sábado, 15 de abril de 2017

Vivin/Ribadeo cerrado por el zarpazo del buitre

Cuánto he sentido el cierre de los Hermanos Vivin en el centro de Ribadeo. Como ha tiempo que dejé mi profesión de perito en leyes me he negado a conocer los detalles de los pleitos, que me consta son varios. Sin embargo, no pude menos de acompañar a estos amigos libreros, la profesión más admirable entre las que conozco de cerca. Mi corazón estaba con ellos pero también con Dionisio Gamallo, Daniel Cortezón y Candido Riesgo con los que me encontraba allí muchas mañanas de domingo mientras comprábamos la prensa. 

Vamos derechitos a un mundo sin libreros de lance, sin impresores artesanales... ¡Sin nosotros, los que los amamos desde el fondo de las entrañas!

La clausura, o traslado, forzada de los Vivin tiene algo de El ultimo día de Terranova de Manolo Rivas y del fin en la peatonal de la ovetense Pelayo de "Santa Teresa, mon amour!", como la califiqué sin ambages.

Cuando mi mujer y yo decidimos dejar Salinas por la ribera del Eo, sabía perfectamente que tenía en Perez de Castro, Moure, los Lombardero...a intelectuales de primera, pero no imaginaba esa comunidad ribadense de tantísima vitalidad receptiva y acogedora. Vivin forma parte esencial de ella. Por eso lo siento tanto!!

  1. En la red, un buen amigo me escribe:¡No seas pesimista! Los libros y las librerías jamás desaparecerán; las librerías de viejo -verdaderos santuarios del libro- tampoco. Lo peor es que, con la mayor intención del mundo, nos conducen a un tipo de sociedad en la que impera la cultura audiovisual; hablando en plata: "forgaxa". Que quiere decir personas sin espíritu critico, sin opinión autorizada, Justo lo que interesa al poder establecido, que el personal no piense para conducirlo como un rebaño de ovejas. Por todas estas razones lo que desaparecerán son los lectores. Una especie en peligro de extinción. Personalmente, me ocurre como a ti. Ante un libro que eliges: lo primero olerlo, lo segundo leerlo, lo tercero acariciarlo, para finalizar el proceso colocándolo en la biblioteca, habitación en la que pasas la mayor parte de tú vida y en la que, de vez en cuando levantas la mirada para contemplar las repletas estanterías y encontrar la paz del espíritu..

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Una pena entonces el cierre , el cierre de cualquier negocio en un pueblo se vive siempre como una gran pérdida porque es como dar otro paso más a la extinción . Si parece ser que todo desaparece , y sobre todo la cultura , primero se empezó con los cines , ahora hay que ir a una gran superficie si se quiere , y ahora con lo digital también desaparecerán las librerías.
Bueno quedémonos con lo positivo , el acceso a la lectura está al alcance de más personas , otra cosa es que no se nota para nada esto.
Cada vez menos cultura , supongo que es lo que interesa .La ciudadanía dormida e ignorante parece ser más útil.E

Anónimo dijo...

Mala noticia.
Alguna buena pieza capturé en esa librería.J

Anónimo dijo...

Que desastre. Independientemente de sus aficiones "politicas"
Les teniamos mucho aprecio, ademas de contar con ellos para que nos guardaran toda la prensa que sabian que leiamos, ademas de avisarnos cuando tenian algun libro interesante.M

Anónimo dijo...

Cuanta razón, pienso q cuando cierra un librero, somos un poco más pobres.L

Anónimo dijo...

Muy bueno. Un abrazo. J.

Anónimo dijo...

CREO QUE EL PROBLEMA DE LOS LIBROS Y DE LOS LIBREROS, NO ES TANTO LA EVOLUCIÓN TECNOLÓGICA, COMO LA FALTA DE LECTORES (ASÍ COMO, QUIZÁ, EL EXCESO DE TÍTULOS PUBLICADOS) Y EL DE LOS IMPRESORES Y LOS EDITORES, QUE DEBIDO A LA CRISIS LOS ENTES PÚBLICOS HAN DEJADO DE FINANCIAR EDICIONES, EN MUCHOS CASOS NECESARIAS (VÉASE, POR EJEMPLO, EL RIDEA, EL CUAL POR CIERTO TIENE UN PRESUPUESTO PAUPÉRRIMO, AUNQUE ME IMAGINO QUE EN ESTE CASO ES DEBIDO A TEMAS POLÍTICOS) Y EN OTROS QUE SIMPLEMENTE SERVÍAN PARA CUBRIR EL EXPEDIENTE, LO CUAL HA LLEVADO AL CIERRE Y LA PRECARIEDAD A LA PROFESIÓN MÁS IMPORTANTE DE LA HISTORIA: LA INDUSTRIA DEL LIBRO.
A