martes, 23 de febrero de 2016

Trubia,Sanders y H.Clinton



El conflicto que ha generado General Dynamics, con la complacencia negligente del Ministerio de Defensa, en Trubia por el caso de los 55, estrangula la cordura en el Concejo en tiempos de denodada búsqueda de estabilidades.

La actitud es empecinada contra unos sufridos expedientados por despido incomprensible.Es legislación aberrante a la que poco queda,que ni tan siquiera se corrigió aprovechando la bonanza del horizonte empresarial y la necesidad de nuevo rumbo para la torpe gestión.Semejante crueldad de la que es víctima Trubia,se nos hace insoportable al resto vecinal y modestamente,en particular, a mí que bien conocí el asunto en mis últimas semanas de Europarlamento.

Ha poco la americana Dupont,de Delaware,se ha percatado del yerro a exigir hace treinta años la ausencia de sindicatos en el Valle de Tamón. Lo hablé entonces con sus directivos, que me dijeron cómo coincidía mi argumentación con la que habían escuchado de labios de Pedro de Silva.Ni el que fuera Presidente de Asturias, ni yo Alcalde de Oviedo,teníamos especial adscripción sindicalista.Aunque no atendieron,entonces,mi sincero consejo me hicieron "ciudadano distinguido" de Willmington,capital de Delaware,y el 7/12/1990 Honorary Lieutenant Governor.

Parece que los virginianos de GD se quejan de la falta de habilidad para el inglés de los 55, menguados ya, que queremos rescatar.

No seré yo quien obstaculice el progreso lingüístico en nuestro país, con lacerante letanía de presidentes de escaso dominio de lenguas,pero es poco serio.¿Hablan mejor inglés los no despedidos?¿se readmite sin más a quien bien lo entiende?.

Las relaciones laborales tan abruptamente planeadas por el gobierno saliente van a derogarse y,en otro orden de cosas,es muy adecuado que los representantes de los 55 se dirijan a los candidatos demócratas en las presidenciales americanas.El 1 de Marzo es el "supermartes" que afecta a Virginia, Estado sede de GD.

Hillary Clinton y Bernie Sanders deben saber lo que pasa aquí,laboral y fiscalmente.

¿Cuánto,y tras cuánto dolor,tardarán General Dynamics y el Ministerio de Defensa en rectificar seriamente sobre Trubia?

Cordura, tras muchos encajes, debería rimar,con Trubia,al menos en asonante






Enviado desde mi iPad

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Correcto.¡Suerte!G

Anónimo dijo...

Alguien debería ocuparse antes de que sea tarde e rreversible

Anónimo dijo...

La multinacional señala que la Agencia Tributaria realizó una inspección en General Dynamics "sin que la denuncia de los trabajadores despedidos tuviese nada que ver" con las investigaciones de la Agencia. Además, esa inspección concluyó "que no existía irregularidad fiscal alguna por parte de la empresa General Dynamics", aseguran desde la compañía.

Fuentes de la empresa recuerdan que la multinacional norteamericana cotiza en la bolsa de Nueva York, por lo que este tipo de informaciones tiene efectos directos sobre la cotización de la acción y tiene efectos perjudiciales para la compañía. Por este motivo, quieren dejar claro que las actuaciones fiscales, tanto de Santa Bárbara como de General Dynamics, se encuentran

Anónimo dijo...

Los 55 de Trubia y el Tío Sam
Las reclamaciones de los despedidos llegan a los candidatos de Estados Unidos
Celso PeyrouxCelso Peyroux Los "cincuenta-y-cinco" valientes despedidos de la Fábrica de Armas de Trubia ya no saben qué hacer ni a quién dirigirse para recuperar sus trabajos perdidos. Reuniones, viajes, asambleas, manifestaciones, papeles, comunicados, aclaraciones, el "diez" de cada mes para mostrar que siguen vivos y con las mismas aspiraciones que cuando fueron puestos en la calle de la manera más taimada e injusta. Este cronista vivió cerca de ellos todas las vicisitudes y conoce, en carne viva, la angustia de todos ellos, de sus familiares y de los vecinos de la villa. Quedan pocos recursos para seguir luchando por una causa que al final ganarán, y "las malas prácticas fiscales" de General Dynamics han cruzado el proceloso océano para ser denunciadas ante quienes aspiran a la presidencia del país más poderoso del mundo. Hillary y Bernie -porque del pato Donald mejor no hablar- tienen toda una campaña por delante hasta el otoño y una dura labor para defender sus respectivas candidaturas. Pero algo me dice que las cartas enviadas serán leídas y tenidas en consideración. Todos por estos valles seremos, de ahora en adelante, los sobrinos del Tío Sam y esperamos un generoso regalo.