martes, 7 de febrero de 2017

Polémica sobre el origen de Oviedo en lne/Oviedo

¡Viva la polémica sobre el origen de Oviedo! Sobre el estudio que retrasa la fundación de la ciudad al siglo XII Antonio Masip Viva la polémica sobre el origen de Oviedo LA NUEVA ESPAÑA, fiel a saludable provocación periodística, ha dado luz a la polémica, introducida ahora por los relevantes arqueólogos César García de Castro y Sergio Ríos, sobre el origen de la ciudad de Oviedo que retrasarían hasta el siglo XII poniendo en solfa la teoría de un Oviedo romano y aún el de los reyes caudillos. Es un estudio encomiable, salido de firmas de prestigio pero uno más de los tantos debatidos, v.g. hace ocho años, aquí mismo, sobre la romanización de Oviedo en la que, antes, jamás había creído don Juan Uría. Ya hubo antaño otras aceradas discusiones, por ejemplo, la protagonizada por Vicente J. González ("Pese a quien pese, hay un Oviedo anterior al VIII" LNE 3 / 1 / 1999), cuya tesis doctoral, publicada por el Ayuntamiento que yo presidía, a instancias del entrañable concejal Rodrigo Grossi, tristemente desaparecido luego, no se distribuyó en 1984 por presión universitaria, un tanto desmedida. Era entonces el resurgir de las tertulias, que conocí, en torno a los clarisos y otras de Casa Noriega, Alvabusto y Rialto, con los inolvidables Uría Ríu, Manolo Cueto, Antón Rubín, Pepe Fernández Buelta, Domínguez, C. M. De Luis, Avello, Santos, Tolivar, Meana, Sousa, Piedrinas o Pajares mientras se ponía todos los mediodías y las tardes patas para arriba cualquier dato nuevo. Hacía tiempo que echaba de menos aquel espíritu introspectivo que, de alguna manera, resucitaron los estudiosos citados y las respuestas de Rogelio Estrada, Pilar García Cuetos -que nos ha recordado al llorado Ruiz de la Peña- Lorenzo Arias, María Josefa Sanz... Como quiera que se ha fotografiado la placa que en el arco de San Vicente firmamos los llamados "Alcaldes de los Oviedos del mundo", procede alguna leve puntualización. La primera que ese texto del San Mateo de 1985 fue escrito por Joaquín Manzanares, a cuya memoria le tengo devoción por su entusiasmo investigador de conservador autodidacta. También que en ese tiempo se producía especial agresión con la enloquecida pretensión de variar hacia Uvieu, variante langreana contemporánea, el antiguo, histórico y querido nombre de la ciudad. Ni entonces, ni cuando mi padre organizó el Simposio del XII Centenario, el Ayuntamiento dejó de desconocer el carácter de invento del 761 como fecha convencional, pues ya se reconoce en el mismo retocado y discutido documento de los monjes benitos que se trataba de veinte años antes. El 761 para la fundación tiene el mismo carácter que la supuesta colocación en el atrio de Wittenberg por Lutero de sus famosas 95 tesis. Acabo de escuchar, en el Seminario Metropolitano y en la librería San Pablo, a los doctos Novalín y a Fernández Conde que jamás el famoso agustino hizo tal colocación, pero que logra dar lugar al actual quinto centenario una fecha fundacional, que asume el Papa Bergoglio. Que siga corriendo el balón ...¡por la banda azul! Y siga la discusión a la mañana siguiente de si hubo penalti, gol fantasma o fuera de juego, en la primitiva colina de Oveto... ¡Qué ya han desaparecido Casa Noriega, la peluquería Calzón, la habitación de don Carlos Canella y hasta es reliquia la celda de Feijoo! En cualquier caso, el año 761 será todo lo convencional que se quiera, pero está lleno de magia y de contribución a conformar una de las mejores ciudades de la Historia de toda la Humanidad.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Te felicito por esta intervención en la polémica, de la que no comprendo, como dijo Pilar García Cuetos, que hayan esperado a la muerte de Nacho Ruiz de la Peña

Anónimo dijo...

Leído.Siempre oportuno.Mereceria un debate más amplio.J

Anónimo dijo...

¡Está el gallinero alborotado. El patio, por no ser menos, como el de La verbena de la Paloma! Lo único que me molesta es la postura de César y Sergio de ser más papistas que el Papa. No se puede salir a la palestra con esas formas y descalificando a todo el mundo. Como bien decía Pilar García Cuetos, ¿por qué han aguardado a la desaparición del inolvidable Nacho? ¡Nadie está en posesión de la verdad absoluta! Parece mentira para dos científicos de prestigio pretender esto último.
Abrazos y sonrisas,.., o risas.A

Anónimo dijo...

Artículo didáctico para concejales de limitada cultura, cual es el caso de nuestra ciudad en los actuales momentos. Salud
C

Anónimo dijo...

Muy bueno, querido Antonio. Supongo que provocará más controversia.
Un abrazo.M

Anónimo dijo...

O séase que no está claro para todos el origen de Oviedín.M