viernes, 18 de agosto de 2017

Covadonga en Sabadell

Parece que el Ayuntamiento de Sabadell ejercitando un singular derecho de Gracia ha indultado a Antonio Machado. Confío que esos aberrantes munícipes, cuyo talento político y cultural ha quedado bien en evidencia, tengan semejante deferencia con COVADONGA, que tanto molesta a su experto, que tampoco soporta a Quevedo y Góngora.

Así las cosas están en Cataluña por iniciativa de algunos nacionalistas, tan conniventes con él trespercent de los Pujol, Junstpelsi y compañía de gang y latrocinio

7 comentarios:

Anónimo dijo...

COMPLIMENT A ANTONIO MACHADO - Miquel Martí i Pol




No t'he dut flors, Antonio, t'he portat

un silenci amorós, per no interrompre

el teu íntim diàleg amb la mort

que fa tants anys que dura. Compartir-te

ha estat deturar el temps, per retrobar-me

més ingenu que mai i amb un sanglot

a flor de pell, com una criatura.

No t'he dut res, Antonio, però estimo

més que abans aquest mar que m'ha vist créixer

i prop del qual confio de morir

d'ençà que he vist que tu m'hi

Anónimo dijo...

Españolista y franquista y lo que es peor Pelayista. Ya se sabe Asturias es España, lo demás tierra conquistada. Por favor, no lo difundas, aspiro a una calle en la Ciudad Condal.
AbrazosA

Anónimo dijo...

En Cataluña desde La Nacionalitat Catalana ( 1910) de Enric Prat de la Riba está pendiente un choque con el Estado español que no puede evitarse con eufemismos como la "nación de naciones" que Friedrich Meinecke aplicó a la Confederación Germánica y a la República de Weimar, importada por Anselmo Carretero y Pedro Bosch Gimperá y que aquí ha degenerado en la "plurinacionalidad", que sólo sería aplicable a una confederación negatoria de España como "Staatnation". Con Cataluña solo se puede negociar una reforma federal de la Constitución desde el reconocimiento de España como Nación y como Estado y eso sólo será posible aplicando y haciendo cumplir en primer lugar por vía jurídica la Constitución que en sentido material es la propia existencia de España como nación ( Para Victor Considerant la constitución formal es la ley y la constitución material la nación).

El mayor problema es la existencia de Podemos y su influencia en Pedro Sánchez y una nueva generación del PSOE cuyos componentes están en proceso de formación política. He sentido como un retroceso histórico el cese de Alfonso Guerra como Director de la Fundación Pablo Iglesias que equivale a la jubilación de la generación de Felipe González. Es posible que los atentados de Barcelona hagan caer al independentismo en las encuestas y salvar así con bajo coste político el desafío del referéndum del 1 de octubre, pero la democracia española debe entender que el proceso de degeneración política en Cataluña es aberrante y próximo al delirium tremens , como lo demuestra el lamentable episodio de Sabadell calificando a Machado y Quevedo como "españolistas". Seria deseable un rearme ideológico democrático al que no ayuda la corrupción del PP, aunque hay que reconocer que Rajoy está actuando con prudencia jurídica y es deseable que sea capaz de superar la actual fase del soberanismo.

Podría ser interesante escribir conjuntamente dos o tres artículos y crear una plataforma de opinión constitucional.

Un fuerte abrazo,
J

Anónimo dijo...

Esa gentuza la quiere armar aunque sea en otro momento.L

Anónimo dijo...

Quizas eso de Sabadell y de otros lugares de Cataluña se explique si se tiene en cuenta que tambien Adolf Hitler se convirtio en un momento dado en nacionalista. Lo explica en Mi lucha.F

Anónimo dijo...

Dales caña a esos sinvergüenzas! Tiene mas valor tu defensa de los valores hispanicos porque llevas un apellido de origen catalan y conoces su cultura y en esos campos no te pueden rebatir. Ya que a tus correligionarios les falta gas, pon tu razon y valor. Salud.C

Anónimo dijo...

El artículo 155 de la Constitución Española es Machado. Cuando alguien se atreve a decir que Machado, el exilado de todas las patrias que yace en Collioure, donde falleció, arropado por la bandera francesa, era españolista (y anticatalán de paso) es cuando el Gobierno español debe intervenir e inhabilitar al que lo ha afirmado no porque sea independentista sino por imbécil. Porque un imbécil no puede ostentar ningún cargo público, ni siquiera el de historiador de guardia de un Ayuntamiento.


Se empieza asesinando a ancianos y se termina por no ir a los oficios religiosos, proclamó el inglés Thomas de Quincey refiriéndose a la estupidez humana, y uno piensa en cuánta razón tenía viendo las consecuencias de una política de demonización de lo opuesto que ya había comprobado hace unos años cuando en San Sebastián se propuso quitarle a Cervantes la plaza que tiene en la ciudad por lo mismo por lo que ahora se sugiere que se le quite su calle a Machado en Sabadell: por españolista. Y aún es peor lo de Goya o de Quevedo, a los que, además de españoles, se les tacha de “franquistas”. Puestos a descalificar, se les podría acusar de participar en el fusilamiento del presidente Companys, puesto que al parecer vale todo ya.

En el verano de 2015 recorrí parte de Cataluña siguiendo los pasos en la ficción de Don Quijote camino de Barcelona, inspirados en los del propio Cervantes, que en varias ocasiones visitó la Ciudad Condal en sus viajes al Mediterráneo. Aparte de un total desconocimiento de ello por parte de los catalanes con los que hablé, percibí en muchos de ellos cierta reticencia hacia el escritor y su personaje, tenidos por españoles, no sé si también por españolistas (supongo que como yo). Una persona llegó a decirme: “Aquí somos más de Tirant lo Blanc”, mostrándome así su distanciamiento de un escritor que curiosamente fue el principal difusor de un libro cuyo protagonista, por cierto, nunca pisó Cataluña. Que Cervantes dedicara a Barcelona los mayores elogios a una ciudad que se le conocen (“Flor de las bellas ciudades del mundo, albergue de los extranjeros, patria de los valientes…”) no le salva de ser español y anticatalanista y quién sabe si franquista también. Lo del pobre Machado, no obstante, supera todas las expectativas. Que alguien sugiera solo quitarle la calle que tiene en Sabadell solo se justificaría si, a cambio, se sustituye por otra a Thomas de Quincey con sus palabras llenas de sabiduría: “Una vez que uno comienza a deslizarse cuesta abajo ya no sabe dónde podrá detenerse. La ruina de muchos comenzó con un pequeño asesinato al que no dieron importancia en su momento”.

Julio Llamazares en El País sobre Machado/Sabadell