viernes, 2 de diciembre de 2016

Del gist al termómetro de Mafalda

Éramos, mi hermano y yo, adolescentes cuando descubrimos en una casona palaciega de la Bretaña profunda trece frascos cristalinos que contenían pequeñas vísceras, bañadas en líquidos transparentes. Eran apéndices de la familia que el viejo decano, doyen, sacado de Balzac, guardaba en el chinero de la escalera. Nos impresionaron hasta el punto que el desdén repulsivo me duraba años después cuando el hermano de un entonces desconocido Adolfo Suárez extrajo de urgencia mi propio apéndice.

Fue en la Clínica deustotarra del Dr. San Sebastián, abuelo de la escritora Isabel Sansebastián y de las Pérez Yarza, muy queridas compañeras universitarias. Por cierto, don Vicente San Sebastián era una eminencia, buen amigo y seguidor cotidiano del ovetense Indalecio Prieto. Mi primer deseo era que ni se les ocurriera obsequiarme esa pequeña parte de mi cuerpo. Aquel extraño sentimiento lo mantengo cuando, por fin, quitaron mi gist (siglas inglesas de gastrointestinal stromal tumors), que siguiendo mi manual básico de ciencia ficción era un alien,u octavo pasajero/casi polizón, del que debía desprenderme sí o sí.

Todo bien, salvo que el preoperatorio no revelaba que mi vesícula tenía un áurea de pus amenazando infección generalizada. Mi mujer, sabia siempre, lo preveía, no obstante. Tuve, pues, suerte, pues me lo limpiaron todo a tiempo, sin actualizar de mi parte la macabra afición coleccionista de los amigos bretones.

Un excelente cirujano y su equipo de primera me recompusieron en el Huca, tan bien atendido por personal gratísimo y vecinos de habitación, enseguida amigos, animosos en sus vitales dramas.

Si mis admiradas CGO y AHM, intelectuales también de primera, me animaban a fabular sobre el alien, JLV, íntimo en la larga travesía desde el vientre de la ballena facciosa, apreciaba mi estoicismo marcoaureliano.¡Qué remedio con lo que inopinadamente llega! Además, afrancesado irredento, ha mucho que leí en original a Marguerite Yourcenar, si bien la traducción de Cortázar, belga como la autora, no es menos impactante. Por cierto, lectura en la que recalaban también Felipe González y Carmen Romero, compañera de escaño bruselense, heroína indudable por la salud sin afectar al trabajo comprometido.

A fuer de liberal y pese a lo mucho que me afano en la imprescindible tolerancia no llevo bien la proverbial incultura de los nuevos políticos, nuestro antiguo seudo líder incluido. El fallo es también mío cuando resulta hombre providencial un inculto, aunque simpático y carismático, como Adolfo Suárez, por ejemplo, y en ese mismo concepto simplista de derechona fracasan, política o moralmente, cultivados, tal Fraga, Pujol, Robles Piquer, Fernando Suárez, Diez Alegría, Calvo Serer, Calvo Sotelo o Herrero R. De Miñón, García Margallo, Alex Vidal...

Ya sin gist ni vesícula queda mucho que contemplar aún en este mundo condicionado por la espiral de patonismo feroz: Putin//Trump-Farage. Como sostenía Mafalda, hoy contempladora, difusa y flotante, en efigie desde su banco francisco, "el mundo está muy malito".

Tampoco me llevé del HUCA el termómetro auricular tan sofisticado que habría quebrado la magnífica viñeta de Quino con un globomundi abrigado entre mantas y su tomador de temperatura convencional.

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Estuve toda la semana fuera. ¿Cómo sigues sin la famosa vejiguilla?
AbrazosA

Anónimo dijo...

? Como estás de salid, ya saliste del hospital ?, Un abrazo.P

Anónimo dijo...

Muy bueno.Abrazos.G

Anónimo dijo...

Honestamente me deja perplejo el tontaina y la tropa que le sigue…. Despreciar la historia y la experiencia … es de imbéciles y no digo nada dejarse llevar/ “ liderar” por gente mediocre….
(M Luisa es la que me ha sorprendido)
O

Anónimo dijo...

