage, A.Camus(Teatro), Perec y Gracia Noriega. Marilde García amplía horizonte en "Oviedo, género literario" y Cachero profundiza en diversas publicaciones.

Como ha escrito Carmen Ruiz Tilve, máxima especialista en Dolores Medio, "Nosotros los Rivero" se escribe en el número 23 de Magdalena. Por cierto, casa natal de Indalecio Prieto. 

Curiosamente el censor, ¡Valentín García Yebra!, que tacha y recorta, reconoció calidad literaria.

Ví a Dolores sin gafas ahumadas, a cuya casa llevé a mis hijos para que la recordaran. Sus ojos siguen abiertos pues, como el poema surrealista de Ángel González: los ha dejado muy grandes en la Fundación Dolores Medio, que presidieron Víctor Alperi y Pilar Rubiera, y hoy Cosme Marina. Los tres leales a Lena/Ranita, que, Angeles Caso mediante, se ha plasmado en esta gran recuperación. Por mi parte nunca supe, hasta la presentación universitaria, fue Marta Rivero en la primitiva escritura de ojerosa ficciorealidad.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

La reedición de "Nosotros, los Rivero" es una buena noticia para todos. P

Anónimo dijo...

La reedición de "Nosotros, los Rivero" es una buena noticia para todos. P

Anónimo dijo...

Muy interesante lo de Marta en vez de Lena Rivero. Por que cambiaría el nombre?. Cuando presentamos el nacimiento de la asociación “Amigos de Vetusta, Lancia, Pilares” advertimos que faltaba otro recuerdo a una gran novela ovetense pero que Dolores Medio había “cometido el error” de llamar Oviedo a Oviedo.
En la relación de novelas en las que aparece Oviedo hay una que casi nadie conoce: “El código Da Vinci” de Dan Brown. En esta novela, malísima por otra parte, se menciona nuestra ciudad de una manera entre absurda y ridícula: uno de los personajes es “un monje del Opus Dei” que tras mil penitencias y sufrimientos recupera la cordura en una ciudad llamada Oviedo. Yo creo que Dan Brown pretendió en algún momento aludir al Santo Sudario de la catedral y luego cambió de idea.
Por último, mi madre decía que el agresor de Lena estaba identificado en Oviedo e incluso me dio su nombre, si no se la han quitado tiene una calle.N

Anónimo dijo...

No sabía yo que Marino Gómez Santos era de ahí, pero no me sorprende por su dedicación a don Severo Ochoa, entre otros. La tierra propia tira siempre de uno con la misma fatalidad que la ley de la gravedad. Un abrazo y seguimos...A

Anónimo dijo...

Muy interesante y merecido. Echo en falta, eso sí, Belarmino y Apolonio, que tanto me gustó. Un abrazo,
B