viernes, 14 de octubre de 2016

ACERCA DE...


SUMMUM IUS, SUMMA INJURIA


"Ha sido bueno que Sánchez dimitiera.Su "no" era estático y eso va contra los fundamentos de la acción política"
Elías Díaz

Los que provenimos del Derecho y del Foro solemos ser aficionados a las máximas latinas, como esta de Cicerón, summum ius, summa injuria, que se suele traducir "suma justicia, suma injusticia".

Mis compañeros de partido, y aún de andadura progresista, que, con total buena fe y algo rezagados, siguen convencidos de que el PSOE no debería abstenerse ante Rajoy en una segunda, y ya cuarta, votación están sin duda amparados por el estricto purismo pero caen en una simplificación táctica preocupante por supuesta dignidad y ridículo vértigo que llega a la aberración de otras elecciones y su ulterior resultado.

Lo viene denunciando, ya desde principio de año Javier Fernández, pues con la eternidad anquilosada del no, además de despreciar al electorado, se lograría quizá algún día el efecto perverso de convertir a Rajoy/PP, hogaño sometido al Parlamento, en poseedor de un respaldo escapista mayor y a nuestro pueblo harto y herido de nuestra pelmaza actitud de "perro del hortelano", que tanto popularizó Lope de Vega.

La política es arte difícil a la que han llegado demasiados tocados por la corrupción o la simplista tontuna, pero el representante que legítima y voluntariamente ha querido serlo de sus ciudadanos no puede eludir responsabilidad y decisión. Es su abnegada grandeza.

Nada está exento de riesgos, como le pasaba al Quijote de continuo en su andanza. Es, en  cualquier caso, la democracia representativa que hemos conseguido tras no pequeño calvario. La demagogia y la ignorancia hacen daño y nos lo harán más de no cortarse de raíz. Un buen compañero, rayando la clarividencia, que me acompañó en el Ayuntamiento, minero, originario de la cuenca langreana, solía decirme:"Palante, que patrás va ello solo".

Otro aforismo latino procede plantearse, quid prodest?, ¿a quién beneficia? que todo político progresista sincero debe íntimamente preguntarse ante la mínima, y esta no lo es, decisión o disyuntiva. Para mí la respuesta está clara y se daría extraño rebote si los que buscan la oposición exquisita del no es siempre no, incluso a la cuarta, o la sexta y la octava si fuese menester, se autodescalifican como políticos maduros, "padres de la patria", representantes legítimos de los electores convirtiéndose, por su empecinamiento, perversamente, por camino torticero, en servidores de la derecha, quizá de la extrema incluso. Se negarían a los mejores instrumentos para transformar y paliar la injusta sociedad. La única torpe indignidad, de haberla,  es no haberse percatado ya a primeros de año del panorama.

Confío en que mi partido no haga el juego al absurdo negativismo y/o la estupidez de empujarnos al precipicio.

www.antoniomasip.net


Enviado desde mi iPad

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Te felicito.O

Anónimo dijo...

Buen artículo.V
Y oportuno

Anónimo dijo...


¿Que se puede decir, se puede uno abstraer no ya de su ideología sino también de la realidad del momento para digerir un apoyo al PP?

D

Anónimo dijo...


Querido Antonio,

Una vez más tus reflexiones están llenas de inteligencia y para mi resulta fácil compartirlas.
El momento es delicado y excepcional y en consecuencia las decisiones a tomar también deben ser excepcionales.
En la Comisión ejecutiva de mi partido yo pedí que se negociara un Gobierno de coalición, lo que al Presidente le pareció bien. Comprendo que en España aún no tenemos esa cultura que tan usual es en otros países y lo acepto.

En todo caso, para mí es inexcusable anteponer los interés del Estado a una coyuntura que pone en riesgo no interés sino valores. Cuando por culpa propia y ajenos hemos caído en desacuerdo los partidos pilares del sistema, tenemos la obligación de sacrificio de parte de nuestra verdad para que la democracia no deje de ser referencia. Nunca creí en aquellos salvadores y hoy tampoco creo en los nuevos que esgrimen la democracia directa y que desprecian el sistema representativo que viene siendo el peor de los sistema excluidos todo los demás.

Un fuerte abrazo,

L

Anónimo dijo...


Por mi parte te reitero que si hay razones de peso, que se digan claramente, sin elipsis ni declaraciones conspiranoicas del cagapraos de García Page.

Para salir de la dictadura tragamos lo que hubo que tragar, o nos dijeron que había que tragar. Ahora, tragarlo en democracia se me antoja indecente.l

Anónimo dijo...

Acertadísimo articulo!
Un beso,
Su

Anónimo dijo...

¡Jodida disyuntiva! Apoyar un partido de ladrones con la abstención. Provocar otras nuevas elecciones y que el puto PP obtenga la mayoría. ¿Y por qué no se realiza un pacto de izquierdas, tan difícil resulta? Al final ¡Sabes una cosa! que yo emigro. El caso es que no sé a dónde. ¿Cómo va esa salud? La tuya, no la del PSOE.
Abrazos.a

Anónimo dijo...

Un buen artículo.
Un abrazo.
N

Anónimo dijo...

BRILLANTE REFLEXION !!!!!!!! 100% de acuerdo.Jc

Anónimo dijo...

Me gusta mucho Antonio.B

Anónimo dijo...

Muy bueno.J

Anónimo dijo...

Sanz dice que no acusa a Luena de irregularidades en su tesis y que sólo le pregunta | Rioja2.com.V

Anónimo dijo...

Que suerte el resultado de la gestora para España!!!!
A ver M Rajoy esta a su altura ¡!!
O

Anónimo dijo...

Yo estoy en la posición oficial de Javier, secretario general de nuestro santo partido. Yo cerraré la luz...al final del PSOE.I

Anónimo dijo...

efectivamente.C