domingo, 4 de junio de 2017

Adiós a Tely Lana, leyenda del deporte femenino

OBITUARIO DE TELY LANA

No ví jugar nunca a Lilí Álvarez, mito legendario del deporte femenino español, pero sí muchas veces estuve, incluso de juez de línea, en las finales de Tely Lana v. Ángeles Gutiérrez, eternas finalistas de los campeonatos de Oviedo y de Asturias. Ganaba siempre Ángeles pues, como Tely reconocía, le había captado el invariable tipo de juego. Eran los tiempos anteriores a la victoria en las semifinales televisivas de la Copa Davis sobre Estados Unidos de Santana, Gisbert, J.L. Arilla y Couder, que introdujo popularmente el tenis en España. Tely, afamada por sus éxitos en el esquí de Valgrande/Pajares, perdía pero dejaba constancia de estilo y maneras característicos. Mucho antes, mi tía Isabel Masip Acevedo había sido pionera del tenis femenino en el antiquísimo Club que hubo en el actual cruce de la calle Asturias con Matemático Pedrayes/Pedro Antonio Menéndez. Como había sucedido con Lilí hubo un instante pionero en que la Institución Libre de Enseñanza,y en particular el krausismo, apostó por este deporte como prueba en Salinas la desaparecida pista junto a la Colonia.En el actual Club, fundado en el cincuenta, si éramos pocos los varones, las licencias femeninas escaseaban más aún (Pepa Rubín-¡bien recuerdo al carismático Carlos Villasuso,recién fallecido!-, las hermanas Villamil, Marina Blanco, Laína Cores, Cristina Masaveu, C. Heres,  Malusi Herrero...). La diferenciación se fomentaba: la piscina tenía una hora reservada en exclusiva para mujeres y cuando llegaba por Oviedo el campeón Emilio Martínez, se vestía de pantalón largo para jugar "parejas mixtas".

Tely se va pero personificó un tiempo sin edad. La veía mucho en los conciertos y en general en toda la bendita actividad musical de nuestra ciudad, pero ignoré, como con Lilí, siempre sus años, aunque no por prejuicios, como destacó Teresa Sanjurjo en el pregón de La Balesquida, sino porque ya me queda como una imagen fija de aquel tiempo, que tenía algo de la sociedad proustiana que me sigue apasionando.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bonito, Antonio. Me recordaba a Proust.... No hay manera de aderezarla con una foto de Telly jugando al tenis ?
J

Anónimo dijo...

Caramba, buenos antecedentes.E

Anónimo dijo...

GraciAs Antonio.O

Anónimo dijo...

Sin lugar a dudas,una campeona,ganando o perdiendo q ese ese es el espíritu del mejor deportista.

Anónimo dijo...

Muy bonito recuerdo, Antonio. No me tomes como pedantería el que yo si que viera jugar a Lili Alvarez a finales de los 60 y principios de los 70 en La Berzosa con Joaquín Ruiz Gimenez y tambien en la casa de Gregorio en Colmenarejo con el propio Joaquin y nosotros también nos uníamos en dobles y mixtas. También Lili y Joaquín eran imágenes fijas ya en ese tiempo.
M