martes, 4 de abril de 2017

Oriente/Uriarte


ORIENTE EN EL JARDÍN 2


Tal es mi Oriente. Es el jardín que tengo 
para que tu memoria no me ahogue.
Jorge Luis Borges.


Desde mi primer curso en Deusto supe que Iñaki Uriarte, premio Tigre Juan-2011, sería el gran escritor que apenas empieza a reconocerse. Fue la chiripa de leer sus primeros textos inéditos para una revistilla manual de un reducido grupo de amigos.

I.U., sin nada que ver con fugaces siglas políticas, visitó varias, quizá muchas, veces Asturias, por amor a una avilesina. No sé si me dijo, o lo leí o soñé, su extrañeza de cómo llamábamos Oriente a la zona llanisca, que no era, sin embargo, la lejanía egipcia o persa con la que fabulaban los griegos antes del macedonio Alejandro. Mi mujer y yo pusimos a nuestro primogénito el nombre de un viajero a más allá "del Ganges y de la Aurora", que era la especulación de Plinio, versión borgeana.

A Llanes, de vuelta hacia sus Bilbao/Donosti, los Uriarte lo sobrepasaban e, incluso, dejan atrás, en Occidente. ¡Oh los cubos de la memoria! de un Agustín Ibarrola que conocí en una titánica manifestación bilbaína por los heroicos trabajadores de la histórica Laminación de Bandas, del Basauri natal del artista. Los cubos del antiguo espigón oriental, o escombrera, de la Osa, traídos huecos del Musel para rellenar de hormigón un siglo antes de su repinte en cutis multicolor.

Borges llegó a decir, utilizando el problemático concepto tiempo para San Agustín, que sabía lo que era Oriente u Occidente siempre que no se lo preguntara nadie. 

Borges es, a su vez, el gato de María e Iñaki, que no sé si está al Oriente, pero lo supongo...También Céline, Luis Fernández, Cortázar, Capote, Pound, María Zambrano...frecuentaron compañía gatuna. 

Oriente era, para el genio porteño la tierra del oro, el amanecer y Las mil y una noches. Amelia Valcárcel desarrolló en un ciclo de Monterrey (México) cómo, en Oriente, Occidente es una anomalía.

Parte del Oriente es ya Occidente y nada ni nadie podría definirlo, al menos yo. Y es que pensamos demasiado bajo la influencia y hasta el miedo al Islam que intranquiliza el voto europeo, péndulo del fanatismo terrorista al extremo conservador y machista de unas monarquías absolutistas, calificadas de moderadas, aunque no lo sean para el respeto a la vidasostenedoras de guerras y represiones inmisericordes. O repúblicas de partido único no menos deshumanizadas, salvo las saharaui y tunecina.

Sean cuáles fueran las múltiples distracciones de la entretejida política interior, la clave geopolítica de los próximos años, quizá cincuenta o cien, estará en templar este barullo pendular con la paciencia de un oriental que voló muy alto mientras pudo: Mahatma Ghandi. En el envés, Churchill, un talentudo héroe occidental, nunca lo entendió:"Es alarmante y nauseabundo ver al señor Gandhi, un abogado sedicioso, posando como un faquir…dando zancadas medio desnudo subiendo las escaleras de la casa del virrey"

En tanto utopía y paz se aproximan/alejan, confío también en que serene mi frontera Oriente/Occidente resentida en mil maniqueos pedazos de El Muro para acá. No en vano guardo entre mis libros de casa un trozo de cemento pintarrajeado, de aquella metafórica  "cortina de hierro", a su paso por las proximidades del berlinés Check point Charlie.

Llanes está donde debe, mientras la llamada ventana azul maltesa, de bordes almibaradosrecién desparecida en una olaapenas permanece en mi memoria con un lustro de antigüedad, demasiado corto para bien eternizarse. ¡Las cosas que hemos visto!, aforismo del que Gracia Noriega, sabio cronista de Llanes, corrigió mi inicial atribución a Hamlet por el campanudo Falstaff de ¡Ah, the days that we have seen! 

No deberíamos olvidar, en cualquier caso, que uno de los mejores espectáculos del mundo se da con el brote de los ciruelos en un Parque/Jardín de Tokio, transición de color que nunca veré in situ, como ya nadie el antiquísimo puente, o arco, natural de El Gozo(Malta).

¿Occidente u Oriente?¿lejos o cerca?,¿en la Tierra o en los rocosos planetas  en proceso de descubrimiento del Trappist-1?


Enviado desde mi iPad

No hay comentarios: