viernes, 15 de abril de 2016

BOMBEROS/HERÁCLITOS

BOMBEROS DESPUÉS DE HERACLITO

Ante semejante suceso,todo lo demás es secundario
De la carta de Don Jesús Sanz Montes, arzobispo, leída en el funeral de Eloy Palacio.
Temer el fuego y acercarse al fuego
Zayas,María de



Oviedo y Asturias se conmocionaron por el trágico incendio de Uría-58.

Cortázar,en uno de sus cuentos más afamados, deja abierta la preocupación de unos bomberos por el Viento Norte. Al relatar puntillosamente el reciente incendio ovetense,  el equipo de auténtico premio informativo (E.Pello, D.Orihuela, A.Fidalgo, M.Pérez, E.Vélez, Pablo González, M.L.Serrano, Miki López,Irma Collín, Alberto H.,Fernando Rodríguez...)coordinado por A.Faes, y el muy sabio Emilio Campos, evocaban, en estas páginas de La Nueva España, otro catastrófico suceso que marcó la historia de la ciudad, acaecido la Navidad (entonces 31 de Diciembre) de 1521. Sin embargo, aquel desolador viento propagador fue sureño que, en la segunda frase de La Regenta, otra cumbre aún mayor de la Literatura, marea a los vetustenses.

Recuerdo el día, bien antes de que yo intentara aventuras municipales, que Corsino Suárez y Arturo López me propusieron presentase en la Feria de Muestras de Gijón al responsable de Bomberos de Madrid, cuyo mensaje se centraba en que "la falta de incendios había aletargado el interés de los ciudadanos en mantenerse precavidos ante el fuego". Corsino, filósofo él mismo, había fundado el Instituto Heráclito, junto a Arturo, Eugenio, Zúñiga, J.L. Fernández y algunos otros clarividentes bomberos ilustrados. Corsino, libertario, me llevó a conocer a la legendaria Federica Montseny, primera mujer ministra, y a Enric Marco, "El Impostor" de Javier Cercas.

De aquella escribieron folletos, dieron charlas (les evoco en los tristemente desaparecidos Cines Clarín y Brooklyn) y nos mentalizaron a muchos, entre los que estaban Marcelino Arbesú, que creo hizo los Estatutos, y Gustavo Bueno. Antonio Simón Méndez, tan buen concejal, introdujo el espíritu de los bomberos voluntarios y de protección civil, extendiendo incluso una tupida red de contactos internacionales, y también bien luego García Casal, que, con Pisano al frente,nos importó alguna medida que practicaban en la hermana Bochum. Faustino G. Alcalde, consejero del Principado, los valoraba mucho en el lanzamiento del Parque de la Morgal. La novelista Montserrat Roig dedicó a Corsino un magnífico guión televisivo que espero se conserve. Poco después, el mismo Corsino Suárez fallecía en un fallido rescate en los Picos de Europa, con una ejemplar brigada vasca, de la que formó trágica parte un hijo del senador Renobales, profesor de Deusto, y la madre de la hoy popular en RTVE Anne Igartiburu.

Como me decía Mauricio, antiguo jugador de rugby, argentino como Cortázar, que en su día sofocó el incendio de mi vivienda, el fuego se reaviva engañoso cuando se cree apagado para culminar en dramas como el que nos embarga.

Ojalá se tomen civilmente debidas notas, del fuego traidor a cualquier viento y del heroísmo y el sacrificio de Eloy. De Corsino y los Heráclitos las tomé ya ha mucho. 

Sé también que el concejal Ricardo Fernández es muy serio y buen tipo.

En la ciudad es siempre mucho más importante lo que no se suele ver. 

Decía Fray Luis, superados los vientos:El aire se serena//Y viste de hermosura y luz no usada

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bien, Antonio. Yo también me acordé mucho de Corsino estos días. Lo conocía bien porque fuimos compañeros de carrera en Filosofía.
Un abrazo,C

Anónimo dijo...

Qué bien escribes...y ameno!
L

Anónimo dijo...

En momentos complicados se agradece el calor y el afecto.
Un fuerte abrazo,

Lisístrata dijo...

Yo también me acordé más sí cabe de mi padre en estos tristes días. Creo que se debe revisar el estado del servicio de extinción de incendios de la ciudad

Anónimo dijo...

Ya he leído las dos versiones, la de LNE de hoy y la red.Menuda memoria respecto de los nombres de época…

El Instituto Heráclito surgió en un viaje de ida y vuelta, a Madrid, en coche, donde íbamos Bueno, Corsino y yo, al Ministerio, cuando el asunto del traslado de la división de filosofía de Gijón a Oviedo. Había convocado una reunión el ministro, con representantes municipales de Oviedo, Gijón, la Universidad… Por la Universidad iban Teo y Sosa Wagner, por el Ayuntamiento de Oviedo la alcaldesa Eloina, por Gijón el concejal Paquet, estaban también los diputados Fernando Morán y Pilar Brabo. Y el gobernador civil de la provincia de Oviedo. Por la parte de Gijón iba también un joven Alvarez Cascos, que se negó a que Corsino entrara en la reunión como representante de los estudiantes, alegando que no había representantes de los estudiantes por la parte de Gijón. Corsino entonces dijo que no tenía sentido que entraran más representantes de Gijón que de Oviedo, y Cascos entonces se tuvo que quedar fuera. Así que Corsino, Cascos y yo nos pasamos desde las 10 de la mañana hasta las 3 de la tarde, que duró la reunión en el despacho del ministro, esperando en una sala fuera.

Cuando terminó la reunión salió Teo corriendo buscando a Corsino, para presentárselo al ministro Iñigo Cavero:

- Ministro, el único que puede parar la huelga general en la Universidad de Oviedo es Corsino

Y el ministro le dijo que lo más importante era que la universidad no se pusiese en huelga, que utilizase el teléfono de su despacho…

Y Corsino, delante de Teo y del ministro, descolgó el teléfono, llamó a Pilar Palop (en el Valdés Salas había unos pocos estudiantes encerrados), y le digo:

- Te llamo desde el despacho del ministro, las cosas van bien, que por ahora paralizéis poner el huelga a toda la universidad, esperar mis instrucciones, esta misma tarde vuelvo a Oviedo…

Y volviendo a Oviedo quedó parido y bautizado el Instituto Heráclito, que Teo enseguida asumió…G

Anónimo dijo...


Tine Lisis que contarme,que es eso del guión televisivo,quedé intrigada.Lo que está claro, que su padre fue todo un luchador,y estaría seguro,orgulloso muy orgulloso de ella
R

Anónimo dijo...

Muy bueno...
.G

Anónimo dijo...

es la tienda de José Luis Prado?
Tu relato, como siempre, me gusta especialmente por tus referencias a anécdotas, personas, etc, cuyo recuerdo conviertes en protagonistas de tus escritos
M