jueves, 22 de septiembre de 2016

Nada que ver con bloqueo pedrista alguno

Unas muy queridas tías, de parentesco colateral algo lejano, tenían un problema de escrúpulos que, estrictas devotas, paralizaban sus espíritus.

Llegó un momento que su director espiritual de los  madrileños sacramentinos les pareció a las tres demasiado benévolo con sus pecados de pensamiento pues " de obra" jamás habían faltado a los mandamientos de Moisés, ni a los de la Iglesia, ni a ningún otro precepto de los Santos Padres. Estaban muy preocupadas con el Concilio Vaticano II y la cátedra de San Pedro, que habían dado demasiada manga ancha a clérigos que "absolvían liberal y fácilmente" y no orientaban sinodesorientaban

No sin esfuerzo encontraron en un fraile agustino, en El Escorial, el idóneo confesor para sus pecados.Tomada la gran decisión mis tías se desplazaron en tren desde Madrid al Monasterio donde encontraron a su oidor al que sucesivamente le contaron sus preocupaciones de conciencia y sus faltas diversas.Recibido el sacramento volvieron a la Estación y subieron al convoy, pero, ¡hete aquí!, una de ellas planteó a sus hermanas:¡he vuelto a pecar!, a lo que las otras dos reconocieron que debían volver al confesionario. Sin dudarlo bajaron del tren casi en marcha y suplicaron al agustino una nueva absolución.Como quiera que había un nuevo tren a Madrid el problema, juzgaron, se podría paliar.

La segunda vez, mis tías perdieron el tren definitivamente. Ni trenes, ni absoluciones ni tranquilidad para sus escrúpulos había ya en la noche de El Escorial, cuando las desalojaron del andén no de muy buenos modos a su juicio.Tampoco estaban contentas del último trato de sus amados agustinos, que algo les dijeron de asumir responsabilidades.


Enviado desde mi iPad

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero como se puede pecar en el espacio que va desde la iglesia del monasterio a la estación. Hay menos tentaciones en ese tramo que en una isla desierta del Pacífico. Solo se me ocurre la posibilidad de pecar con el pensamiento imaginando que la dehesa es un rincón del paraiso terrenal lleno de gentes en porretas o que el monte Abantos es el mismísimo infierno.
A

Anónimo dijo...

La agudeza intelectual, es una de tus principales seňas -que no son pocas -
Un abrazo fuerte para todos.J

Anónimo dijo...

Quiere acabar con el partido.M

Anónimo dijo...

Desde la rediviva pugna PSOE del exterior encarnado por la gerontocracia que prosperó económicamente con el ejercicio de la política (excepto los de cuna) y el PSOE del interior encarnado por el resto, celebro artículos como este con el que nos obsequias.L

Anónimo dijo...

Genial!!!! Tia susana, tia rosario, tia encarnita? Que trío.C

Anónimo dijo...

Mándaselo a pedro Sanchez

Anónimo dijo...

Jajaja !!!!! M

Anónimo dijo...

MUY DIVER....

ABRAZOS.G