lunes, 1 de agosto de 2016

Encuesta sobre Tolerancia,pag.17 de El Ciervo julio/agosto 2016

TOLERANCIA

Me he quedado un instante pensando que la tolerancia, y más si cabe tras mi paso por las instituciones europeas, es la característica de mi vida política.

Esforzarse en comprender y respetar con sinceridad al discrepante, al menos intentarlo, es fundamental para la democracia.

No basta pero es imprescindible.

Tengo cierta admiración por Indalecio Prieto del que es fama su aforismo, "soy socialista a fuer de liberal". Como es un ovetense histórico cuya huella he estudiado, también llego a la conclusión de que el concepto era insuficiente en la España convulsa de la primera mitad del siglo XX. Don Inda se remedó grandemente con su arrepentimiento por apoyar la dramática Revolución del 34 y con su participación activa en los debates que originaron la Europa unida, que será tolerante o no será.

Y hay evidentes riesgos de convivencia y desvalorización de la utopía desarrollista y de derechos humanos.

La intolerancia es mal que puede extenderse tal gangrena. La directiva de asilo político, de la que fui ponente parlamentario tras lo que se llamó "Informe Masip Hidalgo" está en camino de regreso por los vergonzosos acuerdos con Turquía.

Una profesora californiana me escribe estos días sobre la necesidad de que todos los políticos viajen y ejerzan un tiempo fuera para superar ensimismamientos. Estoy de acuerdo, pero no basta pues hay mucha intransigencia en nacionalismos y fundamentalismos rampantes por el mundo. Se precisa fomentar buena voluntad en todas las aristas del espectro político y moral.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Bonito.E

Anónimo dijo...

Qué bien que escribes, Antonio, siempre es un gusto leerte. T

Anónimo dijo...

Muchas gracias, antonio. me gusta
Un abrazo.C

Anónimo dijo...

Estupendo.M