viernes, 8 de abril de 2016

Eloy tenía día de descanso/El Comercio

A Eloy Palacio no le tocaba trabajar ayer. Estaba en su día de descanso. Pero la magnitud del incendio que poco a poco consumía un edificio en pleno de Oviedo hizo necesaria la llegada de refuerzos. Él era parte del equipo de bomberos de la capital asturiana y acudió, con profesionalidad, a respaldar a sus compañeros. La mala suerte quiso que mientras se encontraba con un compañero regando la parte superior del inmueble desde la cesta de la autoescala, el tejado se hundiera llevándose consigo toda la estructura interior, y arrastrando a ambos hombres. Eloy se llevó la peor parte. Era de Pola de Siero, tenía 54 años y era padre de dos hijos.


No hay comentarios: