viernes, 27 de noviembre de 2015

Estado de sitio blando bruselense




"Vadeamos y abrimos cerraduras de nieve",poema bengalí.

Bruselas, mi antigua Brubru, vive un Estado de sitio sin coroneles griegos ni militares sudamericanos de los altos años sesenta,pero con indudable repercusión en la vida cotidiana y más que dudoso éxito preventivo.Una ocupación militar blanda.Algo imaginaron hasta preocuparnos Huxley,Truffaut/Bradbury,Orwell,Burgess y otros apasionados especuladores del futurismo.

Amigos como Bernardo de Miguel y J.R.Patterson se han prodigado en sus conexiones televisivas,con lugares al fondo habituales desde mi antiguo despacho del piso onceno del PE o por las llegadas mañaneras,y vespertinas salidas,al barrio europeo.

No es desdeñable cómo encaran el poder local y los ciudadanos ultracivilizados las amenazas que detectan las autoridades a otros crípticos niveles.

A la vez, el partido de fútbol Madrid/Barça daba ensayo práctico de semejante excepcionalidad asumida.Los equipos bien procuraron al comienzo que las sudaderas tapasen las cínicas referencias a Emirates y Qatar,países que utilizan trabajadores semi esclavos y que,por pura consecuencia y sentido del oportunismo,son fuentes financieras que encubren el yihadismo, mientras los dos renombrados clubes españoles lo publicitan estúpidamente.

Hemos tenido bastante información,mucho reconocimiento ensimismado a la aptitud vecinal,"incluso el agradecimiento a los pacientes gatos", pero falta un relato periodístico y sociológico que sirva de lección permanente para otras latitudes.

Están pasando muchas cosas.Un aforismo oriental da como maldición:"Ojalá vivas tiempos interesantes".

Sufrimos acoso generalizado en nuestras fronteras y el convulso interior,cada vez más ignoto,pero sería imperdonable no asumir serenamente las experiencias adquiridas.


www.antoniomasip.net

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué disparate!G

Anónimo dijo...

Me quedo con Huxley...A

Anónimo dijo...

“La seguridad belga está aprendiendo sobre la marcha, lo cual es un error”, afirma Benyaich. Y es que se trata de un país que no tiene la capacidad adecuada para hacer frente a esta amenaza yihadista global de manera individual, sostiene Leaders. “La debilidad de un país afecta al resto y no se puede esperar que Bélgica encare todo esto sola”, explica Leaders desde Reino Unido.