Hola Antonio, veo con agrado por tus escritos que estás mejor, aunque no nos acabas de avisar de que ya estás disponible. Con un poco de suerte te van a abrir un "cortafuegos" en la arboleda del Campo, que te permitirá ver desde la ventana tu amado Naranco.
Un fuerte abrazo.
C

Anónimo dijo...

Sacada buena pinta, compi.

Abrazos.E

Anónimo dijo...

Antonio me encanta verte tan recuperado y con ganas de volver a escribir, un beso
M

Anónimo dijo...

Veo que el PSOE de Oviedo anda mal de vesículas, ayer le dieron el alta a una compañera también.
Ya veo que estás animado y con ganas de escribir, me alegro y te deseo una buena y rápida recuperación.
Un besoD

Anónimo dijo...

Antonio
A mi me quitaron un GIST hace 8 años y la vesícula el año pasado ¡!!!!
Siempre te sigo, pero en este caso parece que tenias envidia de mis dolencias ¡!!!O

Anónimo dijo...

Querido amigo: Me alegro infinito por su rápida recuperación. Y, como siempre, tu artículo es una maravilla. G

Anónimo dijo...

Me alegra que todo haya ido bien. Un fuerte abrazo de los A

Anónimo dijo...

Jajajajajajajaja GENIAL! Cuando me diagnosticaron el tumor en el cuello dije a C: TOMA NOTA! ES UN ESO, LA COSA, UN ALIEN, EL BULTO… ¡PERO QUE TE QUEDE CLARO QUE NADA DE PALABRA TUMOR, CÁNCER O SIMILAR QUIERO ESCUCHAR! Y expulsé de mi habitación del HUCA a un joven/zoquete medico que se empeñaba en hablarme de “su tumor” Me levanté de la cama y fue un espectáculo J
¿Estás bien? Yo sigo sin saber que tengo, no dan con ello.
Un beso,S

Anónimo dijo...

Antonio: Me alegro que te hayan extirpado ese silencioso GIST sin problemas y que además te hayan limpiado tu vesícula y que todo haya ido bien. Así te has podido desprender de "neoformaciones" nada convenientes
Ahora, buena convalecencia
P

Anónimo dijo...


Querido Antonio,
Cuanto me alegro de tan buenas como literarias noticias.
Sin poder compararme, te diré que durante algunos de esos días de tu hospitalización, también hube de pasar por un centro sanitario...
Como quiera que sea, el percance me permitió comprobar el buen funcionamiento Y tener la oportunidad de recordar con el médico que me atendió la historia del presidente francés muerto en el Eliseo cuando recibía la visita de una amiga entrañable. Mi médico me había preguntado si había perdido el conocimiento en algún momento y el doctor que acudió al palacio presidencial también quiso saber si el presidente conservaba el conocimiento, respondiéndole el alto funcionario que le recibió. "No, la hemos hecho salir inmediatamente".
Espero que podamos vernos pronto en la capital asturiana. Entre tanto, con un afectuoso saludo para Eloina, recibe un fuerte abrazo.M

Anónimo dijo...

Sobre la marcha y saliendo del estómago sin apenas reflexión:

Con cada uno de tus monólogos me sorprendes,
.... no con todos, naturalmente
y a veces te envidio
y mi afecto por ti, crece

Qué bien sabes cuidarte, Antonio,
y de paso, tal vez sin saberlo, nos cuidas a tantos...!!

Abzo y salud, A

Anónimo dijo...

Per tus instrucciones no hubo coñazos a Eloina de mi parte y me alegra saber que estás bien.T

Anónimo dijo...

Veo mejoras y me alegro aunque piensa que tienes todavía semanas de convalecencia C

Anónimo dijo...

Per tus instrucciones no hubo coñazos a Eloina de mi parte y me alegra saber que estás bien.Jl

Anónimo dijo...

Qué. Alegría. Enhorabuena. Antonio eres un campeón
L

Anónimo dijo...

Sí querido. El mundo está muy malito.
E

Anónimo dijo...

Antonio, veo que todo va viento en popa, pero ahora no te podrían dar
en un frasco ni el gist ni la vesícula, que obligatoriamente deben ser
enviadas a Anatomía Patológica. ¿Cómo que políticos incultos?, si
Luena es un fenómeno, jaja. Que sigas bien.
C