sábado, 11 de febrero de 2017

De guerrilleros a grafiteras

Recuerdo la noche lugana de la aparición del heroico Asturias-Diario. El nuevo medio daba una noticia que otros desvalorizaban: la condena a tres mozalbetes que habían violentado un vehículo de Gustavo Bueno y asaltado por dos veces una tienda asturianista en la que un valiente fotógrafo de La Nueva España les esperó con un priolet. Era una banda llamada"guerrilleros de Cristo Rey" que se daba el alivio dominical de amenazarme por teléfono llegando a explotar una bomba en el utilitario que yo usaba. Pese a don Jaime Barrio, caballero de la Justicia, fallecido luego en el Tribunal Supremo, las autorías directas contra mí, convicciones morales aparte, nunca se probaron. No obstante, entre las solidaridades recibidas la muy significativa de Ricardo Vázquez Prada, de extrema derecha declarada pero, curado de violencias bélicas, quiso contribuir a encarar aquellos mozalbetes, "primos de primos tuyos". Algo dije en un libro del catedrático José Girón. Nada de general trascendencia al lado de tantos padecimientos, v.g., del País Vasco en el no lejano antaño, o los de Alsásua hogaño, pero siempre despreciables en la violenta raíz. Ricardo, Tomasín, forofo oviedista, era contrario incluso a la más leve hinchada ultrasur, que no impedía la gota de tinta ""¡Arderán los postes!". Pasaron años aunque yo no olvide. Ha poco, sin embargo, recibí gratuitas amenazas telefónicas e intolerables pintadas de dos muchachitas cuyos nombres doy con clave literaria en "Prodigios del Eo", un librín que solo difundo en entorno familiar, en el depósito legal, en las bibliotecas de la comarca Navia/Eo y en formato digital:"testigos de la afición a pintarrajear de Luchy, no la Tantamount en Contrapunto de Huxley ni de Agatha Cristie en El tren de las 4,50 ni en Prestleay sino otra apellidada Balaustrada, y/o Covi, no la Covichi de García Pavón, sino Balaustrada Camino, hermana de Luchy. Mis apasionadas grafiteras una vez claman que me vaya y, otras, no sé si en palmaria contradicción, firman que aprenda para el futuro de su supuesta experiencia eota que a mí me faltaría"... La amenaza vino de Las Regueras, junto a otra casa familiar de las gamberras. Su soez parlamento nada que ver con la chispeante imaginación del grafitero que en el referéndum de la OTAN escribió en el Fontán:"LA MAMÁ DE MASIP, VOTA SÍ" Concurre, sino el recóndito parentesco colateral de los deleznables guerrilleros, amistad indudable dos generaciones arriba, que por su reiteración propició en mí la idea platoniana del "eterno retorno". Las gamberras, incapaces de reflexionar sobre la falta urbanística propia, como el ruso del Naranco, ni de aprender del ejemplar humanismo de su abuelo, se empeñan en molestar a los míos. Pero me confundo, ya Borges sostenía lo quebradizo de ese cajón de sastre del eterno retorno. Además mi confianza en el Estado de Derecho, la magistratura y las fuerzas de seguridad es total para que las primeras fechorías impunes se corten antes de que lleguen a mayores, como luego sucedería con aquellos pintorescos guerrilleros, uno de los cuales ejerce, ¡a saber cómo!, el Derecho sin el arrepentimiento público y la indemnización debidos. También nos pasó en la Casa del Pueblo ovetense, primero los caimanes pintaron, luego otro distinto ejecutó el incendio. Al fin y al cabo, el checo Milan Kundera, seguidor de la lectura de Nietzche del eterno retorno, tendría para las hermanas Balaustrada la tricotomía de la frivolidad, la levedad y la pesadez

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando nos veamos recuérdamelo que algo sé de aquello.C

Anónimo dijo...

Y te llegan a amenazar?S

Anónimo dijo...

Este mundo está en medrado con gentuza así.S

Anónimo dijo...

Viví, como sabes en Argentina y al volver me preocupó esa historia de los guerrilleros de Cristo Rey.C

Anónimo dijo...

Ni un paso atrás.C

Anónimo dijo...

Aquí se sale de la democracia cualquiera,incluso las nietas de Estrada,persona tan sería y pacífica.Interpreto que son ellas.Cuidate.E

Anónimo dijo...

Me suena porque recién llegado de la cárcel y expulsión, tras mi secuestro por la triple A, aquellas acciones de los guerrileros de Cristo...me estremecían.C

Anónimo dijo...

Es increíble.P

Anónimo dijo...

Del cajón de sastre a la caja de Pandora, mientras el hoy respetable juez, cuando lea el escrito le reventará en el estómago la caja de los truenos.
Abrazos A

Anónimo dijo...


Genial relato Antonio. No obstante creo que con la excelencia de tu prosa concedes categoría a fechorías deleznables y con tu bonhomía rebajas gravedad a los hechos.
Espero que ya estés totalmente recuperado de tu “incidente sanitario”.D