viernes, 9 de diciembre de 2016

Jonás anteayer en lne sobre el asunto capital de la fiscalidad



El pasado lunes 5 se reunieron los ministros de Hacienda y Economía de los países de la zona euro, el Eurogrupo, para acordar que el impulso fiscal de 50.000 millones de euros que ha propuesto la Comisión pase a mejor vida. La verdad es que, a veces, la Unión Europea no resulta sencilla de entender debido a una interrelación entre competencias e instituciones quizá demasiado obtusas. En este sentido, lamentablemente, ya estamos acostumbrados a que se critique el proyecto europeísta por decisiones que toman los gobiernos nacionales, como en el caso de la política de los refugiados. Tal es la madeja que la derrota de Matteo Renzi en un referéndum para reformar la Constitución italiana, revisión que nada tenía que ver con Europa, ya se haya interpretado como una nueva crisis de la Unión. Ciertamente, las elecciones presidenciales en Austria sí se jugaban en torno al proyecto europeo pero afortunadamente se ganó.

En fin, más allá de estas disquisiciones, el Eurogrupo ha orillado la propuesta de la Comisión para impulsar la demanda interna de la zona euro a partir de un estímulo fiscal de aquellos países con espacio presupuestario. Sin duda, es una muy mala noticia, de nuevo tomado por los Estados inclusive con el beneplácito del Ejecutivo español, aun cuando nuestro país sería uno de las más beneficiados ante el aún abultado número de desempleados. Sin embargo, en la declaración del propio Eurogrupo se hace una reflexión sobre el conjunto de la zona euro que no es baladí. Hasta ahora, las declaraciones del Eurogrupo se basaban esencialmente en una valoración de la situación económica país a país, bajo la interpretación de que la eurozona era sólo una agregación de economías nacionales, donde era necesario revisar el comportamiento de cada gobierno a la luz de las reglas fiscales europeas. Pero, en esta ocasión, se toma el guante de la Comisión y se presenta una visión de conjunto en la unión monetaria, aunque se concluye que la política fiscal global debe ser acomodaticia y no expansiva.

Este detalle puede parecer menor pero es una batalla estratégica en la que llevamos desde el inicio de la legislatura, primero intentando convencer a la Comisión y ahora al Eurogrupo, para que ambas instituciones adopten una aproximación global de la zona euro. Y considero este avance clave, porque es conditio sine qua non para dar el paso que ya ha asumido la Comisión, la necesidad de impulsar otra política fiscal europea, aprovechando no sólo el espacio de los propios presupuestos comunitarios, a través del plan Juncker y la futura estrategia de defensa, sino también la capacidad de algunos países para diseñar una política fiscal planificada con el conjunto de la zona euro en la mente. En fin, algo hemos avanzado y ahora el Parlamento debe apoyar la revisión de la política fiscal que ha propuesto la Comisión en los últimos meses.

Como cualquier lector avezado podrá haber comprobado ya, las dificultades objetivas para actuar en Europa son elevadas, especialmente si como hasta ahora los conservadores mantienen una mayoría en todas las instituciones de la Unión, aunque no tan sólida como en la pasada legislatura. En esa tesitura los socialistas tenemos que tomar decisiones no sencillas: apoyar a nuestros comisarios en la Comisión, pero sin debilitar la única institución que ha comenzado a virar con nuevas propuestas tributarias, fiscales y económicas; orquestar mayorías en el Parlamento para lo cual necesitamos convencer a parte de los diputados populares, presionando con alianzas con los Verdes e Izquierda Unida; y mejorar la coordinación con nuestros colegas en los gobiernos nacionales que no son pocos para que antepongan los objetivos de la Unión a los suyos propios aun cuando éstos se juegan su supervivencia en la arena electoral nacional. Y todo ello, con el impacto de nuevas crisis que amenazan con desestabilizar todo este complejo equilibrio. La coyuntura no es fácil pero saldremos adelante.





3 comentarios:

Anónimo dijo...

Jonas se adelantó a Vidal-Foch en El Pais de hoy

Anónimo dijo...


Estamos ahí dando la matraca con este asunto desde hace tiempo.
Por otra parte, en la actividad legislativa, ahora estoy con el reglamento del seguro de depósitos, en el que soy el ponente del grupo:

Anónimo dijo...

Me alegra comprobar que Vidal Folch resalta la propuesta de Jonás de enero.E