viernes, 1 de abril de 2016

Cuesta Morúa en Oviedo y, con Obama,en La Habana

CUESTA MORÚA, OBAMA, AMANDA...

¡La esperanza de la estrella!.
D.M.Loynaz


La trascendental visita de Obama a La Habana ha actualizado la democratización de la isla y la necesidad de terminar con el lacerante e injusto bloqueo. Me ilusiona infinito que ambos objetivos inexorables lleguen pronto.

Un buen amigo me resalta que, junto a Barack Obama en su trato con la oposición, está fotografiado Manuel Cuesta Morúa,"¡qué me presentaste en la cafetería Jena, donde hizo declaraciones a La Nueva España!"

En efecto, compruebo que se trata de esa admirable personalidad de la socialdemocracia: Cuesta vino hasta Oviedo a seguir el reciente proceso electoral; poco antes estuvo en las presidenciales argentinas. Loable esfuerzo estudiar los procedimientos para normalizar el entrañable país de Lezama, Carpentier, Loynaz, Baquero, Cabrera Infante, Padura... Sueño con un país caribeño a la altura de sus hitos en las letras. Bien recuerdo también cómo los españoles de la clandestinidad seguíamos todo lo que ocurría en Francia y al final Portugal. ¡Cuánto me recuerda el tardofranquismo la cínica afirmación de Raúl Castro de que "no hay presos políticos"!

Supe de Cuesta Morúa, joven líder, culto y cordial, gracias a Luis Yáñez, expulsado en su día de La Habana. En el Grupo Socialista Europeo, Luis nos acercó varias veces al pensamiento y la praxis de este cubano singular. Lo resalto porque en mis visitas a la isla aprecié mayor arraigo a la dictadura  en la población de color, como es el caso de Cuesta Morúa y aún de Fariñas y de varias dirigentes de "Damas de blanco", democristianas, a los que tuve ocasión de saludar y apoyar en Bruselas por su heroica lucha. Blanco era Eloy Gutiérrez Menoyo, con familia ovetense, al que recibí en la Alcaldía tras veintitantos años de duro presidio y blanco es el poeta Raúl Rivero, amigo de Ángel González, hoy exiliado, al que pudimos escuchar en el Aula Magna de la Universidad.

El día anterior a las elecciones,nuestro eurodiputado Jonás Fernández me pidió recibiese "a un observador cubano, que viajaba patrocinado por una ONG austriaca". Estuvo en mi casa,  acompañado por Amanda, hija de Ramón, un buen compañero, ciudadana del mundo, con domicilio laboral en Praga y que, siendo estudiante, yo había conocido en Estrasburgo.

Al día siguiente, Cuesta y Amanda me acompañaron al Colegio en el que yo era interventor, constatando el ansiado y premioso proceso que tanto deseamos para una Cuba, libre, próspera...¡democrática!








Enviado desde mi iPad

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Nos cayó muy bien.j

Anónimo dijo...

Pertinente sabatina introduciendo el delicado tema racial.P