sábado, 3 de junio de 2017

El escaño roto de Toni Roldán

EL ESCAÑO ROTO DE TONI ROLDÁN

En las importantes, pero tediosas, votaciones presupuestarias, se rompieron un par de escaños, entre ellos el de Toni Roldán, portavoz económico de Ciudadanos.

Toni es tipo de calidad al que tuve ocasión de tratar cuando era assistant bruselense de Ramón Jauregui. Es hijo de Santiago Roldán, Curri, con el que mantuve gran amistad desde que un grupo de estudiantes invitamos, junto a García Delgado, a perorar en multitudinario encuentro del Aula Magna de Oviedo sobre la devaluación de la peseta de 1967. Pertenecían, Santiago y José Luis, a aquella admirable firma Arturo López Muñoz, para el que Curri había cedido López, su segundo apellidoRecuerdo bien su amistad íntima con Eduardo Úrculo, junto al que vi por última vez no sé si en ARCO o la santanderina Menéndez Pelayo, de la que Curri era rector.

Ahora Toni, que recuerdo en Arriondas e Infiesto, está siendo protagonista de un pacto que también tuvo, en su día con el PSOE, que, no obstante su importancia para el país, capotó en su momento.

Carl G.Jung, discípulo de Freud, cuenta en alguna parte que un paciente estudiado tenía tal fuerza interior que desde dentro de sí con un simple gesto sin tocarla le rompió la mesa de su despacho de médico. Supongo que a Toni, liviano de peso, le habrá pasado algo parecido.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El hijo de Curri tiene la vitalidad, la energía y la agudeza de su padre?M