martes, 29 de noviembre de 2016

Patri Urquiola Hidalgo, un fenómeno constante

Patricia Urquiola le temen y le adoran. Le temen porque arrolla allá donde va. Es un concentrado de energía pura. Le adoran también por lo primero, y se impone esto último, porque es pasión, esfuerzo, análisis y creatividad. No se puede pedir más. EnCassina están de suerte. A pocos meses de su elección como directora creativa de esta firma de mobiliario italiana, famosa por sus colaboraciones con creadores de la talla de Le Corbusier, Frank Lloyd Wright y Charlotte Perriand, ya se empiezan a dar los primeros frutos.
Entre sus acciones más importantes está la de revisar el ingente archivo histórico de la marca, con cerca de 600 referencias, y poner muchas de ellas al día con la colaboración de las fundaciones implicadas en el cuidado de ese legado. La Fondation Le Corbusier, por ejemplo. El respeto a la historia es una de sus máximas, si bien va más allá: "Estamos rescatando grandes piezas que existen en el archivo de Cassina, actualizándolas y experimentando. No vamos a hacer un museo de figurines", dice la diseñadora asturiana. También ha entrado en el departamento de comunicación para que haya una narrativa consensuada en todo lo que transmite Cassina y ha contado con nuevos diseñadores para que la ventana esté siempre abierta a las tendencias del momento. Ya han entrado en juego Ron Gilad y Konstantin Grcic. En el próximo Salón del Mueble de Milán se anunciará la siguiente tanda de colaboradores.
En España también estamos de suerte con la elección de Urquiola por parte de Cassina. Desde el 24 de noviembre están abiertas, en el madrileño barrio de Salamanca (Lagasca, 28), las puertas de su primera tienda propia en nuestro país, que acompaña al espacio monomarca abierto en Barcelona junto a un socio local en 2014. Este nuevo espacio de Cassina Madrid se ha diseñado bajo el concepto In-store Philosophy 3, una nueva fase en la imagen global de marca coordinada por la propia diseñadora. En el punto de venta se traduce en el empleo de materiales clásicos que han sido reinterpretados para comunicar una forma de expresión nueva y contemporánea. "Es un espacio que no es personal y no es neutral. No es una casa ni un showroom. Es un punto de encuentro para clientes y arquitectos. Es un lugar para comunicar y escuchar a nuestro público. Es el hogar para los seguidores de Cassina y para los nuevos amantes de Cassina. Es el hogar de la investigación",explica Urquiola, que también aspira a que sea un punto de encuentro con la cultura y otros sectores afines al suyo propio.
El recorrido comienza sobre un suelo en granulado de mármol (seminato veneziano), el cual contrasta con un cálido roble cepillado y con un pavimento en resina negra, sobre el que se posan piezas como la butaca Gender de la propia Urquiola. "Buscamos incorporar el color. El espacio no puede ser un contenedor de paredes grises. También me ha gustado emplear la línea negra, que tiene ese punto constructivo y que es un elemento histórico de Cassina". En cuanto a la iluminación, añade, "la hemos hecho muy evidenciada, en contra de lo que se hace habitualmente hoy en día, porque nos parece que le da carácter y encuadra. El planteamiento para los suelos ha sido más doméstico, un elemento que representa un fundamento de la compañía". Solo por la seductora selección de colores hay que dar la bienvenida a Patricia Urquiola.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres total! Me entero mas por ti de Cassina que por Patricia
C

Anónimo dijo...

En un primer momento creí que el texto era tuyo.bss.M.

Anónimo dijo...

Súper!!Mj