viernes, 17 de noviembre de 2017

Sobre Las Regueras y una pariente por afinidad del admirable Luis Estrada

LAS REGUERAS ARQUEOLÓGICA


De un tiempo a esta parte llevo visitando en varias ocasiones Las Regueras. El motivo inmediato desentrañar amenazas que desde las cercanías de El Zapato, enclave a su vez próximo a Santullano, me hizo una pariente del admirable galeno Luis Estrada, q.e.p.d., que fue, por mi elección, pregonero mateín y en tiempos de mi padre, también por propuesta de mi progenitor, Presidente del entonces pujante Ateneo. Mi ingrata detractora, que pasa de Santullano a La Fresneda y Castropol con la facilidad del hilo telefónico, concentra en mí los yerros urbanísticos de los suyos y aún la estricta aplicación del Derecho.

En el reverso de esa absurda violencia verbal, he redescubierto la arqueología del vecino Concejo. Luis Martín tenía en el siempre sugerente escaparate de Librería Maribel, en Gil de Jaz, la memoria de las excavaciones de La Paloma (M. Hoyos Gómez, M.I. Martínez Navarrete, T.Chapa Brunet, P.Castaños, F.B. Sanchiz) prologada por Francisco Jordá Cerdá, del que era discípulo predilecto el también inolvidable Javier Fortea. Me caben los honores de haber conocido a Jordá y reeditado su Guía del Castro de Coaña en el breve lapso de tiempo en que fui Presidente de la efímera Fundación Pública de Cuevas y Yacimientos; también dimos a la estampa a dos de los suyos, entonces muy jóvenes, Miguel Ángel De Blas y Adolfo Rodríguez Asensio.

Por si fuera poco volver a la importancia de Las Regueras arqueológica, coincidí con un magnífico reportaje del suplemento "Oviedocentro" de La Nueva España en la que el hijo adoptivo del Concejo, Celso Díaz Fernández, se extiende sobre la aparición del llamado "Mosaico de Andallón", hoy en el Museo Arqueológico. También aparecen dos importantes fotos, una del autor con el inolvidable José Manuel González Fernández-Valles,"Piedrinas", al que bien recuerdo "profesando" en la tertulia "clarisa" de Casa Noriega, hogaño dependencias judiciales en la Plaza de la Catedral y muy antes, en la ficciorealidad, Casino de Vetusta y Pilares. Rosa Rodríguez Fernández, cronista oficial, resalta "la redención del Concejo" a punto de celebrar los 430 años.

Figueras, mi espacio de vendavales y nordesías, es símbolo de Paz, en agua y tierra. 

Las Regueras, aparte la oriundez de una perturbada terrorista verbal y torpe grafitera, que en su paranoia extiende amenaza a varias generaciones mías, es encomio arqueológico. El loable espectro, generoso y cordial de Estrada, El bueno, no se ha desdoblado en sus afines.

4 comentarios:

ANTONIO MASIP dijo...

Las amenazas contra los míos me recordaron la Kanun,tan arraigada en Albania cuya pervivencia, incompatible con un futuro ingreso en la U.E., hube de advertir en Tirana al Tribunal Supremo de ese país.

Anónimo dijo...

Queda muy claro y la Sra.Estrada Valera con el culo al aire

ANTONIO MASIP dijo...

Pues no queda todo lo claro que debiera pues Estrada Valera son las hijas

Anónimo dijo...

Ladran luego cabalgamos ....bessB