domingo, 31 de julio de 2016

La admirable labor de Carmina Bascarán en Brasil

(Recomiendo escuchar esta entrevista a Carmina Bascarán, a quien tanto admiro desde hace ya tantos años. El audio está en el enlace).


Esclavos en el siglo XXI

.
Carmen llegó al estado de Maranhao en 1994. Allí conoció la historia de hombres y mujeres que en el mismo momento de ser contratados asumían una deuda con  el terrateniente basada en la compra de los utensilios y la ropa de trabajo. Cuando llegaba el momento de cobrar su primer sueldo, descubrían que tenían una deuda que superaba varias mensualidades. Carmen ha conocido esclavos con hierros de ganadería marcados a fuego en su cuerpo por haberse atrevido a reclamar su jornal. La única solución era la huida, pero esa huida la mayoría de las veces suponía la muerte.
El Centro de la Vida y los Derechos Humanos se convirtió en un polo de transformación  social: más de 10.000 niños aprendieron a defender su dignidad a través del arte y la formación en los derechos humanos; muchos de aquellos trabajadores esclavos son ahora ciudadanos que lideran su propias luchas y resistencias.
Carmen consiguió que el gobierno brasileño y la Organización Internacional del Trabajo se preocupasen por la existencia del trabajo esclavo. Lula impulsó las ayudas al Centro, y esa política continuó con Dilma Roussef. La cooperante denuncia que, con la destitución de Roussef, buena parte del trabajo realizado se ha venido abajo.
Ahora la historia de Carmen Bascarán y el Centro de la Vida y los Derechos Humanos ha quedado recogida en el documental "La fuerza de los pequeños", dirigido por Patricia Simón.

2 comentarios:

ANTONIO MASIP dijo...

Siempre me pareció persona admirable

Anónimo dijo...

Terrible.C