viernes, 11 de agosto de 2017

Javier Cancio desmitifica La Searila

Cancio-Donlebún versus leyenda de la Searila.

Como soy deudo de todas las leyendas del occidente astur, interiores o costeras, cunqueiranas, tapiegas, naviegas o eotas, también estoy influido por la Searila, sus amores contra la espiral de supuestos Capuletos/Monteses, el  amante liberal, gobernador de Coruña que revienta caballos para llegar junto a su moribunda amada, abrir su sepulcro, arrebatarle cabellera, colocarla junto a su corazón y enloquecer depurando una elegía que gritaría desconsolada y  reiterativamente rompiendo las noches silentes de la comarca.

Cancio, rigoroso, que decía Ortega, ha desmontado los pilares de la leyenda uno a uno: no hubo enemistades entre familias, ni caballos rotos por la ardorosa pasión del jinete, ni locura sobrevenida ni tumba reabierta. Sí tres estrofas del poema falsificadas hacia 1955 y también gobernador, o jefe político, liberal de La Coruña, pero tres décadas después de la muerte de la Searila, cuya familia no pudo ser carlista diez años antes de la histórica disidencia dinástica. Todo, y más, se dijo en La Casa de la Cultura de Vegadeo, y luego en El Campo del Tablado//Castropol, como si fuesen ecos de la guajira castrista de Carlos Puebla:"Llegó el comandante y mandó parar."

Todo empezó a crecer en los treinta del XX por Vicente Loriente, venerable padrino de la Biblioteca Circulante castropolense, con especial empuje divulgador/enriquecedor de Jesús Evaristo Casariego, Alejandro Sela, Jesús Martínez y José Luis Pérez de Castro, pasando por Pedro Penzol, Dionisio Gamallo, Dámaso Alonso, Menéndez Pídal, J.L.Mediavilla y varios otros autores de buena pluma, sin desdeñar a cineastas (Domingo Vijande, mi compañero de Colegio Mayor, participaba de una peli en superocho), y musicólogos que contribuyeron al mito romántico de los amantes.

¿Y el pelo en hornacina, conservada por una descendiente colateral? Para Cancio, heredero del archivo del poeta Antonio Cuervo y Castrillón, se trataría solo de la mata con que en su familia adecentaban ancestralmente las imágenes de santas a su cuidado en capillas de la zona.

La Searila, leyenda y/o no, sigue siendo muy importante. ¿Es histórico o legendario el Hernani de Victor Hugo cuyo estreno en París-1830 se considera el inicio del romanticismo? La leyenda eota tiene todos los ingredientes para constituir el primer romanticismo español no sé si antes, a la vez, o después del europeo, como me sugiere mi querido pariente el tenor Moisés Molin.

Al final del acto, insistido como colofón por Luis Casteleiro, presentador y moderador, animé al encomiable investigador a publicar su conferencia, lo que no estaría mal, dada su importancia, que hiciera el RIDEA.

1 comentario:

Anónimo dijo...


Al hecho de fondo, a la verdadera leyenda y a la demostración de que el Romanticismo pudo nacer en nuestra tierra no sólo no le afectan estas revelaciones... Le benefician.
Pulir el oro requiere una limpieza previa.

Ahora, pretender con estas revelaciones "rigoro-sosas" negar la propia Poesía me parece un auténtico desatino. Más pretencioso que el supuesto buenismo de quienes quizás exageraron o pusieron el foco en determinados aspectos nobiliarios, que a mí poco me interesan, con el objetivo de preservar la obra.

Un abrazo